El interés vital de Alemania en Irlanda

“La situación es muy peligrosa. El gobierno alemán tiene un interés vital en garantizar la solvencia del Estado irlandés y sus bancos. Según el Banco central de Alemania, el Bundesbank, los bancos alemanes son los mayores acreedores de Irlanda, por una suma de166.000 millones de euros, incluidos cientos de préstamos a corto plazo a los bancos irlandeses”

El rescate de los bancos irlandeses también significaría el rescate de las instituciones financieras alemanas. Los atrasos que los deudores irlandés deben a los bancos extranjeros es una cantidad de alrededor del 320% del Producto Interior Bruto de Irlanda. Uno tiene que reguntarse si el Estado irlandés estará nunca en condiciones de cumplir ese enorme compromiso. Si los acreedores de Irlanda y Grecia, de repente dejan de cobrar una parte de sus deudas pendientes de pago, entonces los inversores que tienen bonos en otros Estados asediados como Portugal o España caerían en el pánico. El resultado sería una conflagración en toda Europa. (DER SPIEGEL) THE WALL STREET JOURNAL.- El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se defendió de las críticas que está recibiendo en Estados Unidos y el exterior de que sus políticas expansivas están diseñadas para abaratar el dólar, y argumentó que China y otras economías emergentes están causando problemas a sí mismas y al resto del mundo al impedir que sus divisas se fortalezcan al ritmo que crecen sus economías. Bernanke indicó que, al mantener sus divisas artificialmente bajas, China y otros países emergentes están permitiendo que sus economías se sobrecalienten, y están produciendo lo que calificó de "recuperación de dos velocidades", algo que, para él, no es sostenible. Alemania. Der Spiegel Alemania tiene un interés vital en asegurar la solvencia de Irlanda Stefan Schultz Primero los griegos, ahora los irlandeses. Un segundo país de la zona euro parece que va a necesitar un rescate de la UE. Uno de los principales economistas alemanes, Peter Bofinger, dice que la crisis en Irlanda es "muy peligrosa" para Alemania. Y tiene profundas preocupaciones sobre el euro. SPIEGEL: Sr. Bofinger, ¿está naufragando el euro? Peter Bofinger: Me preocupa profundamente. Si la unión monetaria quiere tener futuro, por encima de todo, los Estados miembros tienen que hacer todo lo posible para que los más débiles puedan tener éxito en la reducción de sus deudas. Países como Irlanda y Grecia tendrán que hacer frente a ajustes enormemente difíciles en los próximos meses y años. SPIEGEL: ¿Qué tan mal están las cosas en Irlanda? ¿Tan mal como en Grecia a principios de año? Bofinger: La situación en Irlanda es muy diferente de la de Grecia. El Estado irlandés no tiene por qué asumir ninguna deuda nueva hasta mediados de 2011. Existe, por tanto, un peligro mucho menor de insolvencia del Estado. Sin embargo, las empresas irlandesas y los bancos están muy endeudados con los bancos extranjeros – tres veces más que los griegos. SPIEGEL: Según el Banco central de Alemania, el Bundesbank, los bancos alemanes son los mayores acreedores de Irlanda, por una suma de166.000 millones de euros, incluidos cientos de préstamos a corto plazo a los bancos irlandeses. ¿Qué tan peligrosa es la crisis de Irlanda para Alemania? Bofinger: La situación es muy peligrosa. El gobierno alemán tiene un interés vital en garantizar la solvencia del Estado irlandés y sus bancos. SPIEGEL: El ministro de Finanzas irlandés Brian Lenihan está por entrar en conversaciones sobre un posible paquete de rescate bancario de la Unión Europea. ¿Debe Alemania ahora salvar a los bancos irlandeses también? Bofinger: El rescate de los bancos irlandeses también significaría el rescate de las instituciones financieras alemanas. Los atrasos que los deudores irlandés deben a los bancos extranjeros es una cantidad de alrededor del 320% del Producto Interior Bruto de Irlanda. Uno tiene que preguntarse si el Estado irlandés estará nunca en condiciones de cumplir ese enorme compromiso. SPIEGEL: Irlanda ha descartado ayudas directas al Estado – a pesar del enorme déficit público de más del 30 por ciento para 2010. ¿Es esto razonable? Bofinger: Comprendo su posición. El fondo de rescate de la UE se ha concebido de tal manera que tiene un carácter punitivo determinado, en particular, a través de tasas de interés más altas que las tasas normales que se aplican a los Estados con un mayor grado de solvencia. Y además, el gobierno