El peor año de incendios en España: 200.000 hectáreas arrasadas solo en julio

¿Cada año un infierno peor? ¿Por qué?

El fuego ha arrasado más de 200.000 hectáreas este año, el peor en lo que a incendios forestales se refiere. Las causas tienen tres vértices: el cambio climático, el abandono rural, y los recortes y la precariedad de los equipos de extinción.

No ha acabado el mes de julio y en lo que llevamos de 2022 España ya acumula 200.371 hectáreas arrasada por los incendios forestales, lo que convierte a este año en el peor desde hace tres décadas, y a España en el país europeo más afectado por el fuego.

¿Las causas? Todos los expertos coinciden en un cóctel que tiene tres vértices: un cambio climático que genera unas extremadamente adversas condiciones meteorológicas; un abandono del medio rural que hace que el monte sea una caja de cerillas; y los recortes presupuestarios, la falta de medios y la precariedad laboral de los profesionales de prevención y extinción de incendios, que se juegan la vida en cada fuego.

Año de récords de devastación y ceniza. El verano no ha llegado a su primer tercio, y las hectáreas quemadas por incendios en España ya superan las 200.000, según las estimaciones del Sistema Europeo de Información de Incendios Forestales (EFFIS). Este año se han activado 324 focos en España, lo que solo deja a nuestro país por detrás de Rumanía, con 735.

Los funestos récords también van por comunidades. Con los de Valdeorras (Ourense) y O Courel (Lugo), que suman 32.000 hectáreas arrasadas por el fuego, Galicia sufre los peores incendios de su historia. Y el incendio forestal de Ateca (Zaragoza), con 14.000 es el peor en una década, y el tercer siniestro más grave de la historia de Aragón. Pero todos esos infiernos palidecen en comparación con los de Zamora: sumando las 26.041 hectáreas quemadas en la Sierra de la Culebra en junio y las 35.960 del Incendio de Losacio -aun sin controlar- en el noroeste de Zamora se han calcinado más de 62.000 hectáreas, lo que supone un 6% de la superficie de toda la provincia.

En total, España ha sufrido en lo que llevamos de estío una quincena de incendios de dimensiones sobrecogedoras, varios de ellos catalogados en la categoría de «incendios de sexta generación» o «superincendios», como el que en 2021 asoló Sierra Bermeja (Málaga) y que tardó 46 días en ser extinguido. Se trata de incendios imposibles de apagar por el hombre, que generan su propia meteorología: producen piroclastos, enormes nubes ardientes con cenizas y pavesas ardientes, capaces de elevarse decenas de kilómetros, para luego colapsar y hacer llover fuego a muchos kilómetros del frente de llamas, generando incendios en la retaguardia de los equipos de extinción.

Cada año la misma pesadilla, en una espiral que se incrementa cada vez más. Las causas no son ningún secreto.

Cambio climático

Infografía de El Orden Mundial

No hay experto que no asegure que el cambio climático es la causa global que esta haciendo que los incendios -en España, en Europa, y en todo el mundo, como se pudo ver el año pasado con los devastadores fuegos de Australia- sean cada vez más frecuentes, y de magnitud cada vez más destructiva.

El Índice Meteorológico de Incendios relaciona las condiciones medioambientales, afectadas por el cambio climático, con el riesgo de incendio. Este parámetro tiene en cuenta la temperatura, las bajas precipitaciones, la velocidad del viento, la humedad relativa y la vegetación. En el sur de Europa, este índice ha padado de rondar el 60% en 1980 a superar el 80% en 2020. Se ha multiplicado por 1,3 en cuatro décadas.

El cambio climático es la causa innegable de los fenómenos meteorológicos extremos, de la ampliación de los días de verano climático; de olas de calor cada vez más frecuentes, duraderas, y extremas; de sequías cada vez más pertinaces; de que a lo largo del verano se cumpla, cada vez en más regiones y cada vez con más frecuencia, la llamada «regla de los tres treinta» que hace imparable a un incendio: rachas de viento superiores a 30 km/h, una humedad relativa inferior al 30% y temperaturas superiores a 30º C.

