SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La crisis de Europa alimenta la ruptura de España

The Wall Street Journal

5
3 votos
31-10-2012
http://online.wsj.com/article/SB10000872396390443675404578060503427163808.html http://online.wsj.com/article/SB10000872396390443675404578060503427163808.html

Cataluña, una vibrante región del norte ha sido durante mucho tiempo conocida como la "fábrica de España" por la generación de riqueza que ayudó a sostener a toda la nación. Ahora Cataluña, golpeada por años de recesión, se ha convertido en el campo de batalla de lo que amenaza con convertirse en una guerra civil económica.

En las protestas grandes y pequeñas, cientos de miles de catalanes están haciendo suya una proposición difícil: sólo rompiendo los lazos con España y convirtiéndose en un país independiente podrá Cataluña librarse del malestar económico.

Los catalanes acuden a las urnas el 25 de noviembre para elegir al parlamento regional, y las encuestas muestran a los partidos independentistas al frente.

"Madrid nos ha estado drenando y secando durante demasiado tiempo", dice Josep Casadella, un administrador corporativo de recursos humanos. Se convirtió en sensación en Internet hace no mucho tiempo después de publicar un vídeo de sí mismo negándose a pagar la tarifa en la taquilla del peaje y quejándose de que España con todos los impuestos que recauda debe construir carreteras libres.

Consternada por el sentimiento separatista, una asociación de veteranos militares, dijo que los políticos que presionan por la independencia de Cataluña deberían ser juzgados por "alta traición". En los últimos días, manifestantes en pro de la unidad de los españoles realizaron una manifestación menor. Los manifestantes sostenían un cartel que decía: "Ayúdanos, Europa. Los nacionalistas están locos".

La lucha interna en España replica un debate más amplio que está convulsionando la zona euro, a medida que las naciones más ricas del norte se quejan del apoyo a los más pobres del sur. Pero ahora, a medida que Europa entra en su quinto año de crisis, las tensiones económicas profundizan las fracturas dentro de algunas naciones.

En España y Bélgica, y hasta cierto punto Italia, los gobiernos locales y nacionales se pelean sobre cómo asignar los escasos recursos. Incluso en Alemania, que es económicamente más fuerte y más estable políticamente, las zonas más ricas se quejan por el costo de subsidiar a las zonas más pobres.

El presidente de Cataluña, Artur Mas, ha calificado el matrimonio entre su región y la capital española de "fatiga mutua" en un discurso, comparándolo con la forma en que "el norte y e sur de Europa se han cansado el uno del otro."

Las diferencias culturales y lingüísticas dentro de muchos países de la UE sólo empeorarán las cosas. Cataluña es un buen ejemplo: su propio idioma se habla y se inculca en las generaciones más jóvenes como el idioma principal en la mayoría de las escuelas primarias.

En todo el continente "hay algunos conflictos muy antiguos y las tensiones del desigual desarrollo económico regional los están llevando a la superficie", dice Adrian Smith, editor de la revista Europa Urbana y Estudios Regionales.

La confusión de Cataluña representa una gran amenaza para la esperanza de los líderes europeos de contener la crisis de Europa mediante la estabilización de España, que es la cuarta mayor economía de la zona euro, pero que también compite con Grecia por la mayor tasa de desempleo en la zona euro, alrededor del 25%. Los legisladores esperaban que la ayuda de la UE mantendría a flote España mientras los inversores digieren las pérdidas en Grecia, lo que es aún más problemático.

Los mercados financieros españoles están temblando ante la mera mención de la secesión de Cataluña, que produce casi el 19% de la producción económica de España y el 21% de sus impuestos. Los inversores temen que la revuelta minará el plan del primer ministro Mariano Rajoy para conseguir el control sobre el gasto, sobre todo en los 17 gobiernos regionales que han sido una gran fuente del déficit de España.

Si los partidos independentista triunfan en las urnas en las elecciones regionales del próximo mes, el líder de Catalunya, Sr. Mas, se enfrentará a la presión para hacer valer la promesa a los votantes de realizar un referéndum sobre la independencia. Las autoridades nacionales dicen que sería ilegal.

El Sr. Mas evita cuidadosamente la palabra "independencia" para definir su objetivo. Algunos analistas creen que estaría satisfecho simplemente con un reparto de ingresos más favorable. Mientras tanto, impulsado por el aumento del apoyo a la secesión, se ha vuelto más audaz, afirmando públicamente varias veces que "los catalanes exigen disponer de los instrumentos de un Estado".

"Estamos convencidos de que una Cataluña independiente es perfectamente viable económicamente", dice Albert Carreras, secretario de finanzas de Cataluña. "Más bien, nos preguntamos si España es viable si Catalunya fuera independiente".

Para enturbiar más el panorama político español, los grupos independentistas en País Vasco, otra región donde el sentimiento separatista es fuerte, controlan el parlamento al ganar allí las elecciones del 21 de octubre.

