Pacto o insolvencia

“Ayer, como una prueba más de que los inversores no creen en la capacidad de España para recortar el déficit público, el Ibex 35 se hundió estrepitosamente (-5,4%) y el diferencial de la deuda española con el bono alemán superó los 110 puntos básicos. El desplome de los valores empresariales españoles parece no tener fin; el Gobierno está paralizado u ofrece soluciones simbólicas; y, como consecuencia de la torpeza en la gestión de la crisis, los mercados no confí­an en la solvencia de las finanzas españolas.”

Es imerativo que el Gobierno y el PP lleguen a un acuerdo inmediato sobre un plan de ajuste del gasto. Es igualmente obligado que Zapatero y Rajoy acuerden la reforma de las cajas de ahorros. Un acuerdo en ambas decisiones, de forma que se puedan desarrollar de inmediato, sería el mínimo exigible, dada la pérdida de credibilidad de las finanzas públicas y privadas. Ya no es tiempo de retrasos con la coartada de pactos y declaraciones genéricas. Hay que tomar decisiones drásticas antes de que la deuda española se deslice al nivel de la quiebra griega. No basta con decir que España no es Grecia; Zapatero y Rajoy tienen que demostrarlo. (EL PAÍS) LA VANGUARDIA.- Quizás hay que empezar a pensar que el Gobierno es incapaz por sí solo de hacer frente a la crisis económica. Ya no basta con promesas. A los mercados se les convence con un programa económico, que España no tiene; con un acuerdo político, que España no tiene; con un pacto social, que España no tiene; con un proyecto de reformas, que España no tiene; con liderazgo, que España no tiene; y con grandes dosis de generosidad, que en España no existen EL CONFIDENCIAL.- El 24 de septiembre Zapatero tiene la última oportunidad para seguir gobernando. Y ayer los mercados le dieron un aviso serio. Muy serio. Tan serio que no parece casualidad que las bolsas que más retrocedieron fueran las de Atenas y Madrid. Por encima del 5% en ambos casos, y con el sistema financiero en caída libre. Si el 24 de septiembre Zapatero no logra sacar adelante unos presupuestos creíbles, dejará el país al borde del abismo. Y a su partido en la oposición durante dos décadas. Editorial. El País Pacto o insolvencia La reunión que hoy mantendrán el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el presidente del PP, Mariano Rajoy, cobra una importancia crucial a la vista de la complicada situación de las constantes financieras de la economía española. Ayer, como una prueba más de que los inversores no creen en la capacidad de España para recortar el déficit público, el Ibex 35 se hundió estrepitosamente (-5,4%) y el diferencial de la deuda española con el bono alemán superó los 110 puntos básicos. El desplome de los valores empresariales españoles parece no tener fin; el Gobierno está paralizado u ofrece soluciones simbólicas (como el recorte de altos cargos); y, como consecuencia de la torpeza en la gestión de la crisis, los mercados no confían en la solvencia de las finanzas españolas. En estas circunstancias dramáticas, el Gobierno y el primer partido de la oposición volvieron ayer a su política favorita: intercambiar reproches pueriles y retórica vacía. Aseguró Rajoy que hoy le dirá al presidente que "se ha acabado el tiempo de perder el tiempo", como si ese tiempo no se hubiera cumplido ya muchos meses atrás y el PP no tuviera responsabilidad alguna por la demora en varias reformas. Zapatero anunció impávido que "pedirá hoy un compromiso" del PP para acelerar las fusiones de las cajas de ahorros (y para respaldar el rescate a Grecia), como si todavía estuviésemos en el inicio de la crisis y no hubiese perdido un tiempo precioso en decidir la reforma financiera. Pues bien, es imperativo que el Gobierno y el PP lleguen a un acuerdo inmediato sobre un plan de ajuste del gasto que detalle ya de una vez, partida por partida, cómo se va a recortar y en qué condiciones macroeconómicas está fundado el plan de reducción del déficit. A la vista está que el anunciado compromiso de las comunidades autónomas para ahorrar 10.000 millones de euros hasta 2013 se ha quedado en una declaración de intenciones; y que las proyecciones de crecimiento económico que hace el Gobierno son excesivamente optimistas y, por tanto, la predicción de ingreso y de gasto social es insostenible. Es igualmente obligado que Zapatero y Rajoy acuerden la reforma de las cajas de ahorros. Ese pacto tiene que implicar que el PP aceptará las fusiones, inter o intracomunitarias, y las recapitalizaciones forzosas que el Banco de España considere necesarias. La resistencia política de las autonomías está dañando gravemente la solvencia del sistema financiero; y en ese daño las comunidades del PP tienen gran culpa. Un acuerdo en ambas decisiones, de forma que se puedan desarrollar de inmediato, sería el mínimo exigible, dada la pérdida