Balance del estado de la guerra en Afganistán

“La primera prueba de la nueva estrategia de contrainsurgencia en Marja, población de 60.000 habitantes, no ha ido bien. La infanterí­a de Marina estadounidense expulsó a los talibanes, pero “el gobierno local” que supuestamente iba a ganarse a la población con seguridad, servicios y gobierno honesto no llegó. Los combatientes talibanes comenzaron rápidamente una campaña de intimidación y asesinatos. Muchos residentes locales están demasiado asustados para inscribirse en los proyectos de reconstrucción financiados por EEUU. Con muy pocas fuerzas afganas de seguridad para mantener la ciudad, los marines no han sido capaces de ir más allá de Marja.”

Se nos dijo que Marja era un ensayo ara una gran ofensiva en la primavera en torno a Kandahar, la segunda ciudad más grande del país y base espiritual de los talibanes. Quebrando su ocupación por los insurgente se suponía que íbamos a enviar un poderoso mensaje de que la dirección de la guerra finalmente estaba cambiando. Después de Marja, sin embargo, la ofensiva de Kandahar fue pospuesta, lo que refuerza la impresión de deriva. El Sr. Obama ha prometido revisar su política en diciembre. Estamos de acuerdo en que la "oleada" y su nuevo comandante dispongan del tiempo necesario. Pero los informes sobre el terreno han sido tan implacablemente sombríos que el Sr. Obama tiene que hacer ahora un trabajo mejor de explicar la estrategia y cómo se está verificando su progresión. (THE NEW YORK TIMES) EEUU. The New York Times El estado de la guerra en Afganistán Creemos que Estados Unidos tiene un poderoso interés nacional en el Afganistán, privando a Al Qaeda de un refugio seguro a ambos lados de la frontera entre Afganistán y Pakistán. Este país también haría un enorme daño a su integridad moral y estratégica si hoy simplemente abandonara al pueblo afgano a las brutalidades de los talibanes. Pero, como muchos estadounidenses, estamos cada vez más confusos y ansiosos acerca de la estrategia en Afganistán y nos preguntamos si, a estas alturas, existe la posibilidad de un éxito incluso mínimo. La abundancia de documentos militares recientemente publicado por el Times mostró una vez más por qué es tan difícil: la debilidad del Ejército afgano y la corrupción del gobierno afgano, el doble juego que practica Pakistán, el fracaso de la administración Bush, durante siete años, en invertir suficientes tropas, dinero o atención a la guerra que permitió que se prolongue hasta convertirse en la más larga en la historia de la nación. Los documentos de Wikileaks, sin embargo, terminan a finales de 2009 y no nos muestran cómo la guerra va ahora o si la decisión del presidente Obama en diciembre de enviar 30.000 soldados más (la última no estará en vigor hasta finales de este mes) tiene la oportunidad de modificar esas realidades. La respuesta a esa pregunta depende también de si el Presidente Obama y sus principales asesores por fin garantizarán el pleno compromiso y la cooperación del presidente afgano, Hamid Karzai, y el comandante militar de Pakistán, general Ashfaq Parvez Kayani. La primera prueba de la nueva estrategia de contrainsurgencia en Marja, población de 60.000 habitantes, no ha ido bien. La infantería de Marina estadounidense expulsó a los talibanes del centro de Marja a finales de febrero, pero “el gobierno local” que supuestamente iba a ganarse a la población con seguridad, servicios y gobierno honesto no llegó. Competentes funcionarios afganos no quisieron ir por el riesgo o las dificultades de trasladarse allí. Los combatientes talibanes comenzaron rápidamente una campaña de intimidación y asesinatos. Muchos residentes locales están demasiado asustados para inscribirse en los proyectos de reconstrucción financiados por EEUU. Con muy pocas fuerzas afganas de seguridad para mantener la ciudad, los marines no han sido capaces de ir más allá de Marja. Funcionarios estadounidenses dicen que las cosas están mejorando. Algunas escuelas y mercados han abierto de nuevo, ya partir de mediados de julio había 21 funcionarios afganos que trabajaban en el Centro Provisional de Gobierno, con otros entre 7 y10 puestos vacantes. Marja permanece aislada y peligrosa. Se nos dijo que Marja era un ensayo para una gran ofensiva en la primavera en torno a Kandahar, la segunda ciudad más grande del país y la base espiritual de los talibanes. Quebrando su ocupación por los insurgente se suponía que íbamos a enviar un poderoso mensaje de que la dirección de la guerra finalmente estaba cambiando. Después de Marja, sin embargo, la ofensiva de Kandahar fue pospuesta, lo que refuerza la impresión de deriva. El Sr. Obama ha prometido revisar su política en diciembre. Estamos de acuerdo en que la "oleada" y su nuevo comandante, el general David Petraeus, dispongan del tiempo necesario. Pero los informes sobre el terreno han sido tan implacablemente sombríos –la cifra de julio de 66 soldados