¿Camina el mundo hacia la quiebra?

“Europa y los EEUU están irremediablemente sobre-endeudados. La crisis que comenzó en el sector de bienes raí­ces en EEUU en 2007 ha devastado las finanzas estatales en ambos lados del Atlántico y amenaza con destruir el euro y desencadenar una segunda recesión global. El mundo no tiene el liderazgo polí­tico necesario para poner fin a la crisis.”

Han asado menos de tres años desde que la economía mundial avanzó hacia el abismo después de la explosión de la burbuja inmobiliaria en EEUU. Con el fin de salvar a su sobre-endeudados bancos y compañías de seguros, los gobiernos occidentales les prestaron enormes sumas de dinero. Nacionalizando los bancos e implementado enormes programas de estímulo, mientras los bancos centrales inundaban la economía con dinero barato. Como dijo el ex ministro alemán de Finanzas Steinbrück, "el fuego se combate con fuego". Eso ayudó a prevenir una crisis económica mundial como la que llevó al mundo a un punto de no retorno en la década de 1930. Pero también incendió la sede de los bomberos económicos del mundo. ¿Quién salvará a los salvadores? Occidente se enfrenta a una doble crisis que ha engullido a sus líderes políticos más importantes. El presidente Barack Obama no ha logrado reparar la enorme grieta en la sociedad norteamericana para superar a los rebeldes conservadores de Tea Party. En Europa, se ha hecho más evidente con cada cumbre de la Unión Europea que la canciller alemana, Angela Merkel, en lugar de estar controlando la crisis, está siendo conducida por ella. Occidente no ha estado tan débil desde la Segunda Guerra Mundial, y nunca antes una crisis paralizó Europa, América y Japón al mismo tiempo. Los problemas de las principales naciones industriales no están sólo minando la influencia política del llamado mundo libre, sino que también amenazan a la economía global. (DER SPIEGEL) Alemania. Der Spiegel ¿Camina el mundo hacia la quiebra? Europa y los EEUU están irremediablemente sobre-endeudados. La crisis que comenzó en el sector de bienes raíces en EEUU en 2007 ha devastado las finanzas estatales en ambos lados del Atlántico y amenaza con destruir el euro y desencadenar una segunda recesión global. El mundo no tiene el liderazgo político necesario para poner fin a la crisis. El miedo está de vuelta en las bolsas de valores y en las capitales de las naciones industriales. Hay signos de crecimiento de una nueva crisis financiera en todas partes, y los líderes políticos de Occidente la miran indefensos y fuera de su alcance. Estados Unidos está luchando con un enorme déficit presupuestario. Y los bancos centrales de la zona euro y los líderes de los gobiernos no pueden encontrar una estrategia para poner fin al malestar permanente de la moneda única. La Casa Blanca ha logrado poco más que comprar algo de tiempo con un compromiso del nuevo techo de deuda alcanzado después de las riñas políticas de teatro entre demócratas y republicanos. El último viernes, de madrugada, la agencia calificadora Standard & Poors bajó la calificación de los EE.UU. de AAA a AA +. Salir del paso, posponer, minimizar… – el lema de los gestores de la crisis a ambos lados del Atlántico ha enviado señales de alarma a los mercados de valores. La revista británica The Economist alerta de una recesión de doble caída en los EEUU, una segunda recesión tan sólo tres años después de la última. Muchos economistas han señalado que el pánico de la semana pasada se parecía al miedo que se extendió por los mercados financieros tras el colapso de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Entonces, como ahora, los bancos dejaron de prestarse dinero entre ellos. Entonces, como ahora, los depósitos bancarios en efectivo de los bancos centrales se duplicaron en pocos días. El Banco Central Europeo reaccionó asegurando a los bancos liquidez ilimitada en los próximos meses. Se trataba de una medida de emergencia que llevó alivio a corto plazo pero provocó ansiosas preguntas de los banqueros y el mercado de valores. ¿Cuánto tiempo puede el banco central mantener las propiedades calmantes en el mercado de sus operaciones de liquidez antes de que finalmente pierda su credibilidad, el activo más importante de un banco central? ¿Está la crisis financiera condenada a la escalada? ¿Y entonces