Marxismo

La conquista de la democracia

5
6 votos
24-03-2017
Publicidad
Hoy muchos revolucionarios se plantean como seguir defendiendo hoy un proyecto de transformación del mundo.
 La conquista de la democracia
Hoy muchos revolucionarios se plantean como seguir defendiendo hoy un proyecto de transformación del mundo.

Pero ante ellos se presentan como alternativas líneas que, no es que sean diferentes, sino que representan posiciones antagónicas. 

El marxismo afirma que es imposible satisfacer de verdad las demandas fundamentales de la mayoría bajo el actual dominio de clase de las principales burguesías. Es necesario arrebatarles el poder para que la sociedad pueda organizarse al servicio de la mayoría de explotados y oprimidos.

Por el contrario, el post marxismo, que hoy es la principal referencia entre muchos sectores de la izquierda, nos presenta las ideas de “libertad” y “democracia” como un campo en el que coinciden burguesía y proletariado. Por eso hace arrancar el socialismo... de la revolución francesa, ofreciendo como alternativa la “radicalización de la democracia”.

Esté es un punto en el que todos los revolucionarios debemos aclararnos si de verdad queremos aspirar a una transformación social del mundo.

¿Debe el proletariado derrocar el poder de clase de la burguesía, impuesto a través de su Estado? ¿O se puede reformar el Estado burgués para integrar en él las demandas de la mayoría? 

La piedra de toque

El marxismo defiende en primer lugar unos objetivos revolucionarios, la conquista de un mundo sin explotación, sin clases. Para lo que es necesario en primer lugar derrocar el dominio de clase de la burguesía. Porque, como el propio Marx plantea tajantemente en el Manifiesto Comunista “la sociedad no puede seguir viviendo bajo el imperio de esa clase; la vida de la burguesía se ha hecho incompatible con la sociedad”.

El antagonismo entre la burguesía y el proletariado es irreconciliable. La burguesía quiere aumentar sus ganancias incrementando la explotación, y el proletariado quiere liberarse de esa “esclavitud asalariada”. No hay posible consenso ni pacto entre ambos, y el conflicto solo puede resolverse de forma favorable al proletariado con la revolución, la “elevación del proletariado a clase dominante”.

Es desde aquí que Marx establece la necesidad de la Dictadura del Proletariado como tesis cientifica. Lo hace con claridad en una carta a  Joseph Weydemeyer, uno de los dirigentes de la Liga de los Comunistas: “Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases...”.

La conquista de la democracia para la inmensa mayoría -que Marx anuncia en el Manifiesto Comunista- exige la Dictadura del Proletariado. Porque el Estado es el aparato de dominación de una clase sobre otra. Y siempre es al mismo tiempo una democracia, para la clase dominante, y una dictadura, para la clase dominada. 

Para avanzar hacia el comunismo, una sociedad sin explotación y opresión, que interesa al 90% de la humanidad, el proletariado solo tiene un camino: destruir el poder de clase de la burguesía, construir un Estado propio, e imponer una severa dictadura contra una burguesía cuya única condición de existencia es explotar y saquear a la humanidad.

Por eso Lenin, siguiendo a Marx, planteará en “El Estado y la revolución” que “quien reconoce solamente la lucha de clases no es aún marxista, puede mantenerse todavía dentro del marco del pensamiento burgués y de la política burguesa (…) Solo es marxista quien hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado. En ello estriba la más profunda diferencia entre un marxista un pequeño (o gran) burgués ordinario. Esta es la piedra de toque”.

Lo que no es marxismo

Cuando el post marxismo sitúa como horizonte último de una nueva izquierda la “radicalización de la democracia” está proponiendo la completa renuncia a los objetivos revolucionarios, a tomar el poder y construir un Estado propio para acabar con la explotación capitalista.

Para ello debe difundir una concepción que elimina el antagonismo entre burguesía y proletariado, afirmando que el socialismo nace de ampliar las reivindicaciones de las revoluciones burguesas.

Encuadrando a sectores de la izquierda en las alternativas más reformistas, donde el dominio de clase de la burguesía no solo no se presenta como antagónico, sino que se afirma que radicalizándolo puede satisfacer los intereses de los excluidos.

Si hoy queremos plantearnos una alternativa que defienda de verdad cambiar el mundo de base, frente a la ofensiva que defiende que “las utopías revolucionarias forman parte del pasado” debemos abordar este debate clave.

