Descubierta una red de topos en la Ertzaintza contra el nuevo gobierno vasco

Es sólo el principio

Fuentes del nuevo gobierno han denunciado la existencia de reuniones, en las que están implicados de hasta treinta mandos superiores e intermedios de la Policí­a Autonómica Vasca (Ertzaintza), cuyo objetivo era preparar una red que proporcionara información sensible a los dirigentes del PNV y dificultar, “en determinados aspectos”, la acción del nuevo gobierno del PSE apoyado por PP y UPyD.

Los cabecillas de esta red de esías serían altos cargos de la Ertzaintza nombrados a dedo, con criterios políticos no profesionales, por el gobierno de Ibarretxe. Antes de abandonar sus puestos por la llegada del nuevo gobierno han estado preparando una triple estrategia de información, boicot y sabotaje.Información para proporcionar desde dentro de la policía autónoma datos a los dirigentes del nacionalismo, información sensible que pudiera proporcionar munición con la que golpear al nuevo gobierno.Boicot a iniciativas de todo tipo que pudiera tomar el gobierno de Patxi López, aprovechando los canales del poder desde dentro.Y, especialmente grave, el sabotaje a la lucha contra ETA, ya que la estrategia iría destinada a impedir que la Ertzaintza pase a jugar un papel determinante en la lucha contra el terrorismo, tal y como ha declarado el nuevo consejero de Interior, el socialista Rodolfo Ares.Estamos ante un ejemplo fragante de lo que la línea nazifascista del nacionalismo étnico y excluyente está dispuesta a hacer para conservar instrumentos del poder autonómico, aprovechando los canales del régimen construido durante treinta años. Pero no nos engañemos, esto es sólo eso, un ejemplo, porque indudablemente van a utilizar todos los recursos para tratar de mantener sus planes étnicos, excluyentes y secesionistas y volver a recuperar el poder. Aunque eso pase por el espionaje, el chantaje, el boicot y el sabotaje a las instituciones autonómicas.Ahora más que nunca hay que llevar hasta el final la investigación y desmantelamiento del régimen étnico y excluyente. Los mismos Arzallus e Ibarretxes que defendieron la estrategia del “árbol y las nueces” van a seguir defendiendo una estrategia complementaria con el terror, y de hecho ya lo están haciendo con las redes de poder, incluidas las redes clandestinas, que tienen organizadas en el seno de las instituciones y de la sociedad.Llevar a los tribunales a los responsables de estas redes hasta llevar a sus auténticos jefes políticos, Ibarretxe y cía es una de las tareas de defensa de la democracia en estos momentos.

Deja una respuesta