Entrevista a Javier Fesser

Campeones, Goya a la Mejor Película

“Campeones” de Javier Fesser, una explosiva mezcla de humor y ternura gana el Goya a la mejor película Enhorabuena a todo el equipo. Vuelve a leer la entrevista al director Javier Fesser

Javier Gutiérrez interpreta a un entrenador profesional de baloncesto que, en medio de una crisis personal, termina entrenando a un equipo compuesto por personas con discapacidad intelectual.

Enhorabuena por el éxito de Campeones. Esta es una película llena de humor y ternura, en la que pasas del humor al llanto. ¿Cómo surge la película?

Estamos superfelices. Esta es una película que me ha buscado a mí. Me enamoré en tiempo real de los personajes del guion de David Marqués. Fue como un flechazo, nunca me había reído tanto leyendo un guion al tiempo que me había emocionado tanto. Me entró la impaciencia casi como espectador. Quería ver la historia y los personajes en la pantalla y sentir esta alegría y esta forma de ver la vida tan envidiable que tienen

El casting es muy importante en tus películas: El milagro de Petinto, Mortadelo y Filemón… Los personajes son una de las claves del éxito de Campeones. Son personajes que te desarman y que a pesar de no ser actores profesionales resultan muy auténticos. Háblanos del casting y la dirección de actores.

La gran peculiaridad de esta película es que efectivamente los diez protagonistas no son actores. Queríamos hacer una película lo más auténtica posible por eso tenía claro desde el principio del proyecto que no podían ser actores sino personas con discapacidad intelectual interpretándose a sí mismos. Hicimos un casting muy amplio, casi 600 personas durante tres meses que, más que un casting buscando personajes, era un casting conociendo personas. David Marqués y yo rehicimos el guion y reescribimos los personajes ajustándolos a la realidad que habíamos conocido. Es un proceso muy distinto al de otras películas. Me ha encantado transitar este camino nuevo.

¿Qué ideas o prejuicios que estaban en el guion original habéis eliminado tras el casting?

Yo arranqué ese proyecto con la idea de que la película debía dejar claro el mensaje de “todos somos iguales.” Pero por suerte esta idea se deshizo en pedazos en primer día. La realidad es justamente la contraria, todos somos maravillosamente distintos. Toda la historia se vio modificada y enriquecida por la experiencia durante la preparación al conocer la historia de cada uno de ellos. En esa inmersión profunda del mundo de personas diferentes el guion creció mucho hacia la verdad. Es una película divertidísima pero no por los chistes y gags sino porque los personajes lo son. La mirada de los personajes es alegre y positiva, son personas muy “disfrutonas” y buenas.

¿Cuánto tiempo ha durado el rodaje?

El rodaje ha durado 8 semanas y media. En el cine rodamos 12 horas diarias cinco días a la semana. Es admirable cómo nuestros actores no profesionales han dado el do de pecho y se han adaptado al ritmo de trabajo sin perder un ápice de ilusión. Han sido unos campeones.

Es una prueba de su compromiso y de su capacidad. Por el argumento se podría haber caído fácilmente en la compasión o la condescendencia y sin embargo los tratas con una gran admiración.

Era imposible conociendo su historia hacer un retrato desde la compasión . Los admiro y tengo envidia sana de la mirada tan transparente y limpia que tienen. Todo menos compasión.

De hecho, a quien retratas como un “discapacitado emocional” es precisamente al entrenador de baloncesto profesional interpretado por Javier Gutiérrez.

Es un tipo con sus propias discapacidades: el ego, el miedo… discapacidades que todos sufrimos y que son una carga que te impide disfrutar de la vida. Sin embargo la sociedad no te pone etiquetas por ese tipo de taras.

El personaje de Juan Margallo dice “No importa si no aprenden a jugar bien, pero haz de ellos un equipo”. ¿Es este el motor de la historia? ¿Qué los hace unos campeones?

Es una de las claves de la película. En el deporte profesional prima el individualismo absoluto, incluso en los deportes de equipo y donde no ganar significa fracasar. Pero ellos entienden el deporte como una forma de relacionarte, en la que disfrutas de la competición, aprendes del rival y sobre todo disfrutas de un trabajo en equipo donde el triunfo no es individual sino de todos.

Campeones no es una película sobre baloncesto pero sí refleja unos valores contrarios a la competitividad y la corrupción en el deporte profesional.

Me he tenido que sumergir también en el mundo del baloncesto y en el mundo de las competiciones deportivas de personas con discapacidad intelectual que tiene sus propias características y matices. No se puede, por ejemplo, ganar un partido por más de 20 puntos. A partir de 20 puntos cada canasta que encestes le cuenta al contrario. Es decir, queremos ganar pero sin aplastar al contrario. Las normas en un mismo partido y equipo no son las mismas para todos los jugadores; a algunos jugadores se les cuentan los pasos y a otros no, porque si no, no podrían jugar al baloncesto. Tiene mucho que ver con el sentimiento de equipo de verdad. En un mismo equipo hay muy diferentes niveles de jugadores pero nunca he visto que el entrenador dejase en el banquillo a los que más dificultades tienen para ganar el partido. Son formas de entender el deporte distintas que me provocan mucha admiración.

Este es un deporte muy rápido. ¿Fue difícil rodar las escenas de baloncesto?

Muy difícil, mucho más de lo que yo pensaba. El baloncesto como paisaje visual de la película a mí me gusta mucho, es un paisaje muy poco utilizado en el cine español y visualmente por su color y rapidez me atraía mucho. Pero reconozco que rodar un partido de baloncesto es muy complicado en primer lugar porque es un deporte rapidísimo y porque tratar de reproducir jugadas con gente que no es profesional es muy difícil. Era un reto que superamos con bastante esfuerzo.

¿Cómo se han visto ellos en la película?

Les ha hecho muy felices la experiencia, el rodaje y el resultado final. Y lo viven de una manera mucho más natural que otro tipo de personas. No todo el mundo sabe gestionar el éxito. Ellos también son muy consciente de que la película la hemos hecho entre todos, como un equipo de verdad. Todo el mundo da la enhorabuena al director pero no es verdad. Ellos mismos se incluyen en la enhorabuena y eso es para mí nuevo.

Un comentario sobre “Campeones, Goya a la Mejor Película”

  • Que en los tiempos que corren de meapilismo atroz y genetralizado esta película se sumerja a fondo en el mundo de los discapacitados sin caer en ningún momento en la ñoñería estúpida, la “denuncia” estridente, la patochada “reivindicativa” de los puristas infantiloides de todo tipo, y que además combine ternura, humor con mayúsculas y un relato consistente, la hace meredora de muchos galardones. Si a eso se le suma la tremenda dificultad de las escenas en cancha de un deporte con una durísima curva de aprendizaje, a diferencia de la mayoría de deportes de equipo y ya, como traca final, contando con artistas con dificultades cognitivas severas, es para quitarse todos los sombreros y premiar con todos los aplausos. Veremos que recorrido tiene este proyecto tanto en el terreno artístico como en el social. Muchas gracias sr Fresser y muchas gracias campeones/as.

Deja una respuesta