SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

EEUU: Gastar, gastar, gastar

En los últimos meses hemos visto un aluvión de titulares sobre los recortes (a menudo llamados “amenazas”) al presupuesto de defensa de Estados Unidos. La semana pasada, los legisladores de la Cámara de Representantes, incluso aprobaron una ley que tenía por objeto evitar los recortes en el gasto de seguridad nacional en el futuro mediante la reducción de la financiación de almuerzos escolares y otros programas sociales.Aquí surge, entonces, una simple pregunta que, por alguna curiosa razón, nadie se molesta en preguntar, o al menos no tiene respuesta : ¿Cuánto estamos gastando en seguridad nacional en estos días? Con las grandes guerras terminando, ¿ha hecho ya Washington recortes tran profundos en el gasto como para que nuevas reducciones sean peligrosos para nuestra seguridad?De hecho, con los recortes previstos, el presupuesto de seguridad nacional en el año fiscal 2013 será de casi 1 billón de dólares – una suma lo suficientemente asombrosa como para que valga la pena dar un paseo por el laberinto del presupuesto de seguridadnacional para ver exactamente dónde está ese dinero .Si usted ha oído algún número sobre la cantidad de dinero que EEUU gastan en los militares, es probable que sea la de 530.000 millones de dólares. Eso es el presupuesto del Pentágono de base para el año fiscal 2013, y supone un 2,5% de recorte respecto a 2012. Pero esos 530 mil millones son sólo el comienzo de lo que EE.UU. gasta en seguridad nacional. Vamos a profundizar un poco más.El presupuesto base del Pentágono no incluye los fondos para la guerra, que en los últimos años ha sido de mucho más de 100 mil millones. Con las tropas estadounidenses retirados de Irak y los niveles de tropas en Afganistán cayendo, se podría pensar que los gastos de financiación de guerras se ha derrumbado. De hecho, apenas se reducirá a 88 mil millones en el año fiscal 2013. A modo de comparación, el gobierno federal va a gastar alrededor de 64 mil millones en la educación ese mismo año.Agregue el financiamiento de la guerra, y los gastos de seguridad nacional saltarán a un total de 618 mil millones. Y todavía estamos empezando.El ejército de EE.UU. mantiene un arsenal de armas nucleares. Usted podría pensar que ya hemos contado el gasto de las armas nucleares en el presupuesto base del Pentágono de 530 mil millones. Pero puede que esté equivocado. La financiación de las armas nucleares es competencia del Departamento de Energía (DOE), por lo que es una cifra que rara vez escuchamos. En el año fiscal 2013, vamos a pasar de los 11,5 mil millones en los programas relacionados con armas en el DOE. Y la eliminación de los residuos nucleares es costosa, por lo que hay que añadir otro 6,4 mil millones de dólares para la limpieza de las armas.Ahora estamos ya en 636 mil millones, y seguimos contando.¿Qué hay de la seguridad nacional? (….) Ahí está el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que costará a los contribuyentes otros 35,5 mil millones para sus actividades de seguridad nacional en el año fiscal 2013. Pero hay fondos para la seguridad nacional que se recaudan en casi todas las agencias federales y otros. Pensemos, por ejemplo, acerca de los programas para asegurar el suministro de alimentos, financiado a través del Departamento de Agricultura de EEUU. Así que tenemos que añadir otros 13,5 mil millones dólares para la seguridad nacional en las agencias federales que no sean el DHS.Eso lleva nuestro total a 685.000 millones de dólares.Luego está el presupuesto de asuntos internacionales, otro oscuro rincón del presupuesto federal que nutre de fondos a la seguridad nacional. Para el año fiscal 2013, 8 mil millones en fondos adicionales para la guerra de Irak y Afganistán están escondidos allí. Hay también 14 mil millones para lo que se llama “ayuda para la seguridad internacional” – eso es parte de las armas y la formación que Washington ofrece a ejércitos extranjeros en todo el mundo. Además hay 2.000 millones para “operaciones de mantenimiento de la paz”, dinero que los contribuyentes estadounidenses envían al exterior para ayudar a financiar las operaciones militares manejadas por las organizaciones internacionales y nuestros aliados.Eso eleva los gastos de nuestra seguridad nacional hasta un total de 709.000 millones.No podemos