el mundo quebrará? Han pasado menos de tres años desde que la economía mundial avanzó hacia el abismo después de la explosión de la burbuja inmobiliaria en EEUU. Con el fin de salvar a su sobre-endeudados bancos y compañías de seguros, los gobiernos occidentales les prestaron enormes sumas de dinero. Nacionalizando los bancos e implementado enormes programas de estímulo, mientras los bancos centrales inundaban la economía con dinero barato. Como dijo el ex ministro alemán de Finanzas Steinbrück, "el fuego se combate con fuego". Eso ayudó a prevenir una crisis económica mundial como la que llevó al mundo a un punto de no retorno en la década de 1930. Pero también incendió la sede de los bomberos económicos del mundo. ¿Quién salvará a los salvadores? Esa pregunta ya se hizo en el 2008, y ha cobrado urgencia ahora que las montañas de deuda pública son mayores que nunca. La gestión de la crisis obstruida por los políticos La escalada del nuevo endeudamiento es un problema menor que la incapacidad de los gobiernos para encontrar una estrategia creíble para reducir sus deudas. En EEUU, el gobierno y la oposición se han enfrascado en una disputa sobre si el déficit debe ser reducido a través de aumentos de impuestos o recortes en el gasto social. En Europa, los gobiernos solventes de los países del norte se niegan a financiar la deuda de los países que luchan en el Mediterráneo. Occidente se enfrenta a una doble crisis que ha engullido a sus líderes políticos más importantes. El presidente Barack Obama no ha logrado reparar la enorme grieta en la sociedad norteamericana para superar a los rebeldes conservadores de Tea Party. En Europa, se ha hecho más evidente con cada cumbre de la Unión Europea que la canciller alemana, Angela Merkel, en lugar de estar controlando la crisis, está siendo conducida por ella. Occidente no ha estado tan débil desde la Segunda Guerra Mundial, y nunca antes una crisis paralizó Europa, América y Japón al mismo tiempo. Los problemas de las principales naciones industriales no están sólo minando la influencia política del llamado mundo libre, sino que también amenazan a la economía global. Hay crecientes temores en EEUU de que los problemas de deuda podrían elevar la inflación a niveles récord. En Europa, el futuro de la moneda única está en riesgo. Merkel no podrá evitar tomar decisiones clave durante mucho más tiempo: ya sea que la zona euro se convierta en lo más parecido a una unión fiscal con transferencias financieras y emisión de Eurobonos comunes, o las naciones más endeudadas de Europa tendrán que salir de la unión monetaria – con consecuencias imprevisibles para los miembros restantes. Cuanto más tiempo arda la crisis de la deuda occidental más oscuro será el panorama para la economía global. Debido a que la economía de EEUU se está colapsando, los consumidores estadounidenses están comprando menos bienes de China e India. Y dado que los inversores están acumulando euros e inversiones en dólares, las supuestas islas de estabilidad están empezando a verse inestables también. En las últimas semanas, el franco suizo y el real brasileño se han apreciado con tanta fuerza que los exportadores de esos países han sido virtualmente incapaces de vender sus productos en el exterior. Temida tendencia a la desaceleración mundial El mundo está en riesgo de caer en una espiral descendente. La crisis de la deuda está debilitando el crecimiento económico, y este impulso hacia la disminución a su vez está haciendo aún más difícil escapar a la crisis de la deuda. El banco italiano UniCredit ha pronosticado una "tendencia a la baja sincronizada en EEUU, América Latina, Asia y Europa". Una tendencia bajista que también engulle a la economía que hasta ahora se había estado comportando ante la crisis mejor que la mayoría: Alemania. Para romper este círculo vicioso, los gobiernos de Europa y EEUU deben tomar medidas ahora, unidos y coordinados. Nada menos que la estabilidad económica del mundo está en juego. Pero hasta ahora, ese riesgo particular no parece que ocupe un lugar destacado en las preocupaciones de los gestores de la crisis en el mundo. Jean-Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, el cónclave de los ministros de Finanzas de la zona euro, es un veterano en la formulación de políticas de la