Aumentan las tensiones sociales en Grecia

“Las medidas de austeridad, mientras tanto, han afectado a todos los aspectos de la economí­a del paí­s. El poder adquisitivo está disminuyendo, el consumo está cayendo en picado y el número de quiebras y el desempleo van en aumento. El PIB se contrajo un 1,5 por ciento en el segundo trimestre de este año. Los ingresos tributarios, que se necesitan desesperadamente con el fin de consolidar las finanzas nacionales, han caí­do. Una mezcla de miedo, desesperanza e ira se está gestando en la sociedad griega.”

El declive de los astilleros es un ejemlo elocuente de la creciente incapacidad de la economía griega para competir. Casi ninguna industria del país puede seguir el ritmo de la competencia internacional en términos de productividad, y los expertos esperan que el PIB caiga un 4% a lo largo de todo el año. La tasa de desempleo del país puede incrementarse hasta el 12,1% y al 14.3 por ciento en 2011. Estos, sin embargo, son sólo los números oficiales. La asociación sindical del comercio griego GSEE considera esas cifras demasiado optimistas. Creen que un 20% es una cifra más probable para el 2011. Esto colocaría la tasa de desempleo tan alta como lo fue en 1960, cuando cientos de miles de griegos se vieron obligados a emigrar. Mientras tanto, el poder adquisitivo ha caído al nivel de 1984. (DER SPIEGEL) DIARIO DEL PUEBLO.- Las relaciones entre China y EEUU atraviesan por una nueva racha de conflictos, y cualquier decisión imprudente por parte de Vietnam no haría más que añadir leña al fuego que hoy recalienta las tensiones bilaterales. Vietnam puede añadir, como argumento plausible, que tiene derecho a hacer cuanto le plazca dentro del marco del derecho internacional. O quizás opte por dejar que China haga sus propias conjeturas. Pero lo cierto es que los hechos dicen más que las palabras. Cuando China se decida a defender sus intereses nacionales básicos, Vietnam no podrá seguir haciendo oídos sordos a los reclamos de aquélla. Alemania. Der Spiegel Aumenta la tensión en Grecia mientras golpean las medidas de austeridad Corinna Jessen Las medidas de austeridad que se suponía que iban a arreglar los problemas de Grecia están arrastrando a la economía del país. Las tiendas están cerrando, los ingresos fiscales están disminuyendo y el desempleo afecta a un increíble 70 por ciento en algunos lugares. Frustrados, los trabajadores amenazan con devolver el golpe. La fiesta de la Asunción de María el 15 de agosto es el punto culminante del verano en el mundo ortodoxo griego. Aquí, en una de muchas iglesias del país, los creyentes rezan a la Virgen de la misericordia, con muchos de ellos puestos de rodillas. El periódico Ta Nea ha recomendado al Gobierno griego adoptar el mismo enfoque – que los líderes del país pongan su esperanza en que a María se le ocurra un milagro para salvar a Grecia de una grave crisis, escribe el periódico. Sin la intervención divina, sugirió el periódico, será un otoño difícil para el Estado mediterráneo. Este grave pronóstico llega incluso a pesar de los esfuerzos masivos de Atenas para ordenar las finanzas del país. Las draconianas medidas de austeridad del gobierno han logrado reducir el déficit presupuestario del país en un increíble 39.7 por ciento, después de que los gobiernos anteriores hubieran dilapidado el dinero de los impuestos y falsificado los datos estadísticos. Las medidas han reducido el gasto del gobierno hasta un total del 10%, un 4,5 por ciento más de lo que la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) habían exigido. El problema es que las medidas de austeridad, mientras tanto, han afectado a todos los aspectos de la economía del país. El poder adquisitivo está disminuyendo, el consumo está cayendo en picado y el número de quiebras y el desempleo van en aumento. El PIB se contrajo un 1,5 por ciento en el segundo trimestre de este año. Los ingresos tributarios, que se necesitan desesperadamente con el fin de consolidar las finanzas nacionales, han caído. Una mezcla de miedo, desesperanza e ira se está gestando en la sociedad griega. Tasas de desempleo de hasta el 70% Nikos Meletis va bien vestido, y su coche de gama media está limpio y ordenado. Meletis se ganaba bien la vida en una empresa de construcción naval en Perama, un puerto frente a la isla de Salamina. "En este momento, estoy viviendo de mis ahorros", dice el soldador de 54 años de edad, de pie delante de un puerto en silencio completo con los buques amarrados. Meletis es un jornalero que trabajaba hasta 300 días al año y este año sólo ha logrado reunir el trabajo de 25 días hasta ahora. Eso le da 25 sellos del seguro de salud, cuando necesita 100 para asegurarse a sí mismo y a su familia – incluyendo a su esposa, que padece de cáncer. "¿Cómo voy a pagar el hospital?" se pregunta Meletis. Las prestaciones por desempleo por un máximo de 460 euros al mes están disponibles para un máximo de un año – y sólo si puede producir por lo menos 150 sellos en los últimos 15 meses. Apenas hay trabajadores de la construcción naval en el distrito de Perama que todavía puedan alcanzar esa cifra. El desempleo