SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Alemania abierta a la posible salida de Grecia de la zona euro

A medianoche, los días de Lituania fuera del euro llegaban a su fin. A medida que el calendario llegaba a 2015, la cuenta atrás del reloj que se levanta sobre la entrada de banco central del país llegaba a cero, los fuegos artificiales subían en el aire por encima del palacio de la ciudad de Vilnius. La gente celebraba en las calles y en los bares de la capital lituana cómo el símbolo del euro se proyectaba en la fachada de la catedral neoclásica de la ciudad. No mucho más tarde, el primer ministro Algirdas Butkevicius sacaba un billete de 10 euros de un cajero automático decorado especialmente para la ocasión.Lituania es ahora el miembro 19 de la zona euro. La moneda del país, la litas, ya es historia, abriendo paso a los “euras”, como la moneda común europea se conoce en el país.En Grecia, por su parte, 2.000 kilómetros al sur, otro tipo de cuenta atrás está avanzando a buen ritmo. En contraste con Lituania, sin embargo, los días contados podrían ser los últimos en la participación del país en la zona euro. El 25 de enero, los votantes griegos se dirigirán a las urnas para celebrar elecciones parlamentarias. En caso de que la alianza izquierdista Syriza gane, como las encuestas muestran que podría suceder, el euro podría ser pronto historia en el país.Apenas cinco años después de su estallido, la crisis del euro está volviendo a su punto de partida geográfico. Una vez más, Grecia está proporcionando el escenario para un conflicto que es mucho más importante que el propio país. Y una vez más, el foco del conflicto Norte-Sur es el programa de austeridad y la reforma de diseño alemán que todos los países en crisis han tenido que adoptar con el fin de recibir miles de millones en dinero de rescate de los fondos de la UE.En el corazón de la controversia sigue estando la pregunta de qué tiene más peso: ¿la voluntad democrática de los griegos para dejar atrás la austeridad y los recortes? ¿O las leyes de los mercados financieros -que cortarían la concesión de créditos a Atenas en caso de que deje atrás la austeridad- combinado con la falta de voluntad de otros Estados miembros de la zona euro para ofrecer una vez más dinero de los contribuyentes para rescatar a Grecia?Como ha ocurrido tan a menudo, las miradas europeas ya están puestas en la canciller alemana, Angela Merkel. Hasta mediados de 2012, la salida de Grecia de la zona euro se vio como una posibilidad, aun siendo arriesgada. Pero entonces, la canciller reconsideró su posición hacia Grecia, como más tarde dijo a un pequeño grupo de periodistas, y tomó su decisión: para salvar al euro en su totalidad, Grecia tendría que permanecer en la zona de la moneda común. “No hay alternativa”, dijo entonces.Caras promesas de campaña Las cosas han cambiado y una alternativa ha surgido de hecho: darle la espalda. Lo que, por otra parte, Merkel parece estar lista para mostrársela a los griegos. En caso de que el líder de Syriza Alexis Tsipras se convierta en primer ministro griego y busque otra quita de la deuda de su país a cambio de ralentizar el proceso de reforma, el llamado “Grexit” de la zona euro sería la consecuencia casi inevitable. Tsipras ha hecho una serie de costosas promesas de campaña en los últimos meses, por un total de más de 10 mil millones de euros. Es un dinero que Grecia no tiene y que los mercados probablemente no están dispuestos a poner a su disposición.A diferencia de 2012, año en el que los griegos tuvieron que votar en dos elecciones con el fin de establecer un gobierno estable, la perspectiva de una nueva crisis en Grecia ya no activa el pánico en Bruselas, Berlín y otras capitales europeas. El cansancio y el fastidio se han convertido en las emociones dominantes. “Grecia de nuevo, no”, se quejaba un funcionario del Ministerio de Finanzas la semana pasada después de revisar la situación con sus colegas en una conferencia telefónica. Los escenarios que se están revisando en Berlín