EEUU-China: alianza mutuamente beneficiosa

“Desde que Estados Unidos y China establecieron relaciones diplomáticas, el volumen comercial bilateral ha crecido cerca de 120 veces. La inversión directa de EEUU en China ha superado los 63,1 mil millones dólares, y la inversión directa de China en Estados Unidos también ha crecido rápidamente, junto con la inversión indirecta en bonos del Tesoro y otros activos estadounidenses.”

En ocas palabras, las importaciones de los Estados Unidos desde China, y la inversión China en los Estados Unidos aumenta. Esta relación ha ayudado a una baja inflación y un alto crecimiento en Estados Unidos por muchos años. Al mismo tiempo, la cooperación económica ha promovido la reforma y apertura, provocado una escalada de puestos de trabajo, del crecimiento, la industrialización y la urbanización, e inyectado vitalidad en la economía china. Esta estrecha relación económica indica que ambos países se complementan y dependen el uno de otro. (THE WASHINGTON POST) DIARIO DE PUEBLO.- Según analistas, la complejidad del diálogo refleja hasta qué punto China y EEUU dependen el uno del otro en temas nacionales e internacionales, a pesar de sus diferencias. Los lazos chino-estadounidenses podrían calificarse de “interdependencia prudente”, como parte de la cual cada uno entiende que “si cualquiera de las partes tomara alguna vez medidas agresivas contra la otra, las mismas socavarían seriamente su propia posición económica,” afirmó en declaraciones a Xinhua Shaun Breslin, profesor de Política y Estudios Internacionales de la Universidad de Warwick, en Gran Bretaña. “Detrás de la retórica al uso, ambos lados son conscientes de cuánto se necesitan EEUU. The Washington Post EEUU-China: una alianza económica mutuamente beneficiosa Xia Xuren* El diálogo estratégico y económico entre EEUU y China en Beijing de esta semana tendrá una influencia importante en el desarrollo sostenible y saludable de nuestra relación económica. Desde que Estados Unidos y China establecieron relaciones diplomáticas, el volumen comercial bilateral ha crecido cerca de 120 veces. La inversión directa de EEUU en China ha superado los 63,1 mil millones dólares, y la inversión directa de China en Estados Unidos también ha crecido rápidamente, junto con la inversión indirecta en bonos del Tesoro y otros activos estadounidenses. En pocas palabras, las importaciones de los Estados Unidos desde China, y la inversión China en los Estados Unidos aumenta. Esta relación ha ayudado a una baja inflación y un alto crecimiento en Estados Unidos por muchos años. Al mismo tiempo, la cooperación económica ha promovido la reforma y apertura, provocado una escalada de puestos de trabajo, del crecimiento, la industrialización y la urbanización, e inyectado vitalidad en la economía china. Esta estrecha relación económica indica que ambos países se complementan y dependen el uno de otro. Los pueblos americano y chino se benefician de ello: las etiquetas "Made in China" –que indican una alta calidad y un precio favorable– aumentan la renta de las familias estadounidenses. Mientras tanto, marcas americanas como Buick, Motorola y Wal-Mart se han convertido en parte de la vida moderna en China. Los empresarios de ambos países se benefician también: en 2008, las exportaciones estadounidenses de bienes y servicios a China fueron de 87,3 mil millones dólares, y los ingresos de las empresas de EEUU en China alcanzaron los 218,9 mil millones dólares. En 2009, las exportaciones de empresas de capital extranjero representaron el 56% del volumen de exportaciones chinas. Por supuesto, las diferencias en algunas cuestiones son inevitables. Es esencial que ambos países tenga en cuenta el carácter mutuamente beneficioso de esta relación y manejen los problemas mediante el diálogo y la consulta en pie de igualdad, manteniendo la perspectiva estratégica. Es importante para salvaguardar y ampliar los intereses comunes, así como para promover un desarrollo económico sólido. China y Estados Unidos se encuentran en diferentes etapas de desarrollo y será así por mucho tiempo. En las últimas décadas, la estructura industrial de América se ha especializado en la fabricación de productos alta gama y servicios modernos, mientras que su industria manufacturera tradicional se ha desplazado gradualmente a otros países. China y Estados Unidos deben aprovechar las oportunidades generadas por la globalización económica. La esencia del comercio internacional es el de que los países complementen mutuamente sus ventajas a través del intercambio. Las exportaciones de China a los Estados Unidos son principalmente productos de gama media y baja, como la confección, el calzado, los juguetes y la electrónica, pocos o ninguno de los cuales se producen en América. La ventaja industrial de EEUU radica en la fabricación de productos de gama alta que son muy necesarios en el mercado chino. Si Estados Unidos puede aflojar sus controles a la exportación de productos civiles de alta tecnología a China, la competitividad de sus exportaciones se puede mejorar. Esto también sería útil para la balanza comercial con China. Los