UE. Después de la cumbre especial del 21 de julio de la UE en Bruselas, declaró que la crisis del euro había sido resuelto, y que el segundo rescate griego acordado ese día era "el último paquete." El triunfo duró apenas 14 días. La crisis comenzó a empeorar de nuevo la semana pasada. Los mercados financieros han puesto sus ojos en España e Italia, dos economías que son demasiado grandes para ser consideradas como problemas periféricos, como Grecia, Irlanda o Portugal. Las primas de riesgo sobre la deuda pública de los dos países se elevó a niveles peligrosos la semana pasada. Los rendimientos de los bonos italianos y españoles se pusieron cuatro puntos porcentuales por encima de la deuda alemana comparable, vista como el punto de referencia de la estabilidad. Eso hace que los préstamos sean más caros, y los gobiernos simplemente no puedan pagar tasas de este tipo en tiempos como estos. Cuando las tasas de interés de Irlanda alcanzaron niveles similares el pasado otoño, sus vecinos instaron al país a pedir un rescate del fondo de rescate de emergencia de la UE de 440 mil millones de euros. Las promesas no calman a los mercados a la larga Sin embargo, Italia y España son muy grandes. Una vez más ha quedado claro que el euro fue puesto en marcha como moneda antes de tiempo. Y que los mecanismos de rescate de la zona euro, a pesar de todas las adiciones y mejoras, siguen siendo poco más que medidas inadecuadas, provisionales. Una vez más, los líderes de los gobierno se están quedando atrás de los mercados financieros y las realidades económicas en una carrera que determinará el destino del euro. Es especialmente preocupante que los anuncios y las promesas parezcan tener cada vez menos vida útil. El año pasado, cuando se precipitó la ayuda a Grecia y se creó un fondo de rescate para los países muy endeudados de la periferia del bloque de la moneda única, se las arreglaron para calmar a los mercados por unos meses. Pero desde entonces, el margen de maniobra de la UE después de cada anuncio se ha visto reducido a semanas, incluso días. Los esfuerzos de rescate de Europa no van más allá de la siguiente curva. Medidas acabadas de tomar, se revelan pronto como insuficientes. "Demasiado tarde y demasiado poco", dijo el ex comisario europeo Günter Verheugen, en referencia al fracaso de los líderes de la UE para hallar una solución a largo plazo de su moneda en crisis. Merkel se opone a aumentar el volumen del fondo de rescate. "Cada aumento sólo sería una invitación a los especuladores a seguir averiguando cuánto más la zona euro está dispuesto a dar", dijo un experto del gobierno alemán. Funcionarios de Berlín dice que el fondo podría hacer frente a un plan de rescate de España, pero no sería capaz de manejar Italia aun cuando sus recursos se triplicaran. Lo que es peor, la valoración también se aplica al Mecanismo de Estabilidad Europeo permanente (ESM) que debe sustituir a la EFSF en 2013. Este reconocimiento es poco probable que fortalezca la confianza en el euro. "No se puede sacar de apuros a una economía como Italia", dijo un alto funcionario del gobierno. El requerimiento financiero sería demasiado grande. Los socios de Italia en la UE no pueden proporcionar una garantía para la deuda pública del país, en la actualidad de un total de 1,8 billones de euros, como algunos economistas han propuesto. La alternativa es simple: los eurobonos. Pero en la actualidad, las autoridades alemanas sólo mencionan esa posibilidad en voz baja. La emisión común de deuda pública sigue siendo un tabú en los altos círculos gubernamentales – por el momento. El gobierno alemán teme que dichos bonos implicarían grandes inconvenientes para la mayor economía de Europa. Su rendimiento sería mayor que los actuales bonos soberanos alemanes, ya que la zona euro en su conjunto no sería tan solvente como lo es Alemania por su propia cuenta. Si las tasas de interés en eurobonos fueran sólo un punto porcentual más altas que los bonos del gobierno alemán, le costaría al gobierno alemán un adicional de 20 mil millones de euros anuales a medio plazo. Es por eso que Merkel y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, están insistiendo en que Italia encuentre su propio camino para salir de la crisis recortando el gasto público y promulgando reformas. Pero