estos días, sin embargo, son diferentes, con los funcionarios sopesando tranquilamente las formas en que Grecia podría seguir siendo miembro de la UE, dejando atrás la zona de la moneda común. Los Tratados de la UE en la actualidad sólo prevén la salida de la Unión en su conjunto. Sin embargo, los funcionarios del gobierno alemán están tranquilos, con un refrán que dice: “los abogados ingeniosos encontrarán una manera”. Tsipras, dice el funcionario, tiene poca influencia.Una razón de la ecuanimidad en Berlín es la reacción del mercado a las noticias de las nuevas elecciones en Atenas. Cuando se anunció el voto, el curso del euro se mantuvo notablemente estable en los mercados de valores de Frankfurt, Londres y París, estremeciéndose sólo brevemente. La canciller Merkel y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ya no tienen miedo de que una salida de Grecia pudiera acabar en el colapso de toda la zona euro. Ambos están seguros de que la moneda común de hoy está en mejores condiciones para capear ese escenario de lo que estaba hace unos años.Varios cambios en la unión monetaria se han hecho desde el pico de la crisis en 2012. En primer lugar, el riesgo de que otros países se vean afectados negativamente ha desaparecido en gran parte, con Portugal e Irlanda -países ambos que requirieron asistencia poco después de que Grecia lo hiciera- en parte rehabilitados. Chipre también parece estar en el camino correcto, después de haberse contraído la industria financiera de gran tamaño de la isla y con los accionistas bancarias habiéndose hecho responsables de las pérdidas.Además, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de respaldo permanente de la zona de la moneda única, sigue dispuesto a rescatar a los estados miembros que entren en serias turbulencias. Y la estabilidad de los grandes institutos de créditos europeos, confían los funcionarios de Berlín, está garantizada por la unión bancaria europea. Los contribuyentes, dicen las autoridades, sólo tendrían que involucrarse en un escenario de absoluta catástrofe – y los grandes bancos, de propiedad privada, se han desprendido en gran medida de sus participaciones en Grecia.Eliminando el eslabón más débilEl resultado es que los funcionarios de Berlín y Bruselas ya no suscriben la llamada “teoría del dominó”, que sostuvo que un colapso griego sería seguido por otros. Ha sido reemplazada por la “teoría de la cadena”, que sostiene que toda la cadena sería más fuerte si su eslabón más débil fuera eliminado. De hecho, los funcionarios de Berlín temen que ceder a un nuevo gobierno de izquierda en Atenas abriría nuevas polémicas sobre las políticas de austeridad e interrogantes sobre las reformas – una eventualidad que sería bienvenida en Francia e Italia, países en los que las reformas no se han recibido con los brazos abiertos. “Además, queremos estabilizar la situación política interna en estos países”, advierte un experto en Europa dentro del gobierno alemán. Un nuevo gobierno en Grecia anti-reforma o anti-UE prevaleciendo contra la mayoría de la UE, podría fortalecer a los partidos radicales como el Frente Nacional en Francia, Podemos en España o el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo en Italia, dice el experto. “Un fuerte compromiso con Europa y un amplio apoyo entre los votantes griegos y los líderes políticos para el proceso de reformas favorables al crecimiento necesario será esencial para que Grecia prospere de nuevo dentro de la zona euro”, dijo Pierre Moscovici, comisario de asuntos económicos y financieros, a finales de diciembre.El país ha hecho progresos. La economía está creciendo nuevamente, la vital industria turística tuvo uno de sus mejores años en el año 2014 y el presupuesto griego está en superávit una vez que se ajusten los pagos de intereses y de deuda.Pero la insistencia de la UE en la adhesión permanente de Grecia a amplias reformas trae a la mente los comentarios de la canciller Merkel respecto a “la democracia conforme al mercado”. Ella acuñó el término en 2011, en