La frase de la quincena

“El FMI se cree Dios” (J.Bosch, portavoz de Jueces Para la Democracia)

El FMI y Alemania intensifican las presiones para que España dé una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral, rebajando la protección a los empleos indefinidos para equipararlos a los temporales, y reduciendo las prestaciones por desempleo para obligar a los trabajadores a aceptar a la fuerza cualquier tipo de trabajo y condiciones.

Pero el último comunicado del FMI superó todos los límites, reprocha a los jueces españoles que están perjudicando la reforma laboral y les pide que tengan manga ancha con los despidos, “sugiriendo” que no deben hacer “una interpretación tan restrictiva “ en los despidos. “El FMI exige la supresión del poder judicial en material laboral y la vuelta a las relaciones laborales del siglo XIX”

Ante el vergonzoso silencio del gobierno, Jueces para la Democracia ha denunciado la inadmisible ingerencia de Christine Lagarde y sus secuaces del FMI en la Justicia española. Su portavoz, Joaquín Bosch, ha contestado que el FMI “parece querer convertirse en una divinidad de adoración obligatoria”, al sugerir “la supresión del poder judicial en material laboral y la vuelta a las relaciones laborales del siglo XIX”.

Bosch recrimina que ese “organismo ultraliberal” pretenda que “nuestros tribunales actúen de acuerdo con unos objetivos económicos prefijados, sin tener en cuenta los derechos de las partes en los procedimientos laborales”, para que los juzgados españoles avalen los despidos derivados de la reforma laboral.

Jueces para la Democracia denunciará al FMI ante la Organización Internacional del Trabajo y el Consejo Consultivo de Jueces Europeos. Y exige al Consejo General del Poder Judicial español que se pronuncie defendiendo expresamente que ningún magistrado español tiene entre sus deberes “el de seguir los dictados de ningún organismo económico internacional, por muy poderoso que sea”.

Deja una respuesta