de credibilidad de las finanzas públicas y privadas. Ya no es tiempo de retrasos con la coartada de pactos y declaraciones genéricas. Hay que tomar decisiones drásticas antes de que la deuda española se deslice al nivel de la quiebra griega. No basta con decir que España no es Grecia; Zapatero y Rajoy tienen que demostrarlo. EL PAÍS. 5-5-2010 Opinión. La Vanguardia Al límite José Antich Por segunda vez en pocas semanas, la permanente sensación de inacción del Gobierno, el temor al contagio de la crisis griega y una letal pérdida de confianza en España por parte de los mercados internacionales desencadenaron el pánico en la bolsa española y una inevitable sensación de vértigo de la economía. Ya había sucedido en los primeros días de febrero, coincidiendo con el viaje de Zapatero a Washington, invitado por Obama a asistir al desayuno de oración nacional (ayer también estaba fuera, en Bruselas). Entonces, una concatenación de errores, que se inició en la reunión financiera de Davos de finales de enero con un plan de pensiones que alargaba la edad laboral -retirado a los pocos días-, que continuó con un cálculo erróneo para determinar las pensiones y que acabó con un incremento del precio que debe pagar nuestro país por la deuda, desató una huida de la bolsa española y el desconcierto del Ejecutivo a la hora de hacer frente a las turbulencias. Ayer, volvió a suceder y quizás hay que empezar a pensar que el Gobierno es incapaz por sí solo de hacer frente a la crisis económica. Ya no basta con promesas. A los mercados se les convence con un programa económico, que España no tiene; con un acuerdo político, que España no tiene; con un pacto social, que España no tiene; con un proyecto de reformas, que España no tiene; con liderazgo, que España no tiene; y con grandes dosis de generosidad, que en España no existen. Hoy Zapatero y Rajoy se reunirán en el palacio de la Moncloa y, lamentablemente, las expectativas de un gran acuerdo no se vislumbran. El presidente del Gobierno y el jefe de la oposición tienen una enorme responsabilidad y no deberían levantarse de la mesa hasta que puedan emitir un mensaje tranquilizador para la sociedad española. LA VANGUARDIA. 5-5-2010 Opinión. El Confidencial Los mercados aprietan: Zapatero se queda sin tiempo C. Sánchez Apunten esta fecha: 24 de septiembre de 2010. Viernes. Ese día, el Consejo de Ministros debe aprobar el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2011. Serán los séptimos desde que Zapatero se instaló en La Moncloa. La cita no tendría nada de particular si no fuera porque se trata de anunciar los números más transcendentes desde 1977. Sólo comparables a los presentados en 1998, cuando España se jugaba formar parte del euro desde el minuto uno. Por decirlo con el término que más suena a griego, son los presupuestos del pánico. Pero en esta ocasión no es el dios Pan -como acredita su etimología- quien emite ruidos desde su cueva que producen escalofríos a los habitantes del lugar. Lo que ruge ahora es algo más prosaico. Son los mercados financieros, capaces de colocar a España al borde del abismo. El diferencial con el bono alemán a 10 años se ha ido hasta los 118 puntos y los CDS, los seguros de crédito ante posibles fallidos, se han disparados hasta los 212 puntos básicos. Lo nunca visto en el segundo caso. Y desde luego el mayor diferencial desde que España abrazó el euro. Definitivamente, la dieta griega -aunque sea mediterránea- no funciona, aunque esté avalada por la eurozona. El 24 de septiembre Zapatero tiene la última oportunidad para seguir gobernando. Y ayer los mercados le dieron un aviso serio. Muy serio. Tan serio que no parece casualidad que las bolsas que más retrocedieron fueron las de Atenas y Madrid. Por encima del 5% en ambos casos, y con el sistema financiero en caída libre. Si el 24 de septiembre Zapatero no logra sacar adelante unos presupuestos creíbles, dejará el país al borde del abismo. Y a su partido en la oposición durante dos décadas. Exactamente igual que les ha sucedido a los socialistas en Francia, Italia o Alemania, donde su incapacidad para entender el tiempo que vive Europa les ha llevado a la depresión más profunda desde 1945. O le llevará a la derecha en Grecia después del colapso financiero. Una cuestión de credibilidad Pero el Gobierno no sólo se juega su credibilidad ante los mercados. Al fin y al cabo, eso es lo menos relevante. Es el Reino de España quien debe pasar el examen. De lo contrario, le espera al país una década pérdida con altísimos niveles de desempleo y un empobrecimiento general. A falta de devaluaciones, la única vía de ajuste es el empleo si no hay reformas estructurales. Aunque España no es Grecia, lo que está claro es que la medicina del ajuste es la misma en ambos casos: menos gasto público, reducción de los salarios reales y recortes