El dinero saudí­ gana la mente de Obama

“Gates reconoció que los EEUU siempre ha luchado ‘con los ideales’ al mismo tiempo que hací­a negocios con autócratas terrible. Por lo tanto, lo que importa hoy es que ‘muchos de los regí­menes [árabes] afectados han sido aliados cercanos a los Estados Unidos desde hace mucho tiempo, con los que seguimos trabajando como socios crí­tico de cara a los retos de seguridad comunes, como al-Qaeda e Irán.’ Gates hizo estas declaraciones tras una visita a la región del Golfo Pérsico en el contexto complejo de la intervención de Arabia Saudita en Bahrein para aplastar el masivo movimiento democrático.”

En cualquier caso, al salir de una reunión de 90 minutos con el rey saudí Abdullah, Gates dijo que vio ”ruebas” de la intromisión iraní en Bahrein. La visita de Gates fue seguida una semana después por un viaje a Riad del Asesor de Seguridad Nacional de EEUU, Thomas Donilon, quien entregó una carta de Obama a Abdullah. Todo indica que ha sido alcanzado un acuerdo por el cual el gobierno de Obama no se indispondrá con los tintes autocráticos de los gobernantes del Golfo Pérsico que salpican el proyecto de democracia para la región. Por el contrario, Washington permitirá a Arabia Saudita tener las manos libres para hacer frente a los movimientos por las reformas democráticas y evitar los cambios de régimen en la región. (ASIA TIMES) THE WASHINGTON POST.- Incluso con ajustes significativos en esas áreas, sin embargo, alcanzar la meta de Obama probablemente requeriría recortes en el tamaño del Ejército y la Infantería de Marina más allá de la reducción ya propuesta por el Sr. Gates. Podría requerir la eliminación de más estructuras de mando y otra ronda de cierres de bases. Entonces, ¿qué ocurrirá si Estados Unidos se ve forzado a intervenir en más conflictos como los de la última década – si tiene que intervenir para evitar la adquisición por Irán de un arma nuclear o de responder a una agresión de Corea del Norte, por ejemplo? Gates, quien se espera que deje el cargo este año, dijo que grandes recortes de defensa "serían desastrosos en el ambiente mundial que vemos hoy." Aunque algunas reducciones en defensa son inevitables, es una advertencia que la administración y el Congreso no pueden permitirse el lujo no tener en cuenta. Hong Kong. Asia Times El dinero saudí gana la mente de Obama M K Bhadrakumar Dos veces durante la semana pasada, altos funcionarios de los Estados Unidos han hecho saber que el gobierno de Barack Obama ha optado por adoptar un enfoque muy selectivo a la agitación en Oriente Medio. El pasado martes, la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, redactó un mensaje en un apropiado lenguaje diplomático en Washington para un discurso en la cena de gala de celebración del US- Foro Islámico Mundial ante una audiencia de dignatarios de Oriente Medio, incluidos los ministros de Exteriores de Qatar y Jordania, y el secretario general de la Organización de la Conferencia Islámica. Clinton reconoció que el ”longevo invierno árabe ha comenzado a descongelarse” y después de muchas décadas, la oportunidad ”real para un cambio duradero” ha comparecido ante el pueblo árabe. Esto, a su vez, plantea ”preguntas significativas” para las que EEUU no tiene todas las respuestas. ”De hecho, aquí en Washington estamos peleando para discutir a fondo nuestras propias respuestas a difíciles preguntas políticas y económicas”, dijo. Después de una apreciación de largo aliento de la "revuelta árabe", Clinton tomó el toro por los cuernos: ”Entendemos que una talla de tamaño único para todos es un planteamiento que no tiene sentido en una región tan diversa en un momento tan fluido. Como he dicho antes, Estados Unidos tiene relaciones específicas con los países de la región. Tenemos una amistad de décadas con Bahrein que esperamos continuar en el futuro… En el futuro, Estados Unidos se regirá por una cuidadosa consideración de todas las circunstancias sobre el terreno y por nuestros valores e intereses compatibles.” Dos días más tarde, el Secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, recogió el asunto donde Clinton lo dejó. En la ceremonia inaugural de la Biblioteca Nacional en honor de George Washington en Virginia el jueves pasado, Gates se sumergió en los más viejos anales de la historia de los entonces jóvenes Estados Unidos para subrayar que EEUU siempre