Empresarios y polí­ticos alemanes: adiós Berlí­n

“Y no está solo. Muchos empresarios alemanes se preguntan si el aparentemente interminable rescate de la zona euro, del que Alemania es el mayor contribuyente, están empezando a superar las ventajas (considerables) de la zona de la moneda única.”

Sus reocupaciones se agravan por lo que consideran la deriva política de Berlín. Muchos empresarios alemanes, dicen personas cercanas a ellos, han perdido la fe en la capacidad del Gobierno de Angela Merkel para llevar a Europa a resolver sus problemas. Mirando hacia Berlín desde sus fortalezas en el Ruhr y el sur de Alemania, no ven más que un débil liderazgo, una comunicación nefasta y una pobre toma de decisiones. En estos días muchos ya no se molestan en hacer el viaje a la capital. (THE ECONOMIST) DER SPIEGEL.- Un sondeo publicado el viernes indica que los alemanes saben muy poco sobre la actual crisis del euro – pero se oponen abrumadoramente a la forma en que está siendo manejada por la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los dos dirigentes que encabezan los esfuerzos para resolver la crisis. La encuesta a 1.001 alemanes realizado para la cadena pública ARD por la encuestadora Infratest Dimap encontró que tres cuartas partes de los alemanes o bien no estaban muy seguros o nada seguros con el liderazgo de Merkel durante la crisis del euro. Sólo el 22 por ciento dijo tener confianza en su liderazgo. R. Unido. The Economist Empresarios y políticos alemanes: adiós a Berlín "Yo apoyo al euro, pero no a cualquier precio", dice Wolfgang Reitzle, presidente ejecutivo de Linde, un productor industrial de gas, en una entrevista reciente. Y no está solo. Muchos empresarios alemanes se preguntan si el aparentemente interminable rescate de la zona euro, del que Alemania es el mayor contribuyente, están empezando a superar las ventajas (considerables) de la zona de la moneda única. Sus preocupaciones se agravan por lo que consideran la deriva política de Berlín. Muchos empresarios alemanes, dicen personas cercanas a ellos, han perdido la fe en la capacidad del Gobierno de Angela Merkel para llevar a Europa a resolver sus problemas. Mirando hacia Berlín desde sus fortalezas en el Ruhr y el sur de Alemania, no ven más que un débil liderazgo, una comunicación nefasta y una pobre toma de decisiones. En estos días muchos ya no se molestan en hacer el viaje a la capital. Muchos líderes empresariales se quejan de que el gobierno, que une al conservador Partido Demócrata Cristiano (CDU) con los pro-empresariales Demócratas Libres (FDP), está plagado de luchas internas. La CDU quiere mantener altos impuestos para ayudar a reducir el déficit presupuestario. Sin embargo, el FDP insiste en que la reducción de la carga de los contribuyentes fue parte del pacto en el que estuvieron de acuerdo cuando ambos partidos formaron el supuesto "dream-team" después de las elecciones de septiembre de 2009. Ahora, las diferencias sobre el euro se suman a los dolores de cabeza. En septiembre la señora Merkel debe lograr la ratificación parlamentaria de un pacto que, según el acuerdo tomado en julio euro a otros líderes de la zona, debe ampliar los poderes del fondo de rescate de la moneda única. La disidencia de algunos diputados del FDP, e incluso de la propia CDU, podría obligarla a contar con el apoyo de la oposición. Aparte del euro, el peor trago para la patronal fue la decisión del gobierno, en mayo, para cerrar todos las centrales de energía nuclear de Alemania antes de 2022. La decisión siguió a una moratoria tomada por el gobierno a raíz de la catástrofe nuclear en Japón, justo antes de una elección regional importante que la CDU temía perder. Muchos lo vieron como un retroceso sin principios. Sólo el otoño pasado el gobierno había acordado prorrogar la vida de algunas centrales nucleares durante un promedio de 12 años. La nueva política fue pensada "sin una verdadera conciencia de las consecuencias", dijo Dieter Zetsche, jefe del fabricante de automóviles Daimler, en una entrevista franca con el tabloide Bild. La mayoría de los jefes empresariales piensan