Bandazo en vivienda para ayudar a la banca

“Un nuevo bandazo. Apenas 13 meses después de haber subido un 1% el IVA aplicable a la compraventa de viviendas nuevas, el Gobierno dio ayer marcha atrás y anunció una rebaja de cuatro puntos del impuesto hasta dejarlo en un tipo «superreducido» del 4% con el que facilitar la salida de stock. Una acción que la banca y los promotores reclamaban desde hace meses.”

En el fondo, el anuncio de ayer es un esaldarazo a las peticiones del sector financiero que, tal y como reconoció Blanco ayer, había solicitado esta medida reiteradamente en los últimos meses. Pedro Pérez, presidente del G-14, grupo que reúne a las principales inmobiliarias españolas, valoró muy positivamente la medida, señalando a Europa Press que «puede contribuir a la dinamización de un sector muy castigado por la crisis». En la misma línea se pronunció el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid, José Manuel Galindo. (EL MUNDO) EL PAIS.- La banca, atrapada por los 65.000 millones que acumula en activos inmobiliarios (suelo y vivienda) no insufla el crédito necesario para que la actividad reflote. Así que ayer el Gobierno decretó una rebaja del IVA del 8% al 4% por la compra de vivienda nueva. Con la medida se trata de estimular el deprimido mercado inmobiliario, se adelantan decisiones de compra y llega liquidez a los balances de cajas de ahorro y bancos en un momento en que los mercados del dinero se están cerrando. "Es una medida excepcional y coyuntural", justificó la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, antes de confesar que contribuirá a "descargar" las abultadas carteras de pisos de las entidades financieras. LA REPUBLICA.- En verdad, lo que empieza a hacer mella en la superpotencia americana y a preocupar a sus dirigentes políticos y militares no es la amenaza de un ejército enemigo, sino el abismal déficit soberano, que crece imparable y que está poniendo a EEUU a merced de las decisiones que pueda adoptar… ¡China! Mientras el vasto país asiático tenga en sus manos la estabilidad financiera de EEUU, de nada sirve considerar que, frente a las once escuadras de portaaviones con las que EEUU hace sentir su omnipresente poder militar, China solo acaba de botar su primer portaaviones de segunda mano, una nave de los años noventa adquirida a Ucrania. Los problemas no van por ese camino.La futura superpotencia china está emergiendo, al menos por ahora, apoyada en su poderío comercial, económico y financiero, y será en este último terreno, y no en el militar, donde podrá hacer temblar las columnas sobre las que se asienta el poderío militar de EEUU Economía. El Mundo Bandazo en vivienda para ayudar a la banca Pedro R. Suanzes Un nuevo bandazo. Apenas 13 meses después de haber subido un 1% el IVA aplicable a la compraventa de viviendas nuevas, el Gobierno dio ayer marcha atrás y anunció una rebaja de cuatro puntos del impuesto hasta dejarlo en un tipo «superreducido» del 4% con el que facilitar la salida de stock. Una acción que la banca y los promotores reclamaban desde hace meses. El Ejecutivo también dio luz verde a una reforma del Impuesto de Sociedades para las grandes empresas y de la prescripción de medicamentos para ahorrar 5.000 millones. Las medidas las anunció el portavoz del Ejecutivo y ministro de Fomento, José Blanco, al término del Consejo de Ministros extraordinario de agosto. Un encuentro del que se esperaban cambios fiscales sustanciales, pero que dejó un sabor agridulce y las puertas abiertas a una batería más potente la próxima semana. Blanco anunció que el Gobierno ha pedido la comparecencia del presidente Rodríguez Zapatero, en un Pleno especial en el Congreso de los Diputados el martes para «validar urgentemente» las propuestas de ayer, una cita en la que se podrían anunciar nuevos ajustes. De hecho, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, alimentó las hipótesis al afirmar que el Gobierno «seguirá dando pasos para favorecer un impacto más equitativo de las cargas que ha supuesto la crisis». Lo que podría significar un retorno al Impuesto de Patrimonio, tal y como adelantó ayer Expansión. O -puesto que antes de su hibernación en 2008 sólo recaudaba 2.000 millones de euros anuales-, una nueva tasa solidaria a las rentas más altas. Una propuesta que si bien no sería notable desde el punto de vista fiscal, sentaría un precedente antes de la verdadera revolución: un alza del IRPF a las clases medias. Así lo afirmó ayer Leopoldo Pons, del Consejo General de Colegios de Economistas, quien señaló a este diario que «está convencido de que el Gobierno ya tiene hecho el informe sobre Patrimonio, y sería un paso previo y legitimador». Desde Economía, sin embargo, negaron esta posibilidad y la existencia de tal informe, remitiéndose «a lo dicho por la vicepresidenta esta mañana [por ayer]: el tema no está encima de la mesa». Claro que tampoco lo estaba la bajada del IVA, una medida tan