El terremoto libio y el mundo del petróleo

“Desde que Irak invadió Kuwait en 1990 la polí­tica del crudo no cobraba tanta importancia. Al igual que gran parte del mundo árabe, este mercado parece una bolsa llena de petardos a la espera de un fósforo. A medida que los rebeldes apretaban el cerco en torno a Trí­poli el domingo, su suministro de petróleo se mantuvo restringido a un punto crí­tico. La producción de la mayorí­a de los yacimientos de petróleo de Libia se han reducido a un goteo.”

Por suuesto, el mundo puede hacer frente a una interrupción de las exportaciones de Libia. Pero lo que ha llevado al petróleo a 100 dólares el barril otra vez es la posibilidad de que las revueltas que derrocaron a los autócratas en Egipto y Túnez podrían extenderse a otros países de la OPEP en el Oriente Medio. Pero algunos expertos del petróleo no se sorprenden de que los disturbios hayan puesto tan nerviosos a los mercados. El mundo está sediento de petróleo, y la oferta y la demanda están en un equilibrio delicado. Hay poco espacio para más interrupciones en los suministros. De hecho, la capacidad de repuesto –en esencia, la cantidad de petróleo extra que los miembros de la OPEP son capaces de producir en un apuro– es ahora de alrededor de cinco millones de barriles al día. Eso es cerca del 6% del petróleo que el mundo consume cada día. (THE NEW YORK TIMES) THE WALL STREET JOURNAL.- Es probable que el intento de Arabia Saudí de acudir en ayuda de los mercados de petróleo globales se vea frustrado desde el principio. Aunque el reino tiene capacidad de producción disponible, su petróleo no tiene la misma calidad que el de Libia. Por tanto, cambiar el rumbo del drástico aumento de esta semana dependerá de que la situación de Libia se estabilice. En teoría, Arabia Saudí puede sustituir el suministro que se pierda de Libia. Sus 3,5 millones de barriles al día de capacidad disponible a finales de enero superan con creces la producción diaria de Libia, cifrada en 1,6 millones de barriles. Sin embargo, el petróleo de Libia es más dulce, dado que contiene menos azufre que el producido por los saudíes. Las refinerías prefieren un crudo de mejor calidad, ya que su proceso de conversión en gasolina y otros productos derivados resulta más sencillo. EEUU. The New Yor Times El terremoto libio pone nervioso al mundo del petróleo Jad Mouawad y Clifford Krauss Esta no es una crisis del petróleo – al menos aún no. Pero los acontecimientos que se desarrollan en el mundo árabe, el epicentro de la producción mundial de petróleo, son un recordatorio aleccionador de que el comercio de petróleo, que es la madre de todas las mercancías, en el fondo es un juego político. Desde que Irak invadió Kuwait en 1990 la política del crudo no cobraba tanta importancia. Al igual que gran parte del mundo árabe, este mercado parece una bolsa llena de petardos a la espera de un fósforo. A medida que los rebeldes apretaban el cerco en torno a Trípoli el domingo, su suministro de petróleo se mantuvo restringido a un punto crítico. La producción de la mayoría de los yacimientos de petróleo de Libia se han reducido a un goteo. Varios puertos y refinerías quedaron afectadas por el miedo de los trabajadores de ir a trabajar. Y como la mayoría de los empleados de las compañías petroleras extranjeras han abandonado el país y hombres armados comienzan a saquear el equipo dejado atrás, un retorno a la producción normal aparece como cosa de semanas en el mejor de los casos. Alrededor del 80 por ciento de la producción de petróleo de la nación se encuentra en el territorio de los rebeldes, aunque no hay manera de comprobar cómo los líderes rebeldes lo controlan directamente. Por supuesto, el mundo puede hacer frente a una interrupción de las exportaciones de Libia. Pero lo que ha llevado al petróleo a 100 dólares el barril otra vez es la posibilidad de que las revueltas que derrocaron a los autócratas en Egipto y Túnez podrían extenderse a otros países de la OPEP en el Oriente Medio. Por el momento, los pesos pesados, como Arabia Saudí, puede producir la diferencia, y los grandes consumidores, como Estados Unidos, han almacenado millones de barriles de petróleo para este tipo de emergencias. Pero algunos expertos del petróleo no se sorprenden de que los disturbios hayan puesto tan nerviosos a los mercados. El mundo