que no fueron consultados adecuadamente, en todo caso. Algunas de las consecuencias de la nueva política nuclear se puso de manifiesto el 9 de agosto, cuando RWE, una gran empresa de energía, dijo que la medida le supondrá un coste de 900 millones de euros en los seis primeros meses de 2011. Un día después, E. ON, otra gran empresa de energía, señaló un "efecto negativo" de esa política por valor de 1.700 millones en el segundo trimestre solamente, afirmando además que podría tener que recortar hasta 11.000 puestos de trabajo. Bayer, una gran empresa química, dijo que estaba considerando trasladar la producción a países donde los precios de la electricidad tengan un futuro más previsible. Algunos en el mundo de los negocios están empezando a sentir nostalgia por los gobiernos anteriores que creen que hicieron mejor las cosas. Antes de unirse a las fuerzas del FDP, la señora Merkel había formado una "gran coalición" con los socialdemócratas (SPD). En diciembre de 2008, con la crisis de la economía mundial, convocó a altos empresarios alemanes para discutir una serie de medidas de estímulo, incluyendo subsidios para retener al personal reduciendo su jornada en lugar de despedirlos. La medida funcionó. Algunos incluso miran más hacia atrás con cariño a Gerhard Schröder y su coalición "rojiverde", que gobernó Alemania entre 1998 y 2005. Schröder fue apodado Genosse der Bosse (el amigo de la patronal) por llevar adelante reformas fiscales y del mercado de trabajo poco populares. Actualmente, muchos consideran que gracias a ellas Alemania ha podido atravesar la crisis económica relativamente indemne. Hoy en día los empresarios alemanes sienten que tienen pocos amigos en Berlín. Algunos de los mayores funcionarios pro-empresariales de los ministerios han sido asignados a nuevos puestos de trabajo. Estos incluyen a Markus Kerber, ex principal asesor económico de la señora Merkel y ahora director de la Federación de la Industria Alemana, y Jens Weidmann, una vez asesor financiero jefe de Merkel y ahora jefe del Bundesbank. Los líderes empresariales respetan a Wolfgang Schäuble, el ministro de Finanzas. Pero él también está a punto de perder buena parte de su personal: Jochen Sanio, jefe de BaFin, el regulador financiero, y Rolf Wenzel, que dirige el departamento de mercados financieros del Sr. Schäuble, están a punto de salir. A este decaído estado de ánimo no ayudan las reservas sobre Philipp Rösler, el líder del FDP, como nuevo ministro de Economía. Las asociaciones empresariales, la mayoría de ellos asentadas en Berlín, siente que el gobierno ya no les escucha. Lo mismo ocurre con los banqueros de alto nivel. En mayo, al detectar la ruptura de la comunicación, el Sr. Reitzle sugirió la creación de una plataforma para el debate nacional sobre la clase de asuntos importantes que de otra manera se dejan a los programas de entrevistas de la televisión. Sin embargo, el descontentos de los líderes empresariales de Alemania puede ser que no sea la única causa de preocupación para la señora Merkel. Durante sus recientes vacaciones de senderismo en las montañas del Tirol del Sur, una serie de pesos pesados ​​de la CDU, por temor a la deriva y la pérdida de identidad del partido, llamaron a convocar de emergencia el congreso del partido. Una encuesta entre los miembros de la CDU y su partido hermano, la Unión Social Cristiana (CSU), encontró que la mayoría están en contra de rescatar a los países de la eurozona. La prensa alemana, por su parte, ha estado clamando contra la decisión del Banco Central Europeo de comprar bonos españoles e italianos. Muchos alemanes ven las compras como una peligrosa desviación de la política monetaria ortodoxa, y un paso hacia la transferencia fiscal. A diferencia de sus homólogos de Francia, Gran Bretaña y España, la señora Merkel no se sintió obligada a interrumpir sus vacaciones por la crisis en el país. Insistiendo en que las decisiones adoptadas en la cumbre de julio son suficientes para preservar el euro. Su control sobre su partido todavía parecía seguro. Sin embargo, tuvo que regresar a Berlín tan preocupante como precipitadamente. THE ECONOMIST. 