ha seguido un enfoque selectivo acerca de las aspiraciones democráticas y los valores de otros pueblos. Cuando George Washington se enfrentó a las consecuencias de la revolución francesa, no se dejó llevar por los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, sino que pensó en la perspectiva terriblemente peligrosa ”de la posible propagación del radicalismo violento francés en nuestras costas”, las consecuencias negativas del alejamiento de los británicos en términos de alteraciones en la vida ”de los estadounidenses comunes y corrientes por la obstaculización del comercio” y ”la fragilidad de la posición de Estados Unidos en ese tiempo”. Por lo tanto, adoptó una política de neutralidad hacia Francia y optó por hacer un tratado de paz con Gran Bretaña a pesar de que fue acusado de doble discurso, capitulación, y otra cosas. Gates reconoció que los EEUU siempre ha luchado ”con los ideales” al mismo tiempo que hacía negocios con autócratas terrible. Por lo tanto, lo que importa hoy es que ”muchos de los regímenes [árabes] afectados han sido aliados cercanos a los Estados Unidos desde hace mucho tiempo, con los que seguimos trabajando como socios crítico de cara a los retos de seguridad comunes, como al-Qaeda e Irán.” ¿Es el proyecto de la democracia tan terriblemente importante? Gates tenía una respuesta: ”un tema subyacente de la historia americana que se remonta a Washington es que nos vemos obligados a defender nuestra seguridad y nuestros intereses mientras trabajamos en iniciativas a largo plazo con los valores y las instituciones democráticas… Cuando discutimos abiertamente nuestro deseo de que los valores democráticos se extiendan a todo el mundo, estamos describiendo un mundo que puede ser dentro de muchos años o décadas.” De manera significativa, Gates hizo estas declaraciones tras una visita a la región del Golfo Pérsico en el contexto complejo de la intervención de Arabia Saudita en Bahrein para aplastar el masivo movimiento democrático, las fricciones en las relaciones entre EEUU y Arabia Saudita, el salto en los precios del petróleo a los tres dígitos y las señales de que Ryad podría considerar la ampliación de su gigantesco acuerdo de 60.000 millones de dólares para comprar armas a EEUU. En cualquier caso, al salir de una reunión de 90 minutos con el rey saudí Abdullah, Gates dijo que vio ”pruebas” de la intromisión iraní en Bahrein. La visita de Gates fue seguida una semana después por un viaje a Riad del Asesor de Seguridad Nacional de EEUU, Thomas Donilon, quien entregó una carta de Obama a Abdullah. Todo indica que ha sido alcanzado un acuerdo por el cual el gobierno de Obama no se indispondrá con los tintes autocráticos de los gobernantes del Golfo Pérsico que salpican el proyecto de democracia para la región. Un hegemón en movimiento Por el contrario, Washington permitirá a Arabia Saudita tener las manos libres para hacer frente a los movimientos por las reformas democráticas y evitar los cambios de régimen en la región. En consecuencia, los saudíes se están moviendo en tres direcciones diferentes. En primer lugar, han hecho todo lo posible para reprimir el movimiento por la democracia en Bahrein, que tiene un potencial grave para derrocar al régimen en Manama y desencadenar un efecto dominó, en términos marcadamente sectarios como una cuestión de emergencia del poder chiíta. El cálculo de Arabia por avivar el fuego latente de los prejuicios sectarios en la mente de los sunitas es evitar de alguna manera un movimiento unificado, en que una democracia pan-árabe pueda tomar forma. En segundo lugar, los saudíes están dando la sesgada visión de que los movimientos por la democracia en el Golfo Pérsico son en realidad una manifestación de la injerencia iraní en los asuntos internos de los estados sunitas de la región. El fantasma de Irán le viene como anillo al dedo a los saudíes para concitar a los estados sunitas en la región bajo su liderazgo, así como para sensibilizar favorablemente la opinión de influyentes grupos de presión de Washington (aunque la administración de Obama ha estado hasta ahora inclinada a ver las protestas como un movimiento esencialmente de cosecha propia, que surgió de una verdadera acumulación de problemas locales a través de décadas de mal gobierno autoritario). La táctica de Arabia está funcionando. Durante una visita a Manama a principios de