El cambio climático es la causa innegable de los fenómenos meteorológicos extremos

El abandono del medio rural

Cada oveja descarga el monte con 2,5 kg de hierba seca… cada día

Hace décadas, una importante proporción de la población española vivía en el medio rural, y era del monte de donde sacaban gran parte de sus medios de vida. Desde la leña que quemaban en sus chimeneas al esparto de sus zapatos era sacado del campo, y la ganadería extensiva limpiaba de forma natural el sotobosque. Una brigada de cabras o de ovejas es mejor, más eficaz y más limpia, para despejar el bosque, que una legión de máquinas desbrozadoras.

La despoblación rural ha generado montes extremadamente llenos de combustible, masas forestales continuas y sin discontinuidades que suponen autopistas para las llamas.

De nuevo los expertos coinciden. «En muchas áreas de España las zonas forestales son pinares de repoblación, zonas muy extensas con muchos ejemplares apretados por hectárea donde las copas se tocan unas con otras, con muy poco sotobosque porque no entra luz hasta el suelo. Por eso, si se declara un incendio y llega a esos árboles en contacto, se produce un incendio de copas muy difícil de controlar», dice a El Salto María Suárez, ambientóloga de un equipo de investigación de Ecología Terrestre de la Universidad de Granada.

«Hay que preparar a los bosques frente al cambio climático. Y para eso nada mejor que la ganadería extensiva, un instrumento clave de prevención»

«Hay que preparar a los bosques frente al cambio climático y lo ideal sería hacerlo a través de la selvicultura adaptativa, transformando bosques densos en paisajes en mosaico con distintos tipos de vegetación, evitando las grandes masas continuas y homogéneas de árboles», dice Isabel Muñoz, veterinaria clínica en Málaga y experta en desarrollo rural. «Y para eso nada mejor que la ganadería extensiva, un instrumento clave de prevención. Cuando un rebaño de ovejas pastorea por un bosque, desbroza los brotes verdes que con el calor se habrían convertido en yesca, abonan los suelos con todo tipo de semillas y están haciendo una serie de servicios ecosistémicos que revierten en toda la sociedad”.

Recortes y precariedad en los equipos de extinción

La reclamación de los bomberos forestales es unánime: que el operativo sea público, que esté regulado por un convenio, y que sea en condiciones dignas. Y que sea todo el año: los incendios se apagan en invierno.

El tercer vértice de los incendios en España ha quedado patente estos días, con los brigadistas de Castilla y León denunciando el insoportable abandono al que les somete la Junta. Tras perder a dos compañeros, tras jornadas de trabajo extenuantes, han tenido que recurrir a la solidaridad de los vecinos, o a la ONG del Chef José Andrés, para poder comer en condiciones y escapar de los intolerablemente rácanos bocadillos que les ofrecía Juan Carlos Suárez-Quiñones, consejero de Medio Ambiente de CyL.

Es sólo una muestra de la precariedad a la que se condena a trabajadores que se juegan la vida en cada fuego: sueldos bajos, contratos temporales, alimentación escasa y medios obsoletos. Solo la vocación y un espíritu de servicio al pueblo justifica una tan maltratada forma de vida.

Sueldos bajos, contratos temporales, alimentación escasa y medios obsoletos. Así se paga a trabajadores que se juegan la vida en cada fuego

Casi todos los brigadistas son «fijos discontinuos», trabajando de junio a octubre. En la mayoría de los casos lo hacen en subcontratas que -sorpresa- priorizan las ganancias a la seguridad o el bienestar de sus bomberos, recortando todo lo que pueden.

Los brigadistas cobran por día de trabajo, si les llaman un día de descanso no cobran extras. El plus de peligrosidad o nocturnidad asciende a dos euros por hora, y el precio por estar siempre disponibles por si se precisan sus servicios -en jornadas que llegan a superar las 15 y hasta las 18 horas (saben que un bombero nunca se va a ir dejando un fuego encendido)- es de apenas de tres euros.

En su categoría profesional están tipificados como peones especialistas y no como bomberos, lo que conlleva peores condiciones para la jubilación, no acumulan antigüedad o apenas tienen capacidad de elección para los destinos.

