Crí­ticas a EEUU por su silencio en Bahrein

“La administración Obama ha llamado reiteradamente al Gobierno de Bahrein a la moderación. Pero el gobierno no ha retirado a su embajador de Manama, ni amenazado con el tipo de sanciones que impuso a Libia – una disparidad notable que está alimentando la desconfianza anti-estadounidense entre los grupos de la oposición de Bahrein.”

Funcionarios de EEUU defienden el enfoque ad hoc de la administración sobre los movimientos or la democracia del Medio Oriente como prudente, diciendo que cada país requiere un punto de equilibrio particular entre los ideales democráticos y los intereses apremiantes de seguridad. "No hay que tomar decisiones sobre cuestiones como la intervención sobre la base de la coherencia o los precedentes", dijo hace poco Denis McDonough, viceasesor de seguridad nacional de Obama, al explicar por qué la política de EEUU en Libia difiere de la de Bahrein. "Tenemos que tomarlas sobre la base de cual es la mejor forma de hacer avanzar nuestros intereses en la región." (THE WASHINGTON POST) THE WALL STREET JOURNAL.- La periferia de la Unión Europea se prepara para otro golpe a sus ya sombrías perspectivas económicas, esta vez debido al alza del euro, que el miércoles llegó a su nivel más alto en 15 meses frente al dólar. En lo que va del año, el euro ha subido casi 10% respecto a la moneda estadounidense y 4% por encima de la libra británica. "Claramente desacelerará aun más el crecimiento en la periferia", dijo Silvio Peruzzo, economista del Royal Bank of Scotland. Según Peruzzo, España también recibirá un golpe importante, aunque menor que Portugal e Irlanda. EEUU. The Washington Post A medida que Bahrein sofoca las protestas, el silencio de EEUU cosecha críticas Joby Warrick Y Michael Birnbaum Dos meses después de la erupción de protestas masivas en Bahrein, el reino ha silenciado en gran medida a la oposición, encarcelando a cientos de activistas en una ofensiva que ha dejado a la administración Obama vulnerable a las acusaciones de que defiende los valores democráticos en el Oriente Medio de forma selectiva. La monarquía de Bahrein, que ya llamó a las tropas de Arabia Saudita el mes pasado a que le ayudaran a aplastar al movimiento de protesta, ha ido desmantelando en silencio la oposición liderado por los chiítas del país. El viernes, el gobierno sunita anunció una investigación sobre las actividades del partido político más grande de Bahrein, Al-Wefaq, dominado por los chiítas, que podría conducir a su prohibición. La administración Obama ha llamado reiteradamente al Gobierno de Bahrein a la moderación, y la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, llamó esta semana a un proceso político que "haga avanzar los derechos y aspiraciones de todos los ciudadanos de Bahrein." Pero el gobierno no ha retirado a su embajador de Manama, ni amenazado con el tipo de sanciones que impuso a Libia – una disparidad notable que está alimentando la desconfianza anti-estadounidense entre los grupos de la oposición de Bahrein. "A pesar de que todas las palabras del gobierno estadounidense son acerca de la libertad, la democracia y el cambio, la realidad en Bahrein es que están, básicamente, protegiendo a la dictadura", dice Zainab al-Khawaja, una destacada activista de derechos humanos que comenzó una huelga de hambre después de que su padre, su marido y su cuñado fueron detenidos en su apartamento el fin de semana. Funcionarios de EEUU reconocen en privado que la administración ha rebajado el tono en su crítica a Bahrein, en parte para evitar más tensión en las relaciones con Arabia Saudita, un importante aliado de EEUU y vecino del pequeño reino-isla. Los saudíes, que temen el surgimiento de un Estado chiíta pro-iraní en su frontera oriental, instaron a Bahrein para tratar con firmeza a la multitud de manifestantes que ocuparon la plaza central y bloquearon el acceso al principal distrito de negocios de Manama. Un mes más tarde, sin embargo, con Bahrein apretando aún más el puño de hierro, la Casa Blanca se enfrenta a preguntas incómodas de sus aliados políticos, así como de los enemigos. La percepción del doble rasero de EEUU con la democracia en Medio Oriente –un problema desde que el movimiento primavera árabe comenzó hace tres meses– podría llegar a agudizarse si Washington es visto ignorando los abusos generalizados, de acuerdo a antiguos y actuales diplomáticos y expertos regionales. "Hay que preocuparse si la situación de los derechos humanos se deteriora", dice Joel Rubin, un antiguo especialista del Departamento de Estado para Oriente Medio y subdirector de la Red Nacional de Seguridad, un think tank de política exterior de tendencia demócrata. "Las percepciones de la política estadounidense tienen un impacto real en la región." Funcionarios de EEUU defienden el enfoque ad hoc de la administración sobre los movimientos por la democracia del Medio Oriente como prudente, diciendo