El gasto de los hogares se desploma un 5,1%

“Se trata de la mayor bajada desde 1998, cuando empezó a contemplarse el dato. Desde entonces, el gasto medio en los hogares sólo habí­a disminuido en una ocasión, en 2008, cuando el descenso fue del 4,1% si se tiene en cuenta la evolución al alza de la inflación a lo largo de aquel ejercicio. La caí­da de 2009 se enmarca en un año transcurrido enteramente en recesión.”

Las familias se han aretado el cinturón, principalmente, en lo referido a transporte y ropa. El gasto destinado a desplazamientos ha bajado un 14,9% y el empleado en vestido y calzado, un 8,3%. También ha sufrido un descenso el gasto empleado en otro tipo de productos, como en mobiliario y equipamiento de la vivienda, que ha bajado un 6%; el destinado a hostelería, un 4,8%; a ocio, un 4,4%; a alimentación, un 4% y a la enseñanza, que ha bajado un 1,9%. Sólo ha aumentado el gasto de los hogares en agua, electricidad y combustibles para vivienda, un 4,8%, y en bebidas alcohólicas y tabaco, un 3%. (EL PAÍS) ABC.- El Instituto de Empresa Familiar ha azuzado el debate sobre los «privilegios» de los funcionarios con su propuesta de que éstos puedan ser despedidos. La idea no es nueva y su planteamiento desenfoca el problema real, que es el de la estructura administrativa de España, viciada de inflación de órganos, exceso de empresas públicas, abuso de asesores y cargos a dedo y duplicación de competencias. Ayer mismo, Mariano Rajoy, que denunció «la madeja administrativa que ahoga a la sociedad civil», y Emilio Botín, que criticó unas duplicidades que generan «ineficiencias, barreras y distorsiones», abogaron por la reducción del aparato administrativo EL CONFIDENCIAL.- “Nunca seré propietario de nada, ni siquiera de un coche”. Así se lamenta un toledano en The New York Times. El diario norteamericano relata las penurias de algunos españoles golpeados por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el sistema hipotecario de nuestro país, que condena a los ciudadanos casi de por vida. Mientras que en EEUU el embargo de una casa pone punto y final al asunto, para los españoles sólo es el principio de un gran problema. Economía. El País El gasto medio de los hogares españoles cae un 5,1% en 2009 El golpe de la crisis se deja sentir con fuerza en las familias. El gasto medio de los hogares españoles cayó un 5,1% en 2009, hasta los 19.183 euros, según la Encuesta de Presupuestos Familiares que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística. Se trata de la mayor bajada desde 1998, cuando empezó a contemplarse el dato. Desde entonces, el gasto medio en los hogares sólo había disminuido en una ocasión, en 2008, cuando el descenso fue del 4,1% si se tiene en cuenta la evolución al alza de la inflación a lo largo de aquel ejercicio. La caída de 2009 se enmarca en un año transcurrido enteramente en recesión. Las familias se han apretado el cinturón, principalmente, en lo referido a transporte y ropa. El gasto destinado a desplazamientos ha bajado un 14,9% y el empleado en vestido y calzado, un 8,3%. También ha sufrido un descenso el gasto empleado en otro tipo de productos, como en mobiliario y equipamiento de la vivienda, que ha bajado un 6%; el destinado a hostelería, un 4,8%; a ocio, un 4,4%; a alimentación, un 4% y a la enseñanza, que ha bajado un 1,9%. Sólo ha aumentado el gasto de los hogares en agua, electricidad y combustibles para vivienda, un 4,8%, y en bebidas alcohólicas y tabaco, un 3%. Los hogares españoles han destinado 8.951 euros a gastos relacionados con la vivienda, lo que supone el 29,4% de su presupuesto, el mayor porcentaje desde 2006. Dentro de estos gastos se incluye el alquiler, todos los servicios de la vivienda y reparaciones y, en caso de las viviendas en propiedad o cedidas, el valor del alquiler que se pagaría en el mercado por una similar. El gasto medio por persona también ha disminuído. Se ha reducido un 3,7%, situándose en los 11.365 euros. Las comunidades autónomas con mayor gasto medio por persona en 2009 son el País Vasco (13.380 euros), Navarra (13.241) y Madrid (13.220), mientras que los menores gastos por ciudadano se registran en Extremadura (9.010 euros), Murcia (9.447) y Canarias (9.474). En cuanto al gasto medio por tipo de hogar, el mayor se ha dado en los formados por una pareja con hijos (36.747 euros), seguidos de las parejas sin hijos (28.767 euros) y los hogares formados por un adulto con hijos (26.338 euros). Los hogares con menor gasto han sido los de las personas que viven solas, con valores medios de 