Berlín se encuentra bajo presión, no sólo de los otros Estados miembros de la UE, sino de Washington. EEUU está presionando a Alemania para que acepte los eurobonos. Obama ha hecho el cálculo de que si Europa se enfrenta con éxito a la crisis, su propia lucha para reducir las deudas de EEUU será más fácil. EEUU corre el riesgo de recaer en la recesión La discusión sobre la ampliación del límite deuda en EEUU llevó al país al borde de un desastre financiero, y el acuerdo alcanzado parece una tirita en una yugular desgarrada. Un total de 2.4 billones de dólares se van a recortar durante un período de 10 años, pero eso no es gran cosa dado que hoy la deuda asciende ya a unos casi imaginables 15 billones y es probable que haya llegado a 20 billones en una década. EEUU ha estado viviendo por encima de sus posibilidades durante años. Las guerras en Afganistán y en otros lugares, el sistema de salud más caro del mundo, costosos programas de estímulo – EEUU siguió pagando todo ello con dinero prestado. Lo que funcionó mientras la economía seguía creciendo e inundaba las arcas del Estado con ingresos fiscales. Pero ahora las arcas están vacías, y los recortes de gastos previstos no podían llegar en peor momento. "La operación de recortes del gasto aumenta las probabilidades de una recesión de doble caída", dijo Robert Reich, economista y ex secretario de Trabajo durante la administración Clinton. Los expertos del Fondo Monetario Internacional publicaron recientemente un estudio de 170 medidas de política fiscal llevadas a cabo desde 1930 y llegaron a la conclusión de que los recortes de los gastos estatales frenan el crecimiento económico, cada recorte que asciende a un 1% del Producto Interior Bruto conduce a una reducción de 0,62 puntos en el crecimiento en los siguientes dos años. El actual plan de la deuda contempla recortes por valor del 16% del PIB de EEUU durante la próxima década. Si los cálculos del FMI son correctos, EEUU caerá inevitablemente en una nueva recesión. Es imperativo que los problemas fiscales se aborden. Pero al igual que en Europa, la crisis se debe en gran parte a la falta de acción y de liderazgo del gobierno. El clima político en Washington está envenenado, el sistema no está funcionando correctamente y necesita ser reformado. EEUU abocado al “estatus de república bananera”’ "Nuestra nación no sólo se enfrenta a una crisis de la deuda, hace frente a una crisis de la democracia", escribió el New York Times. El ganador del Premio Nobel de Economía Paul Krugman escribió que el acuerdo sobre la deuda "llevará a América a recorrer el largo camino que conduce al estatus de república bananera." América fue fundada en el principio de la separación de poderes y que las decisiones se tomaran por consenso. Pero los radicales del nuevo Tea Party en Washington sólo quieren el poder y no resultados. Para ellos, compromiso se ha convertido en una palabra infame. En casi la mitad de todos los distritos electorales de EEUU, los republicanos o demócratas tienen mayorías claras. Eso significa que no hay diálogo entre los dos frentes. En las primarias, los políticos sólo tienen que temer la crítica interna del partido de la extrema derecha o de la extrema izquierda. Y las críticas pueden ser muy fuertes. El resultado es que la ideología prevalece sobre el pragmatismo, incluso si esto significa que la nación se hunde bajo su carga fiscal y arrastra al resto del mundo con ella. Dado el estancamiento en Washington, la Reserva Federal es vista por muchos como el salvador final porque es políticamente independiente y no puede ser objeto de chantaje por parte de Washington. Hay crecientes llamamientos para que la Reserva Federal haga lo que hizo hace tres años: imprimir dinero. Desde 2008, el banco central bajo la dirección de Ben Bernanke, ha bombeado 2,5 billones de dólares nuevos. Lo que estimuló la economía y ahora podría proporcionar una alternativa, aunque cruda, para salir de la crisis de la deuda. Los miles de millones de dólares inyectados en la economía mundial llevan a aumentos de precios. Es tentador pagar las deudas con la ayuda de la inflación. Pero la estrategia tiene dos lados oscuros: el ascenso de la inflación equivale a una expropiación progresiva de los ciudadanos comunes, cuyos activos van perdiendo valor. Y