La reclamación de estos trabajadores es unánime: que el operativo sea público, que esté regulado por un convenio, y que sea en condiciones dignas. Y que sea todo el año: los incendios se apagan en invierno. Unos bomberos forestales que preparen el bosque, reduciendo la carga de combustible, el resto del año. No sólo es ecológico e inteligente, sino rentable: el coste de los incendios en Zamora ya supone unos daños de 150 millones, mientras que el coste anual de un servicio preventivo completo para toda CyL sería de 100 millones.

12 comentarios sobre “¿Cada año un infierno peor? ¿Por qué?”

  • Carlos tiene 4 pdfs. Activar cuarto protocolo soviético dice:

    Tania, de buena fe escribe :

    «cuyo responsable es el capitalismo.»😎

    Tania, me acabo de tropezar, la culpa es del «capitalismo»😜
    Pero Tania, no será más fácil, que echarle la culpa al «capitalismo», o Damian con los técnicos, o Luís con los piromanos, el dar una solución? Si por 4 duros reforestamos toda España

    Mira, el otro día, comentando el artículo con una amiga, estaba de acuerdo conmigo y me contaba que fue a ver a la familia a Portugal, donde también hubo muchos incendios y reforestaron y ahora está lleno de árboles de 1,50 m de altura aprox

    Vamos, que si «el gobierno de progreso» no deja verde España es porque no le da la gana 😔

    • Carlos y sus 4 pdfs van a Hollywood dice:

      Tania, tan sólo una aclaración teórica : capitalismo, anarquismo, fascismo, comunismo…. son sólo modelos teóricos. No existen en la realidad. Tan sólo existen las sociedades y en una sociedad hay muchos modos de producción, aunque hay uno dominante

      Hablar de «sistema capitalista», es una chorrada, ya que lo que existen son gente, con nombres y apellidos : Ana Patricia Botín, Ybarra, Amancio Ortega, Bill Gates, etc

      Que me digas que la culpa del cambio climático es de la industria norteamericana es otra cosa

      Tan sólo era una aclaración, nada más. Un saludo Tania

    • Tania de Málaga dice:

      Hola Carlos y sus 4 pdfs, cuando hablo de capitalismo hablo de bancos y monopolios. Primero hay que tener claro quién es el responsable y luego se puede ver la alternativa y solución. Me parece muy bien lo de reforestar, pero eso sólo puede ser un aspecto. Yo estoy harta de oir que el problema es la gente que viaja mucho en avión, que no recicla bla bla cuando los principales productores de CO2 etc. son los monopolios norteamericanos, alemanes etc.

      • Carlos y sus 4 pdfs invaden Catalunya dice:

        Hola Tania

        Ya mujer, ya sé que cuando hablas de capitalismo, hablas de monopolios y bancos, tan sólo era una aclaración para los lectores del digital

        Me hablas de responsables…. para qué? Los vas a meter en la cárcel? Prefiero soluciones drásticas, como han hecho en Grecia y Portugal, sin preocuparse de responsables

        Si, a éste paso nos echarán la culpa a los fumadores, pero vamos que no sólo es culpa de la industria norteamericana y alemana, también los chino-comunistas influyen, por algo son la fábrica del mundo. Pienso que los verdes, a nivel global deberían de tomar cartas en el asunto

        Un abrazo Tania

  • Tania de Málaga dice:

    Pues yo estoy de acuerdo con el artículo y creo que el problema principal es el cambio climático cuyo responsable es el capitalismo.

    Lo que dice Damián me parece totalmente indigno. Es como si en la próxima ola de Covid colocásemos el responsable en los directores de los hospitales.

  • Si, Luís tiene razón, casi todos los incendios son provocados y de eso no tiene la culpa ni las ovejas, ni el cambio climático ni nada

    La culpa es del gobierno (y de los curas), que no contrata reforestadoras, como han hecho en Grecia, que también se le han quemado 100.000 hectáreas. Por lo menos, los griegos ponen soluciones

    De paso, os vuelvo a poner el invento de Alberto Vázquez Figueroa, para sacar agua gratis, desestimado por los gobiernos de turno por no ser «made in Koplowitz»
    https://www.elmundo.es/elmundo/2005/07/07/ciencia/1120755305.html

