Crash en la bolsa española: -5,41%

“Como en sesiones anteriores, el Ibex 35 ha caí­do con mucha más fuerza que el resto de Europa por los temores de que España acabe corriendo la misma suerte de Grecia y tenga que ser rescatada ante la inacción del Gobierno. La puntilla ha sido la apertura a la baja de Wall Street (contagiado por el ambiente de pérdidas en todo el mundo), ) y el Ibex 35 se ha hundido el 5,41%. De esta forma, no sólo ha perdido los 10.000 puntos, sino también los 9.900, para cerrar en 9.859,1.”

La sesión ha sido un hervidero de rumores de todo tio sobre la grave situación de nuestro país. El más grave ha sido uno procedente de Francia que asegura que España necesita una inyección de 280.000 millones nada menos. La agencia AFP cita a un operador de Global Equities que dice que hay un rumor "que ha comenzado a circular por las meses de operaciones según el cual España necesitaría 280.000 millones de euros que podría pedir al FMI". Zapatero lo ha desmentido rotundamente, con ningún eco en el mercado (EL CONFIDENCIAL) EL PAÍS.- El presidente del Gobierno ha calificado hoy en Bruselas de "absoluta locura" el rumor que ha corrido en las Bolsas de que se estaba preparando un rescate a España por valor de 280.000 millones de euros. La declaración del presidente se producía en pleno descalabro de las Bolsas europeas por las que se han extendido esos rumores y que han llevado al Ibex 35 a sufrir su segunda peor jornada del año y perder la cota psicológica de los 10.000 puntos. Al cierre, el selectivo español se ha dejado un 5,41% o 563 unidades con lo que mañana abrirá en 9.859 puntos, su nivel más bajo desde mediados del pasado julio. EXPANSIÓN.- Ni siquiera los cortafuegos impuestos por Alemania y Francia a las veleidades de los temidos PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) han sido eficaces. Y no lo han sido, en gran medida, porque fueron las dos grandes potencias, Alemania y Francia, las que primero incumplieron el Pacto de Estabilidad y, posteriormente, forzaron a la Comisión Europea a eximirles del castigo que les correspondía. La salida forzada de Grecia sería un mazazo a la credibilidad de la eurozona y sus mecanismos de solidaridad, además de dejar a las instituciones europeas, que tanto trabajo ha costado consolidar, a los pies de los caballos de los especuladores financieros, que podrían decidir a su antojo a qué otros países atacan para conseguir también expulsarlos. Última hora. El Confidencial Crash en la bolsa española: –5,41% E. Sanz / E. Segovia Se consumó la tragedia, y no solamente griega. Los inversores están haciendo las maletas y huyendo del mercado español, que como en sesiones anteriores, ha caído con mucha más fuerza que el resto de Europa por los temores de que España acabe corriendo la misma suerte de Grecia y tenga que ser rescatada ante la inacción del Gobierno. La puntilla ha sido la apertura a la baja de Wall Street (contagiado por el ambiente de pérdidas en todo el mundo), ) y el Ibex 35 se ha hundido el 5,41%. De esta forma, no sólo ha perdido los 10.000 puntos, sino también los 9.900, para cerrar en 9.859,1. Se trata de la mayor caída desde el 5,94% que se desplomó el índice español el 4 de febrero, el día del estallido oficial de la crisis griega. Para buscar una caída superior hay que irse a la debalce financiera mundial de otoño de 2008. El nivel de cierre de hoy es el más bajo desde el 14 de julio del año pasado. La pérdida acumulada en 2010 asciende al 17,43%. La sesión ha sido un hervidero de rumores de todo tipo sobre la grave situación de nuestro país. El más grave ha sido uno procedente de Francia que asegura que España necesita una inyección de 280.000 millones nada menos. La agencia AFP cita a un operador de Global Equities que dice que hay un rumor "que ha comenzado a circular por las meses de operaciones según el cual España necesitaría 280.000 millones de euros que podría pedir al FMI". Zapatero lo ha desmentido rotundamente, con ningún eco en el mercado. También circulaba la especie de una posible rebaja del rating de España por parte de Moody’s y Fitch, movimiento que se produciría apenas unos días después de la rebaja de Standard & Poor’s. Ambas agencias han desmentido los rumores. El portavoz de Fitch ha reiterado el rating de triple ‘A’ para España y su perspectiva estable sobre el país. Moody’s ha hecho lo propio. Pero no ha servido para tranquilizar los ánimos. El diferencial del bono