Estibadores: la batalla continúa

Los estibadores y patronal pactaron una rebaja del 10% de salarios a cambio de mantener todos sus empleos, pero la patronal se ha echado atrás

Los estibadores se han sentido engañados por el gobierno y la patronal. El gobierno no pudo aprobar en el Parlamente la reforma de la estiba el 24 de febrero. Pero aprobaron una muy parecida el 12 de mayo, logrando esa vez los acuerdos parlamentarios necesarios.

Sin embargo hay una diferencia. La última reforma deja pendiente la subrogación de los estibadores, que debe ser negociada entre los trabajadores y la patronal (ANESCO). El 23 de mayo, ambas partes firmaron un preacuerdo, según el cual los estibadores aceptaban rebajarse un 10% sus salarios, a condición de que la patronal se comprometiera a garantizar el 100% del empleo de los estibadores actuales, salvo prejubilaciones voluntarias que acoge la reforma. Pero el 1 de junio, cuando este acuerdo debía cerrarse definitivamente, la patronal decidió echarse atrás unilateralmente.

En respuesta, los estibadores con la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM) a la cabeza, han convocado una huelga para los días 14 y 15. No es la única, también convocaron paros para las horas impares de los días 5, 7 y 9 de junio, cuyo seguimiento según sindicatos y el gobierno ha sido de prácticamente el 100%. Y que según Fomento ha costado ya 36 millones de euros.

Los estibadores son conscientes de los efectos que están causando con sus paros y huelgas. Los sindicatos se lamentan por el desvío de los buques a Tánger en perjuicio de Algeciras, como es el ejemplo de los 150.000 movimientos de carga anuales desviados de la multinacional Maersk. Por ello mismo, quieren negociar y resolver cuanto antes el conflicto. Es por esta razón que ya se han rebajado el 5% de sus salarios, comprometiéndose a rebajar el otro 5% cuando se haya llegado a un acuerdo de verdad, con el objetivo de favorecer el acuerdo con la patronal.

Ante estos hechos, ANESCO ha propuesto celebrar una Asamblea General para el viernes 16 para valorar la propuesta y las acciones de los estibadores, pero no se han atrevido a decir nada en concreto. Ya hay otras jornadas de paros a horas impares para los días 19, 21 y 23 de junio, pero los estibadores condicionan la consecución de dichos paros a la decisión que tome la patronal el viernes 16.

Todo esto ocurre mientras el gobierno se lava las manos. Recordemos que todo empezó el 11 de diciembre de 2014. Ese día, el Tribunal Superior de Justicia Europeo sentenció que España debía liberalizar el sector de la estiba. Una reforma que busca acabar con el sistema de condiciones de contratación y salarios, dando vía libre a las empresas para hacer y deshacer a su antojo con respecto a los contratos, salarios y condiciones laborales de los estibadores. Y el gobierno ha obedecido, imponiendo la reforma.

Por orden de Bruselas, se han degradado los derechos de los trabajadores estibadores, permitiendo el despido libre. Y tras conseguir la reforma que la UE demandaba, el gobierno deja a los estibadores a su suerte, solos en su negociación con la patronal.

La lucha de los estibadores es la lucha de uno de los pocos sectores que por su resistencia y unidad, no han podido ser doblegados aún al martirio de la reforma laboral que afecta al resto de trabajadores españoles. Su batalla es también la nuestra. Debemos apoyarles.

Un comentario sobre “Estibadores: la batalla continúa”

Deja una respuesta