estadounidenses muertos fue la mayor desde que comenzó la guerra– que el Sr. Obama tiene que hacer ahora un trabajo mejor de explicar la estrategia y cómo se está verificando su progresión. Éstas son algunas cosas que los americanos y los aliados de América, que están aún más preocupados por la guerra, necesitan escuchar. El plan después de Marja ¿El presidente y sus generales siguen creyendo que el plan de contrainsurgencia –asegurar las áreas cruciales y establecer gobiernos– es la mejor alternativa para hacer retroceder a los talibanes? ¿Es posible? ¿Qué lecciones se aprendieron en Marja? ¿Cómo ha cambiado su enfoque sobre Kandahar? Los funcionarios estadounidenses insisten ahora en que no era correcto pensar en Kandahar como una pieza fija de la ofensiva. La ciudad ya está bajo el control formal del gobierno afgano, y dicen que las fuerzas especiales ya están golpeando a los talibanes fuera de la ciudad mientras que los esfuerzos para mejorar los servicios y la seguridad en el interior están en marcha. Afirman que no ayuda que los medios de comunicación digan de alguna manera que no se hacen las cosas bien. La Casa Blanca y el Pentágono necesitan explicar claramente lo que está ocurriendo allí. Una de las primeras luchas burocráticas que el general Petraeus ganó después de asumir el mando fue su insistencia en el gasto de más de 200 millones de dólares para los generadores diesel y combustible para incrementar el suministro de electricidad de Kandahar. Eso suena como una forma sensata de lograr el apoyo local. Estamos preocupados sobre la decisión de la administración de no desafiar el control de Ahmed Wali Karzai, hermano menor del presidente y jefe del consejo provincial de Kandahar. Las autoridades estadounidenses han afirmado durante mucho tiempo que el más joven de los Karzai está implicado en el tráfico de opio y otras empresas corruptas. (También ha estado en la nómina de la CIA.) La nueva línea de Washington es que hay sospechas, pero "nada que pueda llevarse a un tribunal." ¿Cómo puede construirse un gobierno más creíble en Kandahar con Ahmed Wali Karzai, todavía en su lugar? ¿Cuál es el plan para traer y proteger a los funcionarios más honestos? ¿Y para aliviar el resentimiento de otros líderes locales que se quejan de que el más joven de los Karzai ha acaparado toda la seguridad y los lucrativos contratos de suministro? El presidente Karzai podría dar un gran impulso a la campaña de Kandahar, instando a su hermano a permanecer un año o dos en el extranjero. De no ser así, ¿qué está haciendo Washington para asegurar que los dos Karzais ayuden y no obstaculicen el esfuerzo? Un socio creíble En una reciente conferencia internacional en Kabul, el presidente Karzai dijo todas las cosas correctas acerca de la lucha contra la corrupción y que los afganos deben asumir más responsabilidades en su propia seguridad. (Por una vez, no hubo rabietas anti-estadounidenses.) ¿El gobierno tiene finalmente un plan para llegar a conseguirlo? De hecho, todavía no están claros los puntos de referencia a establecer para un gobierno adecuado. ¿El Sr. Karzai ha dado una lista detallada? ¿Cómo pueden los estadounidenses juzgar si se están cumpliendo? Lo más urgente, ¿ha advertido a la administración Karzai de las desastrosas consecuencias –en Afganistán y en los Estados Unidos– si las elecciones parlamentarias del próximo mes son tan corruptas como las elecciones presidenciales del año pasado? Algunos funcionarios estadounidenses están tan preocupados que están esperando que se puede encontrar una manera para llevar a los afganos a aplazar la votación al menos hasta la próxima primavera. El enfrentamiento con Karzai no ha funcionado. La Casa Blanca ha decidido jugar amable, al menos en público. Esperamos que los funcionarios estadounidenses sean mucho más francos en privado acerca de los límites de la paciencia del público estadounidense. El general Petraeus manejó hábilmente a políticos autodestructivos en Irak. Necesitará esa habilidad para soportar el trato con el Sr. Karzai, mientras cultiva una gama más amplia de líderes. No puede hacerlo solo. Las constantes peleas entre los altos funcionarios estadounidenses sobre la profundidad de la inversión en la guerra tiene que terminar. Se ha socavado la confianza de los estadounidenses y se ha hecho demasiado fácil para el Sr. Karzai ignorar los consejos y demandas de Washington. Entrenamiento militar y policial Como todo lo demás en esta guerra, el esfuerzo para entrenar al Ejército y la policía afgana fue un engaño durante años bajo la administración Bush. El presidente Obama lo ha hecho mejor, pero aún queda un largo camino por recorrer. La noticia de la forma en que una ambiciosa operación militar afgana se convirtió en una derrota sangrienta a manos de los talibanes es el recordatorio más reciente de eso. En noviembre, los Estados Unidos y la OTAN abrieron una nueva misión de entrenamiento