improvisada que Salgado no pudo presentar estimaciones concretas de su impacto. El Gobierno señaló que la medida será «excepcional y transitoria», puesto que estará en vigor únicamente hasta diciembre, y que «persigue obtener efectos sensibles». Pese al delicado momento del sector y los malos datos de los últimos meses, a juicio de Salgado la rebaja tendrá un «efecto positivo» en las arcas públicas, toda vez que ingresar el 4% sobre algo es mejor que el 8% sobre nada. Pero los cálculos de la asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda indican que «para que el balance recaudatorio de la rebaja temporal del 8% al 4% en el IVA sea positivo, las ventas deberán duplicarse hasta alcanzar prácticamente las 100.000 unidades en lo que resta de año, lo que equivale a un 14,5% del stock existente». Cifras demasiado optimistas. Y más teniendo en cuenta que en la actualidad las Viviendas de Protección Oficial ya tienen ese tipo y que en el primer trimestre de 2011 las transacciones de casas nuevas ascendieron a 26.246, unas 20.000 menos que en 2010. En el fondo, el anuncio de ayer es un espaldarazo a las peticiones del sector financiero que, tal y como reconoció Blanco ayer, había solicitado esta medida reiteradamente en los últimos meses. Pedro Pérez, presidente del G-14, grupo que reúne a las principales inmobiliarias españolas, valoró muy positivamente la medida, señalando a Europa Press que «puede contribuir a la dinamización de un sector muy castigado por la crisis». En la misma línea se pronunció el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid, José Manuel Galindo. El Gobierno espera que la reducción del IVA tenga un efecto directo sobre el stock, y no sobre la vivienda usada, pero también que se produzca una reacción en cadena que mejore las cifras de desempleo. Si la banca lograse reducir su exposición al ladrillo podría provisionar menos, con lo que aumentaría su solvencia y abriría el grifo del crédito para que los constructores satisfagan la «demanda de vivienda» que hay, según Blanco, en algunas partes del país. En realidad, la reducción del IVA es una respuesta a la propuesta del PP de recuperar la desgravación por compra de vivienda, eliminada en enero por Zapatero, si llega al poder. Una comparación que Salgado negó pero que puede tener calado entre los votantes y maquillar las cifras de compraventa de aquí al 20-N. Y la reforma del Impuesto de Sociedades para anticipar los pagos de las grandes empresas (más de 20 millones de facturación), un intento desesperado de obtener liquidez. Salgado aseguró que la evolución de los ingresos del Estado «va un poco por encima de lo esperado», incluso con los datos de ejecución presupuestaria del mes de julio, que todavía no se conocen. Pero, si los gastos de la Administración central se están reduciendo sensiblemente y las previsiones de ingresos van mejor de lo esperado, ¿para qué necesita Economía un colchón extra? Según la vicepresidenta, porque aunque no hay «ninguna preocupación», «un margen adicional» como éste de 2.500 millones da seguridad y confianza». Principalmente ante las eventuales cifras rojas de las autonomías y ante un segundo semestre en el que la economía puede llegar a frenarse del todo. Según el Gobierno, «en ningún caso se trata de incrementos impositivos», sino de «cambios en la periodificación» que servirán para «reforzar el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit público hasta el año 2013». Si bien no explica cómo generarán hasta «400 millones en años sucesivos». En todo caso, los cambios afectarían sólo a «3.900 de las más de 1,4 millones de empresas que hay en España» y que en paralelo se «beneficiarán» de la ampliación «del plazo máximo de compensación de las bases negativas de ejercicios anteriores de 15 a 18 años». En cuanto a las medidas de austeridad en la prestación farmacéutica, el Estado «prevé un ahorro para el Sistema Nacional de Salud de 2.400 millones de euros anuales y de 167 millones en la aportación de los ciudadanos». A partir de ahora, los médicos sólo podrán recetar principios activos (y no marcas) y los farmacéuticos tendrán que dispensar el medicamento más barato que haya. EL MUNDO. 20-8-2011 Economía El País El Gobierno ayuda a la banca con una rebaja del IVA para venta de vivienda Manuel V. Gómez La recuperación de la economía española tiene dos talones de Aquiles, o uno, según se mire: la banca y el ladrillo. La primera, atrapada por los 65.000 millones que acumula en activos inmobiliarios (suelo y vivienda) no insufla el crédito necesario para que la actividad reflote. Así que ayer el Gobierno trató de matar dos pájaros de un tiro. Decretó una rebaja del IVA del 8% al 4% por la compra de vivienda nueva hasta el 31 de diciembre. Con la medida se trata de estimular el deprimido mercado inmobiliario, se adelantan decisiones de compra y llega liquidez a los balances de cajas de ahorro y bancos en un momento en que los