estaría sujeto a una supervisión muy estricta por el Fondo Monetario Internacional. SPIEGEL: El gobierno alemán desea que las tasas de interés punitivas estén relacionadas con los pagos de ayuda de la UE – una especie de método disciplinario para obligar a los Estados endeudados a salvarse. ¿Qué piensa usted de esa sugerencia? Bofinger: Creo que es una falacia peligrosa. Los países de la zona euro solicitan ayuda cuando tienen dificultades financieras extremas. Ciertamente, no es útil acentuar estas dificultades mediante la adición de un mayor interés. También es mejor para Alemania, cuando hay países con problemas en el pago de sus deudas a tasas de interés relativamente favorables, no empujarlos a la insolvencia mediante la adición de un suplemento punitivo del 3 por ciento. SPIEGEL: Los irlandeses están furiosos con los alemanes. Culpan al gobierno alemán de causar la subida de los tipos de interés de los bonos del Estado, debido a la exigencia de Berlín de que los inversores también asuman pérdidas en caso de insolvencia del Estado. ¿Realmente comparte parte de la culpa de la debacle de Irlanda? Bofinger: Bueno, vamos a ponerlo de esta manera: Si una abuela yace en el hospital y su familia ya está buscando una lápida – ¿eso crea confianza? SPIEGEL: No, por supuesto que no. Sin embargo, la posición alemana se justifica, ¿no? Por el momento los especuladores se benefician cuando cobran por sus inversiones, mientras que los contribuyentes están asumiendo los riesgos. Eso no puede continuar. Bofinger: No estoy diciendo que la idea de la participación de los acreedores en el riesgo sea fundamentalmente errónea. Sin embargo, en este momento lo más importante es tranquilizar a los mercados. Y asustarlos con vagas sugerencias para un mecanismo de crisis a largo plazo es poco recomendable. SPIEGEL: Usted y sus colegas en el Consejo Alemán de Expertos Económicos, que asesora al gobierno sobre política económica, han tenido un debate similar. Y también han sugerido que los inversores compartan los riesgos. Bofinger: Nosotros, al menos, presentamos un plan general, en el que se combina el Pacto de Estabilidad y Crecimiento con un mecanismo de crisis duradero. Se prevé un procedimiento diferenciado en el caso de una crisis. La reestructuración de la deuda para incluir la participación de los acreedores privados sólo se produciría en los Estados miembros de la zona euro que ya hubieran sido sancionados por el incumplimiento del Pacto de Estabilidad. Los países que se han adherido al pacto debería seguir recibiendo apoyo sin restricciones a través del mecanismo de crisis – con tasas de interés favorables. SPIEGEL: ¿Qué esperan lograr con esto? Bofinger: Garantizar que los miembros de la zona euro serán capaces de reestructurar sus deudas. Lo que no es el caso, por el momento. Si los acreedores Irlanda y Grecia, de repente dejan de cobrar una parte de sus deudas pendientes de pago, entonces los inversores que tienen bonos en otros Estados asediados como Portugal o España caerían en el pánico. El resultado sería una conflagración en toda Europa. SPIEGEL: ¿Y su concepto garantizaría una reestructuración de la deuda sin una conflagración? Bofinger: Sí. Si la participación de los acreedores sólo se les exige a los países que han roto el Pacto de Estabilidad, entonces quedaría claro para todos los inversores: este Estado es una oveja negra. Otros Estados estarían protegidos del pánico en los mercados a través de esta diferenciación. SPIEGEL: Pero eso sólo funcionaría en el futuro. Por el momento, si las cosas se ponen difíciles, la UE no tiene otra opción. Hay que pagar. Basta con mirar a Grecia. Bofinger: Así es. Es decir, especialmente porque los bancos no han tenido que mantener ningún tipo de garantía de capital para los bonos del Estado. La zona euro no puede decirle al gobierno griego que no va a recibir más dinero. Esto supondría poner en tela de juicio el futuro del euro. SPIEGEL: ¿Y si la UE sólo sigue pagando, eso salvará al euro? Bofinger: El dinero por sí solo no será suficiente. El endeudamiento del Estado y el desempleo han aumentado considerablemente en Grecia y no hay señales de un vuelco en el corto plazo. La población está sufriendo. El gobierno de Atenas va a tener que ver un éxito rápido, como resultado de su programa de austeridad. De lo contrario, cada vez será más difícil para ellos defender los recortes presupuestarios. SPIEGEL: ¿Qué pasará si no tienen éxito? Bofinger: Me temo que esto sólo dará más influencia a los grupos políticos que dicen "El ahorro no nos hace ningún bien. Nuestros acreedores son todos extranjeros. ¡Regresemos a nuestra antigua moneda y vamos a devaluarla!.." DER SPIEGEL. 