su alocución para instar al parlamento alemán a aprobar rápidamente los préstamos de rescate como una forma de impresionar a los inversores y evitar la especulación sobre la ruptura de la zona euro. Los comentarios, sin embargo, fueron muy criticados y se interpretan como la rendición de la democracia a las presiones de los mercados internacionales de capital. La campaña griega ha insuflado nueva vida a ese debate. ¿Hasta qué punto debe prevalecer la UE por encima de un electorado griego al que le gustaría seguir formando parte de la moneda común – pero que no está dispuesto a hacer lo que se necesita para ser capaz de pedir dinero prestado a los mercados internacionales de capital?El gobierno de Merkel no es muy partidario del debate, en parte debido a que el enfoque de Atenas se encuentra bajo el microscopio en Berlín. La canciller Merkel y el ministro de Finanzas Schäuble no están dispuestos a hacer concesiones significativas a Atenas principalmente porque tales concesiones ya han sido realizadas. A Grecia se le ha ampliado el plazo de tiempo para pagar su deuda del que originalmente estuvieron de acuerdo, y el pago de intereses ha sido interrumpido en gran parte. Además, la troika -formada por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea- ha fijado el tipo de interés de la deuda griega total al 2,4 por ciento, mientras que Alemania debe pagar un promedio de 2,7 por ciento. La situación es tal que sería difícil encontrar una mayoría en el parlamento alemán para hacer nuevas concesiones a Grecia.El populismo y el extremismoPor otra parte, el partido anti-euro Alternativa para Alemania (AFD) saldría casi seguro beneficiado. De hecho, ya está haciendo todo lo posible para beneficiarse de las nuevas elecciones en Grecia. “El estado actual de la crisis en Grecia finalmente ofrece al país la posibilidad de sacar el freno de emergencia y salir de la zona euro”, dice el líder del partido, Bernd Lucke. “Eso debería desencadenar un cambio de rumbo de la Sra. Merkel”. El a menudo reclamado éxito de los esfuerzos para salvar el euro, continúa Lucke, es un “cuento de hadas”. “En la actualidad, la mayoría de los griegos rechazan las medidas estrictas y las políticas de austeridad exigidas a su país”. Él dice que los griegos podrían haberse ahorrado mucho sufrimiento de haber “atendido la demanda de AfD de permitir a Grecia a salir de la zona euro antes”.Sin embargo, una salida de Grecia sería cualquier cosa menos barata. Técnicamente, esa salida se convertiría en realidad, por ejemplo, en que el BCE se negaría a suministrar más dinero a los bancos griegos debido a sus insuficientes reservas o que Atenas no recibiría suficiente dinero del fondo de rescate o de los mercados de capital para cubrir sus gastos. En tal situación, el gobierno se vería obligado a imprimir su propia moneda, un nuevo dracma. Pero las deudas en euros de Grecia se mantendrían. Alrededor del 80 por ciento de esas deudas están en manos de la ESM, el BCE, el FMI y los socios individuales de Europa. Si Grecia introdujera una nueva -y devaluada- moneda, parece poco probable que Atenas fuera capaz de reparar o pagar esas deudas. El resultado sería que los acreedores, Alemania en primer lugar, se verían obligados a perder sus reclamaciones.De hecho, el legendario inversor George Soros ha estado advirtiendo desde hace algún tiempo que la crisis financiera europea se ha transformado desde hace mucho tiempo en una crisis política. “Todo el mundo sabe que (Grecia) no puede pagar su deuda”, dijo Soros a Spiegel en una entrevista a finales de 2013.Pero debido a que el alivio de la deuda no es políticamente aceptable, Soros cree que la actual situación es comparable a la que siguió a la Primera Guerra Mundial. En aquel momento, Francia contribuyó a la subida de Adolf Hitler con su insistencia sobre las astronómicas reparaciones de guerra de Alemania. “El desarrollo de Amanecer Dorado en Grecia es similar”, dijo Soros. La tendencia hacia el populismo y el extremismo, añadió, es clara.

Deja una respuesta