El Observatorio

Álvaro Mutis: Adiós a un grande

Fallece Álvaro Mutis, novelista y poeta colombiano, amigo y mentor de Garcí­a Márquez, Premio Cervantes y “grande” de la literatura en español del siglo XX

El pasado 22 de septiembre fallecía en la Ciudad de México, a los noventa años de edad, el escritor colombiano Álvaro Mutis, uno de los “grandes” de la literatura hispanoamericana del siglo XX, un autor que, sin pertenecer exactamente al “boom”, tiene la talla literaria de los más renombrados escritores de aquella “explosición” que universalizó la literatura americana en lengua española. A lo largo de su brillante carrera literaria Mutis recibió, entre otros, el Premio Xavier Villaurrutia en 1988, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1997, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1997, el Premio Cervantes en 2001 y el Premio Internacional Neustadt de Literatura en 2002.

Hijo de un diplomático colombiano, Álvaro Mutis nació en Bogotá el 25 de agosto de 1923, día de San Luis IX de Francia, hecho al que el autor atribuyó, con su peculiaridad habitual, “su devoción por la monarquía”. En 1925, a causa de la profesión de su padre, viaja a Bélgica, donde llega a los dos años de edad. Hizo sus primeros estudios en internados de París y Bruselas, pero regresaba casi todos los años a Colombia, primero, durante las vacaciones y después por temporadas más extensas. Vivió en una finca cafetalera y cañera que había fundado su abuelo materno cerca a Ibagué (Tolima), en las estribaciones de la Cordillera Central. “Todo lo que he escrito está destinado a celebrar, a perpetuar ese rincón de la tierra caliente del que emana la substancia misma de mis sueños, mis nostalgias, mis terrores y mis dichas -decía Mutis-. No hay una sola línea de mi obra que no esté referida, en forma secreta o explícita, al mundo sin límites que es para mí ese rincón de la región de Tolima, en Colombia”.“Su emblemático personaje Maqroll el Gaviero es uno de los grandes hitos de la literatura en lengua española del siglo XX”

En Bélgica vivió hasta los nueve años, cuando su padre muere repentinamente con sólo 33 años: “de él heredé, entre otras cosas, el gusto por los buenos vinos y la buena cocina, por la tertulia y los buenos libros, y también su admiración por Napoleón”, afirmaba el escritor colombiano. A la muerte de su padre, su madre decide regresar a Colombia para dedicarse a la hacienda de Coello. Dejar Europa fue para Mutis una gran pérdida: era en aquellos años su mundo, mientras que Colombia era sólo un lugar donde pasar vacaciones y del cual siempre regresaba. Su fascinación por el mar, los barcos y el viaje tiene su origen en esos desplazamientos de Europa a Colombia en pequeños barcos mitad de carga y mitad de pasajeros.

Tras abandonar sus estudios en Bruselas, en el colegio jesuita de Saint-Michel, hizo su último intento para lograr el diploma de bachiller y se matriculó en la Universidad del Rosario, en Bogotá. Su profesor de literatura española fue el poeta colombiano Eduardo Carranza. Las clases de Carranza, decía el poeta, “son para mí una inolvidable y fervorosa iniciación a la poesía”. El billar y la poesía pudieron más y nunca alcanzó el título.

En 1941 contrajo su primer matrimonio (volvería a casarse otras dos veces). Y en 1942 comenzó a ejercer como periodista en la emisora de radio Nuevo Mundo.

Después de trabajar como relaciones públicas de varias multinascionales americanas (Esso, Standard Oil, Panamerican y Columbia Pictures, entre otras compañías), publica su primer volumen de poesía en 1948 (La Balanza). Antes ya había publicado poemas en el diario El Espectador. En 1953 publica Los elementos del desastre, un poemario donde aparece por primera vez su emblemático personaje Maqroll el Gaviero, uno de los grandes hitos de la literatura en lengua española de este siglo. Maqroll, alter ego del escritor, es un solitario viajero errante, que entre puertos y hoteles de mala muerte, sobrevive, como en el eterno vaivén de un viejo barco, entre lo efímero y la plenitud pasada.

Debido al manejo caprichoso de unos fondos de la multinacional Esso, en la que era jefe de relaciones públicas, dinero que asignaban a obras de caridad y que Mutis usó como si fuera suyo en quijotescas aventuras culturales, no siempre con base en una necesidad real, fue demandado por la compañí . Por este motivo se marchó a México, que desde entonces fue su lugar de residencia.

En 1956 se estableció en la ciudad de México, donde llegó con dos cartas de recomendación, una dirigida a Luis Buñuel y otra a Luis de Llano; gracias a éstas consiguió trabajo como ejecutivo de una empresa de publicidad, y luego fue promotor de producción y vendedor de publicidad para televisión y conoció en el medio intelectual mexicano a los que iban a ser sus amigos en ese país: Octavio Paz, Carlos Fuentes y Luis Buñuel, entre otros.

A los tres años de su llegada a México, Mutis fue detenido por la Interpol e internado durante 15 meses en la cárcel preventiva de Lecumberri, más conocida como “El palacio negro”. Su experiencia en la cárcel cambió del todo su visión del dolor y del sufrimiento humano.

Por 1960, el poeta Álvaro Mutis inicia un viraje hacia la prosa con su Diario de Lecumberri, escrito en la cárcel. “En 2001 recibió el Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras hispanas”

El primer reconocimiento importante a la obra de Álvaro Mutis no llegaría hasta 1974 , en que se le concede el Premio Nacional de Letras de Colombia.

Se inició en la novela muy tardíamente, en 1978, pero sólo sería reconocido popular e internacionalmente en 1986, con la publicación de la primera novela de Maqroll el Gaviero, La nieve del Almirante. A partir de entonces comenzó a recibir premios y reconocimientos importantes. Uno de sus contemporáneos escribió: “La saga novelesca de Maqroll el Gaviero es, sin duda, por su emocionante despliegue narrativo, su profundidad terrible, su construcción de gran artesanado, su poesía constante y su delicadeza, una obra mayor de la escritura en nuestra lengua”.

En 1988 alcanza la edad de jubilación y se dedica completamente a leer y a escribir. Ese año aparece en España su novela Ilona llega con la lluvia, publicada por Mondadori.

En 1989 en México recibe el Premio Xavier Villaurrutia y es condecorado con el Orden del Águila Azteca. Mondadori publica su novela Un bel morir y Arango Editores publica La última escala del Tramp Steamer. Francia le otorga el premio Médicis Étranger por sus novelas La nieve del Almirante e Ilona llega con la lluvia. El Gobierno francés, por su parte, le concede la Orden de las Artes y las Letras en el grado de Caballero.

En 1990 Amirbar es editada en España y Colombia simultáneamente. Italia le otorga el premio Nonino al mejor libro extranjero publicado en ese país. Termina la novela Abdul Bashur, soñador de navíos, que se publicará el año siguiente.

En 1993 la editorial Siruela publica en dos volúmenes y bajo el título Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero las novelas de Maqroll el Gaviero, incluyendo el hasta entonces inédito Tríptico de mar y tierra. En 1996 la editorial Alfaguara decide reeditar Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero en un único volumen.

En 2001 recibe el Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras hispanas, galardón que venía a reconocer la grandeza y el valor de un autor y una obra verdaderamente únicos.

Deja una respuesta