Botí­n, La Caixa y Telefónica presionan a Zapatero

“Después de años en los que las reuniones mantenidas en Moncloa apenas pasaban de conversaciones edulcoradas, estos dirigentes se han decidido a plantearle al presidente del Gobierno, José Luis Rodrí­guez Zapatero, los problemas del paí­s para no perder competitividad en un momento en el que España atraviesa uno de sus exámenes más difí­ciles y la necesidad de acometer con rapidez las reformas estructurales que requiere con urgencia la economí­a.”

Banco Santander, La Caixa, Telefónica, Iberdrola o Resol, así como una gran cantidad de patronales, aprovechan los contactos que mantienen con los primeros espadas del Ejecutivo para trasladarles su preocupación por la situación económica y pedirles que se cierre de manera urgente tanto la reforma laboral como la financiera. (EL ECONOMISTA) EL CONFIDENCIAL.- La realidad es que lo que más preocupa a la gente con la que habitualmente me mantengo en contacto a través de las redes es: ¡llegar a fin de mes! Dicho de muchas maneras, distintas todas ellas, pero en definitiva lo que todo el mundo teme es que cada día que pasa nos cuesta más vivir y la expectativa que tenemos es la de que el Gobierno, lejos de aliviar de alguna manera nuestra carga, está dispuesto a exprimirnos hasta la saciedad. EL MUNDO.- El Gobierno ha pedido apoyo a grandes entidades financieras españolas para que apoyen, si es necesario, la subasta de deuda pública de hoy. Se trata de la primera subasta desde que la agencia de calificación Fitch se uniera a Standard&Poor´s y rebajara el rating de España, retirando a su deuda la Triple A. No es la primera vez que el Gobierno solicita esta ayuda a las grandes entidades, porque una subasta sin demanda suficiente ofrecería una imagen desastrosa en el exterior y deterioraría aún más el crédito de España. La banca española ha tenido que copar el grueso de las compras de anteriores subastas para evitar que la falta de apetito externo por los bonos españoles encarecieran aún más los precios. Opinión. El Economista Botín, Fainé y Aierta presionan a Zapatero para que haga reformas R. Esteller / L. López Los grandes empresarios españoles han decidido pasar a la acción. Los presidentes de La Caixa, Telefónica y Santander han intensificado los contactos con el presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, para que acelere las reformas estructurales, especialmente la laboral y financiera, y que éstas no se queden en lo superficial. Después de años en los que las reuniones mantenidas en Moncloa apenas pasaban de conversaciones edulcoradas, estos dirigentes se han decidido a plantearle al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, los problemas del país para no perder competitividad en un momento en el que España atraviesa uno de sus exámenes más difíciles y la necesidad de acometer con rapidez las reformas estructurales que requiere con urgencia la economía. Banco Santander, La Caixa, Telefónica, Iberdrola o Repsol, así como una gran cantidad de patronales, aprovechan los contactos que mantienen con los primeros espadas del Ejecutivo para trasladarles su preocupación por la situación económica y pedirles que se cierre de manera urgente tanto la reforma laboral como la financiera. Los empresarios se movilizan En las últimas semanas, según indicaron fuentes consultadas por el Economista, se han intensificado los contactos entreMoncloa y algunas de las principales compañías del Ibex 35. La caída de la bolsa, el cierre del mercado del crédito o la amenaza de una huelga general ha forzado a los empresarios a movilizarse para tratar de que las reformas que el Gobierno ya ha ido anunciando tímidamente comiencen a llegar a buen puerto. Estas peticiones que hasta el momento se hacían siempre en petit comité, comienzan ahora a trasladarlas ya públicamente para instar al Gobierno a que se cierren este mismo mes de junio. Entre las peticiones que se han hecho llegar a Moncloa figura la necesidad de que el Banco de España obligue a los SIP que preparan varias cajas a que detallen el plan de ajustes que van a realizar para poder recibir dinero del FROB. En materia laboral, los empresarios han planteado una batería de medidas entre las que figura la flexibilización de la cláusula de descuelgue de los convenios colectivos, actualmente es necesario acreditar tres años consecutivos de pérdidas; incentivos para los contratos temporales; garantizar la permanencia del despido exprés, con el que ahora un empresario puede cesar un contrato laboral en tan sólo 48 horas, si paga la máxima indemnización, que son 45 días por año trabajado; y que se mejoren las cláusulas del despido objetivo por causas económicas, abaratando así el coste a sólo 20 días por año. Medidas valientes El presidente