SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

¿En qué está pensando Merkel?

29-5-2017

Un “cambio potencialmente sísmico” escribió el New York Times. Un “nuevo capítulo en las relaciones entre Estados Unidos y Europa”, proclamó el Washington Post. Los comentarios de la canciller alemana Angela Merkel en un tenderete de cerveza en Munich el domingo han provocado titulares en todo el mundo. Fue el tipo de aparición que hará cientos de veces antes de las elecciones parlamentarias del 24 de septiembre en Alemania. Pero en este discurso, se distanció claramente del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. E instó a Europa a prepararse para un futuro en el que tiene que ser mucho más autosuficiente.

“Los tiempos en los que podíamos depender completamente de los demás han terminado en cierta medida. Eso es lo que he experimentado en los últimos días”, dijo Merkel. “Es por eso que sólo puedo decir: Nosotros, los europeos, debemos tomar nuestro destino en nuestras propias manos”.

Ella continuó diciendo: “Por supuesto, en amistad con los Estados Unidos de América”. También enfatizó la amistad con los Estados Unidos en algunas otras ocasiones en sus comentarios. Pero luego dijo: “Tenemos que luchar por nuestro propio futuro, como europeos, por nuestro destino”.

Los comentarios de Merkel eran inusuales en varios niveles. No era sólo lo que tenía que decir que era interesante, sino también por qué y cuándo: en un festival folklórico después de una serie de cumbres durante las cuales pasó largas cantidades de tiempo con Trump. La canciller hizo referencia directa a su agotadora semana, durante la cual el presidente de Estados Unidos logró perturbar a sus socios en varias ocasiones.

A pesar de la franqueza del discurso dominical de Merkel, sin embargo, hay varias preguntas abiertas que deben ser contestadas:

1. ¿Por qué sus comentarios causaron tal revuelo alrededor del mundo?

En vísperas del viaje de Trump a Arabia Saudita, Israel y Europa, los jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo estaban ansiosos por darse una capa de armonía. Ese esfuerzo, sin embargo, ha terminado – y Merkel es una razón importante del por qué. Desde la victoria de Trump el pasado mes de noviembre, muchos ven a la canciller alemana como la líder del mundo libre y su aparición el domingo fue una ruptura aguda con la cuidadosa retórica sobre Trump que había empleado hasta entonces. Sin duda, le recordó en su mensaje de felicitación después de haber ganado la elección de los valores que constituyen la base de la relación transatlántica, pero, sin embargo, siempre había tratado de enfatizar los puntos en común más que las divisiones. Los comentarios de Merkel el domingo son un punto de inflexión porque ella puso en duda sus convicciones pasadas y proporcionó una clara indicación de que está perdiendo la esperanza de que pueda trabajar de manera constructiva junto con Trump. O –una interpretación ligeramente diferente– ahora está dispuesta a expresar esas dudas que ha estado alimentando durante algún tiempo. De cualquier manera, lo hizo de una manera que era, para ella, inusitadamente brusca.

2. ¿Por qué eligió Merkel las palabras que eligió?

El credo de Trump es “America First”. Para Merkel, esto significa que Europa debe asumir un papel más importante. Las políticas de Trump hacen necesario redefinir los intereses europeos: es algo de lo que tanto Merkel como el canciller Sigmar Gabriel, un miembro de alto rango de los socialdemócratas (SPD), están convencidos. Gran parte del debate se ha centrado recientemente en el aumento del gasto de defensa de Alemania, que es un tema muy polémico en el país. Trump puede haber diluido sus críticas a la OTAN en un tweet reciente, pero sigue exigiendo que la mayoría de los países europeos gasten más en defensa. Un resultado de la cumbre de la OTAN la semana pasada es que todos los estados miembros de la alianza deben demostrar anualmente cuánto progreso han hecho hacia la meta de la OTAN de gastar el 2% del producto interno bruto en defensa. Hasta ahora, sólo Estados Unidos y un par de países europeos cumplen con este objetivo, mientras que Alemania se queda atrás con un 1,2 por ciento.

Como tal, los comentarios de Merkel no son sólo un reflejo del estado de la relación transatlántica. Son también un llamamiento a los alemanes, y a los europeos en general, a asumir más responsabilidades y a confrontar incluso propuestas tan emocionalmente cargadas como el establecimiento de una política europea conjunta de defensa y seguridad.

3. ¿En qué medida los comentarios de Merkel forman parte de la campaña alemana?

La aparición de Merkel fue la indicación más clara de que la política exterior y el futuro de la Unión Europea serán cuestiones vitales en la campaña. El SPD había estado esperando que podría ganar puntos contra Merkel sobre la base de criticar su enfoque tibio hacia Trump. Pero ahora, Merkel se ha posicionado más claramente que nunca como defensora de Europa ante el desafío de Trump – un papel que el candidato del SPD Martin Schulz esperaba jugar. El SPD puede hacer poco más que estar de acuerdo con la canciller. El lunes, Schulz twitteó “la mejor respuesta a Donald Trump es una Europa fuerte” – que en esencia es exactamente lo que dijo Merkel.

4. ¿Cuáles son las consecuencias de los comentarios de Merkel?

Aunque no hay consecuencias inmediatas, la canciller tendrá que justificar sus comentarios en los próximos días y semanas. De lo contrario, el SPD y otros partidos podrán acusarla de palabrería vacía. Sin embargo, Merkel ha enfocado su atención sobre Francia, diciendo que ella y el presidente Emmanuel Macron han acordado un “nuevo empuje” en la cooperación franco-alemana y que los dos países tienen la intención de presentar una “hoja de ruta” para las reformas deseadas. El Ministro de Relaciones Exteriores Gabriel, por su parte, ha presentado un plan más concreto. Además de fortalecer la eurozona, se esbozan posibles inversiones conjuntas entre Alemania y Francia, un fondo de defensa conjunto y una cooperación más intensa en política exterior.

En otras palabras, los esfuerzos por fortalecer a Europa están en camino, y los comentarios de Merkel son una expresión de eso. También han provocado un debate que los alemanes han encontrado históricamente extremadamente incómodo: ¿Cuánto deben gastar Alemania y Europa en su propia defensa? ¿Y cuán grande debe ser el papel de Alemania en esa defensa? Son preguntas que prometen ser importantes en los próximos años.

Deja una respuesta