mercados del dinero se están cerrando. "Es una medida excepcional y coyuntural", justificó la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, antes de confesar que contribuirá a "descargar" las abultadas carteras de pisos de las entidades financieras. A tres meses de las elecciones generales, la medida también se contrapone a la promesa electoral del Partido Popular de recuperar la exención fiscal en el IRPF por la compra de vivienda que el Gobierno quitó a comienzos de este mismo año. "Es temporal porque no debe hacernos olvidar que hay que estimular el alquiler", declaró Salgado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario de ayer. Posteriormente en una conversación con los periodistas, criticó la propuesta del PP: "Es mala porque es permanente. Y nos lo han dicho varios organismos internacionales. También a ellos, me consta". La rebaja del IVA fue la sorpresa del día. Al fin y al cabo, llega apenas 13 meses después de que el Ejecutivo subiera de forma genérica el IVA de la vivienda, del 7% al 8%. Salgado ya había anunciado hace días que el Consejo de ayer iba a adoptar dos medidas destinadas a cumplir el déficit previsto en 2011, el 6% del producto interior bruto (PIB) desde el 9,25% de 2010, lo que supone alrededor un ajuste de 35.000 millones: el adelanto de los pagos del impuesto de sociedades y los cambios en la regulación del gasto farmacéutico. Con ambas, Economía afirma que se logrará un ahorro de 5.000 millones, un 0,5% del PIB. Es el ajuste prometido al Banco Central Europeo (BCE) la semana anterior para que comprara deuda española. La exigencia del BCE a Italia -el otro país del euro al que le puso condiciones para adquirir sus bonos- fue más drástica, se tradujo en un recorte de 45.000 millones hasta 2013. La ministra de Economía no cuantificó el impacto de la reducción del IVA. Solo dijo que, en su opinión, tendría un efecto "positivo" en las cuentas públicas. En román paladino, cree que al recortarse los impuestos se estimulará tanto la compra de vivienda nueva -al menos tendrá que duplicarse- en esos cuatro meses como para compensar el recorte del IVA. Para el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, la medida trata de reactivar el sector -algo en lo que él se ha implicado personalmente en una gira por Europa para vender viviendas en el exterior- y crear empleo (en lo que va de crisis este sector ha destruido 1,3 millones de puestos de trabajo). Asimismo, Blanco recordó que banca y promotores habían reclamado una iniciativa como ésta que ayudaría a liberar crédito. La vicepresidenta ahondó en el argumento: "Debemos intentar dar salida al stock de vivienda nueva". En España, hay unas 700.000 viviendas nuevas por vender, según Fomento. Muchas de ellas -por valor de unas 20.000 millones- están en manos de la banca por la ejecución de hipotecas o las incontables quiebras de promotores e inmobiliarias. Y reducir este remanente se antoja difícil con la situación actual del mercado: en el último semestre se vendieron unas 82.000 viviendas frente a las 208.000 transacciones que se cerraban antes de la crisis. También es temporal el adelanto en el pago del impuesto de sociedades para las empresas que facturan más de 20 millones, unas 3.900 de las 1,4 millones que hay en España. Estará en vigor en lo que resta de 2011, 2012 y 2013. Con ello, Hacienda espera recaudar 2.400 millones más este año, y 400 en los dos siguientes. La medida que sí será estructural serán los cambios en la regulación del gasto farmacéutico. Desde que se publique el decreto, los médicos estarán obligados a recetar por el principio activo del medicamento y no por la marca. Y los farmacéuticos tendrán que dispensar la marca más barata. Gracias a esta medida, que se notará casi exclusivamente en las arcas de la comunidades autónomas, Hacienda calcula un ahorro de 2.400 millones, el 20% del gasto farmacéutico anual en apenas cuatro meses. Cuando el Gobierno aún anunciaba estas medidas y desglosando el detalle, el PP salió a criticarlas. La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, opinó que son un mero "parche" con "exclusivo afán recaudatorio, para hacer caja" y que no resolverán el problema del paro y el estancamiento de la economía en España. Después de descalificar las medidas y al Gobierno -"los que van hoy de bomberos han sido hasta ahora los pirómanos", afirmó-, Cospedal no aclaró si el PP votará a favor o en contra de ellas el próximo martes en el Congreso, porque aún tiene que "estudiarlas". EL PAÍS. 20-8-2011 Opinión. La República Preocupaciones veraniegas Luis de Velasco El verano va avanzando, implacable, y el calor hace estragos en las tierras ibéricas del interior y en muchas de las abarrotadas playas de su periferia. Mientras tanto, las economías europeas tiritan de frío, presas de incertidumbres varias y los especuladores habituales siguen activos y no pierden tiempo durmiendo la siesta. Solo los beatíficos y