de la patronal europea BusinessEurope, Jürgen Thumann, viaja también hoy a Madrid para reunirse con Zapatero. En la reunión, el máximo representante de los empresarios europeos quiere mostrarle la necesidad de acometer estas medidas "primordiales" en el mercado laboral, de las pensiones, de la fiscalidad y del sistema financiero, sumándose así a las peticiones que poco a poco le han hecho llegar desde las distintas empresas. De hecho, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, lo hizo ayer mismo en público cuando pidió que las reformas se pongan en marcha cuanto antes. El banquero se mostró "optimista" ante las ideas planteadas por el Ejecutivo y las calificó de "importantísimas", y añadió que está "convencido" de que ambas "van a salir en el mes de junio" y que, además, "van a salir bien" porque Europa las respalda. En la misma línea se pronunció también el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en la junta de accionistas de su filial de energías verdes. El empresario cree que las iniciativas para reducir el gasto público "van por el buen camino, si bien pueden incidir en el crecimiento económico de nuestro país". El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha sido el más optimista y ha alabado las medidas de ajuste "valientes" tomadas por el Gobierno y ha asegurado que la iniciativa tomada por España es "admirada" por el resto de países europeos. EL ECONOMISTA. 10-6-2010 Opinión. El Confidencial Nos van a exprimir como limones sin que podamos hacer nada F. Quevedo He hecho un experimento en mi página de Facebook y en mi perfil de Twitter bastante revelador: he pedido a mis grupos de amigos en las redes sociales que me planteen ideas y me propongan temas para escribir, y el resultado no puedo decir que me haya sorprendido, pero sí que me parece tremendamente sintomático. Teniendo en cuenta que para tener acceso a las redes sociales es necesario contar con algún elemento tecnológicamente adaptado, es decir, móvil u ordenador con conexión a Internet y a ser posible con banda ancha, cabe extraer que quienes se lo permiten pertenecen a una clase media relativamente acomodada. Pues bien, la realidad es que lo que más preocupa a la gente con la que habitualmente me mantengo en contacto a través de las redes es: ¡llegar a fin de mes! Dicho de muchas maneras, distintas todas ellas, pero en definitiva lo que todo el mundo teme es que cada día que pasa nos cuesta más vivir y la expectativa que tenemos es la de que el Gobierno, lejos de aliviar de alguna manera nuestra carga, está dispuesto a exprimirnos hasta la saciedad, sobre todo si uno -como es mi caso y el de la mayoría de los que me han escrito- es autónomo y no sabe nunca cuándo va a cobrar la próxima factura (…) Y a esta preocupación se une ahora el anuncio del Gobierno sobre el recibo de la luz. A por las clases medias Verán, si ya no teníamos bastante con la subida del IVA, con la rebaja de salario de los funcionarios y la congelación de las pensiones, dentro de la política de apretarle un poco más las tuercas a la clase media el Gobierno ha anunciado una subida del recibo de la luz del 4%, que vendrá acompañada algo más adelante de otra subida del 6% para totalizar un 10% de aumento a final de año y evitar que sean las grandes industrias las que paguen el desplome de resultados de las eléctricas y esa carga caiga sobre los hogares. Si a la situación desesperante que ya atraviesan miles de familias en España, cuyos ingresos en una parte muy importante dependen de un pequeño negocio o de un trabajo profesional por cuenta propia, se añaden decisiones como esta y como una más que probable subida de impuestos a las rentas medias, la pretensión de que sea el consumo privado el que empiece a tirar de la economía se vuelve una quimera. La subida de impuestos va a venir más pronto que tarde, no les quepa la menor duda. Las autonomías socialistas ya están dando los primeros pasos exprimiendo un poco más a las rentas medias, ¿o es que alguien se cree que unos ingresos anuales de 80.000 euros son propios de multimillonarios? No, esa es la renta de un profesor de universidad, de un médico cualificado de un hospital público, de un autónomo medianamente instalado… No es la renta de Botín ni de Florentino Pérez, y como Griñán y los socialistas saben que no va a ser de las rentas de Botín o de Florentino Pérez de donde obtengan más ingresos, por eso van a por las clases medias, porque a los de más abajo también los tienen subvencionados por la vía del PER y otros subsidios y de algún sitio habrá que sacar el dinero que sirve para la compra de votos. Porque esto, no lo duden ustedes, no se ha acabado con el decreto de ajuste o con la reforma laboral que viene, sino que no ha hecho más que empezar sin que, para