integrado. Su líder, el teniente general William Caldwell IV, ha incrementado el número de instructores, renovó el Ejército afgano con un programa de liderazgo y una instrucción policial estandarizada, incluyendo la adición de nuevos cursos de alfabetización. Oficiales del ejército estadounidense dijeron esta semana que la meta de este año de 134.000 afganos en las tropas del Ejército Nacional y 109.000 agentes de policía ya se ha alcanzado. Después de días de debate, el general Petraeus persuadió al presidente Karzai para apoyar la creación de nuevas fuerzas armadas ligeras para la defensa de las aldeas. Sin embargo, estamos preocupados por un reciente informe de la Oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán, que encontró serios defectos en la forma en que el ejército de Estados Unidos ha estado midiendo la disposición del Ejército y la policía de Afganistán durante los últimos cinco años. También describe problemas generalizados con el uso de drogas, la corrupción y los altos índices de deserción. El general Caldwell dijo que el informe se basa en la información atrasada, el segundo comandante estadounidense en Afganistán dijo que estaban desarrollando un sistema más riguroso. Estamos deseosos de aprender sobre este sistema y conocer la evaluación. Reinserción y reconciliación Funcionarios estadounidenses dicen que cualquier estrategia de salida es casi seguro que incluya algún trato con algunos talibanes. Los estadounidenses necesitan oír más sobre los planes para ganarse nuevamente a los combatientes de bajo nivel con ofertas de ayuda, empleo y seguridad. También necesitamos saber más sobre los planes para llegar a los líderes de la insurgencia. Una conferencia de paz de Afganistán en junio llamó a la creación de un consejo para negociar un acuerdo con el talibán. Washington ha insistido en establecer una claras líneas rojas: los líderes talibanes deben renunciar a sus lazos con Al Qaeda y aceptar la Constitución afgana, con su protección de los derechos de la mujer. Karzai ha adoptado las mismas condiciones. También hay informes de que el presidente afgano ha estado negociando en secreto con los talibanes y que Pakistán está dispuesto a negociar un acuerdo. Funcionarios estadounidenses dicen que las negociaciones tienen que ser dirigidas por afganos, si bien admiten que no está totalmente determinado quién está hablando con quién. No sabemos si hay un acuerdo con los talibanes. Pero de lo que estamos seguros es que Washington no puede permanecer al margen. La administración también tiene que pensar mucho sobre una estrategia diplomática para participar o al menos para neutralizar la injerencia de todos los jugadores de la región. Gestión de Pakistán La parte más alarmante de los informes de Wikileaks son los que describen cómo el servicio de inteligencia militar de Pakistán ha estado cínicamente concertándose con los talibanes afganos, a los que ve como una fuerza próxima para garantizar su influencia en Afganistán y mantener a la India a raya. La administración ha dicho y hecho muchas cosas bien para tratar de cambiar el comportamiento de Pakistán: comprometerse con la ayuda económica a largo plazo y recordar constantemente a los líderes paquistaníes que están jugando con fuego y que los extremistas de ambos lados de la frontera, plantean una verdadera amenaza para su propia supervivencia. No está claro si están recibiendo el mensaje. Pakistán ha hecho retroceder a los talibanes paquistaníes y ha permitido a los estadounidenses el vuelo de los aviones drone [no tripulados] contra Al Qaeda y otros combatientes a lo largo de su frontera. Pero también sigue dando abrigo y ayuda a algunas de las facciones armadas más destructivas y peligrosas que luchan contra Estados Unidos y las tropas aliadas en Afganistán. Los estadounidenses necesitan comprender los planes que tiene la administración para poner fin a este apoyo y colocar a Islamabad plenamente en la lucha – en el lado correcto. El plazo El presidente Obama fue deliberadamente vago en diciembre pasado cuando dijo que las tropas estadounidenses comenzarían a retirarse de Afganistán antes de julio de 2011. En ese momento, acordamos que un plazo, siempre y cuando no se establezca como algo inmóvil, tenía sentido. Los estadounidenses deben saber que esta guerra no va a durar para siempre. Karzai necesita saber que la protección estadounidense no es ilimitada. Los generales y diplomáticos estadounidenses han de saber que su trabajo se examina atentamente. Desde entonces, el gobierno ha enviado un montón –una cacofonía– de señales contradictorias sobre la fecha límite, la estrategia y su compromiso con la guerra. Los estadounidenses necesitan escuchar con asiduidad directamente del presidente Obama lo que está sucediendo en Afganistán, para bien y para mal, y los planes de cara al futuro. Más ambigüedad sólo aumentará la ansiedad y la confusión. THE NEW YORK TIMES.

Deja una respuesta