EEUU: jugando con fuego con la deuda

“Ignoren la votación del martes contra la ampliación del lí­mite de la deuda, susurraron los lí­deres republicanos a Wall Street. Nosotros realmente no votamos en contra, sugirieron sus miembros; sólo acabamos de enviar otro de nuestros mensajes simbólicos, con el que pretendemos poner el crédito de la nación al borde del colapso con el fin de extraer el máximo de concesiones al presidente Obama. Una vez que lo hayamos hecho, dijeron dichos miembros, el lí­mite de la deuda se incrementará y el susto del crédito terminará. Y el mundo de los negocios al parecer recibió el mensaje. Es sólo una “broma”, dijo un lí­der de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, y Wall Street lo sabe. No a todo el mundo le pareció gracioso.”

Las maniobras ahora necesarias ara gobernar un Congreso cada vez más espinoso están amenazando el futuro de la nación. Ya fue bastante malo cuando los republicanos amenazaron con cerrar el gobierno para lograr sus extremos y muy equivocados recortes de gastos, pero esa amenaza sólo ha causado daños temporales. El límite de la deuda es otra cosa. Si los mercados de crédito globales deciden que la deuda de los Estados Unidos se tomará regularmente como rehén de demandas ideológicas, podrían causar un daño significativo a la inversión en bonos a largo plazo y otras obligaciones. Lo cual, a su vez, podría dañar los mercados nacionales de crédito y encender fácilmente otra recesión. (THE NEW YORK TIMES) DER SPIEGEL.- El jueves, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, propuso la creación de un ministerio de finanzas europeo con poder de veto sobre los presupuestos de los países afectados por la deuda. "¿Sería demasiado audaz imaginar una Unión Europea que no sólo tenga un mercado unificado, una moneda única y un banco central común, sino también una Ministerio de Hacienda común?", dijo Trichet. En su discurso, Trichet describió un futuro de la UE en el que un Ministerio de Hacienda europeo tendría el poder de vetar los planes presupuestarios de los Estados miembros de la zona del euro en determinadas situaciones. Hizo hincapié en que dicho veto sólo vendría después de que la ayuda del tipo de las recibidas por Portugal, Grecia e Irlanda hubieran fracasado. "La base de esta idea es lograr un equilibrio entre la soberanía nacional, por una parte, y la interdependencia de los estados miembros, por el otro, sobre todo en situaciones excepcionales". EEUU. The New York Times Jugando con fuego con la deuda Ignoren la votación del martes contra la ampliación del límite de la deuda, susurraron los líderes republicanos a Wall Street. Nosotros realmente no votamos en contra, sugirieron sus miembros; sólo acabamos de enviar otro de nuestros mensajes simbólicos, con el que pretendemos poner el crédito de la nación al borde del colapso con el fin de extraer el máximo de concesiones al presidente Obama. Una vez que lo hayamos hecho, dijeron dichos miembros, el límite de la deuda se incrementará y el susto del crédito terminará. Y el mundo de los negocios al parecer recibió el mensaje. Es sólo una "broma", dijo un líder de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, y Wall Street lo sabe. No a todo el mundo le pareció gracioso. No importa la forma en que trataron de presentarlo, 318 miembros de la Cámara votaron en contra de pagar las cuentas del país y mantener la promesa hecha a los tenedores de bonos federales. Esto es enviar un mensaje muy peligroso a una debilitada economía global. Entre los bromistas estaban 236 republicanos jugando a la política de extorsión, y 82 demócratas irresponsable que temen que los republicanos puedan transformar un voto valiente en una publicidad nauseabunda. Las maniobras ahora necesarias para gobernar un Congreso cada vez más espinoso están amenazando el futuro de la nación. Ya fue bastante malo cuando los republicanos amenazaron con cerrar el gobierno para lograr sus extremos y muy equivocados recortes de gastos, pero esa amenaza sólo ha causado daños temporales. El límite de la deuda es otra cosa. Si los mercados de crédito globales deciden que la deuda de los Estados Unidos se tomará regularmente como rehén de demandas ideológicas, podrían causar un daño significativo a la inversión en bonos a largo plazo y otras obligaciones. Lo cual, a su vez, podría dañar los mercados nacionales de crédito y encender fácilmente otra recesión. Para evitar que esto suceda, 114 demócratas pidieron en abril pidió una votación "limpia", sin condiciones. Pero los republicanos no estaban dispuestos a dejar a sus rehenes en libertad. Sabiendo que un voto limpio no pasaría –y estableciendo el requisito de una mayoría de dos tercios para asegurar su fracaso– los republicanos de la Cámara dieron a los demócratas lo que pedían. A continuación, votaron en contra, enviando su imprudente mensaje al mundo. Pero eso no es ninguna excusa para que tantos demócratas se fueran del lado de ese mensaje, incluyendo sus líderes. Steny Hoyer, el látigo de la minoría, instó a sus miembros a votar no para no "verse sometidos a un ataque de anuncios políticos de 30 segundos" por todos los republicanos que votaron no. Al parecer el Sr. Hoyer no se fía de que los votantes entiendan el juego peligroso y deshonesto que los republicanos están jugando. El ejercicio ha llevado a la Casa Blanca a celebrar conversaciones para discutir las dispersas demandas de los republicanos, que van desde miles de millones en recortes de gastos hasta el total desmantelamiento de programas vitales de protección social como Medicare y Medicaid. Los demócratas tienen la esperanza de obtener cualquier acuerdo que aumente los ingresos, pero los líderes republicanos salieron de la reunión en la Casa Blanca el miércoles escupiendo sus habituales y desacreditadas reivindicaciones de que el aumento de los impuestos a los ricos impide el crecimiento del empleo. Lo que los republicanos no parecen dispuestos a reconocer es que el debate de la deuda no trata de limitar el gasto futuro. Se trata de pagar por un déficit en el que ya se ha incurrido a causa de dos guerras y los recortes de impuestos aprobados por republicanos y demócratas a instancias de un presidente republicano. La votación del martes era la oportunidad de hacer lo correcto y educar al público sobre por qué es necesario. En cambio, muchos legisladores se alejaron de la verdad. THE NEW YORK TIMES. 