EEUU exige a Europa ceder poder en el FMI

“Washington ha estado tratando hace largo tiempo, e infructuosamente, de reducir el número de asientos del directorio del FMI a 20 desde 24 como parte de una amplia reforma que darí­a a las potencias económicas en desarrollo un mayor poder en las decisiones del fondo, reflejando su creciente influencia global.”

Estados Unidos, frustrado or el rechazo de Europa a compartir más poder, declinó este mes respaldar una resolución que habría mantenido el predominio europeo en el consejo de 24 miembros. Europa ha obstaculizado la idea de ceder alguno de los nueve asientos que ocupa actualmente en el consejo. Las economías emergentes como Turquía han expresado su interés en un escaño. Los países europeos y Estados Unidos dominan el FMI en un reflejo del orden mundial de la posguerra, que está siendo amenazado por el avance de naciones como China. (DEUTSCHE WELLE) THE WALL STREET JOURNAL.- ¿Se reaparecerá el fantasma de principios de 2009? Puede que la sensación de pánico haya desaparecido, pero ahora que la rentabilidad de los bonos a diez años avanza hacia el nivel registrado cuando el sistema financiero global estuvo al borde del colapso, la misma pregunta vuelve a cobrar protagonismo. ¿Serán capaces las autoridades de EEUU de impedir que la economía caiga en la deflación? A pesar de que la Reserva Federal ha demostrado estar alerta ante la amenaza de la deflación, y dispuesta a actuar en cualquier momento, la rentabilidad de los bonos sigue cayendo. El diferencial de las letras a diez años, que en abril llegó al 3,99%, se encuentra ahora en el 2,61%. Alemania. Deutsche Welle EEUU presiona a Europa a ceder poder en FMI Estados Unidos adoptó una decisión sin precedentes en el Fondo Monetario Internacional para tratar de obligar a Europa a ceder algo de su poder en el directorio ejecutivo del FMI a las economías emergentes. Estados Unidos, frustrado por el rechazo de Europa a compartir más poder, declinó este mes respaldar una resolución que habría mantenido el predominio europeo en el consejo de 24 miembros, dijeron a varias agencias de noticias diplomáticos de varios países miembros del fondo. Washington ha estado tratando hace largo tiempo, e infructuosamente, de reducir el número de asientos del directorio del FMI a 20 desde 24 como parte de una amplia reforma que daría a las potencias económicas en desarrollo un mayor poder en las decisiones del fondo, reflejando su creciente influencia global. Reflejo del orden mundial de la posguerra Europa ha obstaculizado la idea de ceder alguno de los nueve asientos que ocupa actualmente en el consejo. Las economías emergentes como Turquía han expresado su interés en un escaño. Los países europeos y Estados Unidos dominan el FMI en un reflejo del orden mundial de la posguerra, que está siendo amenazado por el avance de naciones como China. El consejo es uno de los principales órganos de decisión del ente multilateral de crédito. Ha aprobado miles de millones de dólares en créditos de emergencia para países golpeados por la crisis financiera global y supervisa la manera en que se administra el fondo. Domenico Lombardi, ex director del consejo del FMI, dijo que la decisión estadounidense, en la reunión del 6 de agosto del directorio del FMI, reflejó las frustraciones con Europa no sólo por el tema de la gobernabilidad del fondo sino por materias económicas más amplias. Estos temas incluyen diferencias sobre las nuevas normas de liquidez para los bancos globales y el énfasis europeo en las medidas de austeridad mientras Washington reitera la necesidad de asegurar la recuperación económica antes de ajustar el cinturón. EE.UU. no había mostrado sus músculos de manera tan abierta "Es una medida agresiva generada por un fuerte sentimiento de frustración por lo que Estados Unidos ve como una incapacidad de Europa de acelerar el proceso de reforma del FMI", dijo Lombardi, presidente del Instituto Oxford para la Política Económica y socio del Brookings Institution en Washington. Un importante funcionario del Tesoro estadounidense dijo que la elección del directorio ejecutivo del FMI era una oportunidad para explorar las maneras de modificar su composición y hacerla más representativa. "El secretario (Timothy) Geithner apoya la reforma del directorio ejecutivo del FMI para hacer que refleje mejor la realidad de la economía global de hoy y asegurar que la representación de los países con mercados emergentes y en desarrollo se fortalezca", dijo el funcionario del Tesoro. Tras la sorpresiva medida estadounidense, la pelota ahora está en el lado europeo, donde probablemente habrá discusiones de los ministros de Finanzas en su próxima reunión, dijeron los funcionarios. Divisiones en Europa Autoridades europeas han insinuado que están dispuestos a cambios en la representación de Europa en el FMI, pero no hay unanimidad sobre cómo hacerlo. Alemania, Francia y Gran Bretaña tienen sus propios asientos. Otras naciones europeas como Bélgica, Holanda, España, Italia, Dinamarca y Suiza representan una circunscripción de naciones que incluye a muchas economías emergentes. Un portavoz del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, afirmó que el directorio debería seguir teniendo 24 asientos. Un importante funcionario de la Comisión Europea dijo que tenía sentido que los miembros de la zona euro tuvieran una silla única en el FMI, dada la reciente colaboración entre los estados miembros de la zona euro para evitar una crisis de deuda soberana con un paquete de rescate por 1 billón de dólares. "Pero para eso necesitamos que nuestros estados miembros muestren compromiso y que respalden nuestra posición; de otro modo, será muy difícil. ¿Será más