13/19-8-20011 Alemania. Der Spiegel Los alemanes no confían en Merkel para enfrentar la crisis del euro Un sondeo publicado el viernes indica que los alemanes saben muy poco sobre la actual crisis del euro – pero se oponen abrumadoramente a la forma en que está siendo manejada por la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los dos dirigentes que encabezan los esfuerzos para resolver la crisis. La encuesta a 1.001 alemanes realizado para la cadena pública ARD por la encuestadora Infratest Dimap encontró que tres cuartas partes de los alemanes o bien no estaban muy seguros o nada seguros con el liderazgo de Merkel durante la crisis del euro. Sólo el 22 por ciento dijo tener confianza en su liderazgo. Los encuestados expresaron mucha menos confianza en Sarkozy. Mientras que el 83 por ciento expresó dudas sobre su dirección, sólo el 15 por ciento expresó su aprobación. De hecho, incluso los franceses parecen tener más fe en Merkel que en su propio líder – y tienen más fe en ella que los propios alemanes. En una encuesta francesa publicada el jueves pasado, el 46 ​​por ciento expresó su confianza en Merkel, mientras que sólo el 33 por ciento lo hizo por Sarkozy. A pesar de sus pobres puntos de vista sobre las habilidades de gestión de la crisis de Merkel y Sarkozy, quienes respondieron a la encuesta alemana también indicaron que les es difícil comprender de que trata la crisis. Mientras que el 27 por ciento afirma que entiende lo que está sucediendo, el 71 por ciento admitió ignorar parcial o totalmente las razones que existen detrás de la crisis. Aumenta el apoyo a su grupo A pesar de las pésimas calificaciones de aprobación sobre el manejo de Merkel de la crisis, la misma encuesta encontró un mayor apoyo a la coalición conservadora, formada por la centro-derechista Unión Demócrata Cristiana (CDU), su partido hermano en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU), y el pro empresarial Partido Democrático Libre (FDP). En comparación con las cifras de una encuesta del 4 de agosto, el apoyo a la CDU / CSU se incrementó desde el 32 al 34 por ciento, mientras que el FDP aumentó un punto porcentual hasta alcanzar el 5 por ciento. Al mismo tiempo, el Partido Verde –que contó con un aumento de apoyo tras el desastre nuclear de Fukushima en Japón– vio caer su apoyo desde el 23 al 21 por ciento. Asimismo, el Partido Social Demócrata (SPD) de centro-izquierda y el izquierdista Partido de la Izquierda perdieron un punto porcentual para situarse en el 27 y el 7 por ciento, respectivamente. Ante estas cifras, los partidos en la coalición gobernante disfrutan de un 39 por ciento de apoyo de la población, mientras que el emparejamiento de la SPD y los Verdes, que gobernó en coalición entre 1998 y 2005, tiene un 48 por ciento. Problemas en la coalición El liderazgo de Merkel también sigue haciendo frente a las críticas desde dentro de las filas de su propia coalición. En la edición del viernes del periódico de circulación masiva Bild, Michael Fuchs, el líder de los diputados de la CDU / CSU en el parlamento, dijo que admiraba a Merkel por su valentía, pero cree que: "Las ranas en los países de la zona euro empantanados en su deuda, deben drenarlo por sí mismos." El FDP, por su parte, sigue siendo abiertamente crítico con la idea de introducir eurobonos que serían emitidos conjuntamente por los 17 países de la zona euro. En una conferencia de prensa celebrada en París el martes, luego de una cumbre con Sarkozy, Merkel declaró que los eurobonos no se encuentran entre las soluciones actualmente en estudio. Pero incluso este anuncio no ha logrado calmar las preocupaciones en el FDP acerca de su potencial introducción. El líder del FDP Philipp Rösler, quien es también ministro de Economía alemán, fue citado en el periodico regional Mittelbayerische Zeitung el viernes, diciendo que su partido "es y seguirá siendo un partido de coalición confiable." Pero también insistió en que el FDP "no aceptará que los contribuyentes alemanes paguen las deudas de otros países". DER SPIEGEL. 18-8-2011

Deja una respuesta