está sediento de petróleo, y la oferta y la demanda están en un equilibrio delicado. Hay poco espacio para más interrupciones en los suministros. De hecho, la capacidad de repuesto –en esencia, la cantidad de petróleo extra que los miembros de la OPEP son capaces de producir en un apuro– es ahora de alrededor de cinco millones de barriles al día. Eso es cerca del 6% del petróleo que el mundo consume cada día. Ese colchón es mayor que en 2008, cuando llegó al 2% del consumo diario, pero sigue siendo preocupantemente bajo. Y eso no teniendo en cuenta ni siquiera la pérdida de alrededor de un millón de barriles diarios exportados desde Libia. "Existe una fuerte vulnerabilidad", dice David Knapp, economista senior de energía de Energy Intelligence, una editorial especializada. "Pero por ahora, son suficientes los barriles que hay en el almacenamiento comercial, la capacidad de reserva de la OPEP y las reservas estratégicas mantenidas por los países industriales para manejar una interrupción de duración media de Libia." La pregunta en la mente de todos es: ¿y si esto va más allá de Libia?. Costanza Jacazio, analista de energía de Barclays Capital en Nueva York, dice que más disturbios –o simplemente el temor a nuevos disturbios– podría elevar los precios del petróleo. "El grado de riesgo geopolítico ahora es enorme." Jan Stuart, economista de energía de Macquarie Securities, explicó: "Esto devuelve la dimensión política a la dinámica de los precios del petróleo. Durante la mayor parte de los últimos 25 años, los saudíes han retrocedido para asegurarse de que la política sería expulsada de las discusiones sobre los suministros de petróleo. El riesgo hoy es que podríamos volver a este camino otra vez. " El precio del petróleo ha ido en constante aumento, incluso antes de que la ola de protestas a favor de la democracia barriera gran parte de Oriente Medio y África del Norte. Una recuperación de la economía mundial había convencido a los comerciantes que la demanda de petróleo iba a subir alrededor de un 2% en 2011. Algunos expertos de la industria y los videntes de Wall Street habían pronosticado una marcha progresiva de nuevo a los 120 dólares y hasta los 150. La idea era que los inversores colocaran dinero en los mercados de materias primas. Los futuros del petróleo en Nueva York subieron casi 12 dólares la semana pasada para ubicarse en 97,88 dólares el barril, su nivel más alto desde octubre de 2008, en Londres, punto de referencia del crudo Brent, éste se acerca a los 115 dólares el barril. Ahora, los economistas temen que los altos y crecientes precios de la energía podría dañar la economía en un momento en que está comenzando a revivir. El precio de la gasolina está a un promedio de 3,29 dólares por galón el viernes, frente a los 3,11 dólares de hace un mes. Por regla general, cada aumento de 1 centavo supone más de 1.000 millones de dólares de los bolsillos de los consumidores al año. Si los precios siguen subiendo, los consumidores, con toda probabilidad se apretarán el cinturón. Si los precios permanecen altos por mucho tiempo, el impacto podría ser grave: cada crisis del petróleo de los últimos 40 años ha ayudado a empujar a la economía mundial a la recesión. Nariman Behravesh, economista de IHS Global Insight, dice que cada aumento de 10 dólares en el precio del barril de petróleo reduce el crecimiento económico en dos décimas de punto porcentual al cabo de un año y un punto porcentual a los dos años. En cierto modo, algo así tenía que suceder. Esto no es un evento del tipo "cisne negro" –un acontecimiento repentino e inesperado– sino un cisne blanco, dice Michael A. Levi, miembro senior del Consejo de Relaciones Exteriores de la energía y el medio ambiente. "No se puede predecir que alteración específica será, pero puede estar seguro de que habrá algunas interrupciones," dice. Para calmar a los mercados, Arabia Saudita ha comenzado a aumentar su producción de crudo a más de nueve millones de barriles diarios, aproximadamente 700.000 barriles más que a finales de 2010, informa Energy Intelligence. Funcionarios sauditas también están pidiendo a las refinerías europeas, que son los más directamente afectados por la caída de las exportaciones libias, cuánto y qué grados de crudo necesitan para un envío rápido. Y el Organismo Internacional de Energía Atómica, una