Esto es lo que vamos a seguir haciendo en las Escuelas de Marxismo que continuarán celebrándose a lo largo de 2017, y a las que invitamos a todos los luchadores y revolucionarios que se plantean un proyecto de transformación social del mundo.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS

sargento arensivia el del M-16 (invitado) 09-04-2017 03:17

Claro hombre,hay que "radicalizar la democracia"....mientras que los aparatos de Estado de la oligarquía financiera tienen las ametralladoras,tanques,aviones y misiles.....verás cómo se radicaliza la democracia...como con Pinochet."Exigimos medidas democráticas....huy,huy,ya man tocao los h..pum,pum,pum...tol mundo ar suelo"jojojo......aprovecho para madaros un chiste de vascos,de los geniales "vaya semanita" --> https://www.youtube.com/watch?v=3IpPY772H0c y éste no está nada mal,lo malo es que está en euskera,pero lo que te ries --> https://www.youtube.com/watch?v=BKutQ0ZKUsk


sargento arensivia el de las chispas (invitado) 09-04-2017 02:46

Yo,lo que hecho de menos en partidos como Podemos,o IU-que antes,el PCE vendía "Mundo Obrero" en la calle- es una "prensa revolucionaria",lo dejan todo a la labor de "grupos organizados",como los círculos de Podemos.Es una vieja disyuntiva que ya afecta al movimiento revolucionario en la época de Lenin.Os dejo un extracto de "¿Qué hacer?" de Lenin,de 1902,donde se pregunta,si un periódico puede ser un organizador colectivo,ya que la oposición-mencheviques,populistas,etc-les acusaban de "literaturismo" : " El vínculo efectivo empezaría ya a establecerlo la mera difusión del periódico (si es que éste merecería realmente el nombre del periódico, es decir, si apareciese regularmente y no una vez al mes, como las revistas voluminosas, sino unas cuatro veces). Hoy día son muy raras las relaciones entre las ciudades en cuanto a los asuntos revolucionarios, en todo caso son una excepción; entonces, estas relaciones se convertirían en regla, y, naturalmente, no sólo asegurarían la difusión del periódico, sino también (lo que revista mayor importancia) el intercambio de experiencia, informaciones, fuerzas y recursos. La labor de organización alcanzaría en el acto una amplitud mucho mayor, y el éxito de una localidad alentaría constantemente a seguir perfeccionándose, a aprovechar la experiencia ya adquirida por un camarada que actúa en otro confín del país. El trabajo local sería mucho más rico y variado que ahora; las denuncias de los manejos políticos y económicos que se recogiesen por toda Rusia servirían para la nutrición intelectual de los obreros de todas las profesiones y de todos los grados de desarrollo, suministrarían datos y darían motivos para charlas y lecturas sobre los problemas más distintos, planteados, además, por las alusiones de la prensa legal, pro lo que se dice en sociedad y por los "tímidos" comunicados del gobierno. Cada explosión, cada manifestación se enjuiciaría y discutiría en todos sus aspectos y en todos los confines de Rusia, despertando el deseo de no quedar a la zaga, de hacer las cosas mejor que nadie (¡nosotros, los socialistas, no desechamos en absoluto toda emulación, toda "competencia" en general!), de preparar conscientemente lo que la primera vez se hizo en cierto modo de manera espontánea, de aprovechar las condiciones favorables de una localidad determinada o de un momento determinado para modificar el plan de ataque, etc. Al mismo tiempo, esta reanimación de la labor local no acarrearía la desesperada tensión "agónica" de todas las fuerzas, ni la movilización de todos los hombres, como sucede a menudo ahora, cuando hay que organizar una manifestación o publicar un número de un periódico local: por una parte, la policía tropezaría con dificultades mucho mayores para llegar hasta la "raíz", ya que no se sabría en qué localidad había que buscarla; por otra, una labor regular y común enseñaría a los hombres a concordar, en cada caso concreto, la fuerza de un ataque con el estado de fuerzas de tal o cual destacamento del ejército común (ahora casi nadie piensa en parte alguna en esa coordinación, pues los ataques son espontáneos en sus nueve décimas partes), y facilitaría el "transporte" no sólo de las publicaciones, sino también de las fuerzas revolucionarias. Ahora, en la mayor parte de los casos estas fuerzas se desangran en la estrecha labor local; en cambio, entonces habría posibilidad y constantes ocasiones para trasladar a un agitador u organizador más o menos capaz de un extremo a otro del país. Comenzando por un pequeño viaje para resolver asuntos del partido y a expensas del mismo, los militantes se acostumbrarían a vivir enteramente a costa del partido, a hacerse revolucionarios profesionales, a formarse como verdaderos guías políticos. Y si realmente lográsemos que todos o una gran mayoría de los comités, grupos y círculos locales emprendiesen activamente la labor común, en un futuro no lejano estaríamos en condiciones de publicar un semanario que se difundiese regularmente en decenas de millares de ejemplares por toda Rusia. Este periódico sería una partícula de un enorme fuelle de fragua que avivase cada chispa de la lucha de clases y de la indignación del pueblo, convirtiéndola en un gran incendio. En torno a esta labor, de por sí muy anodina y muy pequeña aún, pero regular y común en el pleno sentido de la palabra, se concentraría sistemáticamente y se instruiría el ejército permanente de luchadores probados. No tardaríamos en ver subir por los andamios de este edificio común de organización y destacarse de entre nuestros revolucionarios a los Zheliábov socialdemócratas; de entre nuestros obreros, a los Bebel rusos, que se pondrían a la cabeza del ejército movilizado y levantarían a todo el pueblo para acabar con la ignominia y la maldición de Rusia."..........https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1900s/quehacer/qh5.htm


