Polémica sobre el cambio climático

Calentamiento global, ¿consecuencia del “desarrollo”?

Que la temperatura del planeta está aumentando en los últimos años es un hecho. Que los grandes monopolios están creciendo a base de arrasar con los recursos naturales del planeta, también. Bosques arrasados, mares, rí­os y lagos contaminados, recursos limitados agotándose, decenas de miles de especies con riesgo de extinción o ya extintas… Las consecuencias del desarrollo desenfrenado de grandes empresas es evidente. Aun así­, en la comunidad cientí­fica entra la duda, ¿cuáles son las causas profundas del calentamiento global?

Los números en la cabezaEn los últimos 150 años la temperatura media global ha aumentado más de medio grado Celsius. Si tomamos como referencia los últimos 40 años, vemos que en ninguno de ellos la temperatura promedio global se ha situado por debajo de la promedio del siglo XX (14,6 ºC).

Llama la atención que dentro de este período, la temperatura global aumenta más rápidamente desde que empezó el siglo XXI. De hecho, la ONU y la Organización Meteorológica Mundial sitúan la década de 2000 a 2010 como la más cálida, tanto en la tierra como en el mar. “El 94 % de los países afirma que fueron la década de 2000 a 2010 fue la más cálida de su Historia”

Como dato, en esos años se registraron 136.000 muertes por golpes de calor, multiplicando con creces las 6.000 muertes de 1990 a 2000. El 94 % de los países afirma que fueron los diez años más cálidos de su historia. Y así se ha registrado en España. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) indica que los veranos más cálidos han sido, en orden: 2003, 2009, 2005, 2012 y 2006. De hecho, se cree que la ola de calor de 2003 provocó el aumento del 8% en el valor esperado de mortalidad en el verano.

Las proyecciones de AEMET sugieren que llegaremos a final de siglo con un aumento en la temperatura de 3-5 grados, que será especialmente pronunciado en el centro y sur peninsular.

Hay evidencia más que suficiente para afirmar que la temperatura global está aumentando, la pregunta es: ¿por qué?

Los gases efecto invernadero en el punto de miraLa posición mayoritaria, expresada desde organismos oficiales y medios de comunicación, sitúan el aumento en las emisiones de los gases “efecto invernadero” detrás del calentamiento global.

El desarrollo de las industrias, la producción de energía, la extensión de vehículos a motor,… son muchas las fuentes de emisión que se han multiplicado en estos últimos años. El principal gas efecto invernadero que aumenta por la actividad humana es el dióxido de carbono (CO2), si bien hay otros como el metano (CH4) o los clorofluorocarburos (CFC).

Los organismos que realizan la fotosíntesis (en tierra firme, las plantas) constituyen un “sumidero de CO2”, ya que lo utilizan en su metabolismo a la vez que liberan oxígeno al medio. De esta manera, si al incremento en la quema de combustibles fósiles añadimos la deforestación, es lógico entender por qué han aumentado las emisiones “antropogénicas” de CO2.

El efecto invernadero es un proceso natural. La presencia de determinados gases en la atmósfera hace posible que, tras reflejarse en la superficie de la Tierra, parte de la radiación solar sea absorbida.

De esta manera, se mantiene la temperatura en el planeta y su atmósfera, haciendo posible la vida en ella. Para hacernos una idea, sin el efecto invernadero la temperatura promedio de la Tierra estaría bajo el punto de congelación del agua.

Sin embargo, el porcentaje de estos gases efecto invernadero en la atmósfera es ínfimo. El CO2 supone un 0,04 %, mientras que el vapor de agua, que es el más abundante, supone un 0,40 % a nivel atmosférico, aún muy por debajo del porcentaje del nitrógeno (78,08%) o del oxígeno (20,95%).

Así, la alteración (aumento) de estos porcentajes es señalada como la responsable del calentamiento global. En la gráfica 1 puede observarse la relación del CO2 con la temperatura en los últimos mil años. En ella, se aprecia una relación íntima en esta última etapa de calentamiento, aunque no pasa lo mismo con el resto del milenio.

Parte del ciclo normal de la TierraParte de la comunidad científica, por su lado, no coincide con esta teoría. Defienden que para entender el proceso del “calentamiento global” es necesario abrir la mente a una escala de tiempo mayor. A lo largo de la Historia, nuestro planeta ha sufrido etapas más frías, y sobretodo mucho más cálidas que la actual.

En la gráfica 2 se plasman datos de las distintas eras geológicas. De ella se desprende que el CO2 no puede ser responsable de las alteraciones en la temperatura. Sin embargo, desde mediados del Paleozoico, puede verse una relación de dependencia del CO2 respecto a la temperatura, aunque con retraso ¿cómo se explica? “A lo largo de la Historia, nuestro planeta ha sufrido etapas más frías, y sobretodo mucho más cálidas que la actual”

El CO2 es producto del metabolismo de muchos organismos, cuyo desarrollo depende a su vez de la temperatura. Los expertos argumentan que al aumentar la temperatura, los organismos proliferan, aumentando las concentraciones de CO2 . El retraso se debe a que la mayor fuente de CO2 es el océano, que tarda más en calentarse que la tierra.Acusar a este gas como responsable del calentamiento global parece aún menos consistente cuando se compara la producción natural del mismo a la de origen humano.

La principal fuente de CO2 del planeta son los propios seres vivos, que liberan unas 180 gigatoneladas anuales. De ellas, 85 son liberadas directamente por los océanos. Emisiones palpablemente mayores que las de origen humano, que apenas suman 6 o 7 gigatoneladas.

Entonces, ¿qué explicación proponen a los cambios climáticos? La respuesta no la buscan en la Tierra ni su atmósfera, sino en su estrella: el Sol

Entre los siglos XIV y XIX nuestro planeta vivió la “pequeña edad de hielo” (gráfica 1). Es especialmente conocido el período entre 1645 y 1715, llamado “Mínimo de Maunder”. Fue Maunder quien descubrió que las frías temperaturas de esa etapa se debieron a una muy baja actividad de las manchas solares.

Si bien la actividad solar es constante normalmente, tiene alteraciones. Son las llamadas “manchas solares”, donde hay gases atrapados por campos magnéticos. Se cree que la presencia de esas manchas hace aumentar la radiación solar sobre la superficie, a la vez que interfiere sobre otro proceso, la radiación cósmica.

Aun así, no está clara cuál ha sido el cambio en la actividad solar estos últimos años que pudiera haber provocado el actual calentamiento.

Como conclusiónQuedan abiertas muchas incógnitas, y debe ser un objetivo prioritario de la ciencia responderlas para poder desarrollar una justa política ecológica.

Hay que señalar que en este artículo se trata exclusivamente la posible influencia (o no) del CO2 en la temperatura ambiental. Los grandes monopolios (grandes petroleras, industrias, multinacionales), ganan terreno en el mercado siguiendo la lógica de acumular capital. Arrasan con bosques, saquean océanos, destruyen ecosistemas. Y, por supuesto, liberan a la atmósfera y a las aguas gases y compuestos que, si bien puede que no sean determinantes en el calentamiento global estrictamente, impiden la vida natural en la Tierra.

Deja una respuesta