EEUU acelera la concentración de su fuerza militar contra China

Carrera armamentista “made in USA” en Asia

La realidad es exactamente la contraria. Quien está amenazando con una peligrosa escalada de rearme en Asia es Washington, dirigida explí­citamente contra Pekí­n. Para mantener su hegemoní­a ante el ascenso de potencias emergentes, con China a la cabeza, Washington recurre a su superioridad militar. Poniendo en peligro la estabilidad en una de las áreas claves del planeta. Y arrastrando forzosamente a ella a los paí­ses bajo su dominio, incluyendo a las principales potencias europeas.

En 2.011, el Pentágono lanzó la estrategia “Pivot to Asia”, con el objetivo de concentrar el 60% de su fuerza aérea y naval en Asia Oriental y fortalecer sus alianzas militares contra y alrededor de China en la región, dirigiéndose explícitamente “contra el creciente poder marítimo de China”.

Esta estrategia se ha acelerado. A principios de este mismo mes, el jefe del Pentágno, Ashton Carter, proponía aumentar el gasto de defensa del próximo año… para contrarrestar a China.

Según todos los expertos el gasto de defensa colectivo en Asia-Pacífico pasará de 435.000 millones de dólares en el 2015 a 533.000 millones en el 2020. Una cifra que supondrá un tercio del desmbolso militar global, cuando hace cinco años era solo una quinta parte.

Los grandes medios culpan de ello al “rearme chino”, y a la amenaza que supone para unos vecinos obligados a preparar su defensa. Es cierto que China ha incrementado sus gastos militares, pero al mismo ritmo que aumentaba su PIB. Y todavía muy lejos de la presencia militar norteamericana.

Si China ha fletado su primer portaviones, EEUU tiene diez navegando por agua asiáticas. Y pronto dispondrá de otro. EEUU es, en una relación de diez u once a uno, el principal responsable del “rearme militar” en Asia. Y todos los hechos lo demuestran.

Hace menos de un año el parlamento japonés aprobó un proyecto de ley que permite a las fuerzas militares niponas tomar parte de nuevo en operaciones militares en el extranjero. Hasta entonces el ejército japonés solo podía actuar bajo paraguas de la ONU, ahora podrá hacer bajo mando norteamericano.

Tal y como planteó uno de los principales analistas, el presupuesto militar récord de Japón (de más de 41.000 millones para este año) “ coincide plenamente con los intereses de EE.UU. en el contexto del conflicto existente con China”.

No se trata de un hecho aislado. EEUU está utilizando el conflicto con Corea del Norte para rearmar a Corea del Sur, y como plantea la revista semanal estadounidense Executive Intelligence Review “el objetivo de esta jugada es China”.

El New York Times acaba de informar de que EEUU abrirá cinco bases militares en Filipinas “para contener a China”.

Y hace menos de una semana el ejército de EEUU ha anunciado sus planes de almacenar municiones y material de guerra en Vietnam, Camboya, y varias otras naciones asiáticas, lo que para “Breaking Defense” es la prueba de que “ Washington sigue adoptando una postura militar cada vez más agresiva hacia China”.

“Los objetivos de EEUU contra China anticipan nuevas y más onerosas facturas para los países europeos, entre ellos España”

La emergencia de los BRICs, y especialmente el ascenso de China, acelera el declive norteamericano. Todos los intentos de Washington por contener por vías diplomáticas o económicas el crecimiento de Pekín han fracasado. Y todo indica que EEUU ha decidido apostar por la carta de su superioridad militar. Estrechando el “cerco militar” en torno a Pekín.

Una estrategia al servicio de los intereses de la hegemonía norteamericana que ya está incrementando la tensión en Asia. Y que Washington exige seguir a todos sus “Estados vasallos”: Francia acaba de firmar un contrato por el cual proporcionará a Austrialia (el “Reino Unido” del Pacífico) armamento por valor de 34.000 millones de euros. Después de que el pasado año se convirtiera en uno de los principales contratistas del rearme japonés.

Tal y como plantea el corresponsal de La Vanguardia en París, “este contrato de submarinos para Australia vincula un poco más a Francia con la geopolítica contra China de Washington en Asia Oriental”.

Washington exige a Europa que “contribuya” a su estrategia militar contra China. Directa o indirectamente. Ocupando un papel de primera fila en la resolución de los conflictos en otras regiones (Siria, Este europeo, Norte de Africa…) para que EEUU tenga las manos más libres para concentrar su fuerza militar en Asia.

Los objetivos de EEUU contra China no solo son un peligro para la paz y la estabilidad mundiales. También anticipan nuevas y más onerosas facturas para los países europeos, entre ellos España

Deja una respuesta