desgracia nuestra, podamos hacer nada por evitarlo, ni siquiera para demostrar nuestro descontento, salvo que este individuo que nos gobierna le de por convocar elecciones anticipadas, cosa que va a evitar hacer a cualquier precio. (…) no podemos decir nada porque no hay nadie con autoridad suficiente para canalizar el descontento. Deberían ser los sindicatos, pero es evidente que esta crisis ha acabado también con la credibilidad de quienes se dicen defensores de los trabajadores y se han dedicado todo este tiempo a defender sus propias prebendas haciendo de palmeros del Gobierno, y por eso ha fracasado su convocatoria de huelga del día 8, y fracasará también la convocatoria de huelga general si es que se llegan a atrever a hacerla. Existe, eso si, algo que no había hace años, una cada vez más creciente y extensa tela de araña que se ha forjado a través de las redes sociales como canalizadoras del descontento ciudadano. Surgen movimientos de los que cabe informase a través de estas páginas, como la llamada marea naranja contra ZP, que puede ser un embrión de protesta y quedarse en nada o acabar por aglutinar a miles de personas hasta convertirse en una autentica explosión de cabreo. Quién sabe, es un mundo que está por explorar, pero lo que si percibo, y para eso me ha servido la experiencia, es que hay muchas ganas de utilizarlo porque garantiza algo de lo que carecen los medios tradicionales: libertad. EL CONFIDENCIAL. 10-6-2010 Deuda pública. El Mundo El gobierno pide a la banca que apoye la subasta de hoy C. Segovia El Gobierno ha pedido apoyo a grandes entidades financieras españolas para que apoyen, si es necesario, la subasta de deuda pública de hoy, según ha podido sabe EL MUNDO. Se trata de la primera subasta desde que la agencia de calificación Fitch se uniera a Standard&Poor´s y rebajara el rating de España, retirando a su deuda la llamada Triple A. No es la primera vez que el Gobierno solicita esta ayuda a las grandes entidades , porque una subasta sin demanda suficiente ofrecería una imagen desastrosa en el exterior y deterioraría aún más el crédito de España. La banca española ha tenido que copar el grueso de las compras de anteriores subastas para evitar que la falta de apetito externo por los bonos españoles encarecieran aún más los precios. No obstante, los títulos españoles son útiles para los bancos y cajas, porque pueden ofrecerlos como garantía ante el Banco Central Europeo (BCE). Esta institución está constituyendo un elixir de liquidez en las últimas semanas para la banca española y de otros países vulnerables de la Eurozona ante el cierre literal del mercado interbancario. Los bancos no se fían los unos de los otros y prefieren depositar su liquidez en el BCE, aunque les remunere por ello con menos interés que si lo prestaran en el mercado interbancario. En la subasta de hoy, el Tesoro tiene previsto oficialmente recabar hasta 4.000 millones de euros en bonos a tres años. Este tipo de títulos es justamente en el que más se ampliado el diferencial con el bono alemán. Ayer cotizaban con un diferencial récord de 280 puntos básicos. Según los expertos, los bonos a tres años son especialmente sensibles a la actual crisis de deuda pública internacional, porque son en los que más podría incidir una supuesta suspensión de pagos a medio plazo. Fuentes del Ministerio de Economía restaron trascendencia a la subasta de hoy y mostraron confianza en que será cubierta sin dificultades, aunque con un posible encarecimiento. El deseo es que la demanda doble al menos la cantidad que intenta recabar el Tesoro. En la última subasta comparable de bonos a 3 años, celebrada el 13 de abril, el tipo de interés fue del 2,03% cuando ayer cotizaba a 3,42%. Analistas consultados apostaban que el Tesoro tendrá que aumentar hoy la remuneración en al menos un 40% con respecto a la anterior. El Tesoro afrontará posteriormente nuevas emisiones en junio y, el mes que viene, vencimientos de deuda por valor de 16.000 millones de euros. A pesar de las medidas de ajuste aprobadas por el Parlamento, la prima de riesgo con el bono alemán se mantiene en niveles récord. «Si el diferencial acaba en 198 puntos básicos esta semana, marcará una nueva fase de la crisis de deuda soberana europea», afirmó el analista de Citigroup Tom Fitzpatrick, según la agencia Bloomberg. «Existe un peligro real de que si el diferencial s ensancha más, será similar al momento cumbre que alcanzó Grecia el pasado abril, cuando la crisis despegó», agregó este analista desde Nueva York. «Las últimas decisiones fiscales en España, Portugal y Grecia van en la dirección correcta, también cuando son sólo los primeros pasos», afirmó por su parte el influyente consejero alemán del BCE, Axel Weber. EL MUNDO. 10-6-2010

Deja una respuesta