Berlí­n reivindica su hegemoní­a en Europa

El “directorio alemán” ya no es una invención de publicistas meridionales. Lo proclama sin complejos la principal revista institucional alemana en el ámbito de las relaciones internacionales. “La independencia de los estados miembros de la Unión Europea” es “puramente teórica”, dice: “en la Europa en crisis todos saben que ningún paí­s puede ser salvado si Alemania no da su visto bueno”.

El artículo muestra un cambio imortante. Alemania siempre fue central en Europa, sin embargo su protagonismo se solía ocultar junto a Francia, incluso cediendo a ésta iniciativas que eran alemanas, como ha explicado el ex Canciller Helmut Schmidt. El ex vicecanciller Joschka Fischer ha explicado que el papel de Alemania era ”mandar sin que se notara”. Ahora, el objetivo enunciado por Merkel para esta crisis -que “Alemania salga fortalecida de ella en el G-20”- ha arrojado por la borda los disimulos y complejos. La idea de una hegemonía alemana en Europa ha dejado de ser pornográfica en Berlín. (LA VANGUARDIA) EL PAÍS.- Zapatero ha sido el primer presidente que ha acudido a la sede del Santander, allá por 2007. Emilio Botín le ha echado varios capotes a Zapatero y ayer no iba a ser menos, con la canciller Angela Merkel en Madrid. No era día para reproches. El presidente del Santander fue más allá que el del BBVA en su apoyo al Ejecutivo y dijo que el Gobierno ha acometido medidas "muy buenas y contundentes", "magníficas", que contribuyen a mejorar la percepción de los mercados sobre España. Las medidas "son adecuadas para conseguir este objetivo", pero "hay que mantener el ritmo", recalcó. También alabó la reforma de las pensiones. Opinión. La Vanguardia Berlín evoca sin complejos su hegemonía en Europa Rafael Poch El “directorio alemán” ya no es una invención de publicistas meridionales. Lo proclama sin complejos la principal revista institucional alemana en el ámbito de las relaciones internacionales. “La independencia de los estados miembros de la Unión Europea” es “puramente teórica”, dice: “en la Europa en crisis todos saben que ningún país puede ser salvado si Alemania no da su visto bueno”. “Europa pasa a ser vista bajo la categoría de un gobierno que se corresponde mucho más con el modelo alemán que con el modelo presidencial francés”, señala. Lo publica en su último número la revista “Internationale Politik”, órgano de la Sociedad Alemana de Política Exterior (DGAP) una institución con más de medio siglo de tradición cuya revista se edita en alemán, inglés, ruso y chino. Merkel ya no es sólo la Canciller alemana, sino la “Canciller de Europa”, anuncia. En 2010 ha conseguido mucho más de lo que se consideraba posible a principios de año”, y ha establecido una “autoridad para establecer directivas” a los 27. A partir de ahí, el artículo, firmado por el comentarista Andreas Rinke, enuncia el reparto de papeles resultante. Sarkozy se ha convertido en una especie de “vicecanciller” sometido. El Presidente francés puede tener iniciativas, “pero en caso de conflicto siempre puede ser sujetado por la Canciller”. El Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, no pasa de “encargado”. “Su papel es como el del jefe de la Cancillería, que defiende los intereses del grupo dominante e intenta mediar entre los diferentes campos, aunque siempre con el peligro de que sea corregido por la jefa o el vicecanciller, como ocurrió en Deauville”. Respecto al Presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, las luchas por el poder que hay en el interior de la UE no dejan claro qué papel otorgarle en este gobierno de facto alemán. Los presidentes y jefes de gobierno europeos de los países de la UE son como “miembros del Bundesrat”, la cámara federal alemana con limitados poderes legislativos. Más complicado es el papel atribuible a los ministros nacionales de los países de la UE, señala el artículo: “de hecho, los ministros están siendo cada vez más empujados a tener un papel en asuntos “regionales” que afecten a sus países, mientras los temas de la UE quedan para los