China y Japón firman importantes acuerdos bilaterales

En la primera visita de un primer ministro nipón a China en siete años, los gobiernos chino y japonés se han comprometido a “eliminar fricciones” y a «explorar áreas de cooperación». Las relaciones bilaterales -tensas desde que en 2012 se produjera una disputa territorial en torno a las islas Senkaku, reclamadas por ambos- han dado un enorme giro hacia la cordialidad y las dos naciones han formado importantes acuerdos. De fondo, el interés mutuo en fortalecer sus intercambios económicos en un momento en el que la política comercial de Trump amenaza a China, pero también perjudica a Japón

La relación entre China y Japón es vieja, compleja y contradictoria, y llevaba desde 2012 congelada en los gestos agrios. En aquel año Tokio nacionalizó las islas Senkaku en el mar del Este de China, que Pekín reclama como propias. En pleno cruce de declaraciones, el primer ministro Shinzo Abe honró a los criminales de guerra japoneses que invadieron China durante la II Guerra Mundial perpetrando un holocausto de 23 millones de chinos, algo que generó manifestaciones violentas de cientos de personas frente a la Embajada nipona en Pekín.

Pero al mismo tiempo, a pesar de sus explosivas contradicciones históricas y de sus litigios territoriales, los dos países mantienen un vínculo comercial gigantesco -unos 300.000 millones de dólares en intercambio bilateral, siendo China ya el principal socio comercial de Japón- e importantes intereses comunes en promover la estabilidad política, económica y militar de la región. Por ejemplo, en promover la distensión entre las dos Coreas y un comercio abierto en Asia-Pacífico. «El desarrollo económico de China supone una gran oportunidad y debe ser bienvenido tanto por Japón como por el mundo», ha dicho Shinzo Abe en su estancia en Pekín. Ambos gobiernos han enfatizado que esta visita marca un nuevo punto de partida para las relaciones bilaterales.

China y Japón han firmado hasta diez acuerdos de entendimiento que van desde lo financiero y comercial a lo político y diplomático, pasando por lo cultural y lo deportivo. Han sellado memorandos y pactos de cooperación y las empresas de ambos países, cerca de 500 acuerdos de negocio. Destaca el convenio firmado entre el Banco Popular de China (central) y el Banco de Japón para fortalecer su cooperación y mejorar la estabilidad financiera. Desde ahora y hasta el 2021, ambos bancos centrales intercambiarán divisas por valor de 200.000 millones de yuanes (unos 25.300 millones de euros).«Este acercamiento entre Beijing y Tokio se produce en un momento en el que Trump una guerra comercial que golpea a China pero también perjudica a Japón. «

Otros importantes acuerdos de entendimiento hacen referencia a impulsar la distensión entre las dos Coreas y a promover la desnuclearización de Corea del Norte. Abe ha reafirmado la voluntad por parte del gobierno japonés de «normalizar» cuanto antes las relaciones diplomáticas con el régimen de Pyonyang, algo a lo que Xi Jinping ha prometido ayudarle.

Por su parte, las autoridades chinas han mostrado su voluntad para seducir a Japón para que participe en el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda (un macropoyecto internacional de infraestructuras y conexiones entre el Extremo Oriente y Europa que implica a 68 países y al 30% de la economía mundial). Tokio se ha mostrado tibio a este ofrecimiento, pero sí se ha mostrado dispuesto a colaborar en proyectos puntuales de infraestructuras, sobre todo en el sureste asiático.

Este acercamiento entre Beijing y Tokio se produce en un momento en el que Trump intensifica el cerco a China, recrudeciendo una guerra comercial que ya funciona a toda máquina y que amenaza con golpear duramente a la economía del gigante asiático. Japón -un país plenamente enclavado en la órbita norteamericana- también ha sido zarandeado (aunque a un nivel incomparablemente menor) por los aranceles del acero, el aluminio y otros productos made in Japan decretados por Trump, y parece que busca una política exterior más autónoma para ampliar sus opciones económicas y comerciales con los países de su entorno. Aunque está obligado a hacerlo sin desairar a Washington.

De hecho, tras la visita a China, Shinzo Abe viajará a la India para cimentar una alianza con Delhi que recuerda al “Indo-Pacífico Abierto y Libre” que promueve EEUU para generar un contrapeso a la emergencia china. Tokio tiene intereses propios y autónomos, pero está encadenado a la órbita norteamericana.

Un comentario sobre “China y Japón firman importantes acuerdos bilaterales”

Deja una respuesta