18-11-2010 EEUU. The Wall Street Journal Bernanke contraataca, acusando a China de mantener su divisa artificialmente baja El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se defendió de las críticas que está recibiendo en Estados Unidos y el exterior de que sus políticas expansivas están diseñadas para abaratar el dólar, y argumentó que China y otras economías emergentes están causando problemas a sí mismas y al resto del mundo al impedir que sus divisas se fortalezcan al ritmo que crecen sus economías. Bernanke indicó que, al mantener sus divisas artificialmente bajas, China y otros países emergentes están permitiendo que sus economías se sobrecalienten, y están produciendo lo que calificó de "recuperación de dos velocidades", algo que, para él, no es sostenible. Bernanke se ha visto muy criticado por aprobar la compra de valores del Tesoro de Estados Unidos por US$600.000 millones, un esfuerzo por hacer bajar los tipos de interés a largo plazo. Dentro del país se le critica porque esa medida podría crear inflación, mientras que en el exterior se dice que la creación de los dólares necesarios para esas compras podría provocar un flujo de dinero hacia otros países, con el peligro de que se formen burbujas de activos. Hay quienes también le han acusado de debilitar el dólar para favorecer las exportaciones del país. Bernanke se defendió utilizando el argumento de que esas políticas tienen como objetivo fortalecer la economía de Estados Unidos, lo que tendría como consecuencia un alza del dólar. Bernanke dijo que desea que se mantenga el estatus del dólar como divisa refugio en momentos de nerviosismo en los mercados. Dijo que el dólar se debe debilitar frente a las divisas de los mercados emergentes, cuyas economías están creciendo a un ritmo mucho mayor que las de los países desarrollados. Respecto a las críticas internas, Bernanke señaló que mantiene su objetivo de que la inflación esté alrededor del 2%. Actualmente la inflación subyacente –que descuenta los precios de los alimentos y la energía– está en el 1%. Bernanke indicó que no hay una dicotomía clara entre las economías desarrolladas y emergentes, dado que algunas de las últimas están concentradas en las exportaciones con valores cambiarios manejados mientras que otras permiten que sus monedas floten e intentan impulsar la demanda interna, dijo el viernes el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke. Si bien la globalización implica mayores desafíos de cooperación, hay más en juego que países con sólidos superávits externos y aquellos con déficits, dijo Bernanke en un panel de una conferencia del Banco Central Europeo. "Las repercusiones de mercados emergentes sobre otros mercados emergentes requieren más atención", añadió Bernanke. El titular de la Fed sostuvo que los bancos centrales alrededor del mundo habían usado en gran medida métodos similares, sobre todo el concepto de libre préstamo del economista del siglo XIX Walter Bagehot. No obstante, ese concepto de 130 años tenía que aplicarse a nuevas circunstancias, con nuevas instituciones bancarias y una mayor globalización, sostuvo el presidente de la Fed. "Bagehot tuvo que preocuparse de los ingresos y egresos del oro (…), ciertamente no tuvo que pensar en la coordinación de política con bancos centrales extranjeros", añadió Bernanke. Presionado por su contraparte del Banco de México, Bernanke indicó que entiende que los países con déficits de cuenta corriente tienen que "hacer lo suyo" y no esperar solamente que aquellos que tienen superávits ajusten sus políticas. El aumento de la tasa de ahorro de Estados Unidos de cinco a seis puntos porcentuales del ingreso es "bastante significativo", señaló Bernanke. Pero el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos refleja factores externos, incluido el comportamiento mercantil centrado en las exportaciones, comentó Bernanke para luego añadir que algunas autoridades extranjeras estaban exigiendo que Estados Unidos corrija sus déficits al tiempo que actuaban como si sus propios superávits no desempeñaran ningún papel. "No creo que las tasas de cambio [de divisas] por sí mismas puedan restablecer los equilibrios", manifestó Bernanke. THE WALL STREET JOURNAL. 19-11-2010

Deja una respuesta