  • Un gran número no, es más que eso y es un dato que se obvia en éste y en todos los artículos aparecidos en prensa desde hace mucho tiempo. En los últimos 50 años más del 50% de los incendios han sido provocados o debido a descuidos humanos, y eso no tiene mucho que ver ni con el calentamiento global ni con la crisis climática. ni con la escsez de recursos. Y de paso otro dato: las temperaturas medias estivales de los últimos años no son, ni con mucho, de las más altas en ese mismo periodo de 50 años. Mal está negar la crisis climática, pero igual de mal está hacer oportunismo con todo lo que tenga que ver con el fuego, cosa que no solo está cada día más generalizada sino que se empieza a convertir en un relato lleno de amenazas y premoniciones apocalípticas, y eso no favorece precisamente el que los ciudadanos tomemos conciencia ante un asunto serio y relativamente urgente pero no en la dimensión trágico apocalíptica que se le da con frecuencia.

  • Hola Damian. Muy interesante tu experiencia. Pero antes que buscar responsabilidades de técnicos, a las cuales ya apunta el artículo, con las condiciones de trabajo de los bomberos, yo iría a la solución para que esto no pase y volver a hacer de España un vergel. Vamos, que si el gobierno no contrata los servicios de co2 revolution o empresas parecidas es «pa matallo». Lo hacen en Grecia y aquí no, venga, no me j… 4 duros que les cuesta reforestar el país

  • Damian Sánchez Núñez dice:

    Lo del cambio climático es un hecho indiscutible pero las causas de los incendios que se propagan en España no es precisamente el cambio climático ni es por los trabajadores en concreto el el problema está en los máximos responsables de los incendios son los técnicos que dirigen los incendios como apagarlo y las medidas que hay que tomar y ahí donde está el principal problema querer no se habla se oculta y aquí hay responsabilidades que habría que estudiar e investigar y exigir responsabilidades que para algo ejercen un cargo y cobran por ello y si no son capaces qué dimita por incompetentes voy a numerar qué medidas no se toma y las causas no las entiendo primera medida para poder atajar un fuego hay que estudiarlo la velocidad del viento de dónde viene y las posibilidades de cambio del de viento ver la lengua del fuego estudia las posibilidades ampliarse y entonces tomar medidas como por ejemplo hacer cortafuegos portando al pole y haciendo cortafuegos otra no se puede mandar a nadie apagar un fuego que vale copa por qué el fuego de copa ni los bomberos pueden hacer nada habría que ver la dimensión del Olé la altura para si se puede con los bomberos o no pero normalmente a la altura de los árboles los bomberos no puede hacer nada en la carretera y camino no he visto ninguna fotografía ni ningún vídeo donde haya habido una previsión de que el fuego iba a cruzar y se tomasen las medidas oportunas para evitar que el fuego cruzado de una carretera o una autovía hola las vías del tren en ningún vídeo he visto que se han tomado medidas para evitarlo y ahí en esas medidas hay medias técnicos indús máquina pesada pala tractores todo tipo de maquinaria agrícola cumple su papel como por ejemplo cuándo entra en un llano y se ve un fuego bajo puede ir a la velocidad que quiera pero hay suficientes tractores y maquinaria y pala y maquinaria pesada para roturar la tierra y parar el fuego cosa que no se han tomado medidas insisto hay responsable porque no se toman las medidas para cortar el fuego la pregunta que yo me hago en la poca experiencia que yo tengo de los incendios y hablo con alguna experiencia

  • Bueno, tampoco hay que llorar, como hace la empresa CO2 Revolution, que ha prometido al gobierno griego repoblar 100.000 hectáreas en poco tiempo, con software big data, drones y semillas inteligentes se reforesta España por 4 duros en unos meses

    Con una capacidad de siembra de hasta 100.000 semillas al día, se consiguen regenerar masas forestales que fijan el CO2 atmosférico a un ritmo 100 veces más rápido que los sistemas tradicionales de reforestación y que, además de contribuir a la recuperación de la biodiversidad autóctona, repercute directamente en la mitigación de la crisis climática en línea con lo que marca la Estrategia de la Unión Europea sobre Biodiversidad.

Deja una respuesta