El congreso debate el decreto ley sobre alquileres

El pago de la vivienda se lleva el 60% de nuestros salarios

Los desahucios por alquiler son el nuevo problema al que se enfrentan decenas de miles de familias

El precio de la vivienda en particular afecta directamente a las condiciones de vida de la inmensa mayoría de la población, perjudica la capacidad de desarrollo de las familias y las personas y reduce drásticamente el poder adquisitivo de los salarios haciéndonos cada vez más pobres.

Durante los años más duros de la crisis, los desahucios hipotecarios afectaron a cientos de miles de familias y ahora siguen afectando, pero son solo la punta de un iceberg mucho más extenso que descubre la situación que padece la inmensa mayoría de la población, especialmente la comprendida entre los 20 y los 50 años: el precio de la vivienda, ya sea en compra o en alquiler.

Los desahucios por alquiler son el nuevo problema al que se enfrentan decenas de miles de familias. Solo en los primeros tres meses de este año se han producido en España 15.090 desahucios, 160 cada día, de ellos 9.719 lo fueron por el impago del alquiler, familias expulsadas de sus viviendas por la aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que aprobó el PP.

En 2017, según datos del Consejo General del Poder Judicial 35.666 familias fueron desalojadas de sus pisos de alquiler, casi 100 desahucios diarios. Otras 22.230 familias perdieron su casa por no poder pagar la hipoteca.

En los últimos años los precios del alquiler no han dejado de subir. Desde 2014 a 2017 han subido un 25%. Y mucho más en algunas comunidades autónomas, como las Islas Baleares (50%) o en ciudades como Madrid (33%) o Barcelona (54%). Este es el auténtico problema: el drama de los desahucios es el drama de los precios de la vivienda que crece otra vez desbocada frente a unos salarios devaluados más de un 25% en la última década.

El salario más habitual en España no llega a los 1.000 euros netos al mes. Según la última Encuesta de Estructura Salarial del INE (Instituto Nacional de Estadística) el salario medio bruto más habitual es de 16.500 euros que, dividido en 14 pagas y descontadas las cargas sociales, está por debajo de los 1.000 euros netos al mes.

Por otra parte, el precio de la vivienda en alquiler en la mayoría de las ciudades y pueblos oscila entre los 500, 600 o 700 euros. Lo que supone que el pago de la vivienda se lleva el 60% de nuestro salario. Esta es la media general. Pero la realidad es aún mucho más cruda. En el caso de los jóvenes menores de 25 años tienen que dedicar casi el 85% de su salario al pago del alquiler. Es decir, ocho euros y medio de cada diez euros de lo que ganan lo tienen que dedicar a pagar el alquiler, generalmente en apartamentos o pisos reducidos.

Un tercio de los asalariados (34%), 5,7 millones, no llega al mileurismo de antes de la crisis. Cobran el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), unos 10.302 euros al año, es decir, una media de 735 euros al mes. O lo que es lo mismo, su salario es el alquiler.

Pero aún volviendo a la media, la realidad sigue siendo dramática para la mayor parte de la población. ¿Cuánto queda de un sueldo mileurista después de dedicar el 60% al pago del alquiler? Con 400 euros hay que hacer frente al resto de necesidades básicas: facturas de la luz, agua, transporte, alimentación, vestido, colegios…

La principal conclusión es rotunda y concluyente: el precio de la vivienda quiebra el poder adquisitivo de los salarios y nos convierte en “pobres”. El peso de la vivienda es brutal y nos condiciona la vida. Los alquileres son cada vez más caros y nosotros cada vez más pobres.

Un comentario sobre “El pago de la vivienda se lleva el 60% de nuestros salarios”

  • Hooola don Emilioooo.Holaa don Joséééé.¿hipotecó usted mi casa?.Su casa yo hipotequeeee.¿Expropió usté a mi abuelooo?.A su abuelo yo expropiéééé.Adión don Emilioooo,vival banco Santandeeeeer

Deja una respuesta