difícil después de la jugada estadounidense? ¿Será más fácil? Así lo espero", agregó. Los representantes africanos están pidiendo que los jefes de Estado resuelvan el tema. Temen perder los dos asientos de Africa si Europa se niega a ceder terreno. "El riesgo es que los países pobres, de bajos ingresos de Africa y algunos mercados emergentes sean excluidos de la representación", dijo un funcionario africano. ¿Perderá Europa uno o dos asientos? El Grupo de las 20 potencias económicas ya está reclamando sobre cómo se distribuye el poder de votación entre los países miembros del fondo, un debate paralelo al tamaño y composición del directorio. Como resultado de esas negociaciones, China podría superar a Francia y a Gran Bretaña, poniéndose detrás de Estados Unidos, Japón y Alemania. Lombardi dijo que el intento estadounidense de reducir la cantidad de asientos en manos de Europa parecía apuntar a los mayores países europeos pero eso implicaría que estados menores como Bélgica y las naciones escandinavas tengan que abrir camino primero. "Yo esperaría que los europeos pongan algo sobre la mesa (…) quizás perdiendo uno o dos asientos, y de ahí surja un plan paulatino que aspire a una consolidación más racional de los asientos europeos", agregó. "Van a tener que poner algo sobre la mesa para sonar creíbles porque no hay modo de que vayan a mantener los ocho ó nueve sillones si Estados Unidos no apoya esta resolución", dijo Lombardi. "Es un juego complicado para los europeos que no querrían ser los que eliminen los sillones africanos del directorio porque no quieren cooperar", agregó.DEUTSCHE WELLE. 20-8-2010EEUU. The Wall Street Journal Los bonos del Tesoro de EEUU se rinden a la adversidad Richard Barley ¿Se reaparecerá el fantasma de principios de 2009? Puede que la sensación de pánico haya desaparecido, pero ahora que la rentabilidad de los bonos a diez años avanza hacia el nivel registrado cuando el sistema financiero global estuvo al borde del colapso, la misma pregunta vuelve a cobrar protagonismo. ¿Serán capaces las autoridades de EEUU de impedir que la economía caiga en la deflación o acabarán por vencer el peso del desapalancamiento y la escasez de demanda? A pesar de que la Reserva Federal ha demostrado estar alerta ante la amenaza de la deflación, y dispuesta a actuar en cualquier momento, la rentabilidad de los bonos sigue cayendo. El diferencial de las letras a diez años, que en abril llegó al 3,99%, se encuentra ahora en el 2,61%. Desde el 9 de agosto, el día antes de que el Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal se reuniera y decidiera reinvertir los ingresos procedentes del vencimiento de deuda hipotecaria en bonos del Tesoro a más largo plazo, la rentabilidad ha caído 0,22 puntos porcentuales. Las últimas actuaciones de la Fed ponen de manifiesto que la entidad es consciente de los riesgos a los que se enfrenta la economía. Ya ha dejado clara su intención de mantener bajos los tipos durante un prolongado periodo de tiempo. Al anunciar la recompra de bonos del Tesoro, aunque a pequeña escala, está abriendo la puerta a futuras adquisiciones, lo que podría provocar más caídas de la rentabilidad a corto plazo. Pero, si con estas medidas la Fed consigue reactivar la economía y reanimar la inflación, los que hayan comprado bonos a diez años al 2,5% sufrirán un duro revés. En plena crisis crediticia, a principios de 2009, comprar deuda pública se consideraba un error, al creer que la respuesta del gobierno se vería desbordada por los colapsos bancarios y una recesión económica. En ese año, los bonos del Tesoro registraron un mínimo en enero, situándose en el 2,21%, pero terminaron el año en el 3,83%. Posteriormente, las acciones se desbocaron. En esta ocasión, parece menos evidente que los activos más arriesgados vayan a experimentar un repunte importante, a pesar de la ligera recuperación de la economía. Por otra parte, no parece que la rentabilidad de los bonos del Tesoro se vaya a sostener en niveles tan bajos durante mucho tiempo. No obstante, otra crisis europea o una corrección de los mercados bursátiles podría aumentar la demanda en el mercado de deuda a corto plazo, aunque es probable que los inversores tengan más cautela esta vez. El presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Narayan Kocherlakota, aseguró el martes que los mercados han exagerado su reacción al interpretar la acción de la Fed como una señal de que la situación de la economía era peor de lo que cabía esperar. Sin duda, los precios parecen estar ya en su límite. Aunque la rentabilidad de los bonos japoneses a diez años está ahora por debajo del 1%, después de años por debajo del 2%, comprar letras a diez años al 2,61% deja poco margen de error. La inflación de EEUU está bajo control, pero el IPC sigue situándose en el 0,9%. A pesar del alto índice de desempleo, puede que haya menos movimiento en la economía del esperado, ya que es probable que las personas que buscan empleo no estén cualificadas para los puestos que se ofertan. Aunque ahora parece difícil que vaya a producirse un cambio repentino de actitud, los inversores deberían ser conscientes de que el mercado de deuda está masificado. Pero, dada la incertidumbre económica, resulta tentador para los que temen la llegada de la deflación invertir en deuda pública. Las consecuencias para los activos arriesgados si se cumplieran esos temores serían terribles. En cualquier caso, sufrir una pérdida relativa en las inversiones en bonos del Tesoro si la recuperación continúa y sube la rentabilidad sería mejor que sostener una importante pérdida en acciones u otros activos arriesgados si la Fed fracasa. THE WALL STREET JOURNAL. 20-8-2010

Deja una respuesta