todo el poder pa la carmena arensivia (invitado) 29-03-2017 02:26

El mejor texto que he leido sobre el tema,es éste --> http://www.filosofia.org/rev/bas/bas10802.htm que ya puse en otro tema


Todo el poder pa los bomberos Arensivia (invitado) 29-03-2017 01:45

Si así le fue a Carrillo y la "radicalización de la democracia" y el "eurocomunismo"...ruptura de carnets y saliéndose del PCE a miles


sargento arensivia el del cni y de la cia (invitado) 29-03-2017 01:36

Hombre,yo estoy de acuerdo con el artículo en que las tesis de Carrilo son "pa fusilarlo" con lo de "dictadura,ni la del proletariado",y que hay que tomar el poder -como el concejal bombero de Alcorcón,de Los Verdes- pero lo que veo es que así dicho "dictadura del proletariado" o "tomar el poder" que es ir de la teoría a la teoría porque Lenin,no decía "por la dictadura del proletariado" así en abstracto,sino que bajaba al mundo real y establecía consignas que todo el mundo entendía como "paz,pan y libertad"-o algo así,que no me acuerdo- o "todo el poder para los Soviets",consignas a cada momento de la realidad concreta


sargento arensvia el de la cia (invitado) 27-03-2017 02:34

Es que cosas como "tomar el poder","dictadura del proletariado",la cacho foto de Lenin,"Marx plantea...weidemeyer",etc,etc,etc sin verlo en lo concreto,me parece ir de la teoría a la teoría y hasta ultra-izquierdista.Mira la Carmena como ha llegado en 5 minutos al Poder-algo de lo que debería aprender Recortes Cero- o el del SAT


sargento arensivia el de la cia (invitado) 27-03-2017 02:07

Mira,este artículo es muy bueno-para que lo incorpore Recortes Cero a las municipales- --> http://www.rebelion.org/noticia.php?id=108134


sargento arensivia el de la cia (invitado) 27-03-2017 02:03

Y para tomar el poder ya tenemos a la Carmena,ahora Madrid-Podemos y en Marinaleda al Sindicato Andaluz de Trabajadores,que han creado un pueblecito "comunista" donde las casas valen 15€ / mes y la industria autogestionada


sargento arensivia el de la cia (invitado) 27-03-2017 02:01

El mismo Frente Popular del 36,lo que planteaba eran cuatro reformas democráticas,nada socialistas...¡¡y mira la que se lió!!,la burguesía no va a dar concesiones-ninguna- a la clase obrera por el morro.


sargento arensivia el de la cia (invitado) 27-03-2017 01:24

No sé,no sé....como planteaba en este artículo http://deverdaddigital.com/articulo/20284/el-valor-de-una-s ." "radicalización de la democracia",de la que hablaba el demagogo de Carrillo,o pasa con partidos como "Ahora Madrid-Podemos",tampoco me parece una insensatez,porque como decía éste,"la participación de las masas en la toma de decisiones-siendo los trabajadores la mayoría social- hará que estos reivindiquen cada vez más medidas socialistas,como nacionalizaciones de bancos,etc",o como propone "Ahora Madrid",la "Democracia Participativa",que en éste libro lo explica muy bien --> http://www.rebelion.org/docs/15385.pdf".....quizá sea socialdemocratitis pequeño-burguesa -ahora que están de moda las etiquetas-