15.636 euros para los de 65 años o más y de 20.837 euros para los menores de 65. Estas cifras suponen una bajada en todos los tipos de hogar excepto en los de mayores de 65, cuyo gasto ha crecido desde 2006, primer año en el que se publicó esta estadística anual. ********************** La cúpula de Iberia-Brtish se sube el sueldo fijo hasta un 56% tras la fusión Lara Otero El beneficio bien entendido empieza por uno mismo. Iberia y British Airways (BA) han decidido no hacer públicas las estimaciones de ganancias de IAG, la compañía resultante de su fusión, pero en un loable pero delicado ejercicio de transparencia han anunciado los sueldos que cobrará la cúpula de la compañía, en la documentación publicada ayer con vistas a las juntas de accionistas. El consejero delegado de BA, Willie Walsh, que ocupará ese mismo cargo en IAG, recibirá un salario fijo de 825.000 libras (unos 943.000 euros) al año, lo que supone un incremento del 22,4% respecto a lo que cobró por ese concepto en el último año. A Keith Williams, primer ejecutivo de BA y antes su director financiero, se le asigna un sueldo base de 630.000 libras (719.000 euros), una mejora del 56% sobre el pasado ejercicio. A esas retribuciones hay que sumar una aportación a planes de pensiones del 25% del salario base (para todos los consejeros ejecutivos y altos directivos de la compañía), dietas y bonus por cumplimiento de objetivos (básicamente en función de los resultados económicos de IAG) de hasta el 200% del salario base en el caso de Walsh y del 150% como máximo para Williams, como también para el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, que tendrá un fijo de 632.000 euros. Además, tendrán incentivos ligados a la cotización. Medio millón en billetes La comparación del sueldo de los españoles resulta menos exacta, ya que Iberia no informa de los salarios individualizados. En el primer semestre del año, Sánchez-Lozano y el presidente de la aerolínea, Antonio Vázquez, percibieron conjuntamente 575.000 euros de sueldo fijo, lo que equivaldría a 1,150 millones anuales. Dado que Vázquez tendrá un sueldo base de 645.000 euros más 235.000 en 2011 en concepto de las "especiales necesidades" de la fusión, el incremento de la retribución fija conjunta sería del 31,4%. El presidente de Iberia cobrará 2,8 millones cuando se retire y el consejero delegado, 1,168 millones. El sindicato de pilotos SEPLA, con la negociación del convenio pendiente y un proceso electoral abierto, en el que se renovará a la actual dirección, por ser la única candidatura, aplaza su valoración hasta hoy. Los 11 consejeros no ejecutivos de IAG tendrán una asignación base de 120.000 euros anuales, y se repartirán medio millón de euros en billetes gratuitos. Precisamente Hacienda ha levantado acta a Iberia para reclamarle 10,4 millones por los billetes gratis que entregó a sus empleados en 2003 y 2004, según el folleto de la fusión. Ambas juntas de accionistas se celebrarán el 29 de noviembre. El 21 de enero, día de la fusión efectiva, ya no cotizarán las acciones de Iberia y BA. El 24 de enero, comenzarán a cotizar las acciones de IAG en Londres y Madrid, con Caja Madrid como primer socio con un 12,05%. EL PAÍS. 28-10-2010 Editorial. ABC Autonomías: vicios y distorsiones EL Instituto de Empresa Familiar ha azuzado el debate sobre los «privilegios» de los funcionarios con su propuesta de que éstos puedan ser despedidos. La idea no es nueva y su planteamiento desenfoca el problema real, que es el de la estructura administrativa de España, viciada de inflación de órganos, exceso de empresas públicas, abuso de asesores y cargos a dedo y duplicación de competencias. Ayer mismo, Mariano Rajoy, que denunció «la madeja administrativa que ahoga a la sociedad civil», y Emilio Botín, que criticó unas duplicidades que generan «ineficiencias, barreras y distorsiones», abogaron por la reducción del aparato administrativo que ABC cuestiona como parte de su reflexión sobre la necesaria regeneración de la vida pública española. La solución a las faraónicas dimensiones de la Administración no pasa por someterla a los parámetros de la empresa privada, por la radical diferencia de objetivos y estructuras y porque habría que concretar qué ejemplos de gestión se pueden tomar como referencia, porque esa apelación se descalifica con episodios de desastrosas direcciones empresariales. Aun admitiendo la necesidad de controlar y sancionar a los funcionarios que dan por sentado que su obligación acabó cuando aprobaron la oposición, la propuesta del despido pone al funcionario