El cine español en el mundo

En casa del herrero…

¿Crisis?, ¿qué crisis? Mientras el cine español se asfixia en España, la recaudación en el extranjero salva la taquilla. “Un paí­s rico en joyas cinematográficas” dice el New York Times refiriéndose al cine español. El cine español recaudó más en el exterior que en el mercado nacional, mientras que en España la mitad de las pelí­culas no consiguen estrenarse porque no encuentran distribuidor. ¿Cómo es posible?

Y lo mismo ocurre con los esectadores. El número de personas que ven cine español en el extranjero es significativamente mayor. Este es el tercer año consecutivo que funciona mejor el cine nacional fuera que dentro de nuestro país. Mientras que en España la mitad de las películas no consiguen estrenarse porque no encuentran distribuidor. El control de los circuitos de distribución de copias por las distribuidoras americanas estrangula literalmente nuestro cine.El cine español cuenta con un buen mercado internacional. Todos los países tienen historias que contar, y hay muchos países haciendo películas estupendas. Contémosle nosotros a todos nuestra propia historia. El cine es una herramienta fundamental de propaganda de valores.El Gobierno de EEUU ha hecho de la defensa de su audiovisual una de las piedras angulares de su política de protección y exportación. Hoy controlan las redes mundiales de distribución gracias a la fuerza que le da la diplomacia de su país unido a la capacidad de producir de las majors. EEUU ha defendido su industria como una fiera, la mayoría no conoce los bombardeos sistemáticos a los centros de producción franceses y alemanes durante la II Guerra Mundial, o las legislaciones proteccionistas que aseguran que el mercado está libre para ellos y prohibido para los demás.Nunca como ahora el cine español ha sido tan reconocido en todo el mundo: Almodovar, Amenabar, Bardem, Aguirresarobe … El trabajo de Alberto Iglesias es más admirado cuando se realiza en producciones americanas que en las propias. Mientras perdemos cuota de pantalla fuera se ha ampliado el mercado. “Un país rico en joyas cinematográficas” dice el New York Times refiriéndose al cine español.¿Cómo no vamos a ser competitivos si somos el quinto productor de películas de Europa? ¡Cuánto cuento! Contra lo que se dice sí somos competitivos. El mercado mundial está dominado por el “oligopolio” de las majors americanas. Claro que no podemos competir con las películas americanas pero sí con el resto del mundo en una “guerra de guerrillas”. Contra lo que se dice, España presenta un abanico de contenidos único en el mundo, comedias, terror, documental, animación, cine en inglés o en vasco. Esta pluralidad permite especializarnos y conquistar nichos de mercado. Curiosamente el mercado asiático es uno de los más relevantes porque se ha trabajado un nicho específico: el cine musical español. Filmax, especializada en cine de terror, trabaja sobre todo en EEUU. Consolidarse en los nichos de mercado ya conseguidos es la primera tarea.Pero nuestra cinematografía tiene una característica que la hace única. La lengua, 400 millones de hispanohablantes, da unas potencialidades a nuestra cinematografía que no tiene si quiera Bollywood.

Deja una respuesta