marzo, el propio Gates había instado a la familia Al-Khalifa a llevar a cabo con rapidez la reforma política y social. A principios de abril es un hombre diferente que afirma que siente la mano de Irán detrás de las protestas. En tercer lugar, y potencialmente muy conflictivo, es la propensión de Arabia Saudita a ver el caso, en Bahrein y en Yemen, como un caso cerrado. La intervención en Bahrein está tomando un giro violento con todas las posibilidades de que se radicalice la oposición y, posiblemente, tome el camino –o por lo menos algunos elementos dentro de ella– de recurrir a los ataques insurgentes. Una variante del Hezbolá libanes parece estar en ciernes en Bahrein. Los saudíes también se han metido en la tribalizada política de Yemen y están dictando los contornos de la transferencia del poder del presidente Ali Abdullah Saleh, haciendo caso omiso de la potencia del nacionalismo yemení, resentido por la hegemonía de Arabia. Una vez más, los sauditas propagan que Irán está alimentando la rebelión Houthi en el norte de Yemen. (Observadores occidentales descartan la existencia de amplios vínculos entre Irán por un lado y los Houthis o los chiíes de Bahrein.) ¿Cuáles son los cálculos de Arabia? Un objetivo constante de la estrategia de seguridad nacional de Arabia Saudita sigue siendo el ejercicio de su cuasi-hegemonía en la Península Arábiga. El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) sirve a este propósito desde hace décadas. Sin embargo, la dispensación del CCG puede deshacerse en ciertas circunstancias si hay cambio de régimen en cualquiera de sus Estados miembros. Riad ha debatido la idea de que el CCG se transforme en una "Confederación del Golfo", con una política exterior, de seguridad y de defensa común y unificada – bajo el liderazgo de Arabia, por supuesto, con el pretexto de la seguridad colectiva. En términos militares, esto facilitaría la creación de fuerzas armadas conjuntas bajo un mando unificado, con una fuerza de reacción rápida que podría actuar en cualquiera de los Estados del CCG. En otras palabras, Arabia Saudita espera asumir el papel de proveedor de seguridad para los territorios del CCG. Riad se siente desilusionado por el ” abandono” de Hosni Mubarak por parte de EEUU, y obviamente, en la valoración de Arabia, no había ninguna necesidad de la salida de Mubarak, sólo con que Washington hubiera estado por ello. El comportamiento del Egipto post-Mubarak también se suma a la sensación de aislamiento en Riad. importantes cambios han empezado a aparecer ya en las políticas regionales de Egipto. El Cairo se está moviendo hacia el establecimiento de relaciones diplomáticas con Irán (rotas desde la Revolución Islámica en 1979), El Cairo ha ignorado las protestas de EEUU y de Israel y permitió que por primera vez dos buques de guerra iraníes atravesarán el Canal de Suez, El Cairo está permitiendo que los líderes de Hamas en Gaza utilicen el aeropuerto de El Cairo como punto de tránsito para viajar desde y hacia Damasco, El Cairo está moderando su posición hacia Hezbolá en el Líbano. Lo que más inquieta a Riad es que El Cairo se desenganche de la estrategia de contención hacia Irán y puede gravitar hacia el naciente eje estratégico que involucra a Siria, Turquía e Irán. Egipto está acercándose a las corrientes políticas árabes, mientras que Arabia Saudí no tiene mucha afición por el panarabismo. Esta creciente sensación de aislamiento lleva a la dirección de Arabia Saudita a invocar sus últimas reservas de influencia en Washington – el Pentágono. La promesa hecha por Abdullah a Gates –que la compra de armas de Arabia a los EEUU este año superará el acuerdo de 60.000 millones de dólares (que ya es el más grande de la historia de EEUU)– cambia la complexión de toda la seguridad del Golfo Pérsico desde la perspectiva estadounidense. Obama interpreta las ventas de armas a países extranjeros como un medio para crear puestos de trabajo en casa. Y si la idea de la Confederación del Golfo se hace realidad, el cielo será el límite para las lucrativas transacciones de armas, ya que una fuerza militar conjunta de tierra, aire y mar será creada por los Estados repletos de petrodólares. Los discursos de Clinton y Gates sugieren que los sauditas han tenido éxito en la petición a Obama de que reconsidere la primavera árabe en la región del Golfo Pérsico. Obama nunca se ha quedado corto de palabras resonantes. Sin embargo, presentar con convicción su (revisada) visión del Nuevo Medio Oriente en el importante discurso político que se espera que haga, no va a ser fácil. THE ASIA TIMES. 