existe el riesgo de que EEUU exporte la inflación a otras partes del mundo – a China, por ejemplo. China se enfrenta a la desaceleración del crecimiento y una inflación creciente La vida es cada vez más cara en el país a menudo denominado como la fábrica del mundo – no sólo para los productores, sino también para los consumidores. Los precios chinos al consumidor subieron un 6,4 por ciento en junio de este año en términos interanuales, la tasa más alta en tres años. La carne de cerdo, el alimento más popular en China, se está convirtiendo en un lujo – su precio ha aumentado en más de la mitad desde junio del año pasado. La inflación está haciendo que la gente esté enojada. A principios de la semana pasada, alrededor de 1.000 taxistas se declararon en huelga en la oriental ciudad de Hang Zhou para protestar contra los precios crecientes del combustible y la congestión del tráfico. El malestar se ve agravado por un deterioro de las perspectivas económicas en los mercados de exportación de China más importantes – Europa y los EEUU. Los chinos probablemente perdieron sus últimas ilusiones sobre el poder económico de Estados Unidos cuando EEUU elevó su tope de la deuda una vez más para evitar la insolvencia. China tiene más de un tercio de sus 3,2 billones de dólares de reservas en divisas invertidos en dólares. El gobernador del banco central chino, Zhou Xiaochuan, instó a Washington la semana pasada a actuar de manera responsable para hacer frente a su deuda. La Agencia estatal de noticias Xinhua dijo que la disputa política en Washington, había sido una "farsa alocada" y describió la deuda de EEUU como una "bomba de relojería". La economía china, la segunda mayor del mundo, ya está en riesgo de sobrecalentamiento, con consecuencias dramáticas para el mundo, porque ha sido la fuerza impulsora del crecimiento global. China ha estado creciendo a tasas de dos dígitos durante años – un 10,3 por ciento el año pasado. Empresas alemanas, en particular, se han beneficiado del enorme mercado chino, que está empezando a ralentizarse. Un importante indicador de confianza que mide el estado de ánimo de los gerentes de compras corporativos cayó en julio. La Bolsa de Shanghai se ha estancado. Y los precios inmobiliarios cayeron un 13% anual en la primera mitad del año. La esperada desaceleración podría ser interpretada como una señal de que los planificadores económicos de China están gestionando para diseñar un "aterrizaje suave" de la economía. El banco central ha elevado las tasas de interés cinco veces desde octubre de 2010 y ordenó a los bancos aumentar sus provisiones para insolvencias en un intento por contener las presiones de precios. Sin embargo, un debilitamiento del sector de la construcción –una industria clave en China– es probable que tire hacia abajo de otros sectores como los fabricantes de cemento y acero. China es como un adicto forzado a un programa de rehabilitación. Sin embargo, sólo el gobierno del primer ministro Wen Jiabao tiene la culpa. Cuando la demanda de EEUU y Europa se desplomó durante la última crisis financiera, su gobierno bombeó alrededor de 4 billones de yuanes (alrededor de 450 mil millones de euros) en la economía, el mayor paquete de estímulo en la historia, para impulsar la venta de juegos de PC, de televisores y coches. Nuevas autopistas, aeropuertos y líneas ferroviarias fueron planeadas. China se convirtió en una obra gigantesca. Las autoridades locales se cargaron de enormes deudas para estimular el auge. Lo que ha disminuido el alcance del gobierno central para enfriar la economía. Si las tasas de interés se elevan demasiado bruscamente, muchas provincias no serán capaces de pagar sus deudas. El economista de Nueva York Nouriel Roubini, quien predijo la crisis financiera de 2008, teme que China podría deshacerse de su exceso de cemento, acero y aluminio en los mercados mundiales a precios de dumping. Milagro económico alemán en situación de riesgo Alemania ha estado disfrutando de lo que muchos han descrito como un nuevo milagro económico, con un crecimiento del 3,6 por ciento en 2010. En el primer trimestre de 2011, el crecimiento llegó hasta el 5 por ciento. Pero con la economía mundial enfrentada a una desaceleración, la enorme dependencia de Alemania de las exportaciones, el motor de su