1-6-2011 Alemania. Der Spiegel Trichet sueña con un Ministerio de Finanzas europeo El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, prevé un futuro en el que Bruselas pueda vetar los presupuestos de los endeudados países de la zona del euro. No es probable que ocurra en el corto plazo, pero los problemas en curso en Grecia demuestran los mismos peligros de siempre. Cuando la moneda común europea se concibió, hubo un montón de escépticos. Sin una mayor integración de la política presupuestaria de los países miembros de la unión monetaria, dijeron, el euro estaba condenado al fracaso. La actual crisis de la deuda europea parece haber dado la razón a los detractores – y el jueves, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, propuso la creación de un ministerio de finanzas europeo con poder de veto sobre los presupuestos de los países afectados por la deuda. "¿Sería demasiado audaz imaginar una Unión Europea que no sólo tenga un mercado unificado, una moneda única y un banco central común, sino también una Ministerio de Hacienda común?", dijo Trichet durante su discurso de aceptación del prestigioso Premio Internacional Carlomagno por sus distinguidos servicios en pro de la integración europea. En su discurso, Trichet describió un futuro de la UE en el que un Ministerio de Hacienda europeo tendría el poder de vetar los planes presupuestarios de los Estados miembros de la zona del euro en determinadas situaciones. Hizo hincapié en que dicho veto sólo vendría después de que la ayuda del tipo de las recibidas por Portugal, Grecia e Irlanda hubieran fracasado. "La base de esta idea es lograr un equilibrio entre la soberanía nacional, por una parte, y la interdependencia de los estados miembros, por el otro, sobre todo en situaciones excepcionales", dijo. Poco apetito en la UE Ha habido varias ideas que flotaban en los últimos meses para una integración más profunda de la política financiera europea a medida que la crisis de la deuda en curso sacudía la moneda común. Nadie, sin embargo, ha pedido el tipo de poder de veto de la UE que incluye la visión de Trichet. Trichet dejó claro que no espera que una institución que requiere una alteración significativa del Tratado de Lisboa, que regula la Unión Europea, se cree de la noche a la mañana. Por otra parte, parece ser que por el momento hay poco interés en la UE –sobre todo en Berlín– para la profundización de la integración europea. El presidente del BCE, sin embargo, recibió un tibio apoyo para su idea del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. "Sería buena", dijo de la idea. "Pero no es posible en un futuro previsible." El primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, que también es jefe del eurogrupo, las 17 naciones que utilizan la moneda común, le dijo al Financial Times Deutschland que "ciertamente tendría sentido. Pero no existen las condiciones políticas." Sin embargo, el momento de la propuesta de Trichet es notable, dado el creciente escepticismo que rodea a la capacidad de Grecia para salir de la crisis de la deuda. Las dudas han crecido tanto en las últimas semanas que no estaba claro si la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) vendrían en ayuda de Atenas, ahora que se ha hecho evidente que los 110.000 millones de euros del paquete de ayuda aprobado el año pasado son insuficientes. Nuevo acuerdo para Grecia Por otra parte, no hubo acuerdo en Europa sobre los planes para una "reestructuración suave de la deuda " griega, lo que implicaría extender los períodos de los préstamos realizados al país, entre otras medidas. El miércoles, la agencia de calificación Moody’s rebajó aún más la deuda griega, hasta el fondo de la categoría de basura. En el corto plazo, puede haber algo de alivio a la vista de Grecia. Según Reuters, los funcionarios de la zona euro en Viena acordaron la noche del jueves, en principio, el marco de un nuevo paquete de ayuda de Atenas. Si bien el importe exacto del acuerdo no ha sido revelado, Reuters dijo que de 30 a 40.000 millones de euros serían en forma de préstamos de la UE y el FMI, probablemente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF). Miles de millones adicionales provendrían de las medidas de austeridad y del programa de privatizaciones de Grecia. Por otra parte, Atenas espera obtener un acuerdo con algunos acreedores del sector privado para intercambiar sus bonos actuales por otros nuevos con vencimiento 10 o 15 años más tarde. En total, informaba el diario griego Kathimerini, el nuevo paquete tendría un valor de hasta 85 mil millones y podría mantener a Grecia hasta el año 2014. Trichet, por su parte, espera sin duda que será suficiente. "El euro es una moneda fuerte y creíble", dijo en su discurso del jueves. "Tiene la confianza de nuestros ciudadanos, de los inversores y los ahorradores. No hay ‘crisis del euro’ como tal". El tiempo lo dirá. DER SPIEGEL. 3-6-2011

Deja una respuesta