19-4-2011 EEUU. The Washington Post Obama recorta la Defensa Hace un año, el secretario de Defensa Robert M. Gates puso en marcha un esfuerzo para racionalizar el presupuesto del Pentágono, con la esperanza de hacer sostenible el gasto militar en una época de crisis fiscal. Su "gran temor", dijo en agosto pasado, "es que en tiempos de dificultades económicas se vea el presupuesto de defensa como el lugar para resolver los problemas de déficit de la nación." La semana pasada, Gates se enteró de que su intento de medicina preventiva se había quedado corto y que su mayor temor podría hacerse realidad. Tras avisar 24 horas antes al jefe de la defensa, el presidente Obama propuso 400 mil millones dólares en recortes de la defensa en los próximos 12 años – lo que, en efecto, duplica las reducciones que el Sr. Gates había previsto. El presidente dijo que las reducciones deben venir de otros lados de la defensa nacional, incluyendo el Departamento de Estado, la ayuda exterior y la seguridad nacional, y estarán precedidas de una nueva revisión de los gastos de defensa. Los partidarios señalan que el recorte propuesto es considerablemente menor que el billón de dólares en 10 años recomendado por el presidente la comisión de déficit, el experto demócrata en defensa, Gordon Adams, argumentando que 400 mil millones dólares se podrían ahorrar simplemente manteniendo el presupuesto del Pentágono plano en términos reales, en lugar de incluir el pequeño incremento anual que Obama había presupuestado anteriormente. Sin embargo, no hay duda de que la propuesta de Obama daría lugar a recortes reales de la "estructura de la fuerza y ​​la capacidad militar", como lo expresó el Sr. Gates. Su portavoz, Geoff Morrell, dijo que significará la identificación de "misiones que el país está dispuesto a renunciar militarmente." Eso debe ser una consideración sobria cuando el señor Obama –un comandante en jefe, obviamente, poco dispuesto a aceptar expediciones militares –, sin embargo, se ha embarcado en una intervención en Libia, con un costo de más de 600 millones de dólares hasta ahora, después de la supervisión de un costoso aumento de las fuerzas de EEUU en Afganistán. Ahorros en defensa más allá de los ya obtenidos por el Sr. Gates, son sin duda posibles y necesarios, incluso aunque por lo general se encuentran en zonas que el Congreso no ha querido tocar. Como señalamos en un reciente editorial, la asistencia sanitaria militar ahora cuesta tanto como la guerra en Irak, en parte porque las familias militares –incluidos los jubilados en edad de trabajar– pagan el equivalente a una décima parte de los planes de salud que los trabajadores civiles federales. Los aumentos de sueldo para los civiles del Pentágono han superado a los del sector privado en la última década, y el propio número de trabajadores se ha hinchado. Aunque Gates ha tenido éxito en ganar la aprobación del Congreso para algunos grandes recortes en los sistemas de armas, el Congreso continúa financiando aviones y equipos –incluyendo 8 mil millones de dólares en el nuevo presupuesto fiscal del 2011– que el Pentágono no necesita ni quiere. Incluso con ajustes significativos en esas áreas, sin embargo, alcanzar la meta de Obama probablemente requeriría recortes en el tamaño del Ejército y la Infantería de Marina más allá de la reducción de más de 40.000 soldados ya propuesta por el Sr. Gates. El analista de defensa Michael O’Hanlon, de la Brookings Institution, cree que podría requerir la eliminación de más estructuras de mando y otra ronda de cierres de bases. Entonces, ¿qué ocurrirá si Estados Unidos se ve forzado a intervenir en más conflictos como los de la última década – si tiene que intervenir para evitar la adquisición por Irán de un arma nuclear o de responder a una agresión de Corea del Norte, por ejemplo? Gates, quien se espera que deje el cargo este año, dijo que grandes recortes de defensa "serían desastrosos en el ambiente mundial que vemos hoy." Aunque algunas reducciones en defensa son inevitables, es una advertencia que la administración y el Congreso no pueden permitirse el lujo no tener en cuenta. THE WASHINGTON POST. 20-4-2011

Deja una respuesta