jefes de Estado y de gobierno”, constata. El artículo muestra un cambio importante. Alemania siempre fue central en Europa, sin embargo su protagonismo se solía ocultar junto a Francia, incluso cediendo a ésta iniciativas que eran alemanas, como ha explicado el ex Canciller Helmut Schmidt. El ex vicecanciller Joschka Fischer ha explicado que el papel de Alemania era ”mandar sin que se notara”. Ahora, el objetivo enunciado por Merkel para esta crisis -que “Alemania salga fortalecida de ella en el G-20”- ha arrojado por la borda los disimulos y complejos. La idea de una hegemonía alemana en Europa ha dejado de ser pornográfica en Berlín. “Es la segunda oportunidad histórica de Alemania”, dijo la semana pasada entre aplausos el Ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, en una conferencia impartida en la Universidad Humboldt de la capital. LA VANGUARDIA. 5-2-2011 Economía. El País Botín alaba a Zapatero con Merkel en Madrid I. B. José Luis Rodríguez Zapatero ha sido el primer presidente que ha acudido a la sede del Santander, allá por 2007. Emilio Botín le ha echado varios capotes a Zapatero y ayer no iba a ser menos, con la canciller Angela Merkel en Madrid. No era día para reproches. El presidente del Santander fue más allá que el del BBVA, Francisco González, en su apoyo al Ejecutivo y dijo que el Gobierno ha acometido medidas "muy buenas y contundentes", "magníficas", que contribuyen a mejorar la percepción de los mercados sobre España, si bien expresó su deseo de que "se acaben de implementar", sobre todo en materia laboral, para recuperar la confianza y animar la inversión. Las medidas "son adecuadas para conseguir este objetivo", pero "hay que mantener el ritmo", recalcó. También alabó la reforma de las pensiones y dijo que se debía resolver el paro, que calificó como un problema "crónico y diferencial" de la economía española. Cajas que desaparecerán El presidente del mayor banco de la zona euro dijo que era frívolo hacer paralelismos entre España y otras economías cuyas finanzas públicas y sistemas financieros "son mucho más frágiles". En este sentido, Botín aseveró que el diferencial de la deuda española respecto al bono alemán y que hoy se encuentra a 185 puntos básicos, "tiene que bajar pronto a la mitad". Botín dijo que lo más importante era resolver el problema de las cajas, que es por lo que más les preguntan los inversores internacionales. Aseguró que es urgente que las cajas se recapitalicen y, a ser posible, "con capital privado", y considera que el plan del Gobierno para fortalecer la solvencia "es un paso muy positivo. Las cajas se van a recapitalizar pronto y bien", dijo y advirtió que las más fuertes presentarán batalla a los bancos. Sin embargo, también avanzó que "las cajas residuales desaparecerán". Botín no disimuló su contrariedad al responder a las preguntas sobre las decisiones que tomaría el banco cuando se notifique la sentencia del Tribunal Supremo que condena al consejero delegado, Alfredo Sáenz, a ocho meses de prisión e inhabilitación para ejercer su puesto. Dijo que "no hay caso de riesgo reputacional ni nada que se le parezca. No hay sentencia ni absolutamente nada", enfatizó. Antes había comentado que Sáenz es "el mejor consejero delegado de la banca". Botín, que este año cumplirá 77 años, no quiso hablar de su marcha ni de si su hija podría sustituirle: "No hay jubilación ni nada que se le parezca". ************************************* Opinión. Pánico estratégico Francisco G. Basterra Todavía no sabemos si la temida policía secreta Mujarabat está quemando los ficheros de la tortura y la represión, institucionalizadas en el Egipto de Mubarak, como hizo la PIDE portuguesa en la Revolución de los Claveles en las últimas horas. La destrucción de las huellas del crimen junto con el avión presidencial listo en la pista para despegar son las señales definitivas de la caída de una dictadura. Más la decisión de la Casa Blanca. Obama ya ha transmitido al palacio de Heliópolis la urgencia de la salida del poder del último faraón, ya casi momia. El aliado