dos países deben adoptar una visión de conjunto de la interdependencia de sus intereses. Sí, una gran parte de las exportaciones de empresas estadounidenses con inversiones directas en China se ha convertido en superávit comercial de China con los Estados Unidos. Pero una parte significativa del superávit comercial de China se ha convertido en inversión en bonos del Tesoro y otros activos en dólares, apuntalando la estabilidad a largo plazo de la economía de los EEUU. Esta relación económica es uno de los beneficios mutuos. Hoy en día, los intereses comunes de nuestros países están en expansión. El espacio para una nueva cooperación está abierto en el ámbito bilateral y global al menos de tres maneras. En primer lugar, China y Estados Unidos debe centrar su mirada en la estabilidad económica mundial y la recuperación, que se ve amenazada por la crisis de la deuda soberana europea. China y Estados Unidos deben trabajar con la comunidad internacional para mantener la estabilidad, fortalecer la coordinación de las políticas económicas mundiales y consolidar el impulso de la recuperación. En segundo lugar, ambos países están transformando sus modelos de desarrollo económico. China está aumentando su demanda interna e incrementando el desarrollo científico. Estados Unidos está alterando su modelo de crecimiento de altas deudas y bajo nivel de ahorro para un desarrollo económico más sostenible. Los dos deben apoyarse mutuamente en sus ajustes estructurales; ampliar la cooperación en áreas como la energía limpia, el ahorro energético, la reducción de las emisiones y la mejora del medio ambiente, y explorar las ventajas potenciales comunes en el desarrollo de infraestructuras, innovación científica y tecnológica, la urbanización y unos servicios modernos. En tercer lugar, China y Estados Unidos son los principales interesados en el establecimiento de un acuerdo equitativo, abierto y justo en el orden económico internacional. Se deben fomentar en común el libre comercio y la inversión, combatir el proteccionismo comercial, continuar avanzando en la reforma de las instituciones financieras internacionales, fortaleciendo la reglamentación financiera mundial, y salvaguardando la estabilidad del entorno monetario internacional. En el próximo diálogo, los temas incluyen la promoción de una recuperación fuerte y más sostenible, un crecimiento equilibrado, la promoción de los intercambios de beneficio mutuo y la inversión, la estabilidad del mercado financiero y la reforma de la arquitectura financiera internacional. En China esperamos ampliar la cooperación, reducir las diferencias, inyectar nueva vitalidad a las relaciones económicas entre China y Estados Unidos y hacer contribuciones para impulsar nuestra amplia relación bilateral en el siglo XXI. *Ministro de Finanzas de China THE WASHINGTON POST. 23-5-2010 China. Diario del Pueblo Diálogo China-EEUU busca soluciones a temas importantes Altos funcionarios chinos y estadounidenses buscarán en conjunto desde este lunes soluciones a diversos problemas, que van del comercio a la recuperación económica global y a las tensiones regionales, como parte del Diálogo Estratégico y Económico China-EEUU, que durará dos día en la capital china. Los analistas consideran que la trascendental reunión fijará el tono de las relaciones bilaterales. La Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Rodham Clinton, y el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, llegaron a Beijing el domingo, al frente de una de las más amplias delegaciones de ministros y viceministros de ese país, con cerca de 200 funcionarios, incluyendo a “virtualmente todos los elementos del Gobierno de EEUU.”, según Kurt Campbell, Secretario de Estado adjunto para asuntos de Asia Oriental y el Pacífico. Los huéspedes esperan que la reunión sea parte del esfuerzo por ayudar al presidente de EEUU, Barack Obama, a cumplir con su compromiso de duplicar las exportaciones en el plazo de cinco años y crear 2 millones de puestos de trabajo. El vice-primer ministro chino Wang Qishan y el concejero de Estado Dai Bingguo se unirán a Clinton y Geithner como co-presidentes de la reunión. En la víspera de las negociaciones, China subrayó los riesgos que encaran ambas economías por los problemas derivados de la crisis de la deuda de Europa, mientras que Washington presionó a Beijing para que dé a las empresas extranjeras “acceso justo”. En comentarios publicados el domingo, el Ministro de Hacienda Xie Xuren dijo que la cooperación con Washington era más importante aún frente a la crisis de la deuda europea. “Actualmente, los riesgos de la deuda soberana europea han aumentado la incidencia de los factores de inestabilidad en el curso de la recuperación económica global,” dijo Xie en un artículo publicado en The Washington Post y en el sitio web del ministerio. A su juicio, China y EEUU deben “proteger la estabilidad macroeconómica y consolidar la coordinación de la política macroeconómica, para encausar por buen derrotero la tendencia hacia la recuperación económica global”. Hablando en Shanghai el domingo, antes de partir hacia Beijing, Clinton