SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Es hora de deshacerse de Donald Trump

19-5-2017

Donald Trump no es apto para ser presidente de los Estados Unidos. No posee el intelecto requerido y no comprende el significado del oficio que ocupa ni las tareas asociadas con él. No lee. No se molesta en leer archivos importantes e informes de inteligencia y sabe poco sobre los temas que ha identificado como sus prioridades. Sus decisiones son caprichosas y se ejecutan en forma de decretos tiránicos.

Es un hombre libre de moral. Como se ha demostrado cientos de veces, es un mentiroso, un racista y un tramposo. Me siento avergonzado de usar estas palabras tan agudas y fuertes. Pero si son aplicables a alguien, ese es Trump. Y una de las tareas de los medios es continuar diciendo las cosas como son: Trump tiene que ser removido de la Casa Blanca. Con rapidez. Es un peligro para el mundo.

Trump es un político miserable. Despachó al director del FBI simplemente porque podía. James Comey se había convertido en incómodo con su investigación sobre los confidentes de Trump. Comey también se había negado a jurar lealtad y fidelidad a Trump y abandonar la investigación. Y se tuvo que ir.

Testigos de una tragedia americana

Trump es también un jefe miserable. Su gente inventa excusas para él y miente en su nombre porque tienen que hacerlo, pero luego Trump se despierta y twittea mensajes que contradicen lo que han dicho. No le importa que su portavoz, su secretario de Estado y su consejero de seguridad nacional acabaran de negar que el presidente le entregó a Rusia información confidencial obtenida de Israel. Trump twitteó: ‘Sí, sí, lo hice, porque puedo. Soy presidente después de todo’.

Nada es como debe ser en esta Casa Blanca. Todos los que trabajan allí se han visto comprometidos varias veces y ahora todos se desprecian unos a otros, y todos, excepto Trump, desprecian a Trump. Debido a todo eso, después de tan sólo 120 días de la administración de Trump, somos testigos de una tragedia americana para la cual hay cinco soluciones teóricas.

La primera es la dimisión de Trump, que no sucederá. La segunda es que los republicanos en la Cámara y el Senado apoyen el juicio político, que estaría justificado por la presunta obstrucción a la justicia del presidente, pero no sucederá por la sed de poder de los republicanos, que no renunciarán voluntariamente. La tercera solución posible es la invocación de la 25ª Enmienda, que requeriría que el gabinete declarara a Trump incapacitado para cumplir con los poderes de la presidencia. Eso tampoco es particularmente probable. Cuarto: Los demócratas se preparan para luchar y recuperar las mayorías en la Cámara y el Senado en las elecciones de mitad de período, que están a 18 meses de distancia, antes de que luego persigan la opción dos, la destitución. Quinto: la comunidad internacional se despierta y encuentra una manera de evadir la Casa Blanca y liberarse de su dependencia de los Estados Unidos. A diferencia de las cuatro opciones anteriores, la quinta no resuelve directamente el problema de Trump, pero es necesaria -y posible .

Sin metas y sin estrategia

No hace dos semanas, varios expertos y políticos centrados en la política exterior se reunieron en Washington por invitación de la Conferencia de Seguridad de Munich. No era difícil sentir la atmósfera de caos y agonía que ha caído sobre la ciudad.

Los Estados Unidos eligieron a la presidencia un hazmerreir y ahora se han hecho dependientes de una broma de hombre. El país, como David Brooks escribió recientemente en el New York Times, depende de un niño. El gobierno de Trump no tiene política extranjera porque Trump ha prometido constantemente la retirada americana mientras invocaba la fuerza militar de América. Ha prometido tanto guerras como no guerras. Toma decisiones según su estado de ánimo, sin coherencia estratégica ni lógica táctica. Moscú y Pekín se están riendo de EEUU. En otras partes, la gente está preocupada.

En el Pacífico, los buques de guerra – estadounidenses y chinos – se rodean en estrecha proximidad. El conflicto con Corea del Norte está aumentando. ¿Quién puede estar seguro de que Donald Trump no se arriesgará a una guerra nuclear simplemente para salvar su propio pellejo? Los esfuerzos para detener el cambio climático están en problemas y muchos esperan que los Estados Unidos se retiren del Acuerdo de París porque Trump desconfía de las medidas jurídicamente vinculantes. Las crisis, incluyendo las de Siria y Libia, están aumentando, pero ya no se discuten. ¿Y con quién deben discutirse? Las llamadas telefónicas y correos electrónicos al Departamento de Estado de los Estados Unidos no se contestan. Nada está regulado, nada es estable y la relación transatlántica ya no existe. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, y el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Bundestag, Norbert Röttgen, viajan de un lado a otro, pero Alemania y los Estados Unidos ya no se comprenden. Casi ninguna comunicación real tiene lugar, no hay objetivos conjuntos de política exterior y no hay estrategia.

En “Game of Thrones”, el Rey Loco fue asesinado (y el niño que más tarde tomó su lugar no era mejor). En la vida real, un niño inmaduro se sienta en el trono del país más importante del mundo. Podría, en cualquier momento, emitir una orden catastrófica que se llevaría a cabo de inmediato. Es por eso que los padres no pueden permitirse apartar sus ojos de él, ni siquiera por un segundo. Ellos no pueden sucumbir al desestimiento porque sea tan agotador. En última instancia, tienen que enviarlo a su habitación – y devolver el poder a los adultos.

Deja una respuesta