EEUU arriesga demasiado en Egipto

“Resulta comprensible emocionalmente que las multitudes se nieguen a esperar; pero Estados Unidos y los demás paí­ses bienintencionados deberí­an tener más paciencia, porque se tardan al menos ocho meses para organizar unas elecciones importantes, y los otros partidos que no son los Hermanos Musulmanes también necesitan tiempo para organizarse. Si Mubarak se va ahora, es probable que el resultado sea un Egipto anárquico o islamista, o las dos cosas, hasta que aparezca otra dictadura.”

Estados Unidos es amliamente percibido como la principal potencia interesada, porque no cabe duda de que tomó la iniciativa en el respaldo al régimen egipcio de Sadat y Mubarak. Sin embargo, es Europa la que padecerá las mayores consecuencias si lo que llega después de Mubarak son los Hermanos Musulmanes o la anarquía. En cuanto a Israel, es probable que pierda a un aliado, pero es improbable que se enfrente a una amenaza militar a corto plazo: las Fuerzas Armadas egipcias, equipadas por EEUU, no podrían librar una guerra sin los suministros de su proveedor. (THE WALL STREET JOURNAL) YEMEN POST NEWSPAPER.- En el último mes, el Oriente Medio ha sido testigo de la mayor crisis desde la década de 1950. Un país vio su división (Sudán), en otro se produjo una revolución (Túnez), en un tercero se produjo un cambio radical de gobierno (Líbano), y Egipto vio a un gobierno entero obligado a dimitir. Una pregunta que me gustaría plantear es ¿por qué todo el caos tiene lugar en países que no dañan intereses internacionales y en países no petroleros? ¿Es casualidad que las naciones petroleras no estén viviendo las revueltas? Un nuevo mapa será elaborado para Oriente Medio en 2011. ¿Es esto lo que la ex Secretaria de Estado de EEUU, Condelezza Rice, quiso decir cuando afirmó en 2006 que era hora de crear "El Nuevo Medio Oriente"? EEUU. The Wall Street Journal Una salida rápida de Mubarak es demasiado arriesgada Edward N. Luttwak Como el resto del mundo, el gobierno de Obama no está reaccionando a la situación en Egipto, un país básicamente rural de cuyos agricultores no se oye ni una sola palabra. Está reaccionando al espectáculo mediático que tiene lugar en el centro de El Cairo, donde se concentran para pedir la destitución de Mubarak unas inmensas multitudes mayoritariamente de clase media. Resulta interesante constatar que los escasos periodistas capaces de hablar el árabe coloquial egipcio nos informan de que, entre la mayoría pobre de la población (los que llevan la tradicional chilaba y dependen del pan subvencionado por el Estado), son muchos los que siguen apoyando a Mubarak. Es probable que sepan que Egipto es el mayor importador de trigo del mundo y que buena parte de él es pagado por la ayuda estadounidense. Aunque los precios han aumentado en los mercados desde el pasado mes de octubre en un 17%, las raciones de pan para los pobres siguen siendo muy baratas. Quizá los muy pobres temen que un gobierno más moderno que la dictadura paternalista de Mubarak ponga fin al despilfarro del subsidio del pan; o que un gobierno más islamista no reciba ayuda alimentaria de Estados Unidos. Lo más probable es que tengan la prudencia de los muy pobres, de quienes no pueden permitirse correr riesgos ante lo desconocido (entre ellos, el de un gobierno post-Mubarak). El gobierno de Obama y los diferentes gobiernos europeos actuarían con sensatez si siguieran su ejemplo; pero no pueden hacerlo, claro está. La opinión de las elites en Estados Unidos y Europa es casi unánime en sus certezas: ¡Mubarak tiene que irse ya! Los temores de una toma del Gobierno por parte de los islamistas carecen de la más mínima justificación, la oposición es moderada, como es el caso de los Hermanos Musulmanes (no suele recordarse que Hamás es el homólogo de ese movimiento en Gaza, donde llegó al poder tras unas elecciones que ahora se niega a convocar de nuevo). El gobierno de Obama ha seguido a los manifestantes en el rechazo que ha merecido la promesa de Mubarak de abandonar la presidencia dentro de ocho meses tras las elecciones en septiembre y en la petición de un cambio inmediato. Resulta comprensible