EEUU adopta un tono más duro con China

“La administración Obama ha adoptado un tono más duro con China en las últimas semanas como parte de un acto de equilibrio diplomático por el que Estados Unidos acoge con satisfacción el ascenso de China en algunos ámbitos, pero también se enfrenta a Beijing cuando se topa con los intereses norteamericanos.”

Frente a un gobierno chino con una intención cada vez mayor de robar la fuerza y la capacidad de EEUU, los Estados Unidos dieron a conocer una nueva política que refuta las reclamaciones de China sobre la soberanía de todo el mar de China Meridional. Se rechazan las demandas chinas de que EEUU ponga fin a su política militar de largo tiempo de llevar a cabo ejercicios militares en el Mar Amarillo. Y está ejerciendo nuevas presiones sobre Beijing para que no aumente sus inversiones en energía en Irán mientras las empresas occidentales se retiran. (THE WASHINGTON POST) DIARIO DEL PUEBLO.- Funcionarios gubernamentales estadounidenses han declarado su disposición a “acoger una China próspera y poderosa”. Pero el mentís rotundo a esas palabras aquiescentes parece venir ahora de otras declaraciones, subterfugios y acciones posteriores, como es el caso de las maniobras militares conjuntas entre EEUU y Corea del Sur, a las que se suman las sucesivas declaraciones de Washington respecto a los litigios fronterizos y situación general en el mar de la China Meridional. Todo esto pone en tela de juicio la buena voluntad de Washington para dar la bienvenida a China. EEUU. The Washington Post EEUU adopta un tono más duro con China John Pomfret La administración Obama ha adoptado un tono más duro con China en las últimas semanas como parte de un acto de equilibrio diplomático por el que Estados Unidos acoge con satisfacción el ascenso de China en algunos ámbitos, pero también se enfrenta a Beijing cuando se topa con los intereses norteamericanos. Frente a un gobierno chino con una intención cada vez mayor de probar la fuerza y la capacidad de EEUU, los Estados Unidos dieron a conocer una nueva política que refuta las reclamaciones de China sobre la soberanía de todo el mar de China Meridional. Se rechazan las demandas chinas de que EEUU ponga fin a su política militar de largo tiempo de llevar a cabo ejercicios militares en el Mar Amarillo. Y está ejerciendo nuevas presiones sobre Beijing para que no aumente sus inversiones en energía en Irán mientras las empresas occidentales se retiran. Las maniobras militares de EEUU han provocado una violenta reacción entre los círculos oficiales de China y su prensa estatal, que ha acusado a los Estados Unidos de tratar de contener a China. Yang Jiechi, el ministro de Relaciones Exteriores, emitió el lunes un inusualmente duro comunicado acusando a Estados Unidos de empujar a otros países contra China. Un destacado académico, Shen Dingli de la Universidad de Fudan, ha comparado los ejercicios previstos de EEUU en aguas internacionales del mar Amarillo, con el despliegue en 1962 de los misiles nucleares de Rusia en Cuba. Funcionarios de EEUU explican este movimiento como parte de una estrategia más amplia para reconocer el surgimiento de China como potencia mundial, pero también trazar líneas de demarcación cuando el comportamiento de China atenta contra los intereses de EEUU. Así, al mismo tiempo que la administración ha dado la bienvenida a China en el Grupo de las 20 principales economías, ha dado lugar a las mayores reuniones jamás habidas entre EEUU y funcionarios chinos, y ha empujado el respaldo a China para que aumente su influencia en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, también está tratando de limitar lo que considera son impulsos expansionistas de China. Con este fin, la administración Obama también ha intensificado el alcance de su diplomacia a otras naciones de Asia y Oceanía, poniendo fin a la prohibición de 12 años sobre las relaciones con las fuerzas especiales de Indonesia y el fortalecimiento de sus alianzas desde Tokio y Seúl a Canberra, Australia. La estrategia ha sido recibida con raras aclamaciones en Washington entre la generalmente refractaria comunidad de observadores de China. James Mulvenon, director de Defensa Group’s Inc, Centro de Investigación y Análisis de Inteligencia, la ha llamado "una obra maestra de la diplomacia" al tratar con una China, que, dijo, "sigue siendo una combinación paradójica de bravuconería y arrogancia con una intensa inseguridad y precaución." La decisión de enfrentarse a China en el Mar