Antonio San Juan

Antonio San Juan (CNN+): De boca en boca

“Está pasando, nos están cerrando” con esta consigna los trabajadores de CNN+ se concentraban enfrente de la sede de Prisa denunciando el cierre de la cadena. CNN+ ha sido un referente, una canal del noticias de 24hs, un espacio de debate frente al cada vez más asfixiante monopolio de la información.

Cuatro se fusiona con Telecinco y ahora CNN + cierra ¿La luralidad es hoy un espejismo? No, la pluralidad es una realidad, pero la concentración es la tónica de los nuevos tiempos. La tendencia es a agruparse y fusionarse cada vez más. Es necesario crear estructuras sólidas pero eso no garantiza el acceso a más y mejor información. Estamos en un mercado en el que mandan los números y el aspecto romántico del periodista ha quedado superado. ¿No cree que deberían articularse leyes que eviten la concentración de poder informativo? Hay unas leyes que rigen para todos los mercados, no sé si debe de existir algún tipo de salvaguarda para la información. De hecho hoy ya hay unas normas específicas que regulan las televisiones. Aunque el hecho de que empresas extranjeras, en este caso italianas que con la fusión con Cuatro controlan ya ocho canales plantea un pregunta interesante. ¿Hasta qué punto se debe perder el control de las televisiones? En cualquier caso creo que hay que salvaguardar la libertad de información y que no haya presiones políticas o empresariales que condicionen el trabajo del informador. Un monopolio de la comunicación, ¿no es definitiva una perversión democrática? Depende a lo que llamemos monopolio. A veces se utiliza el término con mucha alegría. Una concentración abusiva donde no hay cauces alternativos al pensamiento dominante como ocurre con Berlusconi que controla todas las televisiones, las públicas pero también las privadas es un caso muy peligroso. Pero insisto, es necesario diferenciar cada caso. En otros casos son prácticas perfectamente legítimas en una economía de mercado El grupo Liberty ha invertido en Prisa más de lo que vale en bolsa y sin embargo la operación en vez de aliviar la deuda ha acelerado el cierre de la CNN+, aunque es cierto que llevaba años arrastrando deuda, ¿cree que únicamente han pesado razones económicas y no de línea editorial? Creo que las razones son estrictamente económicas. Un empresario no invierte su dinero para perderlo. Cuando un fondo de pensiones entra en una empresa como Prisa quiere beneficios. Es evidente que hay problemas de gestión. Habría que preguntarse qué se ha hecho mal. Porque estamos hablando de la segunda cadena de televisión que cierra en este país después de Localia. Únicamente ha habido esos dos casos. Localia era una agrupación de televisiones locales, pero CNN+ era una cadena nacional. Nos puede gustar más o menos. A mí personalmente nada, me entristece y me rebelo ante el cierre de la empresa en la que he trabajado durante doce años. ¿Se podría haber tomado otra decisión? ¿Se podrían haber reducido costes? Quizá sí. En España se han concedido nuevas licencias a televisiones privadas, modificando la ley audiovisual, en nombre de la pluralidad… ¿por qué no apoyar y apostar por una cadena como CNN+ en nombre también de la pluralidad? ¿Por qué no empeñarse en sanear las cuentas de una cadena que es un espacio de debate y un referente? Esa es una buena pregunta para hacérsela a los empresarios. Si algún empresario desea invertir en una cadena de información de 24 horas y la iniciativa pública lo aprueba pues es quién aprueba las concesiones nosotros encantados. Pero me temo que ese es un modelo es poco rentable. Una cosa es la concesión de nuevos canales, pero finalmente los empresarios buscan la mayor audiencia y los mayores beneficios. Es una realidad que podemos cuestionar o criticar pero funciona así. Me refiero claro a apoyarla independientemente del acuerdo con los contenidos o su línea editorial, porque CNN + es la única cadena de debate informativo en profundidad y desde diversos aspectos que existía en España. El trabajo periodístico ha sido excelente y nadie puede decir que no era un referente. Si no puedo estar más de acuerdo. Pero yo no veo la posibilidad de que otra cadena o compañía ponga en antena una alternativa similar. Porque no es rentable, no lo van a hacer Claro, es que se repite que no es rentable, pero todos sabemos que la mayoría de programas o canales de información no lo son; no generan beneficios multimillonarios para las