emocionalmente que las multitudes se nieguen a esperar; pero Estados Unidos y los demás países bienintencionados deberían tener más paciencia, porque se tardan al menos ocho meses para organizar unas elecciones importantes, y los otros partidos que no son los Hermanos Musulmanes también necesitan tiempo para organizarse. Si Mubarak se va ahora, es probable que el resultado sea un Egipto anárquico o islamista, o las dos cosas, hasta que aparezca otra dictadura. No es casualidad que desde Marruecos hasta la India no haya ninguna democracia, salvo la creada por Estados Unidos en Iraq: la corriente mayoritaria del islam rechaza la idea misma de la legitimidad de la legislación humana, que podría contradecir las leyes de Dios. Estados Unidos es ampliamente percibido como la principal potencia interesada, porque no cabe duda de que tomó la iniciativa en el respaldo al régimen egipcio de Sadat y Mubarak. Sin embargo, es Europa la que padecerá las mayores consecuencias si lo que llega después de Mubarak son los Hermanos Musulmanes o la anarquía. Al margen de la pérdida de las exportaciones a Egipto, se producirá una pérdida de inversiones en el sector turístico principalmente (se acabaron los bikinis en Sharm el Sheij, con los Hermanos en el poder) y un mayor número de inmigrantes ilegales intentará entrar en Europa. En cuanto a Israel, es probable que pierda a un aliado, pero es improbable que se enfrente a una amenaza militar a corto plazo: las Fuerzas Armadas egipcias, equipadas por EEUU, no podrían librar una guerra sin los suministros de su proveedor; y serían necesarios 20.000 millones de dólares y diez años para reequipar las fuerzas armadas egipcias con armamento no estadounidense. THE WALL STREET JOURNAL. 4-2-2011 Yemen. Yemen Post Newspaper Caos en los países árabes no petroleros Hakim Almasmari En el último mes, el Oriente Medio ha sido testigo de la mayor crisis desde la década de 1950. Un país vio su división (Sudán), en otro se produjo una revolución (Túnez), en un tercero se produjo un cambio radical de gobierno (Líbano), y Egipto vio a un gobierno entero obligado a dimitir. Una pregunta que me gustaría plantear es ¿por qué todo el caos tiene lugar en países que no dañan intereses internacionales y en países no petroleros? Yemen también vivirá un escenario similar a las naciones antedichas, ya que está abierto a una revolución, a la división, al cambio de gobierno y a un nuevo gobierno de coalición. Yemen es también un país no petrolero. ¿Es casualidad que las naciones petroleras no estén viviendo las revueltas? La crisis actual se produce en algunos de los países árabes más exitosos; Túnez es uno de los países más adelantados en tecnología, el Líbano es el país árabe más modernizado, y Sudán es la más extensa nación árabe y con la base agrícola más sólida. Egipto está considerado como el corazón de los árabes y, probablemente, es la nación árabe más poderosa. Si las naciones anteriormente dichas fueran capaces de rebelarse, sería mucho más fácil para los ciudadanos de otros países (del Golfo) que tienen reinos y falta de democracia. 2011 ya ha visto el mayor cambio en el Oriente Medio en más de 50 años, en un solo un mes. Esperamos que la crisis se extenderá a Bahrein y Kuwait a mediados de año, ambos son países con una bomba de relojería a punto de estallar también. Arabia Saudita entrará en una crisis de la familia reinante ya que todos sus reyes y gobernantes principales son mayores de 80. Argelia y Jordania se están rebelando a un ritmo rápido. Irak ya está en el caos. Siria y Qatar son estables. ¿Prueba esto que las naciones aliadas con Irán, como Siria y Qatar, son exitosas? Yemen es el país más complicado, porque la oposición es el Yemen es probablemente una de las más sabias de la región, y mantiene estrechos vínculos con el presidente Saleh y esto hace, por lo tanto, las cosas más fáciles para el país. Un nuevo mapa será elaborado para Oriente Medio en 2011. ¿Es esto lo que la ex Secretaria de Estado de EEUU, Condelezza Rice, quiso decir cuando afirmó en 2006 que era hora de crear "El Nuevo Medio Oriente"? YEMEN POST NEWSPAPER. 31-1-2011

Deja una respuesta