en una situación de precariedad frente a los cargos políticos. El despido del funcionario vinculado a la valoración discrecional de su trabajo abre la vía al control partidista de la Administración, en niveles aún mayores que los actuales. En todo caso, no es necesario porque existen procedimientos de inspección y sanción para los funcionarios que abusan de sus condiciones laborales. Que se apliquen. El problema de la Administración no se resuelve «privatizando» el estatuto jurídico de los funcionarios, sino atacando su hipertrofia organizativa, verdadero lastre para el desarrollo económico y una fuente patógena de corrupción y derroche. Es mucho más acertado el entramado de empresas públicas, auténticas administraciones paralelas, que son pasto de favores políticos; o el gasto en esos asesores que pululan por las dependencias oficiales; o la multiplicación por diecisiete —uno por autonomía— de muchos órganos del Estado, por ese efecto replicante que lanza a las autonomías a una continua expansión. La responsabilidad de todo esto es política y no de los funcionarios. ABC. 27-10-2010 Hipotecas. El Confidencial ‘NYT’ critica el sistema hipotecario español, que condena de por vida a los compradores A. Palacios “Nunca seré propietario de nada, ni siquiera de un coche”. Así se lamenta un toledano en The New York Times. El diario norteamericano relata las penurias de algunos españoles golpeados por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el sistema hipotecario de nuestro país, que condena a los ciudadanos casi de por vida. Mientras que en EEUU el embargo de una casa pone punto y final al asunto, para los españoles sólo es el principio de un gran problema. The New York Times cuenta la historia de Manolo Marbán, de 59 años, propietario de una casa en Toledo. También, con el boom, compró un pequeño local para abrir una tienda de animales. Pues bien, el banco se quedó con ambas propiedades a finales de abril y ahora espera noticias del juzgado. El diario asegura que el embargo no es el final, sino el principio de todos sus problemas. Marbán, con lágrimas en los ojos y tras vender hasta el brazalete de oro de su mujer, reconoce que debe al banco 140.000 dólares. Usó su casa como aval para comprar la tienda. Para el diario norteamericano, la historia de Marbán sería distinta en EEUU, pese a que reconoce que en ambos países ha habido excesos inmobiliarios y de los bancos. Mientras que en la patria de Obama sólo habría que devolver las llaves al banco, en España hay que sumar los intereses, la devaluación de las viviendas, las idas y venidas a los juzgados… una montaña de deudas de las que el cliente no se libra ni declarándose en bancarrota. Este sistema ha lastrado la economía de muchas familias y, de momento, José Luis Rodríguez Zapatero no tiene intención de cambiarlo, asegura el rotativo. Dice que otros países de la Unión Europea tienen una normativa más favorable. “Nunca te puedes librar de tus deudas”, dice el responsable de una plataforma para ayudar a este tipo de embargados. “Es cierto que muchos españoles tienen muchas deudas. Pero no hemos visto los problemas de Estados Unidos porque las garantías aquí son mucho mayores”, asegura Marcos Vaquer, que hasta hace unas semanas era secretario en el Ministerio de Vivienda. Deudas, deudas y más deudas Los inmigrantes tampoco han tenido más suerte en nuestro país. Según cuenta The New York Times, el ecuatoriano Jaime Abelardo llegó en 1999 a España con un trabajo en unos almacenes. Años después, trajo a su familia a Barcelona y se convirtió en propietario de un pequeño apartamento. Hace dos años pasó a engrosar las listas del paro y dejó de pagar la hipoteca, algo por lo que todavía se culpa. Así, Abelardo debe al banco más de 260.000 euros, de los que 77.000 euros son gastos judiciales. Con el pinchazo sólo pudo vender su piso por 220.000 euros. Su mujer le ha dejado, se le acaban las prestaciones de desempleo y no tiene dinero para regresar a Ecuador. Cerca de 1,4 millones de españoles se pueden ver en la piel de Marbán o Abelardo. La morosidad hipotecaria crece como la espuma y la legislación española “favorece a los bancos”. Pese a ello, The New York Times asegura que el sector financiero también sufre por los impagos. Muchos están viendo cómo las casas embargadas no encuentran dueño en el mercado. Así, ven como pierden su valor. Mientras, el señor Marbán está feliz porque “cuando perdí la casa, pude empezar a dormir. Ahora lloro a veces, pero por lo menos duermo”. EL CONFIDENCIAL. 28-10-2010

Deja una respuesta