1º de Mayo

1º de Mayo contra los recortes y por la redistribución de la riqueza

Acabar con la explotación capitalista, ¡Sí­ se puede! “¿En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social donde sea imposible que mientras unos amontonan millones, otros caen en la degradación y la miseria.” Estas palabras fueron pronunciadas hace 127 años por George Engel, el obrero tipógrafo condenado a la horca junto a cuatro de sus compañeros, conocidos como “los mártires de Chicago”, en su alegato final ante el tribunal que dictarí­a su infame ejecución. Por eso celebramos cada 1 de Mayo el dí­a de lucha internacional de la clase obrera.

Ese día de 1.886 los obreros norteamericanos iniciaron una huelga general reivindicando la jornada laboral de ocho horas, siguiendo la consigna establecida por la Asociación Internacional de Trabajadores encabezada por Marx y Engels. La respuesta de la gran burguesía norteamericana entonces fue una salvaje represión culminada con una farsa de juicio donde se condenó a muerte a los sindicalistas que organizaron la huelga. Pero en la línea y determinación de los obreros revolucionarios norteamericanos de hace casi siglo y medio está lo mejor de la lucha de la clase obrera.

Así hablaba George Engel ante el tribunal que lo ejecutó: “¿En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social donde sea imposible que mientras unos amontonan millones, otros caen en la degradación y la miseria. Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres de ciencias deben ser utilizadas en beneficio de todos.

Vuestras leyes están en oposición con la naturaleza y mediante ellas robáis a las masas del pueblo la vida, la libertad y el bienestar. No combato individualmente a los capitalistas, combato al sistema que produce sus privilegios. Mi más ardiente deseo es que los trabajadores sepan quienes son sus enemigos y quienes son sus amigos. Todo lo demás: el poder de un gobierno inicuo, sus policías y sus espías, merece mi desprecio… No tengo más que decir”. Ahora se pretende encuadrar a los sectores más revolucionarios y luchadores bajo una línea que nos dice que “las superación del capitalismo está más allá de nuestro horizonte”, que “el comunismo forma parte de un mundo político que murió” o que ya no se puede “pensar en arcadias en las que se haya abolido la explotación del hombre por el hombre”.

Deja una respuesta