Avanzamos

La sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Navarra sobre la violación (a pesar de lo que la sentencia dicte) cometida por los cinco integrantes de La Manada a una chica de 18 años en las fiestas de San Fermín en Pamplona, hace dos años, ha sublevado a nuestra sociedad.

Hace unos meses una noticia en prensa decía que en España se desconfía de nuestro sistema judicial, en comparación a la valoración que otros países europeos tenían sobre los suyos, donde sí se confiaba en ellos. Sin embargo, cuando la misma encuesta atiende a índices objetivos del funcionamiento de los diferentes sistemas judiciales, nos equiparamos al resto, incluidos nórdicos y centroeuropeos.

Los medios internacionales, que no pierden ocasión de degradarnos en cuanto pueden, se han hecho eco de la sentencia, considerando escasa la condena, destacando que uno de los acusados era guardia civil o que el machismo sigue existiendo en España. Pues sí y no.

Sí, porque la sentencia dictamina que no hubo violencia o intimidación, elementos definidores de la violación, y clama al cielo; cuando fueron cinco hombres, ¡cinco!, que utilizaron su fuerza y su presencia física para anular a una joven de 18 años y hacer con su cuerpo lo que quisieron. No, porque son muchos los que hablan de introducir necesarios cambios en la legislación; juristas, periodistas de tribunales, comentaristas, políticos o colectivos de mujeres. Uno de los cambios que se proponen es introducir “la falta de consentimiento” como elemento para poder dictaminar violencia. Y por tanto bastaría con la palabra de la mujer, cuando dice “no es no”. Adelante.

Y rotundamente no, porque es un momento histórico. La movilización masiva del último 8 de marzo, la constatación de que una generación de mujeres y hombres luchan por la igualdad, nos permite que hagamos de la sentencia un catalizador para mejorar nuestro sistema jurídico, pero conscientes de que nuestro objetivo es desalojar al capital (patriarcado) del poder, si queremos ver nuestros anhelos hechos realidad.

El pueblo español es uno de los más combativos de Europa. Lo sabe el IBEX 35 y lo sabe la Troika. Es el pueblo que salió en 1808 contra la invasión francesa, es el pueblo que defendió con su vida el pan, la paz, la tierra y la libertad en el 36, un pueblo de tradición matriarcal, el mismo que unas horas después de conocerse la sentencia, sale a las calles a clamar igualdad.

Por todo ello, a La Manada y a nuestro Estado oligárquico-imperialista, recordarles, en palabras de Lorca:

El Mascarón. ¡Mirad el mascarón! ¡Cómo viene del África a New York!

Paula Arguedas, activista y diplomada en Trabajo Social

Un comentario sobre “Avanzamos”

Deja una respuesta