generalizados en la protección social. Y cuanto más tarde el enfermo en tragar la pócima, más contundente tendrá que ser el remedio.Y, por lo tanto, más dañino. No se trata, por lo tanto, de pecata minuta, sino de una especie de purga de Benito que sólo puede evitarse si Zapatero convence a los mercados. Y no parece que el Gobierno vaya en la buena dirección. Al menos para quienes tienen que comprar deuda del Reino de España y para la inmensa mayoría de los institutos de coyuntura. Todo lo contrario. Zapatero insiste en hacer política como esos malabaristas de circo que se rodean de platillos chinos y se mueven de forma alocada para evitar que alguno caiga al suelo. Zapatero y su lugarteniente Salgado, como sostiene un analista,han echado a rodar más platillos de los que son capaces de controlar, y eso explica el descrédito de España ante el mundo financiero. Lo que realmente se teme no es que quiebre España, algo que es simplemente imposible; sino que al final tenga que reestructurar su deuda, lo que incorporaría una quita del 20% ó el 30% que ningún inversor quiere asumir. Y por eso los mercados piden rentabilidades más altas, para cubrirse ante posibles "insolvencias controladas", como ayer sugirió el ministro alemán de Economía. Rainer Brüderle, en declaraciones a Reuters habló sobre la necesidad de poner en marcha un proceso de insolvencia controlada para los países con un elevado déficit público y que estaría pilotado por la Unión Europea y Alemania. Los rumores de mercado hicieron el resto. En el caso español, la caída de la inversión extranjera directa -la que no tiene fines especulativos- no es más que una parte del problema, pero sintetiza bien la naturaleza de lo que está en juego. La credibilidad está en entredicho por cuestiones que para este Gobierno pueden resultar minucias, pero que son capitales para los agentes económicos privados, como son la incertidumbre regulatoria o la inseguridad jurídica. Y ahí está para demostrarlo el envenenado asunto de las renovables. Pero no sólo eso, el problema es de tal envergadura que, como dice alguien que conoce al dedillo la Administración pública por dentro, ni siquiera eliminando el ejército -8.817 millones de presupuesto inicial- las cuentas públicas se equilibrarían. Y es verdad. En el mejor de la casos (que se cumplan las previsiones de Salgado) este país se gastará este año 98.000 millones de euros más de lo que sea capaz de recaudar. Es decir, que aunque España se convierta en Suiza en términos defensivos, el desequilibrio apenas se reduciría en un 10%. Ni siquiera cerrando la mitad de los ministerios, el sudoku, que diría Solbes, tendría solución. Los mercados huelen sangre Y esto es, simplemente, lo que pasa factura a España. Los mercados -con su componente especulativo- huelen sangre. Y hasta que no tengan certeza de que el Gobierno es capaz de sacar adelante sus tres grandes compromisos: reducción del déficit público, reforma laboral y reestructuración del sistema financiero, no dejarán que escape la pieza. Pero no sólo eso. En contra de lo que parece creer el Gobierno, los operadores juegan con la ventaja que supone conocer que el Tesoro Público tendrá este año que refinanciar deuda por valor de más de 225.000 millones de euros. Una cantidad verdaderamente astronómica. En términos netos (descontando los vencimientos) la cantidad es muy inferior, pero igualmente significativa. Las necesidades nuevas de endeudamiento ascienden a 76.800 millones de euros para todo el ejercicio, pero resulta que hasta el pasado 31 de marzo el Tesoro sólo había emitido 11.600 millones. Apenas el 15% del total, cuando había transcurrido la cuarta parte del año. Pero los mercados también saben que lo peor está por venir. Los inversores conocen que el perfil de vencimientos de la deuda pública tiene un calendario endiablado en los próximos cuatros años, como expuso el propio José Manuel Campa en una transparencia presentada en Londres a los analistas internacionales. Por encima de 38.000 millones de euros anualmente hasta 2014 tan sólo en bonos y obligaciones. El calendario sería asumible si en paralelo se reduce el déficit o el empleo se recupera. Pero ni una cosa ni otra. Las estimaciones más recientes de Funcas sitúan el déficit fiscal en el 10,8% este año y en el 8,5% para 2011, lo que hace prácticamente imposible llegar al 3% en 2013. No son mejores las noticias que llegan del empleo. Funcas trabaja con la hipótesis de que la tasa de paro se sitúe en el 19,4% este año (media anual) y en el 18,8% el próximo. Y sin empleo no hay recuperación de la actividad económica y del consumo, y de ahí las dudas de los mercados. En particular los bancos (las cajas se libran porque no cotizan en Bolsa), atrapados por gigantescas deudas de los agentes económicos privados. EL CONFIDENCIAL. 5-5-2010

Deja una respuesta