que cada país requiere un punto de equilibrio particular entre los ideales democráticos y los intereses apremiantes de seguridad. "No hay que tomar decisiones sobre cuestiones como la intervención sobre la base de la coherencia o los precedentes", dijo hace poco Denis McDonough, viceasesor de seguridad nacional de Obama, al explicar por qué la política de EEUU en Libia difiere de la de Bahrein. "Tenemos que tomarlas sobre la base de cual es la mejor forma de hacer avanzar nuestros intereses en la región." En el caso de Bahrein, Estados Unidos tiene intereses militares clave. El reino no sólo es la sede de la 5 ª Flota de la US Navy, sino que también es visto como un bastión de importancia estratégica contra el poder iraní en la región. Pero aún más importante es la relación de EEUU con Arabia Saudita, un aliado fundamental en el Oriente Medio desde hace medio siglo. Arabia Saudita y los Estados Unidos tienen opiniones muy diferentes sobre lo que ocurre en Bahrein, qué está sucediendo y quién es responsable de ello. Funcionarios sauditas niegan que Bahrein haya tomado medidas enérgicas contra manifestantes legítimos, insistiendo en que se han tomado medidas sólo contra los radicales que buscan provocar al gobierno. Un alto funcionario de EEUU sostiene la opinión contraria, diciendo que "la represión es un hecho." Funcionarios de la Administración aceptan que Bahrein es un "patio trasero" de Arabia, fue un punto enfatizado por un miembro del consejo legislativo de Arabia, el Majlis al-Shura, durante una visita a Washington la semana pasada. "Bahrein es nuestra Cuba", dijo el funcionario, que habló en un foro organizado por la Fundación New America. "No creemos que el levantamiento sea real", dijo otro miembro de la shura. La mayoría de los chiíes de Bahrein "son felices, es una pequeña minoría la que está causando el problema", dijo. "Tal vez algunos están oprimidos, pero es el 1 por ciento el que está causando el problema." Sea cual sea la composición del movimiento de protesta, la intensidad de la represión de los líderes de Bahrein sorprendió a la oposición, así como a muchos expertos en Oriente Medio, que están consternados por el desmantelamiento de las reformas que habían cimentado la reputación de la isla como progresista y amiga de lo occidental. Hasta la represión del 14 de marzo, muchos de los miles de manifestantes que atascaron Plaza de la Perla en la capital confiaban en que la oleada en la región podría traer nuevas libertades políticas y la igualdad económica para la mayoría de la población chiíta del país. "Hace apenas un mes, tuvimos una sensación de cambio y respeto a la democracia y los derechos humanos. Ahora nos sentimos como si todos estuviéramos en una gran prisión ", dice Mohammed al-Maskati, presidente de la Sociedad de Jóvenes de Bahréin por los Derechos Humanos. "Están atacando a todos los que estuvieron involucrados en las protestas." Además de encarcelar a los activistas y prohibir a los partidos de oposición liderados por los chiítas, las autoridades de Bahrein dispararon a funcionarios públicos e incluso atletas profesionales que participaron en las manifestaciones. El único periódico independiente del país fue ocupado la semana pasada y su director obligado a renunciar. Y el lunes, la sede en Nueva York de Human Rights Watch denunció que al menos tres figuras de la oposición habían muerto en las cárceles de Bahrein en circunstancias sospechosas. Si bien las autoridades de Bahrein atribuyen la muerte a causas naturales, Human Rights Watch dice en un informe que uno de los cuerpos de las víctimas tenía "signos de abusos terribles." Algunos opositores acusan a Estados Unidos de no presionar lo suficiente a Bahrein y a los reinos vecinos del Golfo Pérsico que apoyaron la campaña de represión. Un destacado activista de derechos humanos describe a los manifestantes de Bahrein como "muy, muy decepcionados" por la débil respuesta estadounidense. Clinton defendió el papel de EEUU en un discurso esta semana en una reunión Estados Unidos- Foro Mundial Islámico, insistiendo en que los "intereses y valores fundamentales de Estados Unidos no han cambiado, incluyendo nuestro compromiso de promover los derechos humanos." Sin embargo, Clinton citó otros objetivos, incluyendo la derrota del terrorismo y la contención de Irán, como "intereses mutuos". "Sabemos que una ‘talla única’ para todos no tiene sentido en una región tan diversa en un momento tan fluido", dijo. Clinton mencionó a Bahrein sólo brevemente, saludando lo que ella llamó una "amistad de décadas con Bahrein que esperamos continuar en el futuro." Pero, en referencia a la reciente ofensiva, agregó que "la violencia no es ni puede ser la respuesta." "Hemos planteado nuestras preocupaciones sobre las actuales medidas directamente a los funcionarios de Bahrein y continuaremos haciéndolo", dijo Clinton. THE WASHINGTON POST. 15-4-2011 EEUU. The Wall Street Journal