organización de países consumidores, también ayudó a reducir las tensiones en los mercados cuando anunció el jueves que el mundo tenía "las herramientas a mano para entregar el petróleo adecuado para el mercado", incluyendo la disponibilidad de las reservas de emergencia disponible para el consumo nacional. Ahora las cosas dependen de lo que ocurra en lo inmediato en Oriente Medio. Las alzas de precios que acompañaron a las dos guerras del Golfo Pérsico no tuvieron un impacto profundo, debido a que no duraron lo suficiente. Sin embargo, varias subidas en los precios del petróleo han precedido a las crisis económicas. La mayor sorpresa siguió al embargo de 1973 a 1974 de la OPEP, que cuadruplicó los precios del petróleo y ayudó a producir la estanflación, un periodo de crecimiento lento, alto desempleo e inflación. La revolución iraní de 1979 provocó otra escasez, y de nuevo los automovilistas estadounidenses se vieron obligados a esperar en largas colas para adquirir gasolina. Los precios del petróleo subieron, pero no se quedaron elevados por mucho tiempo, a medida que México, Nigeria y Venezuela expandieron la producción y la OPEP perdió su unidad. Los precios del petróleo se mantuvieron bajos durante años, y la economía desde la segunda mitad de la década de 1980 y la mayor parte de la década de 1990 fue en general fuerte. Si los actuales disturbios ayudan a impulsar el precio del barril en 40 o 50 dólares, de vuelta a su nivel de hace tres años, eso realmente hará daño. "Si los precios de la gasolina se van más de 4 dólares por galón, podría haber un efecto psicológico importante", dice el Sr. Behravesh, "pero tendría que durar". THE NEW YORK TIMES. 27-2-2010 EEUU.The Wall Street Journal Arabia Saudí no puede cambiar sola la tendencia alcista del petróleo Andrew Peaple Es probable que el intento de Arabia Saudí de acudir en ayuda de los mercados de petróleo globales se vea frustrado desde el principio. Aunque el reino tiene capacidad de producción disponible, su petróleo no tiene la misma calidad que el de Libia. Por tanto, a pesar de que la voluntad de Arabia Saudí a aumentar la producción ha desviado por un momento la atención de los precios del crudo, cambiar el rumbo del drástico aumento de esta semana dependerá de que la situación de Libia se estabilice. En teoría, Arabia Saudí puede sustituir el suministro que se pierda de Libia. Sus 3,5 millones de barriles al día de capacidad disponible a finales de enero superan con creces la producción diaria de Libia, cifrada en 1,6 millones de barriles. Sin embargo, el petróleo de Libia es más dulce, dado que contiene menos azufre que el producido por los saudíes. Las refinerías prefieren un crudo de mejor calidad, ya que su proceso de conversión en gasolina y otros productos derivados resulta más sencillo. Dado que casi todo el crudo que exporta Libia va destinado al sur de Europa, las refinerías que no puedan procesar el crudo saudí tendrán que encontrar otros suministradores. El petróleo de calidad similar al libio se encuentra en África occidental y en el Mar del Norte. Sin embargo, es probable que allí resulte difícil aumentar la producción; a finales de enero, la capacidad disponible de Angola y Nigeria no superó los 450.000 barriles/día, según la AIE. La relativa escasez de petróleo de buena calidad está aumentando el diferencial de precios entre el crudo más refinado y el más pesado: la brecha entre el crudo del Mar del Norte y el de los Urales rusos ha crecido un 36% esta semana. Dado que los precios del crudo de mejor calidad son los que rigen el valor de los futuros del Brent, los precios del crudo seguirán siendo altos con independencia de la disposición de Arabia Saudí a intervenir. Los informes sobre los recortes de producción de Libia también aumentarán la volatilidad de los mercados, a medida que el suministro vaya siendo más ajustado. A corto plazo, las refinerías sobrevivirán con un recorte de los inventarios; además, en los últimos años se ha realizado un esfuerzo para que haya más refinerías europeas capaces de procesar el petróleo más pesado. Aun así, a falta de una situación más tranquila en Libia, el aumento del 8,7% de los futuros del Brent hasta los 111,7 dólares el barril en lo que va de semana no parece que vaya a cambiar. THE WALL STREET JOURNAL. 25-2-2011

Deja una respuesta