SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El universo paralelo de Alemania

http://www.ft.com/intl/cms/s/0/b3faf9b0-2489-11e3-8905-00144feab7de.html?siteedition=intl&siteedition=intl#axzz2fyO6PRF1

El notable resultado electoral de Angela Merkel confirma su posición como el político dominante en Alemania y también en Europa. Se supone que tendrá la zona euro que quiere: Alemania escrito en grandes caracteres. Si esto llega ocurrir, va a ser un espectáculo muy deprimente.Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, presentó las razones en las que se basa la política actual de Berlín, con una claridad aleccionadora, en el Financial Times la semana pasada. Los agoreros, argumentó estaban equivocados. En cambio, “el mundo debería alegrarse de las señales económicas positivas que la zona euro está enviando casi continuamente en estos días”. Si la depresión y el desempleo masivo son un éxito, entonces el ajuste de la zona euro es sin duda un triunfo. El Sr. Schäuble acusa a sus críticos vivir en un “universo paralelo”. Estoy feliz de hacerlo en lugar de vivir en el suyo.Ambrose Evans- Pritchard de The Telegraph ha proporcionado colorida una réplica. Kevin O’Rourke de Oxford y Alan Taylor, de la Universidad de California, han ofrecido una evaluación sobria, llegando a la conclusión de que una quiebra no es impensable.Entonces, ¿dónde está la zona euro? Su desempleo es del 12 por ciento. Su producto interno bruto en el segundo trimestre fue un 3 por ciento por debajo de su máximo anterior a la crisis y el 13 por ciento por debajo de su tendencia anterior a la crisis. En el último trimestre, el PIB de España fue del 7,5 por ciento por debajo de su pico pre-crisis, la de Portugal, el 7,6 por ciento, Irlanda, el 8,4 por ciento, el de Italia del 8,8 por ciento, y el de Grecia, el 23,4 por ciento. Ninguno de estos países está disfrutando de una fuerte recuperación. La última tasa de desempleo es del 12 por ciento en Italia, 13,8 por ciento en Irlanda, 16,5 por ciento en Portugal, el 26,3 por ciento en España y 27,9 por ciento en Grecia. Estas serían mayores sin emigración. La difícil situación de Irlanda es una advertencia: desde hace mucho tiempo se ha restaurado su competitividad y consigue un gran superávit por cuenta corriente. Sin embargo, su PIB se ha estancado desde hace cuatro años.Un estancamiento similar puede ser el destino de los demás. ¿Por qué? Para entender esto, hay que entender por qué los paralelismos elaborados por el Sr. Schäuble entre las reformas de Alemania en la década de 2000 y la posición de los países vulnerables de hoy en día son absurdas.Alemania experimentó una leve recesión en 2003, los países vulnerables de hoy en día están sufriendo depresiones. El mayor déficit por cuenta corriente de Alemania fue del 1,7 por ciento del PIB en 2000, los de los países afectados por la crisis de hoy fueron mucho más grandes, con los de Grecia, Portugal y España en más del 10 por ciento del PIB. Alemania no tenía grandes deudas y no tenía dificultades para financiarse, hoy, los países vulnerables tienen enormes problemas de sobreendeudamiento y mucha dificultad para financiarse por sí mismos.Antes de la crisis, las economías del mundo y de la zona euro generaron una fuerte demanda de las exportaciones alemanas, los países vulnerables de hoy en día están llevando a cabo el ajuste en un período de crónica debilidad de la demanda. En el auge previo a la crisis, a los socios de Alemania les resultó difícil evitar una inflación alta y en la débil economía de hoy, Alemania no tiene ninguna dificultad en mantener su baja inflación.Las dificultades que enfrentan los países de la eurozona vulnerables reflejan estas condiciones. Tienen que mejorar su competitividad. Sin embargo, el único en el que los salarios nominales han caído sustancialmente es Grecia. Por otra parte, está aumentando la productividad que ha mejorado la competitividad. Pero esa es la otra cara de la moneda del desempleo. Por otra parte, si los precios y los salarios cayeran, la carga real de la deuda aumentaría. Las altas tasas de interés nominales en relación con el crecimiento de los ingresos nominales también plantean la carga de la deuda. Todos estos países van a terminar con la deuda pública bruta en más de 100 por ciento del PIB. Esto va a ser difícil de manejar.En el verano terrible de 2012, el Banco Central Europeo se comprometió a hacer ” todo lo posible” para salvar el euro. El BCE anunció entonces su programa de transacción monetaria directa de apoyo a los bonos soberanos de los asediados. Esto alivió la alarma de los mercados sin necesidad (hasta ahora) de disparar un solo tiro. Esto le ha dado tiempo a la zona euro. Pero no ha resuelto los problemas de fondo.¿Cuáles son esos problemas? El primero es salir del caos actual. El segundo es lograr las reformas necesarias en el largo plazo. Las transferencias fiscales en curso no parecen ni deseables ni factibles. Pero mejores mecanismos de seguros para los soberanos y los bancos son necesarios en el largo plazo. Sin embargo, todo esto va a ser académico si la eurozona no permite que sus miembros regresen a la salud económica en un período de tiempo razonable.¿Pueden hacerlo? Sin un cambio en la filosofía alemana, la respuesta es No, como la pieza del señor Schäuble deja bastante claro, la demanda no aparece en su análisis. Sin embargo, un gran país con un enorme superávit en cuenta corriente estructural no se limita a exportar productos. También exporta la quiebra y el desempleo, sobre todo si el flujo de capital de la contraparte consiste en emitir deuda a corto plazo. Que el nuevo procedimiento de desequilibrio macroeconómico evita el reconocimiento del papel de la escasez de la demanda interna de Alemania es más revelador. El punto de referencia para la preocupación por un superávit de la cuenta corriente es de 6 por ciento del PIB, independientemente del tamaño del país. El promedio de Alemania resulta ser exactamente 5,9 por ciento.Entonces, ¿qué está sucediendo realmente? La respuesta es que la eurozona está tratando de convertirse en una Alemania más grande. Una mezcla de aumento de la productividad y caída de la demanda ha llevado a las economías vulnerables al equilibrio externo.Mientras tanto, Alemania está redirigiendo sus excedentes fuera de la eurozona. En general, el cambio en la balanza por cuenta corriente de la zona euro hacia el superávit entre 2008 y el segundo trimestre de 2013 es de 340 mil millones. En la medida en que esto ayuda a resolver los problemas internos de la zona euro, lo hace mediante la exportación de a quiebra a otros lugares. Este intento de exportar sus problemas a través de las políticas de empobrecer al vecino es incompatible con las obligaciones de la eurozona dentro del Grupo de los 20.Pero tampoco va a funcionar, por dos razones: en primer lugar, la eurozona es demasiado grande como para lograr un crecimiento impulsado por las exportaciones, como ha hecho Alemania, y, en segundo lugar, es probable que aprecie aún más la moneda, apretando así de nuevo a todas las economías menos competitivas.Nada de esto, por lo que yo puedo juzgar, parece relevante dentro de universo del Sr. Schäuble. En ese universo, la búsqueda de la competitividad no es reconocido como un juego de suma cero, si la demanda es completamente ignorada.La zona euro podría ser un éxito, pero no bajo esta filosofía. ¿Sobrevivirá ? Nadie lo sabe realmente. ¿Es así como se debe ejecutar el proyecto más ambicioso de Europa? No

Deja una respuesta