SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

El comercio zamorano niega la recuperación ´hasta que las familias tengan liquidez´

“Con la ayuda que nos brindan actualmente los partidos políticos, no llega”. Así de contundente ha sido Eugenio Barba, directivo de la Asociación Zamorana de Empresarios del Comercio (Azeco), en referencia a las buenas palabras que habitualmente se escuchan en campaña electoral. En un momento en el que las formaciones que aspiran a la alcaldía mantienen reuniones diarias con todos los estamentos de la sociedad zamorana, desde el sector del comercio recuerdan a estos políticos que la situación en Zamora continúa siendo “muy complicada”. De hecho, cada vez más tiendas pasan apuros y son muchos los locales de la capital que están colgando el cartel de cerrado al no poder hacer frente a la disminución del volumen de negocio.

La crisis del comercio en la provincia de Zamora no cesa y así lo han recordado desde Azeco tras diversas reuniones mantenidas con los principales partidos aspirantes a gobernar el Ayuntamiento. “Los recursos de las pequeñas empresas cada vez están más limitados”, indica Eugenio Barba, directivo de la organización. “A día de hoy, hay muchos comerciantes que lo están pasando realmente mal y cada uno aguanta hasta que tiene capacidad. Pero todo tiene un límite”, indica Barba.

La realidad, según denuncia Azeco, es que la recuperación de la que hablaba Mariano Rajoy hace apenas dos días en el debate sobre el estado de la nación, en Zamora no se ha notado. “El comercio está viviendo una situación de máxima dificultad, un momento muy grave, y eso es fruto de los problemas económicos que están atravesando la mayoría de las familias”, comenta Barba. “La explicación es sencilla. Si las familias no llegan a fin de mes, no tienen capacidad económica para consumir. Y si no tienen capacidad para consumir, al comercio no le va bien”, indica. “Lo cierto es que esa recuperación no está llegando a Zamora. Y mientras eso no sea un hecho, la situación seguirá siendo muy difícil”, defiende el directivo de Azeco.

El cierre de comercios, por otra parte, es otra de las preocupaciones que tiene la Asociación Zamorana de Empresarios de cara al futuro. En los últimos años han sido numerosos los locales que se han visto obligados a bajar la trapa definitivamente. “Cuando un comercio cierra las puertas, es una situación dramática. Lo que se ve desde fuera es una tienda cerrada, pero detrás de eso hay una familia que ha perdido su empresa porque ya era lo último que podía hacer. Es una situación muy complicada y delicada”, asegura Eugenio Barba.

La situación, por tanto, no es nada halagüeña dentro del sector, que vive un momento “de dificultad extrema” debido a la mala situación general de las familias zamoranas.

Deja una respuesta