Medios de Comunicación

El Pearl Harbor cibernético

Un grupo de piratas informáticos, denominado Lulz Security, afirma haber atacado la página web de la CIA, que estuvo caí­da la pasada noche durante unos momentos. En las últimas semanas aumentan las noticias, como la detención de miembros del grupo Anonymous, que giran en torno a grupos “anti-sistema” que actúan en la web. Casi tanto como las que en otros ámbitos crecen denunciando que estos mismo grupos actúan bajo la dirección de los servicios secretos.

Lulz Secutiry es el mismo gruo que asegura haber atacado las páginas del Senado de EEUU, Sony y la televisión pública norteamericana La última ocurrencia del grupo, que reivindica sus acciones por sentido del humor ha sido publicar un número de teléfono, cuyo prefijo es del estado de Ohio, para que los ciudadanos escojan sitios que quieren que sean atacados. El número ofrece un buzón de voz para dejar el encargo. Por otra parte, Anonymous ha atacado esta madrugada más de 50 sitios del Gobierno de Malasia en represalia por haber censurado Wikileaks y sitios de descargas. Entre las instituciones afectadas están los sitios del Gobierno, el Ministerio de Información, el servicio de bomberos y la autoridad de transporte. En enero de 2007 un miembro importante de WikiLeaks, John Young, quien actualmente encabeza el sitio cryptome.org, renunció a la organización alegando que se trataba de una operación encubierta de la CIA. Por otro lado algunas fuentes de inteligencia de diversos países asiáticos han sugerido la posibilidad de que “WikiLeaks está operando una campaña de desinformación, alegando persecución de las agencias estadounidenses de inteligencia, pero realmente pertenece a esas mismas agencias”. De hecho no deja de llamar la atención que esta organización dedicada a filtrar información confidencial sea respaldada por gente como George Soros, y que haya logrado en tan poco tiempo convertirse en un protagonista del actual escenario geopolítico, en buena medida con la ayuda de medios informativos del mainstream, los cuales parecen proteger y alimentar la presencia de WikiLeaks. Los EE.UU no se han andan con tonterías y ya han afirmado que ante un posible ataque cibernético a gran escala y que suponga un gran riesgo contra la seguridad nacional responderán con la fuerza y no dudaran en utilizar todo su arsenal militar y entrar en un conflicto armado. Que EE.UU utilizará todo su poderío militar puede sonar a una simple amenaza para tratar de asustar a los hackers, pero después de las declaraciones de Leon Panetta, el que será el sucesor del secretario de defensa, ha afirmado que el próximo Pearl Harbor procederá seguramente de un ciberataque y por ello insta a poner medidas. A estas alturas para nadie es desconocido ya que Pearl Harbor fue una especie de “autoataque” o ataque permitido, para justificar la entrada de EEUU en la IIGM, afirmación que además corroboran papeles desclasificados por los servicios secretos británicos. Si un movimiento no actúa de forma abierta y recabando públicamente el apoyo popular… no es de fiar.

Deja una respuesta