La apreciación del euro agrava los problemas de las economías periféricas Brian Blackstone La periferia de la Unión Europea se prepara para otro golpe a sus ya sombrías perspectivas económicas, esta vez debido al alza del euro, que el miércoles llegó a su nivel más alto en 15 meses frente al dólar. En lo que va del año, el euro ha subido casi 10% respecto a la moneda estadounidense y 4% por encima de la libra británica. Usualmente, los exportadores pueden contrarrestar un tipo de cambio más alto cuando los volúmenes de comercio van en subida, como ocurrió el año pasado cuando el intercambio comercial global se expandió a tasas de dos dígitos, impulsado por países emergentes de rápido crecimiento como China, India y Brasil. Pero se prevé que el comercio mundial crezca 7,4% este año, muy por debajo del 12,4% de 2010, según dijo esta semana el Fondo Monetario Internacional, lo que elimina una fuente clave de demanda para la zona euro, que lucha por generar un crecimiento interno. Irlanda es vista como uno de los países más vulnerables al alza del euro por su importante exposición al comercio fuera de la zona euro. Otro país vulnerable es Portugal, que exporta productos de bajo valor que demandan una mano de obra intensiva, como textiles. Esto podría acentuar una ya amplia brecha entre los países prósperos del norte, como Alemania, y la periferia más débil del sur europeo e Irlanda, que ya enfrentan una mezcla de alto desempleo, burbujas de deuda que explotaron y austeridad fiscal que reduce el crecimiento. "Claramente desacelerará aun más el crecimiento en la periferia", dijo Silvio Peruzzo, economista del Royal Bank of Scotland que ha estudiado el efecto de los tipos de cambio en los distintos países del bloque. Según Peruzzo, si el euro permanece cerca de su actual nivel, podría restar 2,3% del Producto Interno Bruto irlandés en el próximo año y 1,2% del portugués. España también recibirá un golpe importante, aunque menor que Portugal e Irlanda, según Peruzzo. "Los movimientos significativos en las monedas tienden a tener un efecto desproporcionado en la forma en que comerciamos en Irlanda", dijo John Whelan, presidente ejecutivo de la Asociación de Exportadores Irlandeses, que representa a 70% del sector exportador de ese país. El euro alto "hace que nuestra fuerza laboral se vea más cara para una serie de mercados claves para nosotros y eso no es bueno cuando estamos enfrentando un alto desempleo", dijo Whelan, a quien le gustaría un nivel de US$1,10 por euro.La economía de Portugal no depende tanto de las exportaciones como la de Irlanda. Pero es vulnerable debido a que tiene un notable intercambio con África y América Latina, donde las transacciones con frecuencia están vinculadas al dólar. Gran parte del alza del euro se produjo luego de que el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo a mediados de enero que le preocupaba cada vez más la inflación, lo que llevó a los inversionistas a adelantar sus expectativas de alza de las tasas de interés por parte de esa institución. La semana pasada, el BCE subió las tasas de interés por primera vez en casi tres años, mucho antes del momento en que se espera que lo hagan otros grandes bancos centrales, en particular la Reserva Federal de Estados Unidos. Las altas tasas de interés fortalecen a una moneda al atraer capital global de los inversionistas que buscan una rentabilidad más alta. Muchos analistas piensan que el BCE subirá las tasas nuevamente tan pronto como en junio, un punto de vista sustentado por recientes comentarios de altos funcionarios de la institución. El lunes, el FMI recortó sus previsiones de crecimiento tanto para Portugal como para Irlanda y ahora espera que el primero se contraiga tanto este año como el próximo. Portugal recientemente solicitó un rescate de sus socios europeos para escapar de los altos costos de financiamiento. Irlanda y Grecia fueron rescatadas el año pasado por la Unión Europea y el FMI. En contraste con lo que ocurre en la periferia, la industria alemana está tomando el alza del euro con calma, confiada en que la calidad de sus autos y sus máquinas de precisión más que compensarán cualquier efecto del tipo de cambio en los precios. El FMI incrementó esta semana las previsiones de crecimiento para este año de Alemania. "Las exportaciones alemanas no dependen tan fuertemente de los precios como otros países, especialmente en ingeniería mecánica y eléctrica", dijo Dirk Schlotböller, economista de la cámara alemana de comercio e industria, conocida como DIHK. Solamente una de cada seis empresas alemanas citó en una reciente encuesta al euro como una gran amenaza económica. Muchas más están más preocupadas por los precios de la energía y de las materias primas. "Ahí el alza del euro podría ser beneficiosa" al reducir los precios de los commodities que se fijan en dólares, dijo Schlotböller. THE WALL STREET JOURNAL. 13-4-2011

Deja una respuesta