La exigencia de la salida de la OTAN y del desmantelamiento de las bases

El 26J, ¡claro que hay que hablar de OTAN y bases!

Este año se ha cumplido el 30 aniversario del referéndum de la OTAN. Pero hablar ahora de la Alianza Atlántica y de las bases norteamericanas en España nada tiene que ver con la nostalgia. Es un punto tan soterrado y silenciado como nodular y determinante de la polí­tica española, sobretodo ahora que el proyecto norteamericano para España no sólo pasa por incrementar el saqueo económico, sino incrustar a nuestro paí­s como punta de lanza de sus proyectos bélicos para Africa, Oriente Medio y el este de Europa. ¡Claro que hay que hablar de OTAN y bases el 26J!

“No toca hablar de la OTAN”, dijo hace un año Teresa Rodriguez, candidata de Podemos en las elecciones andaluzas, a pesar de que esa comunidad alberga una de las tres mayores bases norteamericanas del planeta -la Base aeronaval de Rota (Cádiz), donde se ha completado la instalación del escudo antimisiles- y la sede de los marines para sus intervenciones en África, la base de Morón de la Frontera (Sevilla). Otros dirigentes, como el entonces secretario de organización Sergio Pascual, dijeron en declaraciones a El Pais que la formación morada “respetará cada punto y cada coma el Tratado” de la OTAN y las bases. Intenciones que han sido reiteradas varias veces por el cabeza de lista de Unidos Podemos por Almería, ministrable de Defensa, y ex general del JEMAD, Julio Rodriguez -autodefinido como militar “pacifista y antibelicista”- que luego afirmó la necesidad de mantener la base de la OTAN en Bétera (Valencia), centro neurálgico de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la Alianza. “Que se cumplan las tres condiciones del referéndum del 86: el desmantelamiento de las bases norteamericanas y la salida de España de la estructura militar de la OTAN”

En realidad, los dirigentes de la formación morada sí hablan de la OTAN. Dicen que “está anticuada” y que hay que cambiar el peso específico de Europa en la Alianza, pero se juramentan a respetar los compromisos con la OTAN y a no tocar las bases.

Recortes Cero-Grupo Verde mantiene otra posición diametralmente opuesta. Para empezar, por una cuestión de democracia.

Hace 30 años, en 1986, los ciudadanos decidieron en referéndum la permanencia o no de España en la OTAN. La pregunta del referéndum -además de enrevesada y tramposa- planteaba la permanencia en la Alianza a cambio de tres condiciones.

Primero, prometieron que la participación de España en la OTAN no incluiría su incorporación a la estructura militar integrada. No sólo estamos plenamente integrados en su estructura militar, sino en un papel cada día más comprometido y peligroso, como punta de lanza. La creación de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (FMAD) tiene como primera promoción -en 2016- a un cuerpo del Ejército español, que ahora mismo hace maniobras en la frontera de Polonia con Rusia. Si durante este año hay algun conflicto que involucre a la OTAN en el este de Europa, Oriente Medio o Africa, nuestros soldados serán los primeros bajo el fuego.

Segundo, prometieron que se procedería “a la reducción progresiva de la presencia militar de los EEUU en España” y por tanto al desmantelamiento de las bases. No sólo no las han desmontado, sino que a lo largo de estos 30 años las han ampliado en número y capacidades. No sólo albergamos una de las mayores bases aeronavales del mundo (Rota) y sede del escudo antimisiles; no solo cualquier agresión de los marines contra los paises africanos saldrá de Morón; no sólo se han mantenido y ampliado las bases de Torrejón de Ardoz (Madrid) y Zaragoza, sino que se han instalado otras como el mando de la FMAD en Bétera, bases de drones en Galicia, etc…

Tercero, nos aseguraron que se mantendría la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en territorio español. Dada la absoluta opacidad de estas bases, sólo es posible asegurar que no se puede conocer si cumplen o no esta promesa.

Recortes Cero-Grupo Verde busca y promueve la salida de España de la OTAN. Pero para empezar exige que se cumplan las tres condiciones del referéndum, que se respete la palabra dada a nuestos ciudadanos. Exigimos el desmantelamiento inmediato de las bases norteamericanas y la salida de nuestro pais de la estructura militar de la Alianza. ¿O es que los dirigentes de Podemos defienden que los referéndums de cuestiones tan vitales no sean vinculantes?

España debe dejar de ser una plataforma de intervención y agresión contra otros países, y convertirse en un referente de paz y neutralidad. Eso es incompatible con la OTAN y la alianza de la superpotencia norteamericana, principal fuente de guerra del planeta. Esa es la exigencia inequívoca de Recortes Cero-Grupo Verde.

Deja una respuesta