Frente a la intervención y saqueo de Washington y Berlí­n

Empezar a construir ya el germen del Frente Amplio

Nuestro objetivo para la formación de la Agrupación Electoral es empezar a crear ya el germen del Frente Amplio de unidad por la base, desde abajo. Pero, ¿por qué decimos que esta alternativa es la única capaz de empezar a levantar el Frente Amplio que nuestro pueblo necesita para derrotar a sus enemigos?

La primera cuestión capital para el avance y el triunfo de las fuerzas del pueblo consiste en señalar correctamente quiénes son sus verdaderos enemigos y quiénes sus auténticos amigos. De comprender esta cuestión depende unirse con los auténticos amigos y establecer un programa que golpee en el centro del proyecto de los verdaderos enemigos. “Desde mayo de 2010 vivimos sometido a las presiones de Washington y Berlín y su proyecto de degradarnos políticamente como país, aumentar su capacidad de intervención y control”

Un proyecto de intervención y saqueo

Desde mayo de 2010 vivimos sometido a las presiones de Washington y Berlín y su proyecto de degradarnos políticamente como país, aumentar su capacidad de intervención y control sobre nosotros, trasvasar y controlar un número creciente de fuentes de la riqueza nacional y saquear al 90% de la población. Nada de lo que ha ocurrido en España en estos últimos 4 años puede entenderse sin partir de esto.

Si hoy los movimientos sociales de lucha salen a la calle con consignas y carteles contra el FMI o Merkel es porque desde mayo de 2010 aparece cada vez con más claridad que ellos son los verdaderos instigadores y beneficiarios de lo que está pasando.

Un proyecto en el que las principales potencias hegemonistas con intereses de dominio sobre España (EEUU y Alemania) están viendo cómo el estallido de la crisis y el avance de los países emergentes y en vías de desarrollo les están haciendo retroceder y perder peso en la distribución del poder económico mundial.

Y que por eso se han revuelto agresivamente contra los países que controlan, como España, para apropiarse de nuestra riqueza y saquear a nuestro pueblo como la forma de compensar por este lado lo que pierden por el otro.

Justamente porque estos son los enemigos y este es su proyecto, es necesario levantar una alternativa de Frente Amplio de Unidad. Podemos hablar de unir al 90% de la población porque, en su voracidad, el proyecto hegemonista se ha abalanzado contra los intereses del 90% de la gente, incluyendo a la pequeña y la mediana burguesía e incluso a sectores del gran empresariado español no monopolista que ven cómo el avance del proyecto de saqueo de Washington y Berlín actúa también contra sus intereses. Sólo guiándonos por el principio de unir todo lo que puede y debe ser unido contra ellos tendremos la fuerza necesaria para aislarlos y hacerles frente con éxito.

Redistribución, democracia. Soberanía

Una alternativa de redistribución de la riqueza, ampliación de la democracia y defensa de la soberanía nacional es el programa que golpea el centro del proyecto de nuestros enemigos. Ellos no pueden conseguir sus objetivos sin saquear al país y a la gente, sin recortar las libertades y restringir la democracia para controlar la creciente rebelión del pueblo contra ellos y sin secuestrar todavía más la soberanía nacional para poder imponer sus dictados e intereses a través de una casta política vendepatrias.

Entre gran parte de las fuerzas de la izquierda existe una pobre comprensión de este problema. Muchas de ellas se quedan en situar como enemigo a la troika, es decir, al FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea. Pero estos no son más que algunos de los instrumentos económicos que utilizan Washington y Berlín para imponer y hacer avanzar su proyecto de intervención y saqueo.

Hablar sólo de la troika y no del hegemonismo yanqui y el alemán y su proyecto para España y los españoles es en realidad cambiar el blanco de nuestra lucha y situarlo en otro sitio muy distinto, en el capital financiero especulativo.

Por eso sólo se habla contra el Banco Central Europeo, contra Lagarde o contra Durao Barroso. Y la alternativa que se propone es la de reclamar la construcción de una Europa “más justa” o hacer del BCE un “verdadero Banco Central al servicio de todos los Estados de la UE, como la Reserva Federal de EEUU”.

Pero esto no es más que embellecer a los enemigos y su proyecto. Haciendo creer que es posible cambiar de verdad las cosas sin derrotarlos, simplemente reformando sus instrumentos de dominio.

Lo que, en pocas palabras, equivale a poner una venda en los ojos a la gente y conducirla a un callejón sin salida.

Pero no son esas las únicas consecuencias políticas. Así, por ejemplo, resulta sorprendente que la dirección de Izquierda Unida hable en su programa de la “disolución de la OTAN” o del “repliegue de todas las bases militares americanas en todos los continentes a su territorio”, pero no de exigir la salida de España de la OTAN ni el desmantelamiento de las bases norteamericanas.

¿Qué es lo que se está diciendo? ¿Qué hay esperar a que la OTAN se disuelva y a que los yanquis se vuelvan a su casa? ¿Cómo es posible que el programa de la principal fuerza de la izquierda española no cuestione ni se enfrente a la presencia y el dominio militar de EEUU sobre España? Y que lo haga además, justamente, en el momento en que su presencia y dominio se están reforzando con la instalación del escudo antimisiles en Rota y el emplazamiento de una fuerza de reacción rápida de los marines (verdaderos escuadrones de la muerte) en Morón para intervenir en el Norte de África.

Deja una respuesta