exultantes jóvenes que participan en el festival madrileño del orgullo católico viven sus euforizantes jornadas soñando con ese más allá que sus sacerdotes les garantizan si son buenos, y en el que ya no habrá problemas ni preocupaciones de ningún tipo. Porque problemas y preocupaciones, haberlos haylos. Ahora mismo y bastante serios. La hambruna se ceba en el nordeste africano y las guerras se extienden desde Libia hasta Afganistán, mientras la muerte azota por doquier como consecuencia de ambas plagas. Hay otro tipo de violencia que se deja sentir en países desarrollados y ajenos a las guerras, como ocurrió hace poco en la idílica y ejemplar Noruega o como viene siendo noticia casi diaria al referirse a la brutalidad con que el narcotráfico actúa en el continente americano. Violencia, guerra, hambre y muerte: los cuatro jinetes del mítico Apocalipsis siguen, pues, haciendo de las suyas, aunque a esto ya nos ha ido acostumbrado la Historia y hemos desarrollado, poco a poco y con gran esfuerzo, los modos de hacerles frente y seguir avanzando por los caminos del progreso. Tras el sopor veraniego que hoy nos adormece, se está desarrollando en EEUU una intensa polémica sobre la supuesta reducción de gastos militares en la megapotencia militar americana. No es necesario acentuar la importancia que esto puede tener para el resto del mundo. Casi la mitad del gasto mundial de defensa corresponde a EEUU, que mediante numerosas bases militares extiende los tentáculos de su política sobre todo el planeta y cuya industria del armamento domina el mercado mundial. Es un poder militar que parece incontestable. Veamos un ejemplo. Controlado a distancia desde una base situada en territorio estadounidense, un avión sin piloto puede destruir ahora mismo el domicilio de cualquier persona, como el suyo, amigo lector que está leyendo estas líneas, si eso fuera necesario para alcanzar los objetivos estratégicos de EEUU. De hecho, lo viene haciendo con frecuencia en las zonas fronterizas entre Pakistán y Afganistán, y menos frecuentemente en otros países en conflicto. Pero esa enorme superpotencia se enfangó irreflexivamente en dos prolongadas guerras en Oriente Medio, de las que progresivamente y con dificultad va desconectándose. Se diría que la señal simbólica que ha permitido suscitar el ambiente necesario para acelerar la retirada ha sido la muerte de Osama Ben Laden. Muerte que, conviene no olvidar, ni siquiera fue producto de una guerra sino un asesinato para el que se montó una compleja operación de terrorismo internacional que violó la soberanía de un país extranjero y entonces todavía supuestamente aliado. No son los resultados de ambas guerras (iraquí y afgana) los que permiten hablar ahora en EEUU de apretarse el cinturón y pensar en reducciones presupuestarias, retiradas militares y análisis de coste-eficacia de la defensa nacional. De hecho, el paso del rodillo militar aliado sobre Iraq se ha revelado catastrófico, y Afganistán se debate ahora mismo en una peligrosa dinámica que solo permite augurar incertidumbres continuadas. En verdad, lo que empieza a hacer mella en la superpotencia americana y a preocupar a sus dirigentes políticos y militares no es la amenaza de un ejército enemigo, sino el abismal déficit soberano, que crece imparable y que está poniendo a EEUU a merced de las decisiones que pueda adoptar… ¡China! Mientras el vasto país asiático tenga en sus manos la estabilidad financiera de EEUU, de nada sirve considerar que, frente a las once escuadras de portaaviones con las que EEUU hace sentir su omnipresente poder militar, China solo acaba de botar su primer portaaviones de segunda mano, una nave de los años noventa adquirida a Ucrania. Los problemas no van por ese camino. La futura superpotencia china está emergiendo, al menos por ahora, apoyada en su poderío comercial, económico y financiero, y será en este último terreno, y no en el militar, donde podrá hacer temblar las columnas sobre las que se asienta el poderío militar de EEUU. Algunas de sus decisiones podrían poner en entredicho el actual sistema financiero internacional y, con ello, la estabilidad de muchos países, como España. Aunque a los españoles -aparte del todopoderoso fútbol- nos preocupe ahora sobre todo el llegar indemnes al final de las vacaciones, afrontar el inminente temporal electoral y sus consecuencias, y observar, perplejos y algo angustiados, si nuestro país llega a superar las penurias económicas que le acechan, también podemos, a modo de compensación por el poco atractivo panorama antes descrito, dar una cortés bienvenida al jefe de ese anómalo Estado teocrático del Vaticano, que visita Madrid estos días y que, como el dios Jano, posee un segundo rostro que le permite mostrarse también como el enviado de lo inefable en la Tierra y el poseedor de las llaves del supuesto más allá que él controla en régimen de monopolio. LA REPÚBLICA. 18-8-2011

Deja una respuesta