De 1917 a 1922

Una feroz batalla por mantener y consolidar la Revolución

5
3 votos
08-04-2017
Publicidad
En la madrugada del 25 de octubre de 1917, el presiente del IIª Congreso de los Soviets confirma la noticia que todos esperaban: “En nombre del Comité militar revolucionario, declaro que el Gobierno provisional ha dejado de existir”. La Guardia Roja bolchevique ha tomado el Palacio de Invierno. Todo el poder del Estado ha pasado, de verdad, a los soviets.
 Una feroz batalla por mantener y consolidar la Revolución
En la madrugada del 25 de octubre de 1917, el presiente del IIª Congreso de los Soviets confirma la noticia que todos esperaban: “En nombre del Comité militar revolucionario, declaro que el Gobierno provisional ha dejado de existir”. La Guardia Roja bolchevique ha tomado el Palacio de Invierno. Todo el poder del Estado ha pasado, de verdad, a los soviets.

Es entonces cuando Lenin -obligado a la clandestinidad por la feroz persecución de las autoridades- se presenta públicamente, ante el júbilo de todos los asistentes, para anunciar, en un breve discurso, que la toma del poder no es el final sino el principio de la Revolución:

“La revolución obrera y campesina, cuya necesidad fue proclamada siempre por los bolcheviques, se ha llevado a cabo. ¿Cuál será su sentido y su alcance? En primer lugar, esto significa que tendremos un Gobierno de los Soviets en el que no participará la burguesía en modo alguno. Serán las propias masas oprimidas las que crearán los órganos del nuevo poder. La vieja máquina gubernamental será rota en mil pedazos; otra, completamente nueva, va a nacer bajo la forma de instituciones soviéticas. Una nueva era comienza en la historia de Rusia. Esta tercera revolución conducirá infaliblemente a la victoria completa del socialismo. La tarea más urgente es terminar la guerra. Esta está estrechamente ligada al régimen capitalista. Hay que empezar por vencer al propio capitalismo. El proletariado internacional nos ayudará. Los campesinos nos darán su confianza en cuanto sea abolida la propiedad de la tierra. Debemos ponernos inmediatamente a construir el Estado socialista”.

La toma del poder se ha realizado de forma incruenta, con un saldo de apenas seis muertos. La  mayoría de la población apoya a los bolcheviques, y el gobierno burgués, aislado y extremadamente débil, es incapaz de ofrecer resistencia.

Pero la consolidación de la Revolución exigió una feroz batalla que se prolongó durante cuatro largos años. Toda la burguesía mundial unió sus fuerzas para acabar con el nuevo Estado proletario por cualquier medio, desde el bloqueo económico a una intervención militar de 13 ejércitos imperialistas que dejó un saldo de 8 millones de muertos.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

el click de manara (invitado) 20-10-2017 03:19

Aaaah,el "25 de Octubre",quedan pocos dias,habrá que celebrarlo a lo grande,ya veréis como en los "media" ni mú del centenario........."vencido y desarmado el ejército rojo.."huy no,que ésto es de Franco

v de vendetta (invitado) 20-10-2017 03:19

"Recuerda,recuerda el 25 de Octubre"