en la ciudad oscila entre el 60 y el 70%, según un estudio realizado por la Universidad de El Pireo. Mientras que el 77% de las compañías griegas indican que están satisfechos con la calidad del trabajo realizado en Perama, casi el 50% siguen enviando sus barcos para ser reparados en Turquía, Corea o China. Los costos son demasiado elevados en Grecia, dicen. El país, en su opinión, tiene demasiada burocracia y demasiadas huelgas, los conflictos laborales suelen retrasar los plazos de entrega. Perama es ciertamente un caso inusualmente extremo. Pero el declive de los astilleros es un ejemplo elocuente de la creciente incapacidad de la economía griega para competir. Casi ninguna industria del país puede seguir el ritmo de la competencia internacional en términos de productividad, y los expertos esperan que el PIB caiga un 4% a lo largo de todo el año. Alemania, a modo de comparación, espera un crecimiento de hasta el 3%. Se desploman las cifras de ventas en todas partes El paquete de austeridad del primer ministro George Papandreou ha afectado gravemente a la economía griega. El paquete incluía la reducción de salarios de los funcionarios hasta en un 20 por ciento y redujo las prestaciones de jubilación, mientras que aumentó numerosos impuestos. El resultado es que los griegos tienen cada vez menos dinero para gastar y las cifras de ventas están cayendo por todas partes, lo que dibuja una catástrofe para un país en el que el 70% de la producción económica se basa en el consumo privado. Un corto paseo por las calles comerciales de Atenas revela la magnitud de la decadencia. Un cuarto de los escaparates totales de la calle Stadiou tienen carteles de color rojo que dicen "Enoikiazetai" – en alquiler. La Confederación Nacional del Comercio helénico (ESEE) calcula que el 17% de todas las tiendas en Atenas han tenido que declararse en quiebra. Las cosas no son mejores en las ciudades pequeñas. Chalkidona era, hasta hace pocos años, un centro para el tráfico de camiones en la zona de Tesalónica. Dos calles principales, junto a restaurantes de comida rápida y tiendas que atienden a los camioneros, se cruzan en el pequeño, triste pueblo. La casa de María Lialiambidou se asienta directamente en la ruta principal de transporte. El alquiler de una pastelería en la planta baja del edificio le proporciona 350 euros al mes, una cantidad que ayuda considerablemente a complementar su pensión de viudedad de 320 euros. En estos días, sin embargo, Kostas, el hombre que dirige la pastelería que utiliza la gente llamada “tacaña”, ya no puede pagar el alquiler. También en este caso, una enorme cartel "Enoikiazetai" se extiende por el escaparate. Nadie quiere alquilar el almacén. Tampoco hay compradores para una carnicería vacía de unos pocos metros más adelante. Un letrero en el otro lado de la calle anuncia "Restaurante Sakis". El propietario, Sakis, sigue esperando, con los clientes llenando una o dos mesas del restaurante de vez en cuando. "Realmente no hay trabajo para mí aquí ya", dice un empleado de Albania, a los que se conoce con el nombre de Eleni en Grecia. "Muchos otros ya se han vuelto a Albania, donde no es peor que aquí. Vamos a ver cuando me tengo que ir." Sin salida Todo el país está atrapado por la depresión. Todo parece ir cuesta abajo. La espiral continúa sin cesar, y no se ve una manera clara de salir. Lo peor, sin embargo, es el hecho de que casi nadie confía en que las cosas mejoren algún día. La tasa de desempleo del país hace esta tendencia muy clara. En 2009, fue del 9,5 por ciento. Este año puede incrementarse hasta el 12,1 por ciento y los economistas esperan que llegue al 14.3 por ciento en 2011. Estos, sin embargo, son sólo los números oficiales, que fueron proporcionados por Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La asociación sindical del comercio griego GSEE considera esas cifras demasiado optimistas. Creen que un 20% es una cifra más probable para el 2011. Esto colocaría la tasa de desempleo tan alta como lo fue en 1960, cuando cientos de miles de griegos se vieron obligados a emigrar. Mientras tanto, el poder adquisitivo ha caído al nivel de 1984, según la GSEE. "Las cosas se están empezando a cocinar a fuego lento" Menelao Givalos, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Atenas, ha aparecido en la televisión, advertiendo a los televidentes que los peores momentos aún están por venir. Predice una gran ola de despidos a partir de septiembre, con "extrema consecuencias sociales." "Todo está subiendo de precio, yo casi no gano dinero, ¿y entonces tengo que pagar más impuestos para ayudar a salvar el país? ¿Cómo se supone que funcionará esto?", dice Nikos Meletis, el constructor naval. Sus amigos, reunidos en una pequeña cafetería en el muelle de Perama, son poco a poco cada vez más ruidosos. Todos ellos están desempleados, desesperados y enojados con los políticos que los metieron en este lío. No hay compasión aquí para ninguno de los partidos políticos y ya ni siquiera para los sindicatos tampoco. ”¡Sólo organizan huelgas para servir a sus propios intereses!”, grita un hombre cuyo nombre es Panayiotis Peretridis. "Lo único que me interesa es mi salario diario. Una hogaza de pan es mi partido político. Quiero ayudar a mi país – ¡deme trabajo y pagaré impuestos! Pero nuestro honor como trabajadores calificados de primera clase, como cabezas de familia, como griegos, está siendo arrastrando por el suelo!" "Si nos quitan el pan de nuestra familia, los echaremos abajo – el gobierno tiene que saber eso", dice Meletis. "¡Y no nos llamen anarquistas si eso sucede! Somos cabeza de nuestras familias y estamos desesperados". Predice que la situación será cada vez más caliente. "Las cosas están empezando a cocinarse a fuego lento aquí", dice. "Y en algún momento van a explotar." DER SPIEGEL. 