impresionante recuperación en los últimos dos años, ahora podría significar su perdición. EEUU e Italia están entre los cinco principales socios comerciales de Alemania – y ninguno de estos países es probable que proporcione un gran impulso a la industria alemana en el futuro previsible. Hay un peligro más: los bancos centrales de Suiza y Japón están interviniendo en los mercados para detener la apreciación de sus monedas, que ha estado poniendo en riesgo sus exportaciones. Si los estadounidenses siguen su ejemplo, una carrera global para depreciar las monedas nacionales podría sobrevenir – una forma de proteccionismo desastroso. En su último "Global Trade Alert", el Centro para la Investigación de Política Económica con sede en Londres advierte que el proteccionismo está en auge entre las naciones industriales. El mundo está más cerca de una crisis económica que en cualquier momento desde el estallido de la crisis financiera, a pesar de que los gobiernos están en muchos aspectos en una mejor posición de lo que estaban en 2008. Ciertamente, muchos Estados occidentales han acumulado montones enormes de deuda. Pero a diferencia de hace tres años, no ha habido hasta el momento ninguna alteración de insolvencia que amenace con llevar a los bancos al abismo. Por el contrario, los gobiernos occidentales tienen los medios para poder manejar la crisis de la deuda. Sin embargo, la usual diplomacia de crisis mediante conferencias telefónicas y promesas de "acciones decisivas" no serás suficientes para calmar a los mercados. Las decisiones eficaces se necesitan ahora, a ambos lados del Atlántico. En EEUU, el gobierno y la oposición deben ponerse de acuerdo sobre un plan sostenible para reducir la deuda – en el que los recortes de gastos será tan necesarios como las subidas de impuestos, y los políticos deben asegurarse que las medidas no ahoguen el crecimiento económico. Algo que no es fácil, pero tampoco es imposible, como el ex presidente Bill Clinton demostró en la década de 1990. Planes similares están disponibles en la actualidad. La pregunta es si el dividido stablishment político puede encontrar la fuerza para ponerlas en práctica. La opción de la zona euro: separar o integrar mucho más Y en Europa, los gobiernos deben darse cuenta de que no puede seguir sentados sobre la crisis del euro. El bloque de la moneda única o se romperá o sus miembros se tendrán que ajustar a una misma política fiscal. El último movimiento ofrece la posibilidad de seguir adelante con la integración europea. También en este caso, existen los planes necesarios – sólo que requieren una gran cantidad de decisiones impopulares. Si el euro quiere sobrevivir, los países donantes tendrán que asumir riesgos financieros, mayores incluso de lo que lo han hecho hasta ahora. Y los países deudores tendrán que renunciar a su soberanía en materia presupuestaria y cederla a los burócratas de Bruselas durante los próximos años. La lección de la crisis más reciente se puede expresar en tres palabras: finanzas estatales sólidas. Se ha hecho evidente que una deuda respecto al PIB del 80, el 90 o el 100%, tarde o temprano, funde la capacidad crediticia de un país. Incluso quienes se supone dechados de virtud fiscal como Alemania deben tener cuidado. El ratio de la deuda alemana del 83 por ciento es demasiado alto, dado el envejecimiento de la población. ¿Quién se supone que pagará esa deuda en el futuro? La reducción de una deuda a tal escala no es fácil, como puede verse en Gran Bretaña. El gobierno del primer ministro, David Cameron, ha impuesto recortes de gastos más rigurosos que el de cualquier otro país industrial tradicional. El programa de austeridad tiene un alto precio. Los recortes están afectando a la demanda interna y han acabado con el crecimiento económico. Cada país que se embarque en recortes fiscales se enfrentará a un destino similar, y se necesitan años para que las medidas den sus frutos. Sin embargo, los Estados que han restaurado y saneado sus presupuestos tienden a crecer más rápido que los derrochadores. Por tanto la prosperidad económica del eje Occidental depende de si los gobiernos son capaces de pensar en nuevas dimensiones de tiempo. Finalmente tendrán que empezar a pensar más allá de las próximas elecciones. DER SPIEGEL. 8-8-2011

Deja una respuesta