olvidar el costo de cuidar a los veteranos de nuestra nación, incluyendo a los heridos en las guerras recientes. Esta es una parte de considerable importancia en la financiación de la seguridad nacional. En 2013, los programas para veteranos le costará al gobierno federal 138.000 millones.Esto nos lleva a los 847 mil millones – y no hemos terminado todavía.Los contribuyentes también financian las pensiones y otros beneficios de jubilación de los militares no veteranos retirados, que costarán 55 mil millones el próximo año. Y luego están los gastos de jubilación de los civiles que trabajaban en el Departamento de Defensa y perciben actualmente jubilación y beneficios. El gobierno federal no publica una serie sobre este tema, pero en base a la proporción de la fuerza laboral federal que trabaja en el Pentágono, se puede estimar que los jubilados civiles costarán a los contribuyentes alrededor de 21 mil millones en 2013.Por ahora, hemos llegado a 923 mil millones dólares – y, finalmente, estamos casi terminando.Sólo una cosa más para agregar en una cuenta de varios de la defensa , que es independiente del presupuesto base de defensa. Se llama “actividades relacionadas con defensa ” y tiene 8.000 millones de dólares para el 2013.Eso hace que nuestro gran total alcance la suma astronómica de 931 mil millones.Y esto incluso llega a ser una cifra conservadora. No vamos a gastar menos que eso, pero, entre otras cosas, ahó no está incluido el interés que se está pagando por el dinero que se pidió prestado para financiar las operaciones militares anteriores, ni tampoco incluye las partes del presupuesto de la Administración Nacional de Aeronáutica y de la Administración Espacial que son dedicadas a la seguridad nacional. Y no sabemos si este número refleja el presupuesto de inteligencia completo o no, porque partes de la financiación de inteligencia se clasifican.Por ahora, sin embargo, contentémonos con la friolera de 931 mil millones de dólares para el año fiscal 2013. Si nuestro presupuesto de seguridad nacional fuera la economía de un país, estaría entre los 19 mayores del mundo, aproximadamente el peso de Australia. Mientras tanto, el país con el segundo mayor presupuesto militar, China, gasta una miseria en comparación. La estimación más reciente sitúa la financiación militar de China en alrededor de 136 mil millones.O piénselo de esta manera: las cuentas de seguridad nacional suponen una cuarta parte de cada dólar que el gobierno federal se proyecta gastar en el año 2013. Y si se saca a los fondos fiduciarios para los programas de seguridad social fuera de la ecuación, esa cifra se eleva a más de un tercio de cada dólar en el presupuesto federal proyectado para 2013.Sin embargo, la Cámara aprobó recientemente una ley para suprimir recortes en el presupuesto de defensa, argumentando que las reducciones automáticas de gastos previstas para enero de 2013 ponen en peligro la seguridad nacional.El secretario de Defensa Leon Panetta, dijo que tales recortes automáticos, que sumarían alrededor de 55 mil millones en 2013, serían “desastrosos” para el presupuesto de defensa. Para evitarlos, el Congreso propuso sacar el dinero del Programa Nacional de Almuerzos Escolares, el Programa de Seguro Médico para Niños, Medicaid, estampillas de comida y programas como la Beca de Servicios Sociales Block (…)Sin embargo, no sería difícil encontrar en que ahorrar entre 931 mil millones. Hay un montón de gastos superfluos, contando diversos sistemas de armas costosos que quedaron de la guerra fría, como el submarino de la clase Virginia, los aviones de rotor basculante V-22 Osprey, el programa de misiles de defensa, y el sistema de armas más caro del planeta, los aviones de combate F-35. El recorte o la cancelación de algunos de estos programas ahorraría miles de millones de dólares anuales.De hecho, el Congreso podría encontrar ahorros mucho más profundos, pero se requiere fundamentalmente la redefinición de la seguridad nacional en este país. Sobre este tema, el público americano ya está varios pasos por delante de Washington. Los estadounidenses piensan mayoritariamente que la financiación de la seguridad nacional debe ser recortada profundamente.Si los legisladores no prestan más atención a sus electores, ya sabemos la alternativa: acabar con la financiación de los almuerzos escolares.

Deja una respuesta