Fuera de España, Bélgica se enfrenta a la mayor tensión separatista. Allí, un vibrante movimiento separatista en el rico Flandes, de habla neerlandesa, quiere cortar los lazos con la más pobre y francófona Valonia. Por el momento, el impasse político se ha evitado mediante la formación de un gobierno de coalición que excluye al partido separatista N-VA, a pesar de que obtuvo la mayoría de votos.

Sin embargo, las elecciones locales este mes han multiplicado las tensiones. El líder del N-VA, Bart de Wever, ganó la carrera por la alcaldía de Amberes, la segunda ciudad más grande del país, y utilizó su discurso de aceptación para pedir más independencia. "El gobierno no tiene el apoyo de Flandes", dijo al primer ministro Elio Di Rupo, quien es oriundo de Valonia.

En Italia, como en España, las disputas regionales tienen en parte sus raíces en los acuerdos previos a la crisis que dieron a los gobiernos regionales más autoridad en el gasto, pero sin más responsabilidad para obtener ingresos, dice Alberto Alesina, un economista de la Universidad de Harvard. "Todo lo que la gente está hablando es de los enormes escándalos y pérdida de dinero a nivel regional", dice el Sr. Alesina. En Italia, dice, el sur es el mayor culpable, pero el norte tampoco está libre de culpa.

Cuando la isla meridional de Sicilia recientemente necesitó una transferencia de 400 millones de euros desde el gobierno central para seguir pagando sus facturas, los italianos del norte se quejaron del abultado número de funcionarios que hay allí. Citaron como ejemplo la contratación de 27.000  guardabosques durante la temporada de incendios. Sicilia es aproximadamente del tamaño de Massachusetts.

En España, los problemas financieros están poniendo la unidad en aprietos. En agosto, Cataluña dijo que pediría 5 mil millones de euros de rescate al gobierno nacional para hacer frente a los pagos de la deuda. Funcionarios catalanes dicen que no tendrían necesidad de recortes presupuestarios o rescates si el gobierno central distribuyera mejor los ingresos fiscales. Cerca de 43 céntimos de cada euro que paga Cataluña en impuestos no regresa a casa, según datos compilados por el gobierno de Cataluña.

Detrás de las quejas está la imagen que los catalanes tienen de sí mismos como gente trabajadora, ahorrativa, "los alemanes o los luteranos de España", dice el sociólogo Enrique Gil Calvo, que nació en una región del norte vecina. Los residentes de Cataluña, cerca de tres cuartas partes de los cuales hablan catalán, son abiertamente desdeñoso con lo que consideran que es la indolencia de los españoles del sur.

La gente de Madrid, por su parte, se burlan de lo que perciben como adicción al trabajo de los catalanes, su naturaleza tacaña. El descubrimiento del alambre de cobre, una broma que se cuenta, se produjo como resultado de que dos catalanes estuvieran en un tira y afloja durante largo tiempo con un céntimo.

El debate no es cosa de risa para los independentistas catalanes. Se ven a sí mismos como patriotas "al igual que George Washington", dice Jaume Vallcorba, un empresario que dirige un grupo a favor de la independencia, la Fundació Catalunya Estat.

Como nación independiente, Cataluña tendría un PIB per cápita de 30.500 euros, que se ubicaría el séptimo en la Unión Europea, sólo por detrás de Dinamarca y por delante de Alemania, dice en su presentación el grupo del Sr. Vallcorba. Y agrega que las exportaciones de Cataluña con el resto del mundo acaban de superar sus ventas al resto de España.

El primer ministro de España, el Sr. Rajoy, calificó la independencia catalana como una "locura de proporciones colosales" en un discurso este mes.

En una sesión informativa, un funcionario de alto nivel en Madrid, dijo que los catalanes pasan convenientemente por alto la ayuda que reciben del gobierno nacional, como los miles de millones de euros utilizados para rescatar a una caja de ahorros local.

Incluso algunos catalanes piensan que los independentistas "están pintando una imagen que es más bonita de lo que la realidad sería", dice José María Gay de Liébana, economista de la Universidad de Barcelona que puede rastrear su linaje catalán hasta la Edad Media. ¿Cómo, se pregunta, una Cataluña plagada de deuda y déficit podría poner sobre sus hombros la carga económica adicional de la apertura de embajadas en todo el mundo, crear su propia policía y aduanas, y posiblemente un ejército?

Mr. Gay de Liébana añade que Catalunya tendría que asumir una parte razonable de la deuda nacional de España, tal vez tanto como 200 mil millones de euros. Y se pregunta si la nación separatista nunca sería aceptado en la UE, sobre todo en vista de cierta oposición de España. "La gente diría que abandonamos el barco cuando las cosas se ponen difíciles, en vez de remar juntos", dice.

A medida que la economía de España se hunde más en la recesión, sin embargo, más personas parecen estar dispuestas a dar el paso hacia la independencia. "Hay muchas personas que no eran partidarias de la independencia un par de años atrás, que ahora lo ven como nuestra única esperanza", dice Laia Serrano, economista que el año pasado formó un grupo sin fines de lucro, BarcelonActua, para ayudar al número creciente de víctimas de la recesión.

