El papel de EEUU en el Mar de China Meridional

“El Sr. del Rosario dijo que estaba buscando una “aclaración” sobre el tratado de defensa mutua entre Filipinas y Estados Unidos, y que le gustarí­a una declaración de EEUU sugiriendo que es aplicable a los fondos marinos ricos en gas que Filipinas y China se disputan. Su gobierno también necesita ayuda para reforzar su armada, tal vez mediante el alquiler de lanchas patrulleras.”

Se trata de solicitudes difíciles ara la administración Obama, que ha estado tratando de evitar tomar partido en los enfrentamientos cada vez más peligrosos entre China y sus vecinos sobre un área marítima enorme y vital de Asia que Beijing –en aparente contravención del derecho internacional– afirma que le pertenecen enteramente. A China le gustaría que Estados Unidos se mantuviera al margen de sus disputas con Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunei, de modo que pueda tratar a cada uno de esos países más débiles, de uno en uno. "Creo que estos países están jugando con fuego", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores Cui Tiankai el miércoles, "y espero que el fuego no le haga sentirse atraídos por Estados Unidos." Este lenguaje amenazante deja en claro por qué Estados Unidos tiene que ejercer su influencia. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- Las grandes empresas están diciendo en Washington que están dispuestas a poner de su parte para la recuperación de la economía – si el precio es correcto. Las empresas multinacionales dicen que podrían repatriar cientos de miles de millones en ganancias en el extranjero y lanzarlos hacia la inversión doméstica y la contratación, pero sólo si el Congreso y la Casa Blanca está de acuerdo en reducir la tasa de impuestos sobre esos beneficios al 5,25% desde el actual 35%. Ellos llaman a su plan de "el próximo estímulo." Suena más como una extorsión. En los últimos cinco años las empresas estadounidenses han mantenido en el exterior más de 1 billón de dólares de ganancias obtenidas en el extranjero, según datos del gobierno EEUU. The Washington Post El papel de EEUU en el Mar de China Meridional El ministro de Relaciones Exteriores de Filipinas, Albert del Rosario, estuvo en Washington la semana pasada para un propósito específico: buscar el apoyo de EEUU en la creciente disputa territorial de su país con China en el Mar de China Meridional. El Sr. del Rosario dijo que estaba buscando una "aclaración" sobre el tratado de defensa mutua entre Filipinas y Estados Unidos, y que le gustaría una declaración de EEUU sugiriendo que es aplicable a los fondos marinos ricos en gas que Filipinas y China se disputan. Su gobierno también necesita ayuda para reforzar su armada, tal vez mediante el alquiler de lanchas patrulleras. Se trata de solicitudes difíciles para la administración Obama, que ha estado tratando de evitar tomar partido en los enfrentamientos cada vez más peligrosos entre China y sus vecinos sobre un área marítima enorme y vital de Asia que Beijing –en aparente contravención del derecho internacional– afirma que le pertenecen enteramente. A China le gustaría que Estados Unidos se mantuviera al margen de sus disputas con Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunei, de modo que pueda tratar a cada uno de esos países más débiles, de uno en uno. "Creo que estos países están jugando con fuego", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores Cui Tiankai el miércoles, "y espero que el fuego no le haga sentirse atraídos por Estados Unidos." Este lenguaje amenazante deja en claro por qué Estados Unidos tiene que ejercer su influencia. Hasta un tercio del comercio mundial pasa por el Mar Meridional de China, por lo que la preservación de la libertad de navegación es un "interés nacional", como expresó la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton el año pasado. Asimismo es importante comprobar el impulso de China para intimidar a sus vecinos, incluyendo a las democracias no sólo amigas sino también débiles, como Filipinas, pero también a Japón, que tiene sus propias disputas marítimas con Beijing. La administración Obama ha hecho gestos en esta dirección. Además de la declaración de la Sra. Clinton –que repitió la semana pasada–, el secretario de Defensa Robert M. Gates prometió recientemente que "dentro de cinco años la influencia de Estados Unidos" en Asia será "tan fuerte si no más de lo que es hoy en día." Después de reunirse con el Sr. del Rosario, la