18-8-2010 China. Diario de Pueblo Vietnam no debe jugar con fuego Li Hongmei Las relaciones entre China y EEUU atraviesan por una nueva racha de conflictos, y cualquier decisión imprudente por parte de Vietnam no haría más que añadir leña al fuego que hoy recalienta las tensiones bilaterales. Vietnam puede añadir, como argumento plausible, que tiene derecho a hacer cuanto le plazca dentro del marco del derecho internacional. O quizás opte por dejar que China haga sus propias conjeturas. Pero lo cierto es que los hechos dicen más que las palabras. Cuando China se decida a defender sus intereses nacionales básicos, Vietnam no podrá seguir haciendo oídos sordos a los reclamos de aquélla. Quizás va siendo hora de que Vietnam se percate de cuán precaria resulta su posición al quedar atrapado en el contencioso entre dos potencias, lo cual supone un cúmulo de riesgos potenciales. Si continúa incitando a las dos potencias a dirimir sus diferencias en un cuerpo a cuerpo, podría ser Vietnam el que al final salga peor parado. A partir del 23 de julio, cuando Hillary Clinton afirmó en Hanoi que “Estados Unidos tiene intereses nacionales en el mar de la China Meridional,” el portaaviones estadounidense George Washington y un destructor entraron de forma sucesiva a un puerto de su antiguo archi-enemigo, con el cual efectuó un ejercicio marítimo conjunto posteriormente. En dicho lapso, algunos funcionarios, expertos y eruditos vietnamitas han escrito frecuentes artículos en los que mencionan la posición y significación estratégicas de algunas islas que hoy ocupa el país indochino. Incluso, ciertos funcionarios han nombrado a China en público. En círculos internacionales hay una visión hoy de que Vietnam está haciendo esfuerzos desesperados por internacionalizar y multi-lateralizar sus disputas territoriales con China por el mar de la China Meridional, y que en ese empeño procura el apoyo de EEUU, a modo de contrapeso para China en el área en discusión. Una cosa es que Vietnam se siente a ver qué conclusión saca China de sus acciones, pero otra bien distinta es que ponga a prueba la paciencia y tolerancia chinas, causándole un alto grado de agravio. De ser así, lo aconsejable es que trate de atenuar sus actos de hostilidad sin sentido, o al menos de no contribuir a agravar las diferencias entre China y EEUU, pues una actitud de naturaleza seguramente tendría un efecto substancial en la futura política de China hacia Vietnam. En tiempos de Ho Chi Minh, China y Vietnam establecieron una relación de hermandad. Aun cuando resulte poco realista pensar en regresar a aquellos días de gloria, Vietnam debe, como mínimo, responder de un modo constructivo a la política coherente de buena vecindad que China mantiene en su entorno geográfico. China ha respetado a Vietnam en los últimos años, tomando muy en cuenta los sentimientos del público vietnamita; de igual forma, Vietnam debe también respetar a China y al público chino. Vietnam no se debe involucrar en el peligroso juego entre China y EEUU, pues hacerlo equivale a jugar con fuego. Las actuales acciones de Vietnam resultan muy egoístas, pues ignoran las consecuencias para sus vecinos, además de que podría estar sobrestimando la capacidad de protección que estaría dispuesto a extenderle el Tío Sam. Es recomendable que Vietnam deseche la ilusión de que puede hacer lo que se le antoje en el mar de la China Meridional bajo protección de la Marina de Guerra de EEUU. Si se produjeran verdaderos choques militares entre China y Vietnam no habrá portaaviones de país alguno capaz de garantizar la seguridad de este último. Por otra parte, China no tiene por qué reaccionar de manera extrema e involucrarse en un duelo verbal con Washington por una trivialidad. “El dragón no necesita gruñir ante lo absurdo”, como escribe un blogero chino. La mejor respuesta de China sería recurrir a su capacidad de atracción para mantener su influencia y prestigio merecidos en el Sudeste de Asia. En la década pasada, China se anotó notables éxitos en la consolidación de su influencia económica y diplomática, esforzándose por tranquilizar a los países asiáticos del área y mostrarles una mejor imagen. Según reza la vieja sabiduría popular china, se suele querer más a los vecinos que a los parientes distantes, algo que los vietnamitas no deberían pasar por alto en su prurito por abrazar a su lejano archi-enemigo de antaño. DIARIO DEL PUEBLO. 18-8-2010

Deja una respuesta