español con el alemán ha sudperado los máximos de la semana pasada y ha alcanzado los 1,18 puntos porcentuales, mientras que el CDS (seguro contra el riesgo de impago) de nuestro país ha sufrido una subida estratosférica desde los 163 puntos básicos en que se encontraba el lunes hasta 212 puntos hoy, nuevo máximo históricos. Eso significa que para cubrir una cartera de bonos españoles de 10 millones hacen falta 212.000 euros. Y es que España está en todas las quinielas como uno de los países que podría seguir los pasos de Grecia por su insostenible déficit público, y estos temores se alimentan por la falta de medidas desde el Ejecutivo para atajar esta espiral y, sobre todo, para devolver la confianza de los inversores en nuestro país. En este sentido, nadie confía en que la reunión del miércoles con Rajoy dé como fruto ningún tipo de acuerdo para salir del desastre. También pesa sobre el ánimo de los inversores el hecho de que el rescate a Grecia puede no ser el final de su crisis fiscal, opinión que comparten Moody’s y el ejecutivo alemán. Además, Alemania también habla sobre la necesidad de poner en marcha un proceso de insolvencias controladas para los países con un elevado déficit público, donde entraría España. Los grandes valores se desangran El Ibex es una auténtica sangría. El parte de bajas está encabezado por Sacyr, que se ha hundido el 10,15%. Telecinco ha perdido el 8,41%, pero la gran castigada, como casi siempre, ha sido la banca. BBVA se ha desplomado el 7,59%, Popular el 7,34%, Santander el 7,08%, Bankinter el 4,8% y Sabadell, el 4,47% (…) En el resto de Europa, las caídas han sido contundentes, pero ni mucho menos tanto como en España. Recortes del 3,64% para el Cac 40, del 2,6% para el Dax y del 2,56% para FTSE 100. BP es el valor más castigado por los inversores, con caídas cercanas al 5% tras prometer hoy que asumirá la factura de la limpieza del derrame en el Golfo de México. El EuroStoxx ha perdido el 3,84% por el peso de los valores españoles En el mercado de divisas, el euro retrocede un 0,75% frente al billete verde y pierde los 1,31 dólares. La tensión vendedora también se trasladaba a la renta fija. EL CONFIDENCIAL. 4-5-2010 Última hora. El País Zapatero descarta un contagio de la crisis griega mientras se desploman las Bolsas M. González / E. Missé El presidente del Gobierno ha calificado hoy en Bruselas de "absoluta locura" el rumor que ha corrido en las Bolsas de que se estaba preparando un rescate a España por valor de 280.000 millones de euros. "Me han comentado algo sobre ese rumor", ha dicho José Luis Rodríguez Zapatero, "y la verdad es que no doy crédito, es una absoluta locura". Prácticamente toda su rueda de prensa desde la capital comunitaria se ha dedicado a destacar la solvencia de la economía española para contrarrestar los rumores que han recorrido todo el día las Bolsas poniendo en cuestión la solidez de las cuentas públicas. La declaración del presidente se producía en pleno descalabro de las Bolsas europeas por las que se han extendido esos rumores y que han llevado al Ibex 35 a sufrir su segunda peor jornada del año y perder la cota psicológica de los 10.000 puntos. Al cierre, el selectivo español se ha dejado un 5,41% o 563 unidades con lo que mañana abrirá en 9.859 puntos, su nivel más bajo desde mediados del pasado julio. Frente a las especulaciones, Zapatero ha subrayado "la confianza y tranquilidad en la fortaleza y solvencia de las cuentas públicas españolas". "Lo que me importa", ha añadido Zapatero al término de su visita a Bruselas, donde ha mantenido una apretada agenda con motivo de la presidencia de turno española, "es que si un rumor de esta naturaleza, que es un despropósito descomunal, provoca un efecto inmediato en nuestras Bolsas, estaríamos ante un hecho muy grave". "Es intolerable y provoca daño a España", ha subrayado. Al rumor del supuesto plan de rescate se sumó también la especulación sobre una nueva bajada de la calificación de la deuda española por parte de una importante agencia después de que Standard & Poor’s recortarse un peldaño la nota de la calidad crediticia de España, aunque sigue en un nivel "excelente". "Son absolutamente infundados", ha subrayado. De hecho, tanto Moody’s como Fitch, las otras dos agencias que con S&P copan este sector, han confirmado hoy que mantienen la máxima calificación para el Estado. Para Zapatero, lo importantes es que "los datos económicos vayan avalando