subrayó la importancia de las preocupaciones económicas de los EEUU. en sus relaciones con China. “En los días venideros, funcionarios de los más altos niveles de nuestros dos gobiernos discutirán temas de equilibrio económico y competencia,” dijo Clinton en un discurso pronunciado en un hangar del aeropuerto de Shanghai. “La transparencia en el diseño de regulaciones y normativas y la no discriminación, el acceso justo a las ventas al sector privado y a los compradores del gobierno por igual, la aplicación consecuente de los derechos de propiedad intelectual, son todos de vital importancia en la economía global del siglo XXI,” señaló Clinton ante un público integrado por ejecutivos empresariales de EEUU y China. También subrayó el importnate papel que desempeña China en los asuntos internacionales. “Virtualmente cada desafío importante al que hacemos frente en el mundo requiere de la labor conjunta de China y EEUU,” dijo Clinton ante el personal del Consulado general de los EEUU. en Shanghai. Clinton sacó un poco de tiempo de su abultada agenda para dedicarlo a la diplomacia pública el sábado, cuando regaló osos de peluche a los niños chinos, mientras recorría la Expo Universal de Shanghai. Funcionarios de EUU han dicho que el país está flexibilizando los controles sobre las exportaciones, mediante una revisión completa del sistema, y agregaron que el crecimiento de China depende cada vez más de los gastos de los consumidores, más que de las exportaciones. Washington desea que esa tendencia continúe y se consolide, añadieron. El Ministro chino de Comercio, Chen Deming, dijo el domingo que China continuará con la apertura y aumentará activamente las importaciones, añadiendo que las dos naciones tienen un potencial de negocios enorme en el sector de alta tecnología. Chen Deming dijo el domingo a su contraparte estadounidense Gary Locke, también de visita en China, que los controles de exportación de Washington dañan la balanza comercial y económica y han hecho que las empresas de EEUU resulten perdedoras en el comercio bilateral. China espera que EEUU tome medidas concretas para aflojar las restricciones cuanto antes. Locke dijo que “EEUU está revisando completamente sus sistemas de control de exportación y que retirará las restricciones innecesarias”. “EEUU ha notado el progreso que el Gobierno chino ha hecho con respecto a los problemas de Derechos de Propiedad Intelectual, y espera reforzar la coordinación con China sobre ese tema,” indicó. El diálogo de dos días, el segundo de su tipo desde que la administración de Obama asumió el poder a principios de 2009, se produce en un momento en el que los dos lados están intentando relanzar los lazos bilaterales, luego de un proceso de enfriamento debido a la venta de armas de EEUU a Taiwán y la reunión de Obama con el Dalai Lama, a principios de este año. Problemas regionales tales como la escalada de tensiones en la península de Corea, el tema nuclear de Irán, y la situación en Afganistán y Paquistán son también una prioridad en el diálogo. La primera ronda del diálogo fue llevada a cabo en Washington, en julio del año pasado. Según analistas, la complejidad del diálogo refleja hasta qué punto China y EEUU dependen el uno del otro en temas nacionales e internacionales, a pesar de sus diferencias. Los lazos chino-estadounidenses podrían calificarse de “interdependencia prudente”, como parte de la cual cada uno entiende que “si cualquiera de las partes tomara alguna vez medidas agresivas contra la otra, las mismas socavarían seriamente su propia posición económica,” afirmó en declaraciones a Xinhua Shaun Breslin, profesor de Política y Estudios Internacionales de la Universidad de Warwick, en Gran Bretaña. “Detrás de la retórica al uso, ambos lados son conscientes de cuánto se necesitan mutuamente y de que ambos necesitan de la estabilidad internacional” recalcó Breslin. El profesor David Shambaugh, miembro distinguido no residente especializado en el Programa de Estudios sobre Política Exterior en la institución de Brookings, en Washington, dijo la semana pasada que EEUU “va a continuar interactuando (con China) a niveles cada vez mayores, y que comenzará a sostener un tipo de diálogo realmente estratégico entre iguales”. Shi Yinhong, un experto en Estudios sobre EEUU en la Universidad del Pueblo de China, en Beijing, definió la reunión como “gran ocasión para cimentar las relaciones, que también afectarán el desarrollo de los lazos futuros”. Jonathan Holslag, investigador en el Instituto de Estudios Contemporáneos sobre China de Bruselas, dijo que se mantienen vigentes preguntas sobre cómo tratará Washington a Beijing en la interacción. “¿Aceptará EEUU y, especialmente, la sociedad estadounidense, sobre bases de igualdad, a un país que tiene un sistema político fundamentalmente distinto?” El contralmirante Yang Yi, antiguo jefe de Estudios Estratégicos, en la Universidad Nacional de Defensa, del Ejército Popular de Liberación (EPL), consideró que sólo cuando EEUU deponga su mentalidad de Guerra Fría podrá conseguir una relación bilateral constante. DIARIO DEL PUEBLO. 24-5-2010

Deja una respuesta