Meridional de China data de hace varios meses, después que funcionarios de la administración observaran que el mar –una vía marítima internacional a través de la cual pasa cada año más del 50 por ciento del tonelaje de la flota mercante mundial– se estaba introduciendo poco a poco en el lenguaje diplomático como parte de los "intereses fundamentales" de China. En marzo, el ministro adjunto de Relaciones Exteriores Cui Tiankai dijo a dos altos funcionarios de EEUU que China ve ahora sus pretensiones sobre el mar de 1,3 millones de kilómetros cuadrados al nivel de sus pretensiones sobre Tíbet y Taiwán, una isla que China dice que pertenece a Beijing. Además, las naciones del Sudeste de Asia informaron a Estados Unidos que ellos también se sentían incómodos con la presión de China sobre los países y empresas interesadas en la prospección de gas y otros minerales en el mar. China había advertido a Exxon Mobil y BP para detener las exploraciones en zonas de altura, cerca de Vietnam. Habían comenzado también a detener rutinariamente o acosar a los buques pesqueros de otros países, según fuentes de la región. La reacción de los EEUU se dio a conocer el 23 de julio en Hanoi, cuando 12 naciones –Vietnam el primero y Estados Unidos el último– plantearon la cuestión del Mar Meridional de China en un foro de seguridad anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Llamando a la libertad de navegación en el mar como un "interés nacional" de EEUU, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton se ofreció para facilitar iniciativas para crear un código de conducta en la región. Y entonces ella dijo: "las reivindicaciones legítimas en el espacio marítimo en el Mar Meridional de China pueden provenir exclusivamente de los reclamos legítimos de sus habitantes." Traducido, eso significa que las demandas de China de todo el mar no son "válidas", dijo un alto funcionario del gobierno, porque no tienen ningún tipo de personas que vivan en la veintena de rocas y atolones que dicen pertenecer a China. El Ministro de Relaciones Exteriores Yang reaccionó saliendo de la reunión durante una hora. Cuando regresó, dio una incoherente respuesta de 30 minutos en la que acusó a Estados Unidos de conspirar en contra de China sobre esta cuestión, pareció burlarse de las credenciales socialistas de Vietnam y al parecer, de acuerdo con funcionarios de EEUU y Asia en la sala, amenazó a Singapur. "China es un país grande y otros países son países pequeños, y eso es simplemente un hecho", dijo, mirando directamente al ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, George Yeo, de acuerdo con varios participantes en la reunión. El lunes, Yang emitió un comunicado en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores diciendo que no había necesidad de internacionalizar la cuestión, que China sigue teniendo intención de resolver todas las disputas bilaterales y que la opinión de China representaba los intereses de los "socios asiáticos." "Después de la reunión, alrededor de una docena de delegados de Asia expresaron su felicitación a la parte china", dice la declaración, a pesar de que muchos en la reunión observaron indicios claros de que la mayoría de los participantes apoyaban la visión de EEUU. El gobierno Obama también ha rechazado nuevamente las declaraciones, en particular del Ejército Popular de Liberación de China, sobre los ejercicios militares previstos en el Mar Amarillo – miles de kilómetros hacia el norte. Estados Unidos y Corea del Sur han planificado los ejercicios después del hundimiento de un buque de guerra de Corea del Sur el 26 de marzo, que dejó 46 marineros muertos. Una investigación internacional del incidente señaló a Corea del Norte como responsables del ataque. Pero entonces China se inmiscuyó en el debate, diciendo que cualquier ejercicio militar en el Mar Amarillo sería visto como una amenaza a Beijing – algo que chocó a los funcionarios de EEUU al complicar innecesariamente lo que se suponía que era un simple mensaje de solidaridad de Estados Unidos hacia Corea del Sur ante el ataque de Pyongyang. El 3 de julio, el general Ma Xiaotian, subjefe del Estado Mayor General del Ejército Popular de Liberación, dijo al canal de televisión Phoenix que "es porque estos ejercicios se llevan a cabo… en las inmediaciones de nuestras aguas territoriales, por lo que protesto enérgicamente en su contra." Sin embargo, en noviembre, el USS George Washington, un portaaviones, había estado en el Mar Amarillo sin suscitar críticas