señora Clinton dijo que Estados Unidos estaba comprometido con la defensa de las Filipinas y en dotarla de armas, aunque no quiso hacer comentarios sobre la respuesta de EEUU a un posible ataque por parte de China en el Mar de China Meridional. Esa retórica debe ir acompañada de iniciativas. La Sra. Clinton ha sugerido que Estados Unidos podría desempeñar un papel en el fomento de las conversaciones multilaterales sobre el Mar de China Meridional, Washington debe presionar a China para formalizar un "código de conducta" con las naciones del sudeste asiático para el manejo de las disputas territoriales. A pesar de su neutralidad en conflictos territoriales, el gobierno de Obama podría señalar la forma en que las reclamaciones de China están objetivamente en contradicción con las convenciones de las Naciones Unidas. Y si el gobierno del Sr. del Rosario desea cambiar su tradicional cooperación de defensa con los Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo por la patrulla y la defensa de sus aguas territoriales, el Pentágono debería estar preparado para cooperar. THE WASHINGTON POST. 17-6-2011 EEUU. The New York Times ¿Cuál estimulo? Las grandes empresas están diciendo en Washington que están dispuestas a poner de su parte para la recuperación de la economía – si el precio es correcto. Las empresas multinacionales dicen que podrían repatriar cientos de miles de millones en ganancias en el extranjero y lanzarlos hacia la inversión doméstica y la contratación, pero sólo si el Congreso y la Casa Blanca está de acuerdo en reducir la tasa de impuestos sobre esos beneficios al 5,25% desde el actual 35%. Ellos llaman a su plan de "el próximo estímulo." Suena más como una extorsión. En los últimos cinco años las empresas estadounidenses han mantenido en el exterior más de 1 billón de dólares de ganancias obtenidas en el extranjero, según datos del gobierno. Un artículo de David Kocieniewski en The Times la semana pasada señaló que Microsoft tiene 29 mil millones fuera de nuestras fronteras, Google cuenta con 17 mil millones y Apple 12 mil millones. El gobierno Obama no debe ceder a tal coacción empresarial. La última vez que las grandes empresas disfrutaron de "vacaciones fiscales", en 2005, las empresas utilizaron la mayor parte del dinero en recompensar a sus accionistas con dividendos y recompras de acciones, no en contratar. La verdad es que las decisiones de las empresas para invertir o aumentar el empleo dependen del estado de la economía. Si la demanda de consumo está deprimida, como lo sigue estando, los jefes de las empresas no ven ninguna lógica de negocio en aumentar la producción. En el segundo trimestre de 2010, cuando las expectativas de recuperación eran de color de rosa, la inversión no residencial subió un 17,2 por ciento. En el primer trimestre de este año ha crecido sólo un 2%. Traer más dinero a casa con tasas de impuestos más bajos no va a cambiar ese pensamiento. Lo que estas empresas no dicen es que ya están repletas de dinero en efectivo. De acuerdo con datos de la Reserva Federal, las empresas en los Estados Unidos tienen 2 billones de dólares guardados en cuentas bancarias, bonos del Tesoro y otros activos que se podrían invertir. Y este dinero no incluye el que sus filiales tienen en el extranjero para evadir impuestos. Las empresas siempre quieren un recorte de impuestos. Y siempre lo justifican como algo bueno para la contratación y la inversión, sea así o no. Nos quedamos perplejos por la decisión del gobierno Obama de considerar los argumentos de los empleadores de que recortar las contribuciones y los pagos de impuestos dará lugar a más puestos de trabajo. Probablemente no – sobre todo si e recorte no está específicamente vinculado a nuevas contrataciones. La tambaleante economía necesita estímulos reales, como la ampliación de la reducción de impuestos a las nóminas de los trabajadores hasta finales del próximo año. Eso sería poner dinero directamente en los bolsillos de los trabajadores y estimular el consumo. Invertir en infraestructura también ayuda. Más allá de agradar a los accionistas, hay otro resultado garantizado de dar a los empleadores una gran rebaja de impuestos a sus ganancias en el extranjero: menos dinero para financiar los programas de gobierno o reducir el déficit. Según el Comité Conjunto del Congreso en materia de tributación, el recorte propuesto costaría 79 mil millones de dólares en 10 años. THE NEW YORK TIMES. 25-6-2011

Deja una respuesta