estratégico, que ha protegido los intereses de EE UU durante 30 años, cuidando a Israel y bloqueando al islamismo. Ha cumplido con creces. Pero ahora, para seguir manteniendo, de otra forma, el orden norteamericano en Oriente Próximo, preservar las fuentes de petróleo en Arabia Saudí, y poder enfrentar el ascenso regional de Irán, el rais debe saltar. "Quizás sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Esta frase atribuida al presidente demócrata Franklin D. Roosevelt y referida al dictador Somoza, padre, en Nicaragua, explica los últimos recelos de Washington para sacar el tapón y dar paso a una nueva época en Oriente Próximo. La estabilidad a cualquier precio, incluida la democracia, sea para contener el comunismo o el islamismo, conduce a la misma inestabilidad que se pretende evitar. Mubarak ha dejado de ser el son of a bitch de Washington. Ya no es "nuestro". La hoja de ruta de la "transición ordenada" estaba en los cables de Wikileaks. Ya preveían que Omar Suleimán, "por ser militar, estaba en cualquier escenario de la sucesión de Mubarak como figura de transición", y consideraban "improbable la toma del poder por los Hermanos Musulmanes en el periodo inmediatamente posterior al rais". Asistimos a la revolución en directo gracias a la televisión, Al Yazira sobre todo, que la está mostrando al mundo árabe, como lo hizo en su día la radio La voz de los árabes, de Nasser, a los SMS y a las redes sociales, que ya han dejado de ser únicamente juguetes del mundo rico. Una rebelión, más social y económica que política. El tsunami, nacido de la pobreza, el paro, del ansia de dignidad, la necesidad de respeto exigida por los jóvenes árabes y las clases medias y profesionales, de la falta de alternativas vitales. La imperiosa necesidad de sacudirse el sentimiento de estancamiento, fracaso y frustración que ha aplastado durante decenios a las sociedades árabes. Como ha escrito Anthony Sadid en The New York Times, "por primera vez en una generación, no es la religión, ni la aventura de un líder único, ni las guerras contra Israel, lo que ha puesto las pilas a una región, sino el deseo visceral de una vida decente". Obama ha sentido pánico estratégico ante un posible desmoronamiento del orden norteamericano en el arco de crisis del gran Oriente Próximo. ¿Imaginan lo que supondría el cierre del canal de Suez para Europa? España recibe entre el 10% y el 15% del gas que importa a través de barcos que cruzan el canal. Obama piensa en Israel cercado; en Irán, la caída del sah y su sustitución por una dictadura islámica que impuso, con mucha sangre, una teocracia fundamentalista que pretende exportar su revolución. Vé a Hezbolá en Líbano y a Hamás en Gaza. No quiere ser otro Carter, que "perdió" Irán dejando caer a Reza Pahlevi, y a la Nicaragua de Somoza. Pero está haciendo en Egipto lo mismo que hizo en Teherán en 1979 su antecesor. El embajador norteamericano, Sullivan, acude a palacio el 6 de enero para comunicar al sah la exigencia de una retirada inmediata. -Sí, pero dónde voy a ir -responde sumiso el rey de reyes. -¿Qué le parece su mansión de Suiza? -¡No! La seguridad no es satisfactoria. Bueno también tenemos una casa en Inglaterra, pero el tiempo es tan malo… -¿Querría usted que me encargara de obtener una invitación para ir a EE UU? El sah se echa hacia adelante y dice: ¿Ustedes lo quieren? (Mission to Iran, W. H. Sullivan) El 16 de enero, Reza Pahlevi abandonaba Irán, temporalmente por motivos de salud, tenía cáncer al igual que Mubarak, y era recibido en Egipto por Sadat. La hoja de ruta que pretende seguir EE UU en El Cairo: provocar el cambio desde la actual Constitución, algo así como lo que se hizo en la transición española después de Franco, "desde la ley a la ley", es compleja y arriesgada. El futuro no está escrito. Si Occidente quiere que haya democracia en Egipto debe aceptar a los islamistas como parte de la democracia. Como escribe el analista Shibley Telhami: "EE UU puede obligar a barajar cartas, pero no puede decidir dónde caen las bazas". EL PAÍS. 4/5-2-2011

Deja una respuesta