En un reciente jueves por la noche, se había establecido un comedor en una calle céntrica de Barcelona, donde unas 60 personas hicieron fila para recoger cajas de comida. Un jubilidado de 78 años de edad, dijo que la situación le recordaba a la espera de cupones de racionamiento en los duros años después de la Guerra Civil Española de 1936.

"Todo el mundo dice que la independencia significa más puestos de trabajo, así que tenemos que apoyarlo", dice otro hombre, que dijo que tenía 35 años y desempleado desde hace cuatro años.

Los enfrentamientos con la autoridad central son un tema recurrente en la historia del catalán. En la guerra de Sucesión española del siglo XVIII, la España borbónica del rey Felipe V, trituró a las fuerzas catalanas alineadas con su rival austriaco. Más tarde, durante la Guerra Civil, Cataluña ha sido un bastión de resistencia a otro hombre fuerte, el general Francisco Franco, que suprimiría duramente la cultura catalana durante sus cuatro décadas de dictadura.

Tal vez porque Cataluña no podía contar con mucho apoyo de las autoridades centrales, un espíritu agresivo de iniciativa empresarial floreció. "Cataluña se globalizó antes de que nadie supiera lo que eso significaba", dice Salvador Cardús i Ros, un escritor político. Incluso en el siglo XIX, señala, un distintivo producto catalán, la picante butifarra, fue comercializada en el extranjero y fabricada con maquinaria de Alemania, carne procedente del norte de Europa y especias de Asia. Hoy Barcelona es el hogar de pesos pesados internacionales como Mango MNG Holding SL, distribuidor moda para mujeres, y el Grupo Planeta, el editor dominante en España y América Latina.

Cataluña es un gran contribuyente de impuestos para el gobierno central. Sin embargo, funcionarios en Barcelona se quejan de que el dinero no se redistribuye equitativamente. El déficit anual entre lo que Catalunya paga en impuestos y lo que regresa de Madrid representa aproximadamente el 8% de la producción total de Cataluña, aproximadamente 16 mil millones, calculan los funcionarios catalanes.

Los catalanes se quejan de que, como consecuencia de la falta de inversión, sus carreteras locales y la infraestructura es inferior a la de las zonas más pobres de España. "Tenemos que elegir entre el uso de las vías públicas que son peligrosas o carreteras de peaje que son muy costosas", afirma Manel Xifra, Presidente de Comexi, empresa de maquinaria de envasado, con 100 millones de euros en ingresos. En Cataluña, las carreteras de peaje son casi tres veces el porcentaje de la red vial regional que en la Comunidad de Madrid, una zona geográfica más reducida, pero que es más o menos similar en PIB y población.

También se quejan de que las autoridades nacionales han regateado durante años en hacer una inversión logística importante para conectar el puerto de Barcelona con la línea de tren. Y que el aeropuerto de Barcelona cuenta con muy pocos vuelos internacionales, lo que obliga a trasbordos cuando viajan por negocios.

Algunos ejecutivos catalanes, sin embargo, están preocupados por el impacto de la independencia en el negocio. José Manuel Lara, jefe del Grupo Planeta, dijo recientemente en una entrevista radiofónica que gran parte de las operaciones de la empresa tendrían que ser trasladados fuera de Cataluña si se separaran, ya que no tendría sentido que una editorial en español se base en una región donde el catalán es la lengua oficial.

Para cubrir sus gastos, el gobierno de Cataluña ha incrementado la parte superior marginal de la tasa del impuesto sobre la renta hasta el 56%. Es el más alto de España, y sólo un pelo por debajo de Suecia, en el 56,6%.

"No se puede tolerar un nivel sueco de impuestos y un nivel de carreteras africanas", dice Xavier Sala-i-Martín, economista catalán que enseña en la Universidad de Columbia y quien dice que es "pro referéndum", apoyando el esfuerzo de los catalanes de determinar su futuro democráticamente.

Las frustraciones de Cataluña pasaron al primer plano durante una manifestación por la independencia el 11 de septiembre que reunió a más de un millón de manifestantes. Rosa Maria Sastre, una jubilada de 81 años de edad, estaba demasiado enferma para unirse a los independentistas, por lo que sus nietas marcharon llevando una fotografía en tamaño póster de la Sra. Sastre. "Hemos estado esperando mucho tiempo para enviar este mensaje", dice la Sra. Sastre.

A ambos lados, el ardor va en aumento. El alcalde de la ciudad catalana de Vic recientemente colocó la histórico bandera catalana a rayas rojas y amarillas en el balcón del ayuntamiento. Unas noches más tarde, unos vándalos subieron y quemaron la bandera reduciéndola a cenizas

¿Qué te ha parecido el artículo?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Alerta máxima: el FMI y Berlí­n cruzan todas las lí­neas rojas
A. L.