Veneno

Dame VENENO

La “baja cultura” supo darle una voz a un colectivo que ya no podía callar más: las mujeres trans.

“Pues yo me siento mujer desde que nací”. Cristina la Veneno deja embobado a un niño delante del televisor en una de sus muchas entrevistas en Esta noche cruzamos el Missisipi, el primer late night español. “¿Porque lo tenías clarísimo, no?”, le pregunta Pepe Navarro. “Clarísimo, clarísimo”. Él no aparta la mirada de la pantalla, mientras la vedette explica que se crió en un pueblo y no sabía la existencia de estas cosas… El niño, que no era niño, acaba de descubrir que lo de “ser pero no ser” tiene nombre, rostro y una historia detrás. La que sería Valeria conoce a Cristina, y aquí empieza VENENO, la nueva serie de los Javis.

La Veneno es un mito del folklore español. Una venus de pechos y labios operados y pendientes precolombinos. Siempre políticamente incorrecta, con una lengua rápida como un aguijón, sensual y extravagante. Para muchos un icono; para algunos otros, no era más que un payaso de la tele, cuya existencia permanece despreciable. Sin embargo, la “baja cultura” supo darle una voz a un colectivo que ya no podía callar más: las mujeres trans. 

“VENENO es un homenaje al colectivo LGBT, pero también una victoria.”

Detrás de los focos, los micrófonos y el faranduleo, se escondía una historia de prostitución y abusos. Cristina fue valiente. Valiente por ser quien era, aunque su familia no la aceptara. Valiente por contar su historia en una cárcel de hombres, donde los presos la ayudaban pero los funcionarios la violaban a diario. “Llevamos mucha verdad metida dentro del corazón, sangrando por la boca”. Esa verdad de la que hablaba Miguel Hernández en su poema Los hombres viejos también es la de la Veneno, y traspasaba todo el plástico, espectáculo y pantalla que tuviera por delante. 

Ahora, los Javis, directores de cine y televisión, recogen a la Veneno y las vidas que cambió en la nueva serie de Antena 3. En el primer capítulo nos presentan, por un lado, cómo empezó la historia de Cristina en los programas de Navarro de 1996. Paralelamente, conocemos a Valeria en 2006, una estudiante de periodismo, fan acérrima de la Veneno. La joven aún no había salido del armario. Su mejor amiga se encuentra a la vedette una noche, y a partir de ahí la perseguirán hasta encontrarla en su piso. “Tú ve poco a poco. Porque si tú lo eres, lo vas a ser siempre”, Cristina aconseja a Valeria, al verla preocupada sobre cuándo dar el salto a ser mujer abiertamente. “Ahora sí, elige un nombre espectacular”.  

Valeria Vegas es real, periodista y escritora. En su libro Vestida de azul reflexiona sobre la representación de las mujeres trans en el cine de la Transición. “Esa vía de comunicación estaba enseñando a la sociedad que reírse de la gente trans no era malo”, según sus palabras. Desde las bromas recurrentes hasta hombres con peluca tomando sus papeles, el imaginario que hemos tenido de este colectivo deja mucho que desear. VENENO es un soplo de aire fresco en este aspecto. Hay 30 mujeres trans en el reparto, y personas trans detrás de la cámaras, en producción, iluminación, maquillaje… Los Javis han puesto en primera línea a un colectivo que sufre un 80% de paro y abocado a la prostitución.

VENENO promete ser un cóctel de crudeza, humor y folklore español tan explosivo como nuestra Cristina. Un homenaje al colectivo LGBT, pero también una victoria. Desgraciadamente, la crisis del Coronavirus ha paralizado el rodaje, pero ya se ha estrenado un primer capítulo bastante autoconclusivo. Conocemos el principio y el final trágico de la historia; ahora nos falta conocerla a ella. ¡Que viva la Veneno! ¡Diiigo!

3 comentarios sobre “Dame VENENO”

  • ¡No! Habría que partir de la base de que la auto-percepción y el «deseo de ser» aparece muchas veces en correlación con el imperio de identidades dominantes. Por ejemplo, sobre todo hasta hace unas décadas muchas niñas tenían verdaderas disociaciones sintiéndose «niños» y aspirando a ejercer los roles de niño varón, en la medida en que era «guay», «empoderado», etc. Ser niño y no niña permitía aspirar a ciertas cosas diferenciales en la vida, y en las relaciones afectivas permitía estrategias de obtención de pareja, de ligue, de placer…, más cómodas, o por lo menos más confortables en la medida que hallaban mayor condescendencia social, mediática, cinematográfica, etc.

    Hoy día, pueden cambiar las inclinaciones pero el fondo es el mismo: Cuando unas identidades se vuelven normativas, aparecen y proliferan casos que, por expectativa de hallarse más «a gusto» bajo tales pieles identitarias, aproximan a ellas su auto-representación. Es una manera de integrarse dentro de una estructura de poder persiguiendo un óptimo de posición dentro tal estructura de poder, entre otras maneras. Luego vienen las operaciones, los traumas, la disonancia, el hormonamiento, la psiquiatrización, etc.

    Cuando se da carta blanca a la subjetividad de cada uno para dictaminar el ser de cada uno, entonces se deberá condescender que cada uno actúe y provoque consecuencias correlativas a su «auto-sentir(se)», e imponga en las acciones aquello que él o ella «se siente» en calidad de «Ley del Deseo». A partir de dar a todo el mundo tal Patente de Corso, las consecuencias familiares, amorosas, de relación con uno mismo, en materia de conflicto, de búsqueda de privilegio a partir de hacer constar credenciales de cierta identidad favorecida por el poder actual, etc., serán consecuencias atroces. Son ya consecuencias atroces y que comportan muchísimo sufrimiento.

    Me sorprende que un ámbito periodístico marxista como ustedes, parta de la conciencia o de la auto-conciencia para determinar el ser.

  • Carlos, el ultimo tercio de Felipe II dice:

    Acabo de ver el trailer en youtube (de la tele ya paso,todo bazofia del banco de santander )y es coj… «soy trasesua y prostituta tambien «jajaja. … anda que a la policia ya le vale,violarla todos los dias. .. . si tiene razon la critica de este periodico sobre «celda 312 «:»tiene mejores principios un asesino que un funcionario de prisiones»

  • Santo Carlos Tomas Moro dice:

    Habra que verla. Viva esta persona. Detras de todo el faranduleo se esconde un buen alma.Hay que reconocer que el programa de Pepe Navarro era el mejor. Con Florentino haciendo de Chikito, conocimos a la Monroe, etc,etc. Censurado por la CIA,por querer sacar el video de Pedro J, buen agente suyo. Finstros

Deja una respuesta