cadenas. Marcan la línea editorial, dan prestigio, influyen en la opinión pública… ¿no se trata entonces de voluntad de que existan…? Ya, pero una cosa son los valores y otra cosa es la política de resultados y los accionistas. En la medida en que se han internacionalizada las empresas de comunicación hay menos lugar para el filantropismo o el altruismo para adoptar canales. Vivimos tiempos muy duros para el romanticismo periodístico, manda la tiranía de los números. ¿Cree que en algún sentido CNN+ ha sido molesta para que no haya despertado más revuelo o no haya pesado suficiente el cierre de la cadena? Yo creo que ha sido un canal objetivo, honestamente objetivo, que cumplía una importante labor en este país. Ha habido movimientos ciudadanos de protesta y solidaridad sobre todo desde la red. Pero no ha sido posible, muchos periodistas han perdido su trabajo. La llegada de la Tdt prometía mayor pluralidad pero la ley contradictoriamente permite que uno sea propietario de varios canales, también digitales. ¿Podríamos llegar a un panorama cuasi latinoamericano con casos similares al grupo Televisa que durante años tenían fuerza para quitar o poner Gobiernos? Yo creo que no es el caso. No podemos comparar la realidad empresarial española en el mundo de la televisión en España con México. Sí es verdad como dices que había muchas expectativas puestas en la Tdt. Operadores que tenían antes un canal van a poder operar ahora con cuatro a través del multiplex. Se le regalan tres canales. Como el mercado publicitario es el que es las grandes cadenas no están invirtiendo cantidades muy importantes en los nuevos canales. Y por eso se programan reposiciones, teletienda o programas de muy mala calidad para ahorrar dinero. Luego hay una serie de operadores nuevos que están intentando sacar la mayor ventaja que pueden pero que en la mayoría de los casos no superan una audiencia del 1 % y creo que su futuro es muy comprometido. Ningún país europeo acepta que sus televisiones estén en manos de capital extranjero por razones políticas. Sin embargo el fondo americano Libertys ha comprado acciones de Prisa. Berlusconi y T5 y ahora su fusión con la Cuatro… ¿las consecuencias de estos cambios pueden derivar en menos democracia y soberanía? Pues vamos a verlo. Creo que tendríamos que tener más cuidado con la propiedad de las cadenas. Me refiero a T5 y Mediaset que son 8 canales pero hablamos también del caso de Veo televisión que es una cadena de propiedad italiana. Estamos en Europa, y es verdad que defender un proteccionismo a ultranza puede chocar con las propias leyes de la libre competencia. Pero hay que estar muy alerta, para evitar que las canales de televisión sean manejados por países que nos son ajenos. Hay algunos ejemplos de ello y conviene estar a alerta. ¿Cómo están afectando todos estos cambios al ejercicio de la profesión? En la televisión principalmente prima el entretenimiento, los informativos son en muchos casos un acompañamiento en la parrilla. Los informativos dan prestigio pero los contenidos van por delante. Antes había, debates, entrevistas, informativos especiales, programas de investigación, resúmenes semanales… Hoy los operadores privados se centran sobre todo en sucesos y en las noticias más impactantes, eso no ocurre en Tve, que le dan más importancia a la información, cuentan con corresponsales… Ahora salvo los telediarios y alguna excepción la información esta marginada. Los periodistas tenemos poco que hacer en televisión. La prensa tiene su crisis pero tiene capacidad y la radio goza de un gran momento. Internet ha sido el principal canal de difusión de wikileaks, a pesar de que cabeceras como The Guardian tenían la exclusiva, ¿es Internet una alternativa a la actual concentración mediática? Creo que el caso Wikileaks es un fenómeno muy aislado, muy concreto, también muy interesante. Pero necesita ese gran contenedor que es wikileaks el trabajo del periodista, sea el País, el New York Times u otro quien ordene esa avalancha de datos. Los datos en sí no son nada si no se contextualizan y para eso son necesarios los periodistas. No sé si es tanto una alternativa pero sí es un medio para destapar noticias que gobiernos u intereses económicos pretenden ocultar. ¿Pero quién ordena la información en Internet? Es un campo muy basto.Hay que separar el grano de la paja. Porque encontramos portales estupendos y muy rigurosos hasta desaprensivos e incluso extorsionadores.

Deja una respuesta