la recuperación y el crecimiento". "La confianza y tranquilidad que tengo en la fortaleza y solvencia de las cuentas públicas de nuestro país y la capacidad de recuperación económica es la misma confianza que tengo hacia Portugal". El presidente ha insistido en que hay que basarse en datos reales y ha sugerido que la cifra del PIB español en el primer trimestre del año, que se conocerá en los próximos días, será positiva tras caminar por el terreno de la recesión desde el segundo trimestre de 2008. Sobre la reunión de mañana con el líder del PP, Mariano Rajoy, Zapatero ha confirmado que le informará de la evolución de la crisis financiera y le pedirá su apoyo sobre el plan de rescate de Grecia porque es un acuerdo que va más allá de esta legislatura. Y también su apoyo para la reestructuración financiera. EL PAÍS. 4-5-2010 Editorial. Expansión Grecia, entre la catástrofe y el sacrificio La gravísima situación de Grecia y la necesidad de duros ajustes para obtener la ayuda internacional la resumió perfectamente ayer el primer ministro griego, Yorgos Papandreu: «Los griegos deben de elegir entre la catástrofe o el sacrificio». La severidad del ajuste para recortar el gasto en 30.000 millones y reducir el déficit al 3% recorta el poder adquisitivo de funcionarios, pensionistas y trabajadores, además de subidas del IVA y de los impuestos de carburantes, tabaco y alcohol. Los ciudadanos griegos se han puesto en pie de guerra, pero deberían ser conscientes de la magnitud del rescate sin precedentes, que supondrá un esfuerzo a sus socios del euro, junto al FMI, de hasta 110.000 millones de euros, de los que 9.800 corresponden a España. Ojalá esto sea suficiente para bajar el telón de esta tragedia griega, pero con evidente realismo Trichet advirtió que Grecia debe estar preparada para ajustes adicionales, pues la tasación del déficit aún no es definitiva. En todo caso, la valoración de los mercados debería ser hoy positiva. Ante los aprietos en que la situación griega está colocando a sus socios del euro, no han faltado voces que han instado a una expulsión de Grecia de la Unión Monetaria. El elevado coste del rescate a la economía helena en términos políticos y económicos ha azuzado los temores a que, tras el descalabro griego, se produzca el de toda la eurozona. Aunque este riesgo es cada vez mayor, excluir a Grecia no sería la solución y, desde luego, sería difícil de armar legalmente. Una decisión de este tipo sería tremendamente injusta con la ciudadanía griega, quebraría las bases de la construcción europea y enviaría un mensaje erróneo a los mercados financieros. Es cierto que la actuación de Grecia deja mucho que desear, ya que a su indisciplina fiscal se han unido prácticas deleznables de irregularidades contables y ocultación de la realidad económica. Sin embargo, no debe olvidarse que las prácticas de la clase política griega ya eran conocidas por los dirigentes europeos. De hecho, Grecia no formó parte de la primera hornada que se integró en la UEM en 1999, sino que su incorporación se retrasó hasta 2001, cuando se constató el cumplimiento de una serie de condiciones. Seguramente, esa labor no se completó correctamente, por lo que puede considerarse que los sucesos actuales son consecuencia de aquellos, cuando primó más la incorporación de un mercado tan suculento como el griego al área de la moneda única (que tan buenos réditos económicos ha aportado) que la inspección a fondo de sus circunstancias. Ni siquiera los cortafuegos impuestos por Alemania y Francia a las veleidades de los temidos PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) han sido eficaces. Y no lo han sido, en gran medida, porque fueron las dos grandes potencias, Alemania y Francia, las que primero incumplieron el Pacto de Estabilidad y, posteriormente, forzaron a la Comisión Europea a eximirles del castigo que les correspondía. La salida forzada de Grecia sería un mazazo a la credibilidad de la eurozona y sus mecanismos de solidaridad, además de dejar a las instituciones europeas, que tanto trabajo ha costado consolidar, a los pies de los caballos de los especuladores financieros, que podrían decidir a su antojo a qué otros países atacan para conseguir también expulsarlos. Cuestión distinta es que, a la vista de la experiencia, se empiece diseñar un esquema para aplicar en el futuro en el caso de que se repitan casos similares al de Grecia. EXPANSIÓN. 3-5-2010

Deja una respuesta