Los curas comunistas: muere uno de los fundadores de CCOO

“El mundo se transforma desde abajo”

El 19 de mayo fallecía en Valencia Ramiro Reig Armero, con 81 años, uno de los conocidos como curas rojos que han estado presentes en la mayoría de las ciudades del país, en la lucha contra el franquismo y por la llegada de la democracia o en la fundación de movimientos sindicales como CCOO.

Nacido en 1936, hijo de un pequeño empresario chocolatero en Xátiva, donde pasó su infancia. Estudió Filosofía y Teología en Sant Cugat (Barcelona) y en la Universidad de Innsbruck, en Austria. Tras terminar sus estudios, regresó a Valencia, donde fue ordenado sacerdote el 28 de junio de 1968.

A pesar de su formación de élite, desde el primer momento, Ramiro Reig tomó una clara posición por la defensa de los intereses de la clase obrera. A finales de los sesenta ejercía como profesor en las Escuelas Profesionales San José de Valencia, donde además de literatura y humanismo, formaba a líderes obreros para llevar a cabo la lucha sindical.

Acabó pasando tres meses en la cárcel por su posición contra el franquismo en 1970. Fue entonces que decidió dejar las aulas para llevar la lucha a las masas obreras de manera directa. Pasó los cinco años posteriores en fábricas de metal y madera, donde entró en contacto con Comisiones Obreras, participando así activamente en su fundación. Fue elegido miembro de la ejecutiva de CCOO del País Valenciano surgida de su primer congreso, y estado vinculado al mismo desde entonces como asesor.

Ramiro Rey se afilió al Partido Comunista. Como él mismo dijo en una entrevista al periódico El País en 2002: “También sigo en el Partido Comunista, quizás porque tiene que haber una izquierda a la izquierda del PSOE y porque, como decía Hobswaum, sería una traición abandonar un barco donde ha habido tanta gente generosa que ha luchado por los demás.”

Un movimiento cristiano y rojo

Ramiro Reig es ejemplo de centenares de curas rojos, que durante la Transición compaginaban la divulgación del Evangelio “de los pobres” con la lucha por las libertades contra la dictadura y en defensa de la clase obrera.

Representante de este movimiento fue también José María de Llanos, también conocido como Padre Llanos. También sacerdote jesuita, militaba tanto en el PCE como en CCOO en El Pozo del Tío Raimundo (Vallecas) y luchó clandestinamente contra el franquismo, además de luchar permanentemente contra la miseria y la marginalidad que se vivía en su barrio.

Otro fue Francisco García Salve, también conocido como Paco el Cura. También jesuita, este sacerdote zaragozano fue dirigente de CCOO y miembro del Comité Central del PCE. Pasó tres años y medio en la cárcel, siendo uno de los condenados por el proceso 1001 de la dictadura franquista.

O Daimantino García Acosta, “el cura de los pobres”. Fue miembro fundador del Sindicato de Obreros del Campo, germen del cual nacería el Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT).

Acabado el franquismo, Ramiro Regi nunca abandonó la lucha obrera, implicándose continuamente en movimientos sociales y sindicales en Valencia, especialmente en los barrios de Torrefiel y Campañar. Sí que volvió a dar clases en la Universidad de Valencia, principalmente como Profesor de Historia de las Instituciones Económicas en la Facultad de Economía, entre 1983 y 2006, año en el que se convirtió en profesor emérito de la Universidad de Valencia. Además fue miembro del Consell Valencià de Cultura entre 1989 y 1995.

En Valencia es reconocido como un intelectual de prestigio. Es considerado uno de los mayores especialistas acerca de la vida de Vicente Blasco Ibañez, uno de los actores políticos más importantes del inicio del siglo XX en España. Su obra cumbre es la biografía “Vicente Blasco Ibáñez” escrita en 2002.

La vida de Ramiro Reig es un ejemplo de militancia y abnegación solidaria por la lucha obrera y otra muestra más de ese cristianismo de base obrero y revolucionario de enorme influencia y combatividad durante la Transición. Como bien dijo Ramiro Reig: “El mundo se transforma desde abajo, en la lucha por la justicia.”

Un comentario sobre ““El mundo se transforma desde abajo””

  • Dios lo tenga en gloria.Me trae su historia recuerdos entrañables,ya que a mí,quien me introdujo en el marxismo,sin abandonar la fé en Dios, fue un «jesuita rojo»(tan odiados por la pequeña burguesía reaccionaria ,los monopolios y la banca),que me explicaba cosas como:»¿cuál es el problema del 3º mundo? que les demos riqueza los paises ricos o que se produzcan por sí mismos sus própias mercancías,con sus própios medios de prodcucción,sin dictadores bananeros?».Sacerdotes como él son los que hacen falta en las Iglesias,con fé y marxistas(si,porque el de la Iglesia de al lado de mi casa es «nacional-sindicalista»,seguidor de Jose Antonio,cosa mala,que dice cosas como «la culpa del Tsunami en Tailandia y su pobreza es que no creen en Dios» y demás salvajadas reaccionarias).Todo un personaje histórico,que debería hacerle un monumento éste gobierno de progreso

Deja una respuesta