Premios Platino

Una mujer fantástica

“Una mujer fantástica” del chileno Sebastián Leila se corona con cinco estatuillas en los premios Platino de cine iberoamericano. Una quinta edición que ha reivindicado con orgullo el cine en portugués y español y denunciado el caso de la “manada”, los cárteles y la transfobia.

“Una mujer fantástica”, ganadora del Óscar a la mejor película extranjera, cuenta la historia de una mujer transexual cuya pareja muere repentinamente en sus brazos y ve sacudido su mundo por la familia del fallecido que le niegan sus derechos y su dolor por su género. Su condición de mujer transexual es una aberración para la familia y la sociedad, y razón suficiente para que las autoridades investiguen su muerte. Protagonizado por la actriz y activista transexual Daniela Vega la película ha abierto un debate en Chile un país donde la legislación actual no contempla explícitamente el cambio de sexo en los registros.

En la categoría de mejor película iberoamericana de ficción competía con «Zama» (Argentina), los «Últimos días en La Habana» (Cuba), «La cordillera» (Argentina) y «La librería» de Isabel Coixet. La película logró cinco estatuillas: a la mejor película iberoamericana, a la mejor dirección, mejor guion, mejor interpretación femenina y mejor dirección de montaje. Zama, de la argentina Lucrecia Martel, se alzó con tres de los premios: a la mejor dirección de sonido, arte y fotografía.

Veinte tres países competían en unos premios nacidos de la mano de EGDA (Entidad de Gestión de los Derechos de los Productores audiovisuales de España) para “tender puentes” entre las Academias de cine de los países de habla española y portuguesa.

El cine español reinó en fiesta del cine iberoamericano. La serie española “El ministerio del tiempo se hizo con el premio a la mejor serie y la mejor actriz televisiva, Blanca Suárez, por Las chicas del cable. Muchos hijos, un mono y un castillo, de Gustavo Salmerón, recibió el galardón a Mejor película documental, Verano, 1993, de Carla Simón, a Mejor ópera prima de ficción iberoamericana; Tadeo Jones se hizo con el reconocimiento a Mejor película de animación y Handía, de Jon Garaño y Aitor Arregi, recibió la estatuilla al cine de educación en valores.

Un quinta edición que reivindicó la diversidad cultural, lingüística y sexual. Adriana Barraza, Platino de Honor de esta edición, recordó la muerte de los tres estudiantes de cine asesinados con ácido por el cartel de Jalisco en un emocionante discurso y Renata Pinheiro, de nacionalidad brasileña, acabó su discurso al grito de Lula Libre. El rapero español Arkano y el mexicano Aczino, rimaron unos versos fraternales en apoyo a la víctima de la Manada tras conocerse el fallo de la sentencia.

Deja una respuesta