Informe de la ONU sobre la desigualdad en España

Desigualdad: vuelven los ochenta

spaña -la economí­a número 13 por PIB del mundo- cierra el 2015 en el puesto 26 en el rankin de desarrollo humano, lo que la hace retroceder en marcadores de desigualdad entre ciudadanos a niveles de hace treinta años, la dácada de los ochenta. Lo afirma el informe anual del Fondo de Población de la ONU (PNUD), que ofrece un estudio de la situación en 188 paí­ses con indicadores sobre población, trabajo, educación, salud o igualdad de género y elabora una clasificación cuya cabeza es Noruega y cuya cola es Ní­ger.

Mientras que el gobierno del PP y la batería mediática de sus afines no paran de intentar vender la idea de la “recuperación económica”, el informe de la ONU es contundente. “En las últimas décadas, nunca fue tan elevada la diferencia entre ricos y pobres en España”, señala. La desigualdad entre ricos y pobres en nuestro país alcanzó en 2015 el máximo registrado desde que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) inició esta medición, hace 30 años.

Aunque España avanza un puesto desde el año pasado, pierde un 11,5% de su tasa de desarrollo humano por la falta de equidad entre su ciudadanía y se queda en 0,775 puntos, como en 1988. Hace 2 años el impacto de la desigualdad era del 10,5%. La pobreza en España, se sitúa en el 18% de la población, el doble que antes de la crisis.

El informe de la ONU sitúa el coeficiente de desigualdad en los ingresos (GINI) en España para 2014 en un 35,8%. Según el informe de Intermón Oxfam de hace pocos meses, el Gini -que mide la desigualdad de ingresos dentro de un país y que varía entre cero para la máxima igualdad, y uno, para la desigualdad máxima- se ha incrementado un 10% en sólo 5 años en nuestro país.

España sigue la misma tendencia que otros países del sur de Europa, como Grecia o Portugal, y que están bajo los dictados de la troika (FMI y BCE) y en la órbita norteamericana. Los propios EEUU, pasarían del octavo puesto que ocupan ahora en términos generales de progreso, al vigésimo octavo si se considerasen sus niveles de desigualdad.

““Nunca fue tan elevada la diferencia entre ricos y pobres en España”, señala el informe de la ONU.”

Un aumento de la desigualdad que tiene perdedores y ganadores. Mientras que la crisis en España ha arrojado a millones de personas a la pobreza y ha colocado casi a la tercera parte de la población al borde de la carestía, ha duplicado el número de millonarios declarados. El año pasado, un total de 471 personas declararon a Hacienda tener una fortuna de más de 30 millones de euros, 28 contribuyentes más que el año anterior y más del doble que las 233 millonarios del 2007.

Un abismo social cada vez más ancho y profundo que es fruto del proyecto de intervención y saqueo -de los grandes capitales nacionales y sobretodo extranjeros – sobre nuestro país. Fruto de sucesivas reformas laborales que han instalado la devaluación salarial y la precariedad y la pérdida de derechos sociales y laborales como estructral. Fruto de brutales recortes en sanidad, educación y políticas sociales. Un proyecto que significa concentración de la riqueza en un lado y empobrecimiento del 90% de la población en el otro.

Deja una respuesta