por parte de China. En un intento por enfriar la ira de China, el gobierno llevó a cabo su primer ejercicio de esta semana con el USS George Washington en el Mar de Japón (también conocido por los coreanos como el Mar del Este), más lejos de la costa de China. Pero en parte porque China hizo cuestión de ella, un segundo ejercicio también está previsto en el Mar Amarillo. Funcionarios de EE.UU. predijeron también que el George Washington pronto estará de regreso en la región – esta vez en el mar Amarillo. Por último, la administración Obama continúa presionando a China sobre Irán. Estados Unidos obtuvo el apoyo de Pekín para ampliar las sanciones de la ONU sobre Irán en junio, tras la negativa de Teherán a detener su programa de enriquecimiento de uranio. Como parte del acuerdo, las sanciones se mantuvieron relativamente débiles, y China, que tiene importantes inversiones en el sector energético de Irán y es el tercer mayor cliente del petróleo de Irán, se eximió de muchas de ellas. Pero ahora los funcionarios de EEUU están preocupados de que a medida que los países occidentales aprueban nuevas sanciones contra Irán –Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han aprobado nuevas en las últimas semanas– las empresas estatales de energía chinas estén firmando nuevos acuerdos mientras las inversiones occidentales y japoneses se retiran, obstaculizando cualquier posible efecto de las medidas. "No hemos terminado con Irán", dice un alto funcionario del gobierno. "Y estamos buscando la máxima moderación china." THE WASHINGTON POST. 30-7-2010 China. Diario del Pueblo ¿Aceptará EEUU a una China poderosa? Funcionarios gubernamentales estadounidenses han declarado su disposición a “acoger una China próspera y poderosa”. Pero el mentís rotundo a esas palabras aquiescentes parece venir ahora de otras declaraciones, subterfugios y acciones posteriores, como es el caso de las maniobras militares conjuntas entre EEUU y Corea del Sur, a las que se suman las sucesivas declaraciones de Washington respecto a los litigios fronterizos y situación general en el mar de la China Meridional. Todo esto pone en tela de juicio la buena voluntad de Washington para dar la bienvenida a China. Para EEUU, es fácil hablar de adaptarse al desarrollo chino. Lo difícil es hacerlo en la realidad. No bastan los discursos llenos de citas elocuentes y almibaradas, que ensalzan las relaciones bilaterales. Es preciso que exista una verdadera voluntad de reconocer y acoger a China como potencia en el escenario mundial. De lo contrario, las relaciones sino-estadounidenses quedarán sujetas a una gama de vicisitudes inesperadas, con resultados funestos, tanto para los dos países como para el resto del mundo. La resolución de los problemas globales no debe depender solamente de EEUU o de China, pero lo cierto es que no se logra resolver tales problemas sin la participación conjunta de ambos países, dijo la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. Estas declaraciones de Clinton demuestran que su país tiene plena conciencia de que un cambio en el trato a China favorecerá los intereses mundiales de EEUU. No cabe duda de que la administración de Barack Obama ha dado señales positivas respecto a China, las cuales podrían interpretarse incluso como un giro en la tradicional política de Washington de combinar los acercamientos con la contención. Si algo queda claro es que los ajustes de política exterior de EEUU deberán transitar un complicado sendero. La venta de armas a Taiwan, la pulseada por Google, el dilatado diferendo en torno a la tasa de cambio del Renminbi, la divulgación de la “teoría sobre la responsabilidad económica de China”, entre otros, dejan en claro que Washington todavía no tiene idea definida sobre cómo promover una aproximación normal. Las relaciones sino-estadounidenses son los más importantes y complicados nexos bilaterales del mundo, que afectan directamente la paz y estabilidad del planeta, especialmente de la región del Pacífico y Asia. Tal como ha dicho el politólogo Ian Bremmer, a pesar del riego de la confrontación entre ambos países, el fortalecimiento de los lazos políticos y económicos y la toma de medidas destinadas a evitar una nueva guerra fría, e incluso casos aún peores, se traducirá en beneficios para ambos. EEUU debe mostrar sentido de realismo y sabiduría, así como una firme decisión de reconocer y aceptar